CINE: “MARAVILLOSA FAMILIA DE TOKIO”.

kazoku_wa_tsuraiyo-352441689-largeLa verdad es que nunca había visto una comedia japonesa…y poco cine nipón en general. Pues “Maravillosa familia de Tokio”, de Yoji Yamada (“El ocaso del samurái“), tiene un humor amable, con algún toque payaso (el vendedor de arroz con anguilas…), pero nunca histriónico. Te saca alguna sonrisa dentro de la calma. Como dice Nando Salvá, El Periódico: “El humor es ligero, las incursiones en el sentimentalismo son templadas y la moralina (…) es liviana, pero el resultado solo es moderadamente entretenido“. O Antonio Trashorras, Fotogramas: “Vodevil costumbrista con coranzocito y esencia menos trivial que su fachada llena de enredos y caras gansas“. La peli nos presenta a la familia Hirata. Tres generaciones que viven en la misma casa. Las alarmas (nunca mejor dicho en sentido figurado) saltan cuando la abuela aprovecha su aniversario para pedirle a su marido (el abuelo gruñón)…el divorcio. En un ambiente machista, muy a la antigua, muy tradicional,…,esa propuesta no es fácil de encajar. Así que el asunto se entremezcla con las cuitas del resto de los miembros de la familia. El hijo pequeño, afinador de pianos, que se va a independizar y casar con una enfermera, Noriko (Yu Aoi, “Redline“…un monada…de ahí que sea con el único nombre que me he quedado). El mayor, un ejecutivo fiel reflejo de su padre. La mediana, una histérica ejecutiva que está casada con un zángano. Los nietos…En definitiva, una comedieta que bien podría ser un capítulo de una serie de televisión de enredo familiar. No es para desternillarse, ni mucho menos. Por cierto, algunos nombres del reparto son (para vuestro deleite…y por si queréis sacar el típico chiste…”como se dice…en japonés”….): Isao Hashizume, Kazuko Yoshiyuki, Masahiko Nishimura, Tomoko Nakajima,…SAYONARA.

CINE: “ALIEN: COVENANT”.

alien_covenant-271063602-largeVaya por delante, como ya he declarado varias veces, que no soy muy fan ni del cine de ciencia ficción ni del de terror…los géneros que se juntan en “Alien: Covenant”, el último acercamiento de Ridley Scott (“Gladiator“) a esta saga que él mismo comenzó a finales de los 70. Me adelanto a decir que los seguidores de los distintos “Aliens“, creo que van a disfrutar de esta secuela de “Prometheus” (ambas se sitúan en el tiempo antes del primer “Alien“….por si sirve a algún freaky de los monstruos que tienen la manía de meterse en los cuerpos humanos). Refiriéndome solo a la peli que nos ocupa, la trama nos sitúa en una macro nave espacial llamada Covenant, que se dirije al Planeta Origay (o algo así…nada que ver con el Orgullo…) para colonizarlo (llevan más de dos mil humanos para asentarse allí). Resulta que de camino contactan por casualidad (o no) con otro planeta que parece ser compatible con la vida humana y que además está mucho más cerca (al otro tardaban 7 años en llegar…vaya viajecito), por lo que deciden “acercarse” a investigarlo. Aparentemente ideal para sus propósitos (bonitos paisajes), ese planeta esconde alguna que otra sorpresita desagradable. Y a partir de ahí…pues ya os podéis imaginar…fiesta. Es una peli que visualmente apabulla (grandes efectos). En el buen reparto destacaría a Michael Fassbender (“Centurión“), en un doble papel como androide, uno obediente, el otro más inquietante; Katherine Waterston (“Steve Jobs“), como Danniels, una de las integrantes de la tripulación que se enfrenta a los bichos; como Billy Crudup (“Jackie“), al frente del grupo; Danny McBride (“Aloha“); Demián Bichir (“Los odiosos ocho“); o Carmen Ejogo (“Selma“). James Franco (“127 horas“), Guy Pierce (“En tierra hostil“), y Noomi Rapace (“La entrega“), tienen una breve aparición tras su mayor protagonismo en la citada “Prometheus“. Con mis peros adelantados al principio, y sabiendo de que va el tema, no deja de ser una peli entretenida y muy bien hecha.

