CINE: “LA FELICIDAD NUNCA VIENE SOLA”.

Para no perder el buen ritmo de visionados que he cogido estos días me metí a ver “La felicidad nunca viene sola”, una comedia romántica dirigida por James Huth y protagonizada por la que en su momento fué una de las grandes estrellas adolescentes del pais vecino, Sophie Marceau, que en plena madurez mantiene la belleza que la elevó a los altares, y Gad Elmaleh, más conocido últimamente por ser el novio de Carlota Casiraghi. Es la historia de un flechazo entre un compositor mujeriego (Elmaleh) a lo Charlie Sheen en “Dos hombres y medio” (y de hecho se gana la vida componiendo “gingles” para anuncios), y la exmujer del jefe (Marceau), que también trabaja en la misma compañía llevando la fundación. Película de idas y venidas en su relación que funciona mejor en su lado cómico que en el romántico. Eso sí, llevando algunas situaciones cómicas al más puro “slapstick” (comedia exagerada….gags violentos), aunque esa torpeza de los protagonistas puede generar alguna sonrisa. He visto mejores comedias francesas pero esta no deja de ser entretenida. Muy buena la banda sonora.

CINE: “TED”, UN OSITO DE PELUCHE MUY CACHONDO.

Si os digo que el director, guionista, etc, y que encima le pone la voz al peluche protagonista en la versión original (en la española es Santi Millán) es Seth MacFarlane, a lo mejor os quedáis igual, como yo. Pero si os añado que este MacFarlane es el creador de la serie “Padres de Familia”, ahora si entenderéis si os digo que con “Ted” estamos ante una comedia original repleta de diálogos de humor escatológicos y soeces. Puede correr el peligro que el público la desprecie por su apariencia de comedia infantil, pero todo lo contrario, su humor adulto y la perfecta integración del osito en la historia hacen de esta una de las comedias más divertidas que he visto últimamente. La historia va del inmaduro John (Mark Walhberg, “Infiltrados”, en su versión cómica), que desde que su oso de peluche, Ted, cobró vida, este se convirtió en su mejor amigo. Incluso ahora que vive con su novia, Lori (Mila Kunis, a quien vimos en “Cisne Negro” dando su lado más oscuro), John y un “pasado” Ted siguen siendo inseparables, viendo la tele y colocándose todo el día. La situación llega a un punto que no puede seguir así (tres son multitud…). Los diálogos están repletos de referencias al cine y a las series televisivas (de su adicción a la tele…entre otras cosas), con especial relevancia a “Flash Gordon”, cuyo actor principal en la versión original, Sam J. Jones, participa de manera activa en el largo. Hay otras presencias “notables” (cameos) como la cantante Norah Jones o Tom Skerrit haciendo de ellos mismos, o Ryan Reynolds, como novio gay de un compañero de trabajo “freaki” de John. Además destaca en el reparto Giovanni Ribisi (“Salvando al soldado Ryan”, “Avatar”), en un breve pero intenso papel de psicópata. Le va mucho. Sin duda muy recomendable para pasar un buen rato y reirse…que hace falta.

CINE: “HEADHUNTERS”, BUEN CINE NEGRO NORDICO.

