CINE: “IMPAVIDO”.

Me temo que entre los Juegos Olímpicos que me tienen atrapado frente al televisor, y que en breve empezaré a dar volteretas por ahí aprovechando estas fechas, esta va a ser mi última entrada en el blog hablando de cine hasta dentro de un mes…que es más o menos cuando estrenan la segunda parte de “Los Mercenarios”, que estoy deseando verla (Stallone, Chuacheneguer, Willis, Van Damme, Li, …, todos juntos dando cates,…un espectáculo). Y la peli que vi este fin de semana también es de mamporros: “IMPAVIDO”. Una comedia española de atracos y ladrones que roban a ladrones, repleta de humor negro y rodada con ritmo, a la que no se le pueden negar toques “tarantinianos” (no falta la sangre y la “femme fatale”). El tema va de un ladrón de coches, Rai (Julián Villagrán), que se ve envuelto en líos mayores con las mafias locales por unas deudas de juego.  No está mal que el cine español se decante por este tipo de cine que retomó “No hay paz para Malvados”, que tan buenas críticas tuvo, y decida hacer más cine de acción de calidad, que seguro llegará a más público y no es tan cansino como el manido tema de la guerra civil y similares. Este largo está dirigido por Carlos Therón (“Fuga de Cerebros 2″) y protagonizada además de Villagrán por Nacho Vidal (que deja el porno de lado para interpretar un más que correcto “malo de la película”), la televisiva Marta Torné, Pepo Oliva, Manolo Solo y Pepón Nieto y Jose Luis García Pérez en papeles menores. Veo también alguna reminiscencia torrentiana en el papel del ayudante lerdo de Tena, la pareja más cómica de la peli. Decir que el título si responde a ese juego o más bien ilusión utópica que tanto gusta a mis amigos más pervertidos.

CINE: “EL IRLANDES.”

Es “The Guard” (“El irlandés”) una de las mejores películas que he visto últimamente. Esta comedia policíaca del novel John Michael McDonagh trata sobre un poco ortodoxo policía local (Brendan Gleeson) que pretende resolver un asunto de narcotráfico con la ayuda, a regañadientes, de un agente del FBI (Don Cheadle, el director del “Hotel Rwanda”). El carácter peculiar del protagonista, borrachuzo y putero (…un Torrente a la irlandesa??…), pero un sentimental (la historia paralela con su madre moribunda, Fionnula Flanagan, lo retrata), y su buena química , que no relación, con su pareja profesional,  crean del Sargento Boyle un personaje para recordar. Grande la interpretación de Gleeson (Premio al mejor actor en el pasado Festival de Valladolid y nominado a los Globos de Oro como mejor actor de comedia), un gran actor de esos que se llaman de carácter que hemos podido ver en “Troya”, “Braveheart” o la saga de “Harry Potter”. Muy bien acompañado además de los ya citados por actores como Mark Strong (visto en “Sherlock Holmes”) o Liam Cunningham, uno de los mejores actores irlandeses. Buenas dosis de humor negro en una película con aires de western (hasta la música de la pelea final parece sacada de la más clásica peli de vaqueros). Muy recomendable.

CINE: BATMAN SE DESPIDE A LO GRANDE…

…Al menos eso es lo que ha declarado Christopher Nolan (“Origen”), director y guionista de “El Caballero Oscuro: La leyenda renace” y de las dos entregas anteriores protagonizadas por el famoso superhéroe, “Batman Begins” (2005) y “El Caballero Oscuro” (2008), todas protagonizadas por Christian Bale. Atrás quedan las “arcaicas” versiones protagonizadas entre otros por George Clooney o Michael Keaton. Y si es verdad que director y protagonista no volverán a juntarse con Batman como excusa, esta última entrega reune todos los ingredientes para pasar un rato muy entretenido en el cine. Un rato largo por cierto, ya que dura casi 170 minutos. Pero quitando algún momento de nostalgia que podría haberse evitado y así reducir el metraje, no se hace larga. La acción y los buenos efectos especiales (digitales o no) están muy logrados (espectacular la toma de Gotham por los malos). En este caso la historia se sitúa ocho años después de la muerte de Harvey Dent (Aaron Eckhart, que aquí solo aparece en foto y algún flashback), periodo de tiempo en el que Bruce Wayne ha permanecido encerrado ya que se sentía culpable de la muerte del fiscal (y así le acusaban la mayoría). La presencia de un nuevo malvado escapado de la carcel, Bane (Tom Hardy, visto recientemente en “El Topo”), hace que sus incondicionales, como el comisario Gordon (Gary Oldman), le pidan su “vuelta a la actividad”. Se va a ver a un Bruce Wayne más triste, desaliñado, pero que, no le queda otra, reacciona ante lo que se avecina. Además de los ya citados, también aparecen en esta entrega los clásicos Alfred (Michael Caine) y Fox (Morgan Freeman), fieles a Wayne. Las novedades, aparte del malo Bane (que es muy, muy malo por cierto), las encontramos en Anne Hathaway (haciendo de Catwoman, que definitivamente se ha quitado la ñoñería con que la conocimos en “Princesa por Sorpresa”), Marion Cotillard y Joseph Gordon-Levitt (el policía Blake, que por momentos tiene más protagonismo que el propio Batman). Matthew Modine, Cilian Murphy y el televisivo Brett Cullen completan el cartel. Los aficionados al cine de acción, y más concretamente al de superhéroes, están de enhorabuena porque después de la última entrega de Spiderman y con esta de Batman, creo que este tipo de pelis ha alcanzado un nivel inmejorable. Y en breve tendremos nuevas entregas de la industria Marvel y de Superman.