CINE: “GUARDIAN Y VERDUGO”.

shepherds_and_butchers-485249909-large“Guardián y verdugo”, de Oliver Schmitz (“Life, Above All“), es una interesante historia basada en hechos reales (eso es siempre lo más alucinante cuando se trata de “hechos reales”…que pasó de verdad), en el que se nos recuerda que en Sudáfrica existió la pena de muerte hasta 1995. La película se sitúa unos años antes, en 1987, donde León Labuschagne (el primer largo de Garion Dowds), un joven guardia de seguridad de la prisión de máxima seguridad de Pretoria, presenció, como parte de su rutina laboral, 164 ejecuciones. Una noche, volviendo de su trabajo, mató a siete miembros (negros) de un equipo de fútbol. La peli tiene como eje central el juicio que se celebró por esos hechos, donde el abogado defensor de León, Johan Webber (Steve Coogan, “Philomena“), tiene que rebuscar (entre otros sitios en la mente del joven guardián) los argumentos con los que evitar que su defendido acabe como aquellos a los que vigilaba. Es una peli que critica el sistema de entonces (de no hace mucho), y que se puede convertir en un alegato contra la pena de muerte (eso si puede ser de actualidad si se aplica a los países que todavía utilizan esa aberrante medida penal). Es verdad que puede resultar intensa (algunos silencios, miradas,…), y que parte de la argumentación es un poco chorra… pero también es verdad que seguro no te deja indiferente. De hecho, a Mónica y Clara, mis compañeras de sesión les gustó bastante (creo que más que a mí), pero al contrario que yo, no tenían interés en saber más allá de los créditos finales ( y no cuento nada más para no desvelar lo poco de incertidumbre que se plantea en la peli). Otros papeles destacables son los de Andrea Riseborough (“Oblivion“), como la representante de la acusación, y el de Robert Hobbs (“District 9“), el cuñado de Webber que le ayuda en sus pesquisas. En definitiva, una peli que recomiendo a los amantes del subgénero de pelis de juicios, y a aquellos inquietos por la reciente historia de Sudáfrica (conozco a uno…).

CINE: “UN REINO UNIDO”.

a_united_kingdom-573416280-large

“Un reino unido”, de la directora Amma Asante (“Belle“) es una bonita historia de amor con implicaciones políticas y sociales, que tuvo trascendencia internacional. Es la interesante historia real sobre los efectos que tuvo el matrimonio interracial entre el heredero al trono de Bechuanalandia (futura Botsuana), Príncipe Seretse Khama (David Oyelowo, “Selma“), y la mecanógrafa inglesa Ruth Williams (Rosamund Pike, “Perdida“). Y no solo las consecuencias de índole racial (la oposición de países, familiares,…, a que contrajeran matrimonio), que también… más importante casi son las consecuencias derivadas de la tensa relación diplomática que ese matrimonio causó entre el Reino Unido y su protectorado africano. Muy bien ambientada en ese Londres de mitad del siglo pasado y en el continente africano de la época. Bonita fotografía. Buenas interpretaciones. Y una historia de amor (contra viento y marea) ejemplarizante por lo que representa. Hoy en día superados esos recelos. Es de esas historias que siguen provocando interés una vez has salido del cine, y hace que te metas en Wikipedia para saber más (y eso que la peli culmina con esos necesarios textos finales que completan la historia). Otros miembros del reparto son Tom Felton (Draco Malfoy en “Harry Potter“) y Jack Davenport (“Kingsman: agente secreto“), ambos en el papel de estiradas autoridades británicas (con esos aires de superioridad…); Nicholas Lyndhurst (de la serie “Only Fools and Horses“), como el padre humillado de ella; Laura Carmichael (“El topo“), la hermana cómplice de Ruth; Terry Pheto (“Tsotsi“), la hermana de Seretse; y Vusi Kunene (“Espías desde el cielo”), el tío que crió al príncipe. Película amable y sin duda interesante.

