CINE: “LA ESPIA ROJA”.

red_joan-100917128-large“La espía roja”, de Trevor Nunn (“Lady Jane“), es un drama con tintes románticos que tiene cierto interés al basarse en un personaje real, Melita Norwood (Joan Stanley en la ficción), una octogenaria que es detenida por sus supuestas colaboraciones con los rusos durante la II Guerra Mundial. Se plantea la película como un dilema moral. Si Joan Stanley (Judi Dench, “Philomena“) hizo lo correcto o no, ya que actuó en conciencia…según sus sentimientos y convicciones. Bien ambientada (elegante…esa elegancia de las universidades británicas…), la historia se estructura en dos tiempos. La detención e interrogatorio en los años 2000, y yendo 60 años atrás en el tiempo, la época de Joan como estudiante en los años 30 (Sophie Cookson, “Kingsman: servicio secreto“), cuando conoce a unos jóvenes comunistas, Leo (Tom Hugues, “Una cuestión de tiempo“) y su prima Sonya (Tereza Srbova, “Promesa del este“), y cuando entra a trabajar en unas instalaciones de investigación nuclear de alto secreto. Sus amistades universitarias la meterán en el lío para convertirla en una de las espías que ha estado oculta durante más tiempo. No es para tirar cohetes pero es interesante. Magnífica Judi Dench, su mirada. Un poco más ñoña la Cookson. También podemos ver a Ben Miles (“Ninja Assassin“), como el hijo de Joan, y a Stephen Campbell Moore (“Amor sin cita previa“), el jefe de Joan en su trabajo. En esta floja cartelera post-oscars, puede ser de las mejores opciones para mitigar este invierno sobrevenido.

CINE: “DOBLES VIDAS”.

doubles_vies-747014375-largePresentan a “Dobles vidas”, de Olivier Assayas (“Personal Shopper“), como una comedia a lo Woody Allen, y resulta ser efectivamente una comedieta que va de inteligente (personajes todos muy cultos…), o con pretendidos diálogos inteligentes (no callan en toda la peli…no hay respiro), pero que no tiene ni la gracia ni el ingenio de las pelis del neoyorquino. Al contrario, a mi me han resultado hasta cansinos los diálogos, incluso machacones, por ejemplo cuando hablan de la digitalización de los libros en detrimento del papel. No se si es que no era mi día, o que intelectualmente me superaban, pero no me ha hecho mucha gracia. Y encima, el personaje del escritor, que debería ser lo más gracioso, me ha parecido patético. En fin, que va de la relación de ese escritor, Léonard Spiegel (Vincent Macaigne, “Las inocentes“), con su editor, Alain Danielson (Guillaume Canet,El gran  baño“), en un momento crucial ante el avance de las nuevas tecnologías digitales, y la falta de creatividad del primero. Además ambos dos están viviendo unas relaciones extramatrimoniales que aportan el toque romántico (por decir algo…) a la peli. La mujer de Alain, Selena (Juliette Binoche, “Chocolat“), es una actriz descontenta con su papel en una serie de éxito, y la de Léonard, Valérie (Nora Hamzawi, “Pensión Completa“), es la asesora de un político, muy atareada para consolar al inútil de su marido. Por medio aparece Laure (Christa Théret, “Renoir“), el nuevo fichaje de la editorial de Alain, al que impresiona por sus nuevas ideas…y por otras cosas. En fin, que a mí me ha decepcionado, pero entiendo tenga su público.

