CINE: “COLD WAR”.

zimna_wojna-793668067-large
Cuando hago plan de cine con mis amigos Moni y Ramiro (una excepción a mis preferencias de soledad en la sala), sé que tengo muchas papeletas de acabar viendo una de esas pelis que yo llamo…difíciles…vamos…complicaitas. Y si os digo que me llevaron a ver una peli polaca, en versión original y en blanco y negro…os podéis hacer una idea de la aventura. Pues eso, “Cold War”, del oscarizado Pawel Pawlikowski (“Ida“), cumplió las expectativas…de Mónica. Peli que ha recibido las mejores críticas. Un ejemplo: “Otra obra maestra [de Pawlikowski] (…) Desde el insólito arranque hasta, en uno de los desenlaces más hermosos que he visto en el cine, esta película resulta imprevisible, poderosa, lírica, compleja y veraz.“, Carlos Boyero, El País. “Obra maestra de principio a fin (…) El arranque es deslumbrante (…) No será este año cuando vean una película mejor. (…)“, Oti Rodríguez Marchante, ABC. “Una ultraconmovedora historia de amor con fondo musical, formalmente deslumbrante (…) una película fuera del tiempo, desde ya inmortal (…) Cero impostura, todo emoción.”, Philipp Engel, Fotogramas. Pues a mis amigos de cerebro plano en estas lides del séptimo arte (como yo) prefiero recomendarles otras opciones. Esta es una peli de silencios, gestos, primeros planos. Bonita fotografía en blanco y negro. Maravillosa música (desde cantos regionales al jazz). Dinámica y que va al grano (lo mejor es que no llega a hora y media de metraje). Pero dicho lo anterior…es una peli densa. Es una historia de amor tóxico (Rambis dixit). Un amor imposible entre el profesor de una especie de escuela tipo “Fama” en la Polonia de la postguerra, Wiktor (Tomasz Kot, “Dioses“), y una de sus alumnas más aventajadas, Zula (Joanna Kulig, “Kler“, maravillosa en su descaro). La evolución de su amor y desamor se va contando a brochazos (con fundidos en negro para marcar cada paso). Con lo dicho creo que os podréis hacer una idea. “Cold War II” la va a ver un romano.

 

CINE: “LA SOMBRA DE LA LEY”.

la_sombra_de_la_ley-276809710-largeGrata sorpresa la de “La sombra de la ley”, de Dani de la Torre (“El desconocido“), una peli que podríamos enmarcar en el género de cine de gánsters/mafiosos, con la peculiaridad que ocurre en la Barcelona de los años 20 (justo antes de que el General Primo de Rivera viniera a salvar al país del caos….esto es cosecha mía, que al bisabuelo ni lo mencionan…). Muy bien ambientada (se nota que hay recursos en esta producción  patria), el largometraje tiene un aire de cine clásico, y me atrevería a decir que algunas semejanzas visuales a clásicos como “Los intocables de Elliot Ness“, salvando las distancias por supuesto. Rodada con ritmo, la acción está bien resuelta (los coches de época iban más despacio…), y además tiene algún giro de guión que te hace mantener el interés. Por lo tanto nos encontramos con un solvente thriller con trasfondo histórico. Y la historia es la del policía Aníbal Uriarte (Luis Tosar,Celda 211“), un policía que es enviado a Barcelona a colaborar con la Brigada de Información en la investigación de un robo de armas en un tren militar. Allí tendrá que lidiar con las mafias locales (El Barón, Manolo Solo, “La Isla Mínima“), los trabajadores reivindicativos (Salvador, Paco Tous, serie “Hombres de Paco“), los anarquistas violentos (León, Jaime Lorente, serie “La casa de papel“), las feministas (Sara, Michelle Jenner,Julieta“), y hasta con la corrupción de sus propios compañeros, liderados por el Inspector Rediú (Vicente Romero, “Entrelobos“). Con ese mix se crea esta peli de dos horas y un correcto resultado. Destacaría la presencia además de Ernesto Alterio (“Perfectos desconocidos“), en un registro un pelín exagerado como poli corrupto, o la de Adriana Torrebejano (serie “Cuerpo de élite“), como carabetera sufridora (no falta el Cabaret como ingrediente básico en toda peli de mafiosos). Lo dicho, una buena propuesta de cine español.