CINE: “NOCHE DE VENGANZA”.

sleepless-702634161-largeYa me avisó Cosme hermano que “Noche de venganza”, de Baran bo Odar (“Silencio de hielo“), no valía mucho. Y efectivamente, este remake yanqui de la francesa “Nuit blanche“, no aporta nada nuevo al género del thriller policíaco. Me extraña que Jamie Foxx (“Ray“), no hace mucho en la cúspide (oscarizado entre otras cosas), haga esta especie de peli de serie B para ser vista cuando la repongan en la tele…si no tienes nada mejor que hacer. Vincent Downs (Foxx) es un poli corrupto que en medio de una refriega se queda con un cargamento de drogas que pertenece a Rubino (Dermot Mulroney, “La boda de mi mejor amigo“), capo de uno de los casinos de Las Vegas. Los problemas vienen cuando Rubino secuestra a su hijo, Thomas (Octavius J. Johnson, “Coldwater“), para presionarle y que les devuelva la droga. Downs empieza una carrera contrarreloj para conseguir rescatar a su chaval, a la vez que es perseguido por sus colegas de asuntos internos, Bryant (Michelle Monaghan, “Código fuente“) y Dennison (David Harbour, “Sin tregua“), y por la banda de Novak (Scoot McNairy, “Argo“). Lo que no hay que negarle que para los aficionados de los puñetazos, tiros (el pim, pam, pum,…), etc, la peli tiene unos cuantos, además de malotes con cara de malotes, y otros ingredientes del género. Completan el reparto Tip “T.I.” Harris (“Ant-Man“), como el compañero poli de Downs, y Gabrielle Union (“Dos policías rebeldes II“), como su valiente exmujer. Pues eso, prescindible.

CINE: “Z, LA CIUDAD PERDIDA”.

the_lost_city_of_z-256104451-largeTenía ganas de ver “Z, la ciudad perdida”, de James Gray (“La noche es nuestra“), avalada por una buena crítica y por tratarse de ese cine de aventuras que siempre me ha gustado mucho (“Las minas del Rey Salomón” y similares”). Y la verdad que es una peli de bella factura (corte clásico), muy bien ambientada (tanto en el mundo civilizado como en los paisajes selváticos), con una impecable fotografía…pero de la que esperaba algo más de acción espectacular, y que se me he hecho un poco larga (140 minutos…). Entre expedición y expedición la cosa flojea (no el prota que cada vez que vuelve de sus escarceos procrea…). Un reparto flojo, por desconocido en su segunda línea, no ayuda. La peli nos cuenta la historia (basada en hechos reales) de Percy Fawcett (Charlie Hunnam, “Pacific Rim“), un militar ansioso por obtener un ascenso en su carrera, que además pueda servir para limpiar el nombre de su familia (un asuntito que se deja caer sin más, que al final no aporta nada a la trama). Fawcett es reclamado por la Sociedad Geográfica Londinense para encabezar una expedición que ayude a delimitar las fronteras entre Bolivia y Brasil y evitar el conflicto entre ambos países. Entre sus labores como cartógrafo descubre otros misterios que le despiertan un inusitado interés por descubrir civilizaciones desconocidas en la amazonia, y, concretamente, la ciudad perdida, que él llamó Z. Destacan, además del protagonista absoluto de esta cinta, Siena Miller (“Foxcatcher“), como su abnegada esposa; Tom Holland (“Lo imposible“), como su hijo mayor; Robert Pattison (“Crepúsculo“), como Henry Costin, compañero de expediciones; Angus Macfadyen (“Braveheart“), como James Murray, su enemigo; o el veterano Franco Nero (“Fuerza 10 de Navarone“), como un terrateniente, el Barón de Gondoriz, en medio de la selva. Como curiosidad, Brad Pitt, es uno de los productores de esta cinta. Dice Oti Rodríguez Marchante, de ABC: “Gray encuentra un equilibrio perfecto entre el cine de aventuras, la fascinación poética y descriptiva y la crónica humana y familiar (…) Filmada, narrada e interpretada con enorme elegancia (…)“. Interesante en todo caso.

