GONZALEZ BYASS: UN ANIVERSARIO DE ALTURA.

Volver a mi tierra aunque sea para trabajar es siempre un placer, y si encima me llaman para ejercer de maestro de ceremonias en el 175 Aniversario de González Byass, un verdadero honor. Y es lo que me ha pasado la semana pasada, donde tuve la oportunidad de participar en la efeméride de la centenaria bodega jerezana, que se celebró con una fiesta por todo la alto.

Casi 600 invitados entre familiares, accionistas, empleados de la firma, clientes y distribuidores (nacionales y extranjeros), invitados institucionales, colegas del sector, periodistas, …, y famosos. Muchos famosos que vinieron de la mano de Tomás Terry y Mario Niebla del Toro y que fueron la guinda a un maravilloso sarao.

Un sarao perfectamente coordinado por Beatriz Vergara y todo su equipo. Y lo resalto porque no era fácil adaptarse a tan variopintos invitados y sobre todo, coordinar las muchas cosas que pasaron esa noche, ajustándose sin demoras a unos “timings” muy concretos. Y hubo cante de la tierra (La Macanita), música clasica, bailes acrobáticos, brindis operísticos, banda de rock, d.j.,…, hasta un tango improvisado por Carmen Martínez-Bordiú que demostró que su paso por “Más Que Baile” ha dejado huella. Carmen por cierto bailó con un componente de su nueva compañía de baile. Ella es capaz de sorprendernos con esto y mucho más.

Pero lo más importante, aunque todo era importante la verdad, fué ese “festival” gastronómico que vivieron los invitados durante toda la velada, maridando distintos aperitivos y platos con las bebidas de la casa. Así, se empezó tomando el mundialmente conocido Fino Tío Pepe, a la vez que se degustaban las “Guitarras Tio Pepe” (sinfonía de langostinos y salmón). Se continuó con Vilarnau, un magnífico Cava Brut Rosé, acompañado de una cucharita de Foie y Avellana con Crumble Crujiente. Y luego Vieira con Viñas del Vero Gewürztraminer 2009, un delicioso blanco de Somontano; Perdiz en escabeche con el sorprendente Finca Constancia 2007, un gran vino de la Tierra de Castilla; Atún Bercy con Beronia Reserva 2006, el gran rioja de la casa; Presa Ibérica con Finca Moncloa 2006, un gran tinto elaborado en Arcos de la Frontera; y para finalizar Noé, el exquisito Pedro Ximénez de la casa que se midió a un helado de jerez y pasas.

Y todos los platos preparados con todo el cariño y esmero por las Escuelas de Hostelería de Jerez, Castelldefels, Barcelona, Toledo, Artxanda, Córdoba y Les Roches en Marbella. Todo un despliegue culinario el que se vió el pasado jueves en las bodegas de Gonzañlez Byass en Jerez.

Doy la enhorabuena a González Byass por la efeméride, y lo personalizo en Mauricio González-Gordon, Presidente, Pedro Rebuelta, Vicepresidente, y Jorge Grosse, Director General de la compañía; deseándoles muchos éxitos, y que pasen otros 175 años más, como mínimo, dándonos alegría al cuerpo.