CINE: “HA NACIDO UNA ESTRELLA”.

a_star_is_born-447479418-large“Ha nacido una estrella”, es un correcto remake de esta historia de amor con trasfondo musical que ya ha sido llevada a la gran pantalla en más de una ocasión. Al frente del proyecto se pone Bradley Cooper (“Resacón en las Vegas“), que se estrena como director y que se hace acompañar como coprotagonista por la diva de la música Lady Gaga (“Machete Kills“). La nueva versión funciona. Lady Gaga sorprende por su “lavado de cara” y frescura (sobre todo en la primera parte), y Cooper no desentona. Buena música, destacando especialmente una canción que emociona…lo dejo ahí. A ratos previsible (no por ser un remake), tiene “zonas comunes” con otros dramas románticos, y con pelis de triunfadores y fracasados. Merece la pena verla. La historia es la del famoso cantante Jackson Maine (Cooper), que por pura casualidad conoce a una aficionada al canto, Ally (Lady Gaga) que ofrece su talento en un garito de transexuales. Algo surge de inmediato para que Jackson se ofrezca a ayudarla en su carrera musical (la primera parte no da tregua…). Pero no es solo el chispazo musical lo que nace allí. A partir de ahí no todo va a ser un camino de rosas. Entre otras cosas, los vicios de él no van a ayudar mucho.  El absoluto protagonismo de la pareja protagonista no quita para que destaque otras presencias como la de Sam Elliot (“The Hero“), como el hermano/manager de él; Andrew Dice Clay (“Blue Jasmine“), el padre de ella, que se cree mejor que Sinatra; Rafi Gavron (“El mensajero“), como el promotor de Ally; o Anthony Ramos (“White girl“), el íntimo amigo de ella. Buena opción para este puente.

CINE: “VENOM”.

venom-367385587-largeDe la inagotable “fábrica” de personajes de ciencia ficción de Marvel nos llega ahora “Venum”, un enemigo de Spider-Man, convertido ahora en superhéroe (o antihéroe…el caso que protagonista de su propia peli) por Ruben Fleischer (“Bienvenidos a Zombieland“). Dando por hecho que los efectos digitales están muy bien, y la acción está muy conseguida (hay ritmo), yo destacaría el lado cómico de la cinta, fundamentalmente la divertida relación del protagonista, Eddie Brock (Tom Hardy, “Dunkerque“) y su “parásito”. Un producto más de entretenimiento que funciona. Eddie (Hardy), es un periodista cañero que pierde su trabajo y a su novia, Anne (Michelle Williams, “Manchester frente al mar“), por meter las narices en los tejemanejes de la Fundación Vida, dirigida por el villano Carlton Drake (Riz Ahmed, “Nightcrawler“), que aparentemente investiga para curar enfermedades, pero que en realidad está haciendo experimentos entre seres que trae del espacio (una especie de blandiblups que llaman Simiontes) y seres vivos, con la intención de perpetuar la especie. La Doctora Dora Skirth (Jenny Slate, “Obvious child“), que trabaja en la fundación, acude a Eddie porque no le gusta lo que hace su jefe. Eddie duda, pero acaba volviendo a husmear en las malas prácticas de Drake. Esta vez las consecuencias serán más trascendentes. Quédate hasta que finalicen los créditos, que podrás ver a Woody Harrelson (“Wilson”), en lo que se prevee un anticipo de la nueva entrega de este bicho raro…si la taquilla funciona…que funcionará. Los aficionados al mundo Marvel lo pasarán bien.

CINE: “OLA DE CRIMENES”.

ola_de_crimenes-214035133-large“Ola de crímenes”, de Gracia Querejeta (“Felices 140“), es el estreno “mediático” de la semana, gracias entre otras cosas a la fuerte campaña de Mediaset y a un reparto de actores de muchas caras conocidas. Entre todas ellas destaca la de Maribel Verdú (“Sin rodeos“), absoluta protagonista, irregularmente rodeada, con algunas interpretaciones más destacables, aunque sean breves, como la de Javier Cámara (“Truman“) como cura descreído. Es una comedia con tintes de thriller (poca emoción pues hay poco que “descubrir”), que flojea cuando pretende ponerse seria, las menos veces. Yo habría mantenido durante todo el metraje el tono de comedia disparatada con cadáver… no sería la primera (“Este muerto está muy vivo“). Aún así tiene ritmo y entretiene. Leyre (Verdú) se encuentra que a su exmarido, Cosme (Luis Tosar, “Celda 211“), se lo ha cargado el hijo común de ambos, Asier (Asier Rikarte, “Thi Mai: rumbo a Vietnam“), un chaval raro de pelotas. Con tal de proteger a su hijo está dispuesto a lo que sea, incluso a autoinculparse. Las cosas no van a ser fáciles porque se mete por medio la última mujer de su ex, Vanessa (Paula Echevarría, “Velvet“), y la abogada de esta (Juana Acosta, “Perfectos desconocidos“), personaje de pocos escrúpulos. Además, un par de peculiares polis (un anodino Antonio Resines, “El oro de Moscú“, y Raul Peña, “Cándida“) están intentando solucionar el caso…a su manera. Y si le faltaban líos a la prota, el único amigo de su hijo, Julen (Miguel Bernardeau, “Es por tu bien“), está locamente enamorado de ella, y la madre de este (Nora Navas, “Pa negre“) es una especie de kaleborroka sindicalista sin pelos en la lengua. También destacaría la presencia de Raul Arévalo (“Primos“), un taxista con ínfulas de actor.  Los fans de la Verdú que no se la pierdan, está genial. Y el que quiera pasar un rato entretenido, también.

