CASADECOR Y LA FUNDACION CURARTE

Tuve el honor ayer noche de presentar la rifa benéfica que se realizó a beneficio de la Fundación Curarte durante el cóctel de inauguración de CASADECOR, el ya tradicional encuentro de decoradores que todos los años rehabilita un edificio emblemático en Madrid y otras ciudades del mundo. Este año le ha tocado a un futuro hotel situado en la calle Luchana, 22, de la capital del reino.

Lo primero decir que compartí escenario, miniescenario para ser más exactos, con Alejandra Vallejo- Nájera, psicóloga, escritora, profesora, y ayer, sobre todo, presentadora y patrona de la Fundación Curarte a la que iba destinada la recaudación del acto. Fundación que entre otras muchas cosas pretende hacer de los hospitales espacios más acogedores. Recomiendo la visita del espacio que CASADECOR les ha cedido en la casa. Y por supuesto recomiendo la visita global al edificio, que estará abierto al público desde hoy hasta el próximo 21 de Junio.

De mi “actuación de ayer” quería destacar dos detalles. Uno técnico y otro de contenido. El técnico es reconfirmar que cuando son dos las personas que tienen que intervenir de manera alterna en un escenario, es fundamental tener dos micrófonos, sobre todo, para la agilidad de la conversación entre ambos presentadores, que puede y debería ser el éxito de su “performance”. Si ya he hablado en mi blog de lo imprescindible que es tener una buena megafonía cuando se trata de hablar en público, este detalle que cuento hoy (porque sólo nos pusieron un micro a pesar de mi petición!!!!) refuerza mi siempre machacón mensaje de la importancia de todo lo referente al sonido en este tipo de saraos.

Y el de contenido, es una espinita que se me quedó clavada después de acabar. Soy consciente, y los que me contratan o piden que les ayude en menesteres de oratoria suelen serlo también, de que mi principal registro como presentador tiene muchos ingredientes de humor ácido, lo que tiene el peligro de que a alguien le siente mal lo que yo diga. Vamos, que no le guste a todo el mundo. Lo asumo y no “paso” de las críticas, al revés, pido perdón si hay que hacerlo.

Y quiero acabar hoy pidiendo perdón a Mejico. Si, al pais. Me explico. Durante la rifa de anoche se sortearon algunos regalos vinculados a nuestro pais hermano, que yo tanto he disfrutado (incluso tengo un hermano allí trabajando en Televisa desde hace muchos años) y al que tanto respeto. Esos regalos iban desde una cena para dos en un maravilloso restaurante mejicano en Madrid hasta un viaje para dos personas al pais azteca. Ese humor ácido del que hablé antes me hizo improvisar algunos chistes relacionados con la desgraciadamente actual peste porcina, chistes que no hicieron ninguna gracia a la representante de la Embajada mejicana. Entendí su queja, y quiero aquí decir que Mejico es un pais maravilloso, y que una vez pasada la “tormenta” de la gripe A o como quieran llamarla, es uno de los más recomendables destinos para visitar. Yo he estado varias veces por distintos motivos, y espero volver pronto.

Me despido de vosotros con la intención de escribir más regularmente, al menos durante los dos próximos meses, donde tengo la suerte de presentar varios actos más. Ya os contaré. Abrazos.