CINE: “GUARDIANES DE LA GALAXIA, VOL 2″

guardians_of_the_galaxy_vol_2-755407784-largeSe pregunta Owen Gleiberman, de Variety, “¿cómo de hace para repetir la mejor película de comic en años?”. Y coincido que yo me lo pasé genial en la primera entrega, siendo lo mejor de los Marvel Studios de los últimos años. El mismo continua, “La secuela de James Gunn es una continuación ingeniosa y extravagante, aunque se esfuerza más para resultar menos divertida. (…) hecha con el mismo toque deslumbrantemente virtuoso y cercano“. Y vuelvo a coincidir que esta segunda entrega de “Guardianes de la Galaxia”, ambas dirigidas por James Gunn (“Slither: La plaga“) me parece que flojea en lo que a mí más me atrajo. Su sentido del humor. Por supuesto sigue existiendo (y hay partos buenos), pero se le da más espacio a la pirotecnia y la espectacularidad de la galaxia y los decorados maravillosos. En todo caso no creo decepcione a los fans de este género de superhéroes…o similares. Esta vez se ahonda en cuitas personales de los personajes. Como los orígenes de Peter Quill (Chris Pratt, “Los siete magníficos“), con la aparición de su padre, Ego (Kurt Russell, “Los odiosos ocho“). O la mala relación de Gamora (Zoe Saldana, “Avatar“) y su hermana Nebula (Karen Gillan, “El círculo“). Todo el grupo sigue haciendo sus “encargos” y la peli empieza enseñando como están protegiendo un lugar de las garras de un monstruo extraño. Consiguen su objetivo y son recompensados por ello. El problema aparece cuando descubren que son perseguidos por aquellos que les habían contratado (liderados por la enigmática Ayesha, Elisabeth Debicki, “Everest“). Y es que Rocket (con la voz de Bradley Cooper, “Resacón en Las Vegas“), no ha perdido el tiempo robando unas baterías.  Mientras tanto, Drax (Dave Bautista, “Spectre“) sigue mostrando su brutalidad (mental y física), y Baby Groot (con la voz de Vin Diesel, “Fast & Furious 8“), empieza a despuntar. Otras caras conocidas son las de Michael Rooker (“Máximo riesgo“), como el malvado Yondu, ahora no tan malvado, y una breve aparición de Sylvester Stallone (“Acorralado“). Maravillosa música ochentera acompaña esta entrega, que ya se anuncia no será la última…ni mucho menos.

CINE: “PLAN DE FUGA”.

plan_de_fuga-547626037-largeQué bueno es seguir viendo propuestas del cine español de una más que correcta factura y olvidándose de tratar los temas de siempre. “Plan de fuga”, de Iñaki Dorronsoro (“La Distancia“), toca la categoría (un género por si mismo) de los atracos (en general) a bancos (en particular). Es verdad que toca otros géneros (y en ese batiburrillo quizás esté su punto débil), como el romance, la amistad de siempre, el género policíaco (asuntos internos…),…, pero todo centrado en el personaje principal, Victor (Alain Hernández, “Palmeras en la nieve“), un butronero que va por libre, al que una organización de delincuentes internacional contrata para ayudarles en un gran golpe que están preparando. Algún giro inesperado en la trama cambiará los planes…más de una vez. El prota tiene mucho de esos actores “hollywoodenses“, tipo Steven Seagal, que se ponen un poco trascendentes, con aires chulescos,…, como de estar por encima de todo y de todos (esto puede cargar a alguno…que prefieren más naturalidad que tiesura en el actuar…). En el buen reparto destacaría a Luis Tosar (“Los lunes al sol“), como el poli que pretende solucionar el caso; Javier Gutiérrez (“La isla mínima“), el amigo de la infancia problemático; Alba Galocha (“El hombre de las mil caras“), una guapa striper a su servicio; Itziar Atienza (“La punta del iceberg“), la fría mujer de Víctor; o Florin Opritescu (“Villaviciosa de al lado“), uno de los malos…con pinta de malo. Aunque podría haberse centrado más en la trama principal, la peli funciona. Se deja ver.