CINE: “JOHNNY ENGLISH: DE NUEVO EN ACCION.”

johnny_english_strikes_again-193793856-largePrometo retomar mi ritmo de visionados de antes de verano. Pero entre una débil cartelera y mis bolos, estoy flojeando. La reseña de hoy no va a descubrir muchas cosas. “Johnny English: de nuevo en acción”, de David Kerr (serie “Inside No 9“), es una nueva entrega de este agente secreto patoso y torpón, interpretado por el ya cansino Rowan Atkinson (“Cuatro bodas y un funeral“), que parodia a los agentes secretos tipo James Bond. Película muy chorra, previsible, que te saca alguna sonrisa, y que al menos tiene ritmo y se nota que está dotada de recursos/presupuesto (buenas ambientaciones, correctas escenas de acción,…). Esta vez English es el último recurso de la primera ministra británica (Emma Thompson, “Love Actually“), al que recurre para solucionar un ciberataque que ha puesto en evidencia a todos los agentes secretos en activo. Johnny está ya retirado ejerciendo de profesor en una escuela privada, pero no puede negarse a ayudar a su país, a pesar de que anda un poco retrasado en el conocimiento de las nuevas tecnologías. Recurrirá a sus presuntas habilidades para descubrir al malo. Podemos ver a Ben Miller (“Paddington 2“), como su inseparable ayudante; a Jack Lacy (“El caso Sloane“); Olga Kurylenko (que participó en una de las de Bond…”Quantum of Solace“); o el cameo de dos veteranos como Edward Fox (“Un puente lejano“) o Michael Gambon (“Gosford Park“). Una buena música y un humor blanco, la hacen ideal para ir en familia si no tenéis nada más que hacer.

CINE: “EL CAPITAN”.

der_hauptmann-443732195-largeLlevo unas semanas flojeando en mis visionados, entre otras cosas porque la cartelera tampoco es que esté para tirar cohetes. Así y todo me obligo a buscar algún hueco para ver aunque sea alguna rareza (califico rareza las pelis poco comerciales). Y “El capitán”, de Robert Schwentke (“RED“), tiene todos los ingredientes para calificarla de rarilla. Película alemana, rodada en blanco y negro (bonita fotografía), ambientada en la Segunda Guerra Mundial, sin ser la típica peli de guerras…ni mucho menos. Es más bien un retrato profundo y acertado de la desesperación de los perdedores. El protagonista, Willi Herold (Max Hubacher,Mario“), es un soldado alemán en plena huida a no se sabe donde, que semanas antes de acabar la contienda, encuentra un uniforme de capitán que no duda en usar, atribuyéndose las funciones que le corresponderían, como la de ir reclutando a otros soldados perdidos (o desertores) e ir arrasando allá por donde van. Muy interesante el desarrollo del personaje principal (con cara de no romper un plato…o cara de perturbado…da para todo su gestualidad), que poco a poco se va viniendo arriba. Como si el imponente traje nazi le hubiera dado alas. Peli de silencios, algunos planos brutales, algo dura, pero que también se permite alguna “payasada”. No es una opción para mis seguidores “brainless”. Sí lo es para aquellos a los que les pueda interesar la gran guerra desde otro punto de vista. Interesante en todo caso.

CINE: “PREDATOR”.

the_predator-896198301-largeNo soy yo por lo general muy fan del cine futurista o ciencia ficción, pero este nuevo “Predator”, de Shane Black (“Iron Man 3“), es una entretenida, violenta y cómica reinterpretación del mítico alienígena que ya se enfrentó a Arnold Schwarzenegger hace más de treinta años. Va pegando bandazos de un registro a otro, pero si se toma uno la peli a la ligera (evitando entender razones científicas y antropológicas en las visitas desde el espacio…) lo pasará bien. Tiene de todo: acción trepidante con buenos efectos digitales (y fantasmadas incluidas); mucha sangre y cortes de miembros y miembras; gags y situaciones cómicas propias de una comedia al uso; y hasta el punto tierno y familiar que erige en personaje clave de la trama al hijo del prota, Rory (Jacob Tremblay, en racha tras “La habitación” y “Wonder“), autista y con habilidades especiales. El prota es Quinn Mckenna (Boyd Holbrook, “Logan“), un soldado que es testigo directo de la llegada a la tierra de uno de estos “Depredadores“. El hecho de que se quedara en ese encuentro fatal con parte del material encontrado le situan en la diana (a él y su familia) no solo de los nuevos “bichos” que puedan aparecer, sino también de las autoridades que no quieren que haya testigos de estas “visitas” (Sterling K. Brown, “Hotel Artemis”, al frente). Con la ayuda de una bióloga que también se ha convertido en proscrita, Casey (Olivia Munn, “Fiesta de empresa“), y otros soldados “señalados” ( Trevante Rhodes, “Moonlight”, Keegan Michael-Key, “Keanu“, y Thomas Jane, “La delgada linea roja“, entre otros), intentarán solucionar el entuerto y evitar que hagan daño a los suyos. Si la taquilla responde, no dudéis que en breve tendremos una nueva entrega.