CINE: “EL DIA QUE VENDRA”.

the_aftermath-151342425-largeEl estreno de más relumbrón de este pasado viernes fue “El día que vendrá”, de James Kent (“Testamento de juventud“). Y sin negarle la calidad a la cinta, bien ambientada (creibles reconstrucciones de las zonas devastadas), elegante, con un cierto corte de cine clásico, al final resulta un producto para el lucimiento dramático de su protagonista, Keira Knightley, a quien le van al pelo estos papeles (“Expiación“, “Orgullo y prejuicio“, “Anna Karenina“, …), donde poder mostrar su indudable clase. Dicho lo anterior, a mi se me hizo un poco lenta por momentos (silencios), previsible, por lo tanto un poco perecilla. Vamos no recomendable a mis “heavy followers“…la parte bélica/acción, interesante (hay una subtrama paralela de insurrectos locales contra el invasor que le da vidilla a la peli), queda más reducida en el metraje. La historia es la de Rachael Morgan (Knightley), que en los meses después del fin de la segunda guerra mundial, llega a Hamburgo, ciudad destruida, donde su marido, el coronel británico Lewis Morgan (Jason Clarke, “Everest“), lidera la reconstrucción de la ciudad alemana. A este le han asignado como residencia una bonita casa, requisada al arquitecto Stephen Lubert (Alexander Skarsgard, “La leyenda de Tarzán“), a quien en todo caso le permiten permanecer allí  junto a su rebelde hija Freda (Flora Thiemann, “Nelly´s Adventure“), en unas estancias apartadas de la casa. Los rechazos iniciales de Rachael a tener que compartir casa con el enemigo (tiene sus propios traumas y movidas de coco), van apaciguándose con el roce inevitable al convivir bajo el mismo techo. En fin, un drama romántico en época de la posguerra, en torno a un forzado triángulo amoroso de resultado irregular.

CINE: “LO DEJO CUANDO QUIERA”.

lo_dejo_cuando_quiera-375123612-large“Lo dejo cuando quiera”, de Carlos Therón (“Es por tu bien“), es una comedieta chorra española, con algún parto considerable, que además dura lo justo (hora y media) para este tipo de pelis. Es como una comedia gamberra, pero de adultos gamberros que al final no lo son tanto…y en eso radica parte de su gracia…pretender ser lo que no son. Y esos adultos gamberros son tres amigos (que lo son desde la facultad donde se prepararon para ser unos tíos importantes evitando todo tipo de festolines), que ya cuarentones (o treinta muchos …que más da), se encuentran con unas vidas anodinas, ganándose la vida como pueden. Uno dando clases de química a unos chinos, Pedro (David Verdaguer, “Tierra firme“); otro dando clases particulares, Arturo (Ernesto Sevilla, “Tenemos que hablar“); y el tercero todavía viviendo con sus padres, Eligio (Carlos Santos, “El hombre de las mil caras“). Un proyecto de Pedro de unas pastillas para potenciar la concentración, lo reconvierten en unas pastillas alucinógenas que van a tener una buena salida en el mundo de la noche. Este negocio les sacará de su rutina pero les meterá en otro mundo para el que no sé si están muy preparados. Contarán con la ayuda de Anabel (Miren Ibargüen, serie “Aida“), una abogada metida a empleada de gasolinera; y Jota (Mero González, “Güeros“), alumna de Arturo a la que le gusta más el cachondeo que los estudios. Podemos ver también a Amaia Salamanca (recién vista en “¿Qué te juegas?”), como la mujer de Pedro; Cristina Castaño (serie “Cuerpo de élite“), como la madre de Jota; Ernesto Alterio (“Al otro lado de la cama“), es Tacho, un capo de la noche muy peculiar; y al veterano Luis Varela (serie “Cámera Café“), como padre de Eligio. Destacaría sobre todo ese humor por lo bajini de Ernesto Sevilla y de Miren Ibargüen (su momento con las escuchas con la madre de Jota genial). Este tipo de pelis no pasarán a la historia pero cumplen con el cometido de “echar unas risas”…y a otra cosa mariposa.