Después de Henning Mankell, novelista y dramaturgo sueco, la novela negra nórdica parece que se ha puesto de moda. Y si encima aparece la trilogía “Millenium” de Stieg Larsson, ya ni os cuento. Esta saga además fué llevada al cine por los suecos, e “interpretada” inmediatamente después (buen “remake”) por Hollywood (por llegar a las pantallas la segunda parte). Pues “Headhunters” es un muy buen thriller noruego, dirigido por Morten Tyldum, y basado en la novela del escritor nacido en Oslo Jo Nesbo (“Némesis”). Trata sobre un alto ejecutivo (“cazatalentos”), Roger Brown (Aksel Hennie, una especie de Steve Buscemi a la noruega), que para poder llevar el nivel de vida que lleva, “complementa” su actividad robando obras de arte. Su espectacular esposa, Diana (Synnove Macody Lund), inaugura una Galería de Arte, y allí conoce al que será su próxima “víctima”, Class Greve (Nicolaj Coster-Waldau, Jaime Lannister en Juego de Tronos). Pero las cosas cambian de repente y todo se complica cuando decide robar al hombre equivocado. Y es este giro sorprendente el que divide la película en esa primera parte donde Brown muestra toda su prepotencia y aparenta ser un Pierce Brosnan a lo Thomas Crown, y la segunda, donde se humaniza su personaje (bien entremezclados sus sentimientos personales…esa mirada a las niñas jugando desde el lugar del robo…) y tiene que conseguir sobrevivir a todo el follón que se ha montado, en parte por su culpa. En todo caso la película mantiene la tensión y está llena de “sorpresas” lo que te hace estar pegado al asiento…e incluso retorcerte con la escena del retrete (la de “Slumdog Millionaire” al lado de esta, pecata minuta). No me extrañaría que los americanos se hagan con los derechos y en breve veamos un “remake”. Muy recomendable.

 

CINE: “LOS MERCENARIOS 2″…UN HOMENAJE AL CINE DE ACCION.

Nunca he ocultado mis preferencias en esto del cine. El gran Duke (John Wayne) es mi ídolo. Me encantan las pelis “de vaqueros”, las buenas comedias,…, y por supuesto las “de acción”. Concepto muy amplio pero que ya os podéis imaginar: tiros, persecuciones, alguna rubia por medio,…, vamos que no haya mucho que pensar. Las pelis como “El Arbol de la Vida” las respeto…pero me parecen un coñazo. Hago esta pequeña introducción para que entendáis que estuviera ansioso (e incluso nervioso) por ver la segunda parte de “Los Mercenarios”, un verdadero homenaje al cine de acción más auténtico. En este sentido quiero aprovechar para recomendar un libro, “Los Brazos fuertes del Cine de Acción de los 80 y 90″, de Diego Arjona, uno de los cómicos de El Club del Chiste, a quien no conozco pero desde ahora admiro por partida doble: compartir escenario con Martina Klein y ser un fan declarado de este tipo de cine…y encima es paisano.

Pues eso, que ver juntos a Sylvester Stallone, Arnold Schwarzenegger, Bruce Willis, Jason Statham, Jet Li, Chuck Norris y Jean Claude Van Damme, entre otros, es un privilegio. Si para la tercera parte convencen a Steven Seagal eso será ya la leche. En esta oportunidad Stallone, verdadero protagonista de esta saga, lleva a sus mercenarios (ahí podemos ver otros secundarios de lujo de la acción como Terry Crews, Randy Couture, Dolph Lundgren, aquel Drago que se las hizo pasar canutas a Rocky, e incluso jóvenes promesas como Liam Hemsworth), a luchar contra el malvado Vilain (Van Damme está muy bien de malo, como su segundo, Scott Adkins) para intentar que no se apropien de un cargamento de plutonio, cuyas consecuencias podrían ser nefastas. Pero el argumento en este caso es lo de menos (el guión es de Stallone aunque esta vez deja en manos de Simon West la dirección). Lo bueno es ver a estas estrellas compartir mamporros y cachondearse de ellos mismos (“…y el próximo quien será Rambo?…”, le dice Arnold a Chuck durante el tiroteo del aeropuerto). Los diálogos están repletos de puyitas entre ellos, lo que dota a la película de un fino humor que se agradece entre tanto tiro (aunque creo que se han quedado cortos…daba para más bombazos y menos “filosofar”…).