CINE: “LOS INCREIBLES 2″.

the_incredibles_2-349945637-largeSoy de esos considerados bichos raros (aunque según observo, no tan raro), que le gusta a ir al cine solo para poder disfrutar del visionado sin que nadie le interrumpa con preguntas o comentarios inoportunos. Incluso yendo solo me altero fácilmente con cuchicheos cercanos o ruidos desagradables de engullimientos vomitivos (deberían prohibir comer en las salas). Hago esta introducción para aclarar que a veces hago excepciones, como la de dejarme acompañar por mi sobrino Beltrán (también vino el tío Naní) para ir a ver “Los increíbles 2″, de Brad Bird (“Ratatouille“). Y pasamos un buen rato los tres porque es una película para todas las edades. La animación de esta producción de PIXAR es magnífica. Es divertida, ingeniosa,…, muy entretenida. Una buena continuación a la primera entrega, de la que ya han pasado unos añitos (2004). Ha merecido la pena la espera. Nos encontramos ahora con que los superhéroes están “ilegalizados” y Helen, la madre (Holly Hunter le pone voz en la v.o.), se suma a la campaña para que los vuelvan a readmitir en sociedad. Está tan ocupada que Bob, el padre (Craig T. Nelson), tiene que asumir labores caseras y hacerse cargo de sus tres hijos, la adolescente Violet (Sarah Vowell), el gamberro Dash (Huck Milner), y el bebé Jack-Jack (Eli Fucile), que ya empieza a mostrar sus superpoderes. La aparición de un escurridizo malvado trastoca todos los planes pero hará que la familia se vuelva a unir para luchar contra el mal, con la ayuda de Frozone (Samuel L. Jackson). Sin duda un buen plan para ir con los sobrinos…aunque coman palomitas.

CINE: “LA GAVIOTA”.

the_seagull-356023172-largeYa sabéis que de vez en cuando me salgo de mis estándares de pelis y arriesgo metiéndome a ver alguna rareza de la cartelera para ver si me sorprende. Si os digo que “La Gaviota”, de Michael Mayer (“Flicka“), es la adaptación a la gran pantalla de la obra teatral de principios de siglo XX del autor ruso Antón Chéjov, empezaréis a entender porqué hablo de “arriesgarme” (y Chéjov me sonaba a futbolista del CSK…). Lo que pasa es que el elenco de actores y, sobre todo, actrices, es muy atractivo, y por eso me animé. Me adelanto a decir que hay grandes interpretaciones tragicómicas. Efectivamente no es una película fácil, no se la recomendaría a mi público “brainless“. De su origen teatral os podréis imaginar que está repleta de diálogos “literarios”, profundos a veces, cómicos otras. Dice la ficha técnica que reparten en los Cines Verdi: “Con sentido del humor y dosis de melancolía, este relato explora la naturaleza obsesiva del amor, las siempre conflictivas relaciones familiares, la trascendencia del arte y el coste que puede tener par el ser humano“. A una maravillosa mansión al lado de un lago, propiedad del enfermizo Sorin (Brian Dennehy, “Acorralado“), acude todos los veranos la veterana estrella del teatro moscovita Irina (Annette Bening, “Los chicos están bien“), hermana del dueño. Allí se junta con su amante Boris (Corey Stoll, “Ant-Man“), un afamado escritor; su hijo Konstantin (Billy Howle, “Dunkerke“), aspirante a escritor; y la amada de este, Nina (Saoirse Ronan, “Lady Bird“), aspirante a actriz. Por allí pululan también la guardesa, Polina (Mare Winningham, “Philomena“), su hija Masha (Elisabeth Moss, “The Square“), o el Doctor Dorn (Jon Tenney, “Tombstone“). Entre todos ellos surgen celos, obsesiones, envidias, displicencias, admiraciones, etc, etc, etc. Unos personajes que están casi todos como cabras. Esto lo hace divertido, a pesar de lo dramático de sus situaciones. Una opción curiosa para ver en versión original.