CINE: ” LA DELICADEZA.”

Relleno mis horas baldías de verano metiéndome en salas de cine refrigeradas, con la intención de evitar los calores de la temporada, y, si de paso, veo una peli interesante mejor. Lo malo de pasar del calor al refrigerio en horas “post papeo”, es la alta posibilidad de acabar con tortícolis y babeando a lo Hommer. Dicho lo anterior, ayer vi “La Delicadeza”. Una película romántica que se mantiene firme entre ramalazos dramáticos y toques cómicos (se podía haber explotado más el lado cómico del tema…y además siendo franceses, que hacen buenas comedias), centrándose en la historia de Nathalie, que pierde al hombre de su vida y tras años refugiada en su trabajo redescubre el amor con un compañero de trabajo peculiar, por demasiado bueno.  Es fácil verse reflejado, o conocer historias cercanas, de los temas que cuentan los hermanos Foenkinos, directores de este largo. La pérdida del ser más querido, las ganas de no hacer nada, levantar el vuelo. Por otro lado, las relaciones sentimentales en el trabajo, el que dirán,…Insisto en que son situaciones cotidianas bien llevadas a la pantalla. Audrey Tautou es la ideal para el papel protagonista, ya que ella es pura delicadeza, pura fragilidad. Le da la réplica François Damiens en el papel de buenazo Markus, que nadie da crédito se haya ligado a la chica. Película agradable de ver con una banda sonora muy apropiada para cada estado de ánimo…y hay varios y de distinta intensidad.

CINE: “EL DICTADOR”.

Tengo que decir que este Sacha Baron Cohen (“Bruno”, “Borat”, “La Invención de Hugo”,…), protagonista y productor de “El Dictador”, es un cachondo mental que pretende convertirse en la referencia de los cómicos con mala leche del mundo del celuloide. Y en esta comedia “chorra” consigue sacar alguna sonrisa a base de “partos” (también llamado “gags”), en muchos casos usando el manido tema de las diferencias raciales o multiculturales. Eso sí, son más “osadas” las críticas veladas, y no tan veladas, al sistema americano que las obvias parodias de los dictadores a los que pretende representar su personaje (los dictatorzuleos siempre han dado mucho juego en la comedia). El dictador Aladeen (una mezcla entre Gadafi (uniformes vistosos, la guarda personal de mujeres,…) y Fidel (de él coge la barba…)), tiene que dejar su imaginario pais y acudir a la ONU para defenderse de “falsas” acusaciones de estar fabricando uranio enriquecido y así evitar que inspectores internacionales les visiten (les suena?). Una vez allí y debido a un “percance” pasa al anonimato. Se propone recuperar su identidad como sea y así evitar que en su nombre se firme un documento que convierta su pais en democracia. Todo lo anterior, junto con la historia de amor a lo “Príncipe de Zamunda” con una activista local (Anna Faris), toménselo a coña y se pueden imaginar esta película dirigida por Larry Charles y que al menos no se hace larga pues dura poco más de 80 minutos (no irse con los primeros créditos finales que quedan algunos “gags”). Le acompaña como su secretario fiel Ben Kingsley, y aparece como ella misma Megan Fox. Como detalle, la película esta dedicada al recientemente desaparecido Kim Jong Il…

CINE: “MIEL DE NARANJAS”.

