FUNDACION ORANGE Y MUS BENEFICO

Una semana después del concierto benéfico de Anidan en Taboo, tuve la oportunidad de presentar otro Concierto Benéfico, esta vez en el Café Orange de Madrid, y a beneficio de los damnificados de Haiti, que tanta ayuda necesitan. El concierto estaba organizado por la Fundación Orange e impulsado fundamentalmente por Jose Antonio Lillo y el equipo de Comunicaión Interna de Orange.

Para mí, la sorpresa de la noche fué descubrir como un ejecutivo de una compañía (Lillo, como así le llaman) es capaz de dar rienda suelta delante de sus compañeros/as a una de sus pasiones, y hacerlo bien además. Y es que uno de los grupos que actuaron gratuitamente esa noche (el pasado 25 F), era KONKOMPAS, entre los que se encontraba Lillo al cajón y el cante. Un artista que seguro va a ser más popular a partir de ahora en los pasillos de La Finca.

Además, tuvimos la oportunidad de escuchar los ritmos de Flamenco Jazz Company, Taxi y Jaula de Grillos. La recaudación de este concierto, junto a otras actividades solidarias promovidas por Orange (un mercadillo solidario y un sorteo), elevaban hasta los 40.000 euros la suma conseguida. Un buen dinero por una buena causa. Hubo una lista interminable de empresas e instituciones que colaboraron con la Fundación Orange.

Y de un concierto benéfico doy el salto a un mus benéfico (Si ya sé, todo es benéfico, pero es una maravilla que cuenten con uno para echar una mano. Y mientras me sigan llamando y yo pueda aportar un granito de arena con mi voz, seguiré acudiendo encantado…a pesar de las “críticas” de mi querida Almudena Martorell que dice “monopolizo” los actos benéficos.)

El mus, promovido por la Fundación Educación Activa (para atención de chicos con problemas escolares, etc), estuvo organizado por Luis Sartorius, a quien hay que aplaudirle por su convocatoria. Se lo curró, y así el salón del Gran Hotel Velázquez de la capital estaba a reventar de “museros” semiprofesionales. Nora de Liechtenstein y Fatima Guzmán, representaban a la Fundación. Me tocó amenizar una rifa donde se sortearon muchos y variados regalos (¡¡ a mí me tocó una cartera de Fun & Basics!!), además de ponerme al destartalado piano para ambientar el campeonato. La megafonía regu. El piano peor. Y encima había algunos jugadores a los que los acordes de mi rithn&blues les sacaban de su concentración. Hay gente rara en todos lados.