CINE: “LA CANCION DE MI PADRE”.

i_can_only_imagine-636516157-large“La canción de mi padre”, de los hermanos Erwin (“Desmadres de madres“), es la “españolización” del título original, “I can only imagine“, que es el nombre de una canción con la que triunfó el personaje (real) de esta historia, Bart Millar (el novel J. Michael Finley, chirría un poco), y que para escribirla tiró de la experiencia personal de su vida en familia, en especial, de su complicada relación con un padre bastante capullín, Arthur Millar (Dennis Quaid, “El chip prodigioso“). Es una peli musical (no tan musical al final), pero sobre todo un drama familiar. Un poco pastelito, que se salva por una interpretación muy buena de Quaid, como un padre cabrón con pintas y maltratador (lo tiene todo). Peli de  mensajes tipo “nunca es tarde para perdonar“, “no deja de ser tu padre“,…No se si es un poco too much evangelizante. Peli muy de sobremesa, con un punto emotivo (la música ayuda), y cuya banda sonora (aparte de la canción titular…) es correcta. Destaco algún otro personaje, como Shannon (Madeline Carroll, “El último voto“), su novia (me han gustado más los dos en su etapa infantil…); o Brickell (Trace Adkins, “El inocente“), su manager, que creyó en su potencial. Tengo que decir que Bart Millar y su banda MercyMe triunfaron en los Estados Unidos (aquí son muy poco conocidos), y que según explican los siempre interesantes créditos finales (sin desvelar nada), han sido número uno en las listas de canciones…religiosas.

CINE: “IDENTIDAD BORRADA”.

boy_erased-204138126-largeParece traida a propósito a los cines en estos días en el que vuelve a cobrar actualidad el asunto que se trata en la peli: la existencia de instituciones que promueven la cura de la homosexualidad a base de tratamientos…así escrito suena anacrónico, pero basta leer los periódicos para entender que todavía no se han superado ciertas cosas. “Identidad borrada”, segunda peli del actor Joel Edgerton (dirigió y actuó por primera vez en “El regalo“), cuenta la historia real (aunque utilizando nombres ficticios) de Garrard Conley (basándose en sus memorias). Jared Eamons (Lucas Hedges, “Manchester frente al mar“), es el hijo del predicador baptista Marshall Eamons (un barrigudo Russell Crowe, “Gladiator“), que no acepta la homosexualidad de su vástago, por lo que le obliga a participar en un programa para “curar” ese “defecto”, dirigido por Victor Sykes (Edgerton), un terapeuta peculiar. Su familia le anima pensando que esa terapia le va a convertir en alguien “normal” y así no ser rechazado por su entorno. La madre, Nancy (Nicole Kidman, “Los otros“), muestra el lado comprensivo en este conflicto familiar. Creo que desaprovecha una oportunidad para hacer un buen drama, quedándose en dramita a secas. Como dice Benjamin Lee de The Guardian: “Son dos horas pesadas, decepcionantes y sin fuerza que no logran transmitir los picos emocionales ni los bajones devastadores que uno espera del material“. O dicho de otra manera, “Hedges consigue que la confusión homosexual sea palpable y trágica (…) A pesar de su intensidad, la película está poco desarrollada a nivel dramático y solo remonta en la parte final“, Chris Nashawaty, de Entertainment Weekly. Puede resultar densa y pesada por momentos (no recomendada a mis “brainless followers”), pero con buenas interpretaciones, a pesar de todo. No arriesga siendo demasiado explícito en las relaciones interpartes, lo cual se agradece, pero se queda corto en temas como todo lo que ocurre dentro del centro. Otras caras conocidas a destacar son las del bajista de Red Hot Chilli Peppers, y actor ocasional, Flea (“Baby Driver“), o la de Joe Alwyn (“La favorita“), como gay atormentado. Complicaita.