CINE: “UN ITALIANO EN NORUEGA”.

quo_vado-311845827-large

 

“Un italiano en Noruega”, de Gennaro Nunziante (“Sole a catinelle“) “narra las peripecias de un funcionario de una administración provincial, con quince años de servicio, que se dedica a la rutinaria pero cómoda tarea de expedir las licencias de caza y pesca. Vive feliz en casa de sus padres, mimado por su madre, y con una novia con la cual no tiene intención de casarse ni tener hijos. Pero su mundo se derrumba cuando el Estado decide eliminar las provincias. Antes que aceptar una indemnización y buscar otro trabajo, el protagonista acepta varios traslados a regiones remotas de Italia y finalmente se aviene incluso a trasladarse a Noruega para trabajar como guardián de una estación científica italiana en el Polo Norte“, cogido de filmaffinity (es que estoy perezoso hoy 1 de Mayo…día del trabajo…). Os podéis imaginar entonces que esta comedia italiana basa su comicidad (comedia tonta con algunos gags y momentos hilarantes) en la critica abierta al funcionariado transalpino (extensible al resto del planeta) y sus tópicos (vagos, flojos, el cafetito de media mañana,…). Y como dice Alberto Luchini, de Metrópoli de El Mundo: “Por momentos es muy divertido y en otros resulta irritantemente cargante”. Se refiere al personaje principal, Checco (Checco Zalone, “What a Beautiful Day“, un humorista muy conocido en Italia…por lo que se ve), absoluto protagonista de este largo, que nos es tan largo (menos de hora y media), y que sirve para echar alguna risa tonta.  Le acompañan Eleanora Giovanardi (“Status“), la que es capaz, casi, de cambiarle, y que dota de algo de romanticismo idiota a la peli; y Sonia Bergamasco (“Me and you“), su jefa, desesperada por no conseguir la renuncia de su pupilo, para lo que está dispuesta a ofrecer, y hacer, lo que sea.

CINE: “A FONDO”.

055198De vez en cuando asoma a las carteleras alguna brillante comedia francesa. “A fondo”, de Nicolas Benamou (“Se nos fue de las manos“), no es de las mejorcitas. Es una mezcla entre “Speed” y “Las vacaciones de una chiflada familia americana“. Y hago este mix porque se trata de una familia pintoresca (por llamarlos de alguna manera…), que comienzan sus vacaciones a bordo de un flamante y nuevo monovolumen con todo tipo de modernidades. Lo que no se pueden imaginar es que recién iniciada la marcha, el sistema electrónico falla y el coche se queda “enganchado” a 130 kilómetros hora sin poder parar. Dentro del coche reina el nerviosismo (no siempre lo parece)…fuera, se intenta evitar un final catastrófico…todo lo anterior como de cachondeo (como el papel de la jefa de policía, Florence Foresti, “Hollywoo“, a la que se la trae al pairo todo). Los miembros de la familia son: Tom (José García, “Arcadia“), el padre, cirujano estético, maniático; Julia (Caroline Vigneaux, “On voulait tout casser“), la madre, embarazada, recelosa de su suegro, Ben (André Dussollier, “Micmacs“), una especie de veterano ligón (pelín patético este personaje); los hijos, Lison (Josephine Callies) y Noé (Stylane Lacaille, “Jamais de la vie”); y a ellos se une Melody (Charlotte Gabris, “Blockbuster“), un personaje extraño. Hay algún buen gag…no muchos…y los parte técnica está conseguida (se consigue transmitir una cierta sensación de peligro al espectador). Por lo demás es perfectamente demorable, su visionado, a la tele.