Ah! Y hay chica, en este caso no rubia. Se trata de Nan Yu, actriz conocida en Asia, que también se dedica a dar leches a diestro y siniestro y que tiene tiempo de sacar los colores a Sylvester. Por cierto, si tienen pensado rodar una tercera entrega, ¡ojalá¡, que se den prisa porque el estiramiento facial de Sly no se si va a aguantar mucho tiempo…

CINE: BOURNE Y BRAVE.

Nervioso ante el estreno hoy de la segunda parte de “Los Mercenarios”, sigo aprovechando mis horas de calor intenso para recuperar el tiempo perdido. Y lo fresquito que se está en las salas de cine…Hice doblete el Miércoles: acción y animación en el mismo día. La peli de acción es “El Legado de Bourne”, un efecto colateral (podría ser lo que los yanquis llaman un “spin off”…aunque no recuerdo la presencia del personaje de “El Legado…”) de la exitosa saga protagonizada por Matt Damon, que esta vez aparece mencionado y en fotos para que la vinculación sea evidente (además la vinculación se refuerza con la presencia de personajes que ya aparecieron en sus películas). En este caso, el agente Aaron Cross (un Jeremy Renner, que después de su presencia en la oscarizada “En tierra hostil”, él nominado, no para…”The Town”, “Los Vengadores”,…), se ve perseguido por todo el mundo ya que el gobierno ha decidido “prescindir” de todos los agentes del programa OUTCOM al que pertenece (no es nuevo esto en el cine de que el gobierno quiera quitarse de en medio a los suyos, provocando el rechazo del público a la parte gubernamental y situándose del lado de los indefensos perseguidos). En su huida constante (la peli entraría en el mismo género que “El Fugitivo” y similares) se cruza con la doctora Shearing (la oscarizada por “El Jardinero Fiel” Rachel Weisz). Ambos harán todo lo posible para no ser eliminados. A pesar de tener el referente de la saga de Damon, y lo que eso puede significar a la hora de poder destacar, esta peli dirigida por Tony Gilroy consigue mantener la tensión en sus más de 130 minutos, con una electrizante persecución por las calles de Manila, de las que te deja pegado a la butaca. Un buen elenco de secundarios completan el “cast”: Edward Norton, Stacey Keach (el detective televisivo Mike Hammer), Joan Allen, Albert Finney, David Strathairn o Scott Glenn, muchos de ellos interprentando el papel que hacían con Damon. Supongo que veremos secuela.

Y después de tiros y carreras desenfrenadas, para desengrasar, me metí a ver “Brave”, una divertida película de animación de Pixar/Walt Disney (“WALL-E”, “Up”, “Ratatouille”, “Toy Story”, “Cars”, “Monsters, Inc”,…). La animación ha encontrado desde hace unos años su hueco en el “gran cine” (refrendada por la candidatura a los Oscars a Mejor Película de “Up”), gracias a Pixar y Dreamworks entre otras compañías (un guiño a la española “Planet 51″). Son pelis que, sin perder su toque “infantil”, van dirigidas a todos los públicos y de todas las edades. En este caso cuenta la historia de la princesa escocesa Mérida, a la que, en contra de su voluntad, su madre, la reina Elinor, somete a un “casting” de pretendientes pertenecientes a los otros clanes de la zona. Su cabreo le hace recurrir a una bruja lo que provoca unas imprevisibles consecuencias que ella misma tendrá que solucionar. Hacía tiempo que no oía tantas carcajadas en la sala, si bien es verdad que hay mucho humor “fácil” de ese que gusta a los más pequeños, que ya sabemos no se cortan a la hora de “expresarse”…lo que se agradece. Bonita historia, muy recomendable, incluso para los amantes de los osos…

CINE: “PROMETHEUS”.

Después de varios días “desconectado” de las salas de cine (mis días en el sur…de España y de Italia…me incitaban a hacer otras actividades…válidas también), vuelvo a la carga y con ganas de recuperar los estrenos pasados, y los que vienen. La primera peli que veo en este nuevo curso ha sido “Prometheus”, de Ridley Scott. Reconozco que no soy un gