CINE: “FLORENCE FOSTER JENKINS”.

florence_foster_jenkins-427972422-large“Florence Foster Jenkins”, de Stephen Frears (“Las amistades peligrosas“), es el nombre de una acaudalada ricachona neoyorquina, mecenas musical en los años 40, cuya verdadera pasión era cantar. El problema era que no tenía ningún talento. Y a pesar de eso, no paró hasta que pudo cantar en el emblemático Carnegie Hall. Y lo curioso de todo lo anterior es que no es un personaje de ficción. Su historia es real. Y a la gran pantalla se nos trae como una comedia con un fondo dramático, sustentada sobre todo en le interpretación, una vez más, magnífica, de Meryl Streep (“La dama de hierro“). Que como dice Alberto Bermejo en Metrópolis nº 647: “…una inconmensurable Meryl Streep, capaz de cantar tan mal como requiere el personaje y aportar una vis cómica que lo sitúa entre lo exótico y lo patético.” Ella está genial, y el recuperado Hugh Grant (“Cuatro bodas y un funeral“), no se queda atrás en un papel, el del marido de ella, St Clair Bayfield, que le va como anillo al dedo. Un marido que se desvive por ella, a la vez que se desahoga por otro lado. A la pareja protagonista se une la tercera pata a destacar de esta peli, que es el maestro de música, Cosme McMoon (un Simon Helberg, Howard en la serie “Big Ban Theory“, exageradamente amanerado), que contratan para acompañarla al piano. Tiene algún momento hilarante (las caras del pianista oyéndola cantar…), pero es una comedia menor, quizás por lo irrelevante y patética que es la historia que cuenta. Bien ambientada, en todo caso, perfecta para pasar un rato agradable.

prflr

CINE: “LOS SIETE MAGNIFICOS”.

the_magnificent_seven-581301769-largeEstaba deseando ver “Los Siete Magníficos”, de Antoine Fuqua (“Training Day“), la reinterpretación del clásico de John Sturges de 1960 (…a su vez versión occidental de “Los siete samuráis” de Akira Kurosawa de 1954, con Toshiro Mifune…). Y me ha gustado mucho. Cambian las suficientes cosas como para poder desvincularte de la versión anterior (más multicultural el elenco protagonista, la localización, etc), pero a la vez mantiene su aura de western clásico. Es verdad que es un argumento sencillo y con un previsible desarrollo (y no por ser un remake…), pero es muy entretenida. Tiene malos (malísimos), buenos, duelos, cantina, chicas de salón, sheriff,…., los ingredientes propios de una peli del oeste en toda regla (lo que me gusta a mí una de vaqueros!!….se me ve el plumero). La trama nos lleva al pequeño pueblo de Rose Creek, que está siendo salvajemente sometido por el malvado industrial Bartholomew Bogue (un Peter Sarsgaard, “An Education“, que cae mal desde el inicio). Sus habitantes, desesperados, representados por la valiente Haley Bennett (Emma Cullen, “The Equalizer“) y Teddy Q (Luke Grimes, “Cincuenta sombras de Grey“), van en busca de ayuda para lo que contratan los servicios de Sam Chisolm (Denzel Washington, “2 Guns“, a la altura de Yul Brynner y con la misma aparente “taciturnidad”), un cazarrecompensas muy hábil con las pistolas. Para poder enfrentarse a Bogue, Chisolm recluta a un grupo variopinto de exforajidos, borrachines, jugadores,…, para formar el grupo de siete que dan título a la peli. Estos son, Josh Faraday (Chris Pratt, “Guardianes de la Galaxia”, pone el punto cómico), y sus trucos; Goodnight Robicheaux (Ethan Hawke, “El Club de los poetas muertos“), exsoldado organizador de espectáculos con su inseparable Billy Rocks (Byung-Hun Lee, “Red 2“), un virguero con los puñales; Jack Horne (Vincent D´Onofrio, “La chaqueta metálica“), el grandote de la pandi; Vasquez (Manuel García-Rulfo, “Cake“), el toque mexican; y Red Harvest (Martin Sensmeier, “Lilin´s Brood“), y su arco. Al final se hace un guiño (lo estaba echando de menos) a la mítica música de Elmer Bernstein.  Yo el guiño se lo hago también a Brynner, McQuenn, Bronson, y compañía, con la foto de abajo.

7magnificos2

CINE: “TARDE PARA LA IRA”.

tarde_para_la_ira-821487359-large“Tarde para la ira” es la ópera prima como director de uno de los actores más populares del panorama patrio, Raúl Arévalo (“La isla mínima“, “Primos“,…). En poco más de hora y media nos trae a las pantallas un interesantísimo thriller que, con un tono “in crescendo“, crea verdaderos momentos de tensión. José (Antonio de la Torre, “Grupo 7“, magnífico en su contención), es un taciturno cliente de un típico bar de barrio, donde juega a las cartas con el dueño, Juanjo (Raúl Jiménez, “Noviembre“), y de cuya hermana, Ana (Ruth Díaz, “Aparecidos“), que trabaja allí de camarera, se siente muy atraído. Esta, en cambio, tiene a su novio, Curro (Luis Callejo, “Palmeras en la nieve“), en la cárcel,  a punto de salir, tras ocho años encerrado. Detrás de todo esto hay un suceso del pasado que irá saliendo a la luz y que unirá a los personajes irremediablemente. Una peli sobre la venganza, apoyada en muy buenas interpretaciones, y filmada con sencillez. Dice Alberto Bermejo en Metrópoli, nº645: “Un relato seco y ágil al mismo tiempo, retratado por una cámara inquieta (cámara en movimiento) que se pega a los rostros de los personajes, como invitando a asomarse a su interior, a lo que pasa por su cabeza“. Es un placer ver cine español de calidad exento de connotaciones políticas. Destacaría además la presencia de Manolo Solo (“Celda 211“), como Triana, un ex delincuente con voz rasgada, que aporta alguna pinceladita de humor (no hay mucho margen para lo cómico). Muy recomendable.

CINE: “LOS HOMBRES LIBRES DE JONES”.

free_state_of_jones-902653522-largeLos yanquis son especialistas en hacer pelis de hechos desconocidos (para el público más allá de sus fronteras) de su corta historia. Y encima, como tienen presupuesto, les suelen dar ese toque épico de cine clásico que tanto gusta a los cinéfilos básicos como yo. Con “Los hombres libres de Jones”, de Gary Ross (“Los juegos del hambre“), se rescata la figura de Newton Knight (Matthew McConaughey, “Dallas Buyers Club“, en un papel oscarizable según Cosme mi brother), un camillero del bando confederado (nos situamos en la Guerra de Secesión Americana, segunda mitad del siglo XIX), que deserta de sus filas para volver a su casa en Misisipi. Descontento con la corrupción de las autoridades locales (también del bando confederado, al frente Elias Hood, Thomas Francis Murphy, “Focus“, y el Teniente Barbour, Bill Tangradi, “Argo“) y perseguido como desertor, se esconde en las zonas pantanosas para liderar a un grupo de esclavos liberados (Moses, Mahershala Ali, de la serie “House of cards“) y de otros compañeros hastiados (Jasper, Christopher Berry, “Django“, y Will, Sean Bridgers, “Sweet Home Alabama“), para luchar contra la injusticia. La falta de apoyo también del bando unionista, le hace declarar el Estado libre de Jones. Aparte de la trama principal, la peli nos muestra su situación familiar, con dos mujeres en su vida, Serena (Keri Russell, la prota de la serie “Felicity“), y Rachel (Gugu Mbatha-Raw, “Concussion“), y las cuitas tan importantes sobre los problemas raciales de la época (el esclavismo, etc). Peli interesante (a pesar de una temática q nos puede parecer lejana), muy bien ambientada en la época, pero con momentos lentos sobre todo en la primera mitad del metraje (140 minutos), y como con prisas de contar varias cosas al ir finalizando (como que se aceleran los acontecimientos…e incluso nos lleva a épocas más cercanas para explicarnos más cosas). Hecho de menos más acción (no deja de ser un western…y aquí hay que pegar más tiros). Me pareció mejor peli “12 años de esclavitud“, pero es una de las mejores opciones de la cartelera actual.

CINE: “CRIMINAL”.

criminal-393663303-largeSuelo ser muy fan de esos actores que han protagonizado películas que quedan para siempre en un hueco de la memoria. Y Kevin Costner ha sido prota de, ni más ni menos, “Bailando con lobos” o “Los Intocables de Elliot Ness“, por citar un par de ellas (también ha tenido algún petardo…pero eso es lo de menos). Es por esto que vi ayer “Criminal”, de Ariel Vromen (“The Iceman“), ante el reclamo de su presencia, además de otros actores de primera (y adelanto a decir que quizás sea esto lo único interesante). Dicho lo anterior, esta peli la incluiré en la columna de petardos. Vamos, que no me aportó mucho. Es un thriller con toques de ciencia ficción un poco tramposillo, pues el guión utiliza a su antojo y de manera caprichosa los “conocimientos” adquiridos por el personaje de Kevin, para ir adaptando la trama. Que como dice Francisco Marinero en Metrópoli nº 644, “la trama resulta confusa, previsible y sobre todo carente de tensión dramática“. Estoy de acuerdo. Falta chicha. La historia es la de un peligroso criminal, Jericho (Costner), al que un prestigioso neurocirujano/investigador, Dr. Franks (Tommy Lee Jones, “Hombres de negro“), le implanta en su cerebro los conocimientos (y sentimientos) de un agente de la CIA asesinado, Bill Pope (Ryan Reynolds, “Deadpool“), con la intención de intentar averiguar las gestiones que Pope estaba llevando a cabo para hacerse con una información crucial para la seguridad mundial, que estaba en manos de una especia de hacker, El Holandés (Michael Pitt, “Siete psicópatas“). La información en poder de dicho hacker también interesa al malvado psicópata, Xavier Heimdahl (Jordi Mollá, “Riddick“). La CIA, con Quaker Wells (Gary Oldman, “El caballero oscuro“) al frente, se moviliza para que Xavier no consiga su objetivo, y que Jericho lo cumpla. Algunas persecuciones, algo de acción, algo de pasteleo, algunas imágenes del pasado en modo selfie,…, hacen de este largo un producto perfectamente prescindible y esperar a verlo en la tele cuando llegue. Otras caras femeninas completan el cartel: Gal Gadot (saga “Fast & Furious“), como la viuda de Pope; Alice Eve (“El enigma del cuervo“), como ayudante de Franks; y Antje Traue (“Pandórum“), como una implacable asesina a las órdenes de Heimdahl.

CINE: “CUERPO DE ELITE”.

 

cuerpo_de_elite-132532762-largeComo dice mi amigo Antonio Porro, “Cuerpo de élite”, de Joaquín Mazón (su estreno en un largo… ha dirigido capítulos en series como “Allí abajo” o “Con el culo al aire“), “es una mezcla entre “Torrente” y “8 apellidos vascos“….”. Yo añadiría que tira también de “007“, “Los hombres de Harrelson“, “12 del patíbulo“, “Misión imposible“,…, y algunos clásicos más. Es una comedia de acción, con continuos gags, con referencias a la actualidad o no, más acertados o no, pero que te hacen pasar un rato divertido. Eso es innegable. Parte de su éxito es la buena creación de personajes y la selección de actores, casi todos ellos de reconocido éxito en esto de hacer reir. Y la historia es la de un cuerpo de élite de los servicios secretos del Estado que se crea (tras la eliminación de los anteriores componentes) para luchar contra un desalmado que tiene en su poder una peligrosa bomba (la trama en si es muy chorra…pero eso es lo de menos). Ese nuevo equipo está formado por un agente de movilidad madrileño, Santi (Miki Esparbé, “Requisitos para ser una persona normal“), con problemas a la hora de disparar; una guardia civil andaluza, Lola (María León, “Carmina o revienta“), con más cojones que el resto; un ertzaina, Gorka (Andoni Agirregomezkorta, de la serie “Vaya semanita“), que esconde un secreto; un mosso d´esquadra, Pep (Jordi Sánchez, muy popular por la seria “Lo que se avecina“), gran negociador; y un legionario de origen ecuatoriano, Byron (Juan Carlos Aduviri, “También la lluvia“), más patriota que ninguno. Todos ellos están a las órdenes del ministro Boyero (Carlos Areces, “Los amantes pasajeros“), y su secretario (Joaquín Reyes, “Spanish Movie“), de los que no se sabe muy bien sus intenciones. Las relaciones entre ellos, sus diferencias culturales, son la principal fuente de chistes y momentos hilarantes (Byron haciéndose pasar por vasco…). A los que también ayudan otros personajes como el de Pepa Aniorte (de la serie “Aguila Roja“), metida en el papel de una científica murciana de difícil comprensión. Vicente Romero (“Carne de Neón“), como el sargento que les dirije, y Silvia Abril (serie “Homo Zapping“), como la agente Gil, completan el reparto. Una entretenida producción española para “echar unas risas”.

CINE: “BEN-HUR”.

ben_hur-517406743-largeUna papeleta importante tenía entre manos el director Timur Bekmambetov (“Wanted-Se busca“), o quien fuera que se planteara en su momento hacer un remake (o una nueva reinterpretación de la novela original de Lewis Wallace de 1880) de “Ben-Hur”.  El principal problema que tiene es que el “Ben-Hur” de 1959, el de William Wyler, el de Charlton Heston, es una de las mejores películas de la historia del cine (11 Oscars la avalan…), y su prolífica emisión cada año en televisión, condiciona demasiado el visionado de la nueva entrega sin compararla. Y ahí tiene todas las de perder. El plantel actoral es muy flojo (se han ahorrado en mejores actores y actrices, y con más peso, lo que no van a recuperar en taquilla…según van llegando noticias de recaudación), y el recorte de metraje (casi a la mitad), se nota. Para los que no vieran la anterior (los jóvenes despistados), pues bueno, se va a quedar en una peli de romanos, que tira de lo digital para las grandes escenas, pero llena de momentos “blanditos”. La historia (hacen algunas variaciones con la del 59…aparte del macrorrecorte citado) es la del Príncipe de Jerusalén Judah Ben-Hur (Jack Huston, “La gran estafa americana“), que a pesar de intentar tener una buena relación con los invasores romanos, un malentendido le condena a galeras. Tras cinco años de penurias, es rescatado por Ilderim (Morgan Freeman, “Seven“, con rastas…), que le promete llevarle de vuelta a Jerusalén si monta sus caballos. Allí podrá vengarse de su hermano adoptivo, el romano Messala Severus (un anodino Toby Kebell, “War Horse“), causante de todas sus penas, y de las de su madre (Ayelet Zurer, “Munich“), y su hermana (Sofia Black-D´Elia, “Viral“), además de poder reencontrarse con su amada Esther (Nazanin Boniadi, vista en la serie “Homeland“). Entre medias se entremezcla la historia de Jesús (Rodrigo Santoro, “300“), y su influencia en el coco de los protagonistas. Básicamente, una pequeña decepción.

CINE: “ELVIS & NIXON”.

elvis_nixon-360748838-largeAtraido por el título (los que me conocen saben porqué lo digo…), ayer me metí en los Verdi a ver una de esas rarezas de la cartelera (éramos cuatro en la sala 3), que siempre espero me sorprendan. Y lo hizo. Positivamente. Tomando como excusa la fotografía más solicitada en los Archivos Nacionales de los EEUU (una foto que muestra al Rey y al Presidente saludándose mirando a cámara), la directora Liza Johnson (“Return“), con “Elvis & Nixon” ha reconstruido de manera ficticia y en clave de comedia, lo que pudo ocurrir antes y durante ese encuentro “en la cumbre”. Fabula con que Elvis (Michael Shannon, “Hombre de Acero“), ante la deriva que va tomando su país, decide presentarse en la Casa Blanca y entregarle una carta a Nixon (Kevin Spacey, “American Beauty“), donde se ofrece para luchar contra el narcotráfico como Agente Federal Autónomo, “exigiendo” se le entregue una placa representativa de su cargo. Puede parecer una comedia absurda (y en muchas situaciones lo es…como el encuentro con sus imitadores…), pero quizás por eso, me ha parecido divertida y original. Encima viene acompañada por una gran banda sonora, y no precisamente de música de Elvis. Mucho soul, mucho ritmo (Otis Redding, Creedence Clearwater Revival,…). Alex Pettyfer (“Magic Mike“), se mete en la piel de Jerry Schilling, amigo de Elvis que ha colaborado en la producción. Otras caras conocidas son las de Johnny Knoxville (“Hombres de Negro II“), en el papel de Sonny, amigo de el Rey; Colin Hanks (“W.”) y Evan Peters (“Kick-Ass“), como ayudantes de Nixon. Un pero. Como dice Pere Vall en Fotogramas nº , 2075: “Elvis era mucho más guapo que Shannon“. Interesante.

nixon-elvis

CINE: “MASCOTAS”.

the_secret_life_of_pets-532254301-largeIllumination Entertainment ha vuelto a crear una joya de animación (después de triunfar con “Gru: mi villano favorito“, su secuela, y “Los Minions“) con “Mascotas”, dirigida por Chris Renaud y Yarrow Cheney, involucrados en las anteriores producciones. Fui a verla ayer con Damián hermano y Beltrán sobrino (4 años…casi cinco), y los tres disfrutamos de lo lindo. Yo diría que casi más los mayores. Es un peli de animación, pero con diálogos y comentarios (por lo bajini…) en algunos casos con humor adulto, con mucha retranca. Personajes muy conseguidos y muy divertidos (y variados). Como dice Damián, que sabe de esto, “muy conseguido el antropoformismo (dar cualidades humanas a animales, etc) de los personajes“. Con mucho ritmo y encima una magnífica música. Y la historia (con algunas similitudes a “Toy Story“) es la de dos mascotas, los perros Max y Duke (Louis C.K.,”Blue Jasmine“, y Eric Stonestreet, el Cameron de “Modern Family“, en la versión original), que no se soportan entre ellos (viven juntos). En medio de sus disputas son secuestrados (más o menos) por una banda de mascotas callejeras que dominan los bajos fondos de la Gran Manzana (Nueva York tiene su protagonismo en una recreación exagerada, pero creible de la ciudad). Sus amigos del barrio se ponen de acuerdo para ir en su búsqueda. A partir de ahí se suceden innumerables aventuras por las calles, techos y cloacas de la ciudad que nunca duerme. Otros actores conocidos ponen su voz, como Kevin Hart (“Un espía y medio“) a Snowball, el veterano Albert Brooks (ya fue Marlin en “Buscando a Nemo“) al águila Tiberius, Lake Bell (“Golpe de estado“) es Chloe, y Steve Coogan (“Philomena“) es Ozone/Reginald. Muy recomendable para toda la familia.

CINE: “CAFE SOCIETY”.

cafe_society-572459421-largeEl incombustible Woody Allen (“Annie Hall“, “Midnight in Paris“,…y tantas más), acude puntual a su cita anual con las pantallas de cine. Su nueva entrega, “Café Society”, es una comedia romántica (como tantas otras ha hecho…) que no pasará a la historia como uno de sus mejores largometrajes (estoy de acuerdo con mi amiga Mónica que no aporta nada nuevo…), pero que, al tener todos sus ingredientes habituales, asegura pasar un rato agradable e incluso sacar alguna sonrisa. Cuenta la historia de Bobby Dorfman (Jesse Eisenberg, podría ser el mismo Allen…como ya hizo en “A Roma con amor“), un joven neoyorquino que escapa de la gran manzana, camino de Hollywood, buscando alguna oportunidad de la mano de su todopoderoso tío Phil Stern (un contenido Steve Carell, “Como Dios“), representante de artistas. Su tío le pone en manos de una de sus secretarias, Vonnie (Kristen Stewart, “Crepúsculo“, está genial), de quien pronto se enamora. Por unas u otras razones (no lo voy a contar todo….), Bobby se vuelve a Nueva York a trabajar con su hermano Ben (Corey Stoll, “Ant-Man“), un gánster chulangón que regenta una local de moda. Allí conocerá a Verónica (Blake Lively, “Infierno azul“), una divorciada espectacular con quien empezará una relación. Pero el pasado siempre vuelve. Narrada (por el propio Allen) a buen ritmo, bien ambientada (vestuario, decorados,…, nos llevan a esos años 30/40), con una magnífica música de jazz que acompaña todo el rato la cinta,…., la peli se deja ver. Además dura poco más de hora y media (un metraje muy adecuado). Destacaría, además de a los ya citados, el papel de los padres de él (Ken Stott, “El Hobbit“, y Jeannie Berlin, “Margaret”), protagonistas de los momentos más divertidos, con algunos diálogos tronchantes (sacando punta a la religión judía…), y a Parker Posey (“Grace de Mónaco“), en el papel de Rad Taylor, un gran apoyo para Bobby. No va a decepcionar a los seguidores del Maestro Allen.