CINE: “SHAZAM!”.

shazam-380742490-largeSaturado de tanto superhéroe o similar que asoman a la gran pantalla casi cada fin de semana, se agradecen este otro tipo de superhéroes, torpones, que te hacen reir (al estilo “Deadpool“). “Shazam!” de David F. Sandberg (“Nunca apagues la luz“), es un mix entre peli teenager y peli de superhéroes que seguro va a gustar al público adolescente porque es entretenida y divertida. A los buenos efectos digitales, que ya casi se presuponen, se une un buen dinamismo, solo lastrado por la duración…más de dos horas es too much. Billy Batson (Asher Angel, serie “Andi Mack“), es un joven rebelde que desde que se perdió de su madre en una feria, no ha parado de buscarla, mientras le cuesta asentarse en un hogar de adopción. A regañadientes se instala en una casa de acogida que le reciben con los brazos abiertos. Paralelamente es reclamado por el Mago Shazam (Djimon Hounsou, “Gladiator“), que, ya mayor, está buscando quien le sustituya para seguir combatiendo contra los siete pecados capitales. Intercambia los poderes con el viejo mago, lo que le hace convertirse en un adulto superhéroe (Zachary Levi, serie “Chuck“), bastante verde, que tiene que aprender a conocer sus superpoderes, para lo que contará con la complicidad  de su hermano de acogida Freddy (Jack Dylan Grazer, “It“, el más cachondo de todos). Un antiguo candidato rechazado por el mago en su momento, Dr. Thaddeus Sivana (Mark Strong, “Sherlock Holmes“), querrá hacerse con el poder de Shazam para dominar el mundo. Y en esa lucha contra el malo malísimo cuando está en modo superhéroe, y su lucha contra todo, cuando está en modo adolescente rebelde con problemas, transcurre esta simpática peli, con mucho humor, parodias y referencias de otros personajes DC, y ese puntito emotivo cuando corresponde. Me temo que tendremos una segunda entrega…

CINE: ” ¡AY, MI MADRE!”.

ay_mi_madre-183111179-large“¡Ay, mi madre!”, el primer largo de Frank Ariza, es una comedia sencilla (de esas de poco presupuesto), con un humor que quizás cale más de Despeñaperros para abajo (transcurre en un pueblito andaluz), con algún gag divertido (incluso alguna situación hilarante), y que sirve para pasar un rato entretenido…además no llega a la hora y media (lo que dudo es que la aguanten mucho en la cartelera…). Hacer humor en torno a un muerto es algo ya visto en la gran pantalla (alguna genial como “Un funeral de muerte“), y por lo general funciona, como es este caso. La trama gira en torno a María (Estefanía de los Santos, “Grupo 7“), solterona que vuelve a su pueblo después de mucho tiempo al enterarse de la muerte de su madre, con quien no debía llevarse muy bien. Todo gira en torno a los preparativos del velatorio, y a la sorprendente decisión post mortem de la madre, de dejar la herencia a su hija siempre que se case y se quede embarazada…en el plazo de un mes. Ahí en primera línea está para “ayudarla” su primo Segundo (Secun de la Rosa, “El bar“), cojo, y que siempre ha estado enamorado de su prima. Hay algunos personajes muy cachondos como el de Isabel (María Alfonsa Rosso, “Volver“), una amiga de la difunta; o Pili (Paz Vega, “Lucía y el sexo“), haciendo de la prostituta del pueblo, a quien acuden para pedir consejo sobre los hombres del pueblo (algunos diálogos con ella geniales). Otras caras conocidas dan lustre a la peli, como Marta Torné (“El infiltrado“), Térele Pávez (“La comunidad“), Alfonso Sánchez (la mitad del dúo cómico sevillano de “El mundo es suyo“), o Mariola Fuentes (“Los abrazos rotos“), socia de Segundo en un negocio de “animación de velatorios”. Pues eso, que siento que pase desapercibida este tipo de cine español que no se mete en política ni posicionarse sobre la guerra civil…

CINE: “DUMBO”.