Tengo de verdad ganas que alguna vez el cine español despegue y no sean solo excepcionales los éxitos en taquilla (toda la saga “Torrente”, “3 Metros sobre el Cielo” y su secuela,…). Pero claro, se siguen empeñando en hacer cine sobre la Guerra Civil, la post-guerra, o cualquier tema que permita a sus creadores seguir manteniendo la herida abierta. Y “Miel de Naranjas” no es una excepción, a pesar de estar producida por el nuevo Presidente de la Academia del Cine español, Enrique González Macho. Vamos, dando ejemplo. Y tengo que decir que mi principal motivación para ir a verla, y eso que he tardado, es porque la mayor parte del rodaje tuvo lugar en Jerez de la Frontera, y a uno siempre le divierte reconocer en las pelis sitios por los que ha pisado y correteado (que tampoco es el caso…by the way). La trama ocurre en Andalucía años 50, y trata de las corruptelas de la justicia militar de entonces y de sus represalias contra los que iban contra el régimen de Franco. En todo esto, el ayudante (un asustado Ibán Gárate) de un juez militar (un caricaturizado Karra Elejalde…otra de las habilidades de este tipo de cine…la caricatura….), ve de primera mano las injusticias que se cometen y decide pasarse a la clandestinidad. Aparte, tiene a su madre (Angela Molina) ingresada en un psiquiátrico y su novia (una guapísima Blanca Suárez) es la sobrina del juez. De la mezcla de todos esos ingredientes surge una peli lenta y que se salva por la buena ambientación y vestuario. Completan el reparto Eduard Fernández, el televisivo “hombre de Paco” Carlos Santos, Nora Navas o Bárbara Lennie entre otros. Prescindible.

CINE: “THE AMAZING SPIDERMAN”.

Quiero empezar mi “reseña” de hoy con un recuerdo a Ernest Borgnine, que acaba de fallecer, y sin duda ha sido uno de los grandes secundarios de oro de Hollywood. No ha dejado de trabajar hasta el final y recuerdo una de sus últimas apariciones en “RED”, como guardián de los altos secretos de la inteligencia, en una peli de acción repleta de estrellas (Bruce Willis, Morgan Freeman, John Malkovich, Helen Mirren,…)…el fué una gran estrella.

Y centrándome en mi última peli visionada, decir que “The Amazing Spiderman” responde a las expectativas de ver un gran espectáculo de acción con grandes efectos digitales. No ha pasado mucho tiempo desde la última de Spiderman (2007), la que culminaba la exitosa trilogía de Sam Raimi (casi 2000 millones de dolares recaudados entre las tres), cuando ya tenemos nueva versión de los orígenes del hombre araña, uno de los superhéroes preferidos por el público de la industria Marvel. Y se centra en el origen de la historia. Como surgió el personaje. Por ahí se podrán ver afinidades a la primera de Raimi del 2002, pues ambas se quieren ajustar al libreto original aunque aquí intenta ir un poco más allá en lo que respecta a los padres del protagonista. A Tobey Maguire le sucede un más que correcto Andrew Garfield (“La Red Social”), con menos cara de panoli en su versión Peter Parker. Le da la réplica su pareja en la vida real, Emma Stone (“Criadas y Señoras”), que cada vez se está haciendo más importante en la industria, y que demuestran en la pantalla su buena química. A los protagonistas les acompañan viejas glorias como Martin Sheen (el padre del “pasado de rosca” Charlie Sheen) y Sally Field como los tíos de Peter; grandes estrellas juveniles de otro tiempo como C. Thomas Howell (“Rebeldes”); así como Denis Leary como jefe de policía y padre de su novia o Rhys Ifans, aquí de malvado serio, aunque lo conocí en su registro cómico como el “flatmate” colgado de Hugh Grant en “Notting Hill”. A pesar de su larga duración, casi 140 minutos, la película de Mark Webb (“(500) Días Juntos”) mantiene el ritmo necesario para que no se haga pesada. Entretenida y a los amantes del arácnido seguro que les va a encantar.

Cambiando de tema os dejo una fotillo de una de mis últimas “actuaciones”…

CINE: “EL ENIGMA DEL CUERVO”.

En la antesala de los pre-estrenos de grandes superproducciones de hollywood (Spiderman y Batman vuelven a la carga, entre otros), y a pesar de que Millán Salcedo dejó caer el otro día, en la cena que le conocí, que no le había parecido nada del otro mundo, me metí ayer a ver “El Enigma del Cuervo”, un thriller ambientado (bien ambientado por cierto) en la Inglaterra de la primera mitad del siglo XIX, donde un desastroso Edgar Allan Poe (John Cusack), colabora con la policía en la búsqueda de un asesino múltiple que basa sus fechorías en las obras del escritor, además de haber secuestrado a su novia. A pesar de la contrarreloj a la que se ve sometido el protagonista para salvarla, la peli no tiene tanto ritmo como se puede esperar, a excepción de las frustrantes persecuciones. El registro de Cusack está entre la similitud gestual con Nicolas Cage y la interpretación de Robert Downey Jr (este mejor) como un borrachuzo Sherlock. Le acompañan Luke Evans, Alice Eve  y un siempre solvente Brendan Gleeson. La dirección corre a cargo de  James McTeigue, cuya “V de Vendetta” tiene cosas en común con esta (secuestrar mujeres debe ser una fijación…). Película correcta sin más.