 

dumbo-807586129-large
Esta nueva versión de “Dumbo” del original Tim Burton (“Eduardo Manostijeras“), va a gustar a los más jóvenes (pero no muy jóvenes que se pueden asustar…) por su brillante creatividad y colorido (los tonos oscuros muy Burton también aparecen) y el tierno tratamiento digital al elefante protagonista. Los adultos que les acompañen seguro se entretienen sobre todo con el sentido del humor burtoniano, y se emocionan (algo) con la previsible historia de amor paquiderma madre/hijo. Holt Farrier (Colin Farrell, “Alejandro Magno“), de vuelta de la guerra y con un brazo menos, se reintegra en el circo dirigido por Max Medici (Danny DeVito, “Los gemelos golpean dos veces“), donde antes trabajaba con su mujer en un número con caballos. Pero ahora, tras el fallecimiento de ésta, se va a tener que encargar de los elefantes, con la ayuda de sus hijos Milly (Nico Parker) y Joe (Finley Hobbins). Una de las elefantas va a dar a luz un bebé, y Max ya piensa que puede ser el gancho que ayude a reflotar un negocio que va regular. El nacimiento de un elefantito aparentemente deforme con orejas grandes, Dumbo, supone una decepción…hasta que descubren que tiene la facultad de volar, lo que sin duda se convertirá en el nuevo número estrella. Enterado de este asunto otro empresario rival, Vandevere (Michael Keaton, “Bitelchus“), hará lo que sea por integrarlo en su parque de diversiones Dreamland, aprovechado su potencial financiero frente al debilitado Medici. Otras caras conocidas que podemos ver son las de Alan Arkin (“Argo“) y Eva Green (“El hogar de Miss Peregrine para niños peculiares“). Recojo algunas reseñas que destaca FilmAffinity:
“Burton hace un trabajo solvente, aunque sin sorpresas (…) se limita a filmar con profesionalidad un guion ajeno (…) Estoy seguro de que los críos la disfrutarán mucho. Y los adultos pasarán un rato aceptable. Es mi caso.”, Carlos Boyero, El País.
  • “El director apila la esencia del cuento con algunas ligeras variaciones que le añaden espectacularidad y novedades a la función, en especial en un tercer acto lleno de ritmo, acción y «efecto Burton». (…), Oti Rodríguez Marchante, ABC.
    “Un filme conservador que no acaba de atacar en firme aquello que cuestiona, plegándose, en ciertos aspectos al cine Disney más tradicional y familiar. (…)”, Quim Casas, El Periódico.

 

CINE: “¿QUE TE JUEGAS?”.

que_te_juegas-760298790-large“¿Qué te juegas?”, la ópera prima de Inés de León, es el producto perfecto para pasar un rato entretenido sin más. Una comedia rodada a buen ritmo, que te saca alguna sonrisa, y con algunos diálogos cómicos correctos. Quizás sobre algún monólogo, y es en algún modo previsible…pero esto último es lo de menos en estas comedietas. Nos cuenta la historia de dos hermanos al frente del negocio familiar. Daniela (Amaia Salamanca, “Fuga de Cerebros“), la seria, intransigente y déspota. Roberto (Javier Rey, de la serie “Fariña“), el guaperas, vividor, playboy y con ideas alocadas. Este último tiene un plan que cree idóneo para reflotar la empresa pero su hermana no le toma en serio, por lo que contrata a una monologuista de tercera, Isabel (Leticia Dolera, “Requisitos para ser una persona normal“), con el propósito de seducir a su hermana y así conseguir que se ablande y acceda a su plan de negocio. Las correctas interpretaciones del trío protagonista vienen acompañadas por la apuesta siempre segura de un Santiago Segura (“Torrente“) en su línea, y de otros secundarios que están a la altura como Mariam Hernández (serie “Gym Tony“) y Brays Efe (serie “Paquita Salas“), como los íntimos de Isabel. Hay algún personaje más caricaturesco y que puede chirriar, como el de Fernando (Daniel Pérez Prada,Tiempo después“), el tercer hermano en discordia. Pero lo dicho, si uno se lo toma como una comedia para echar el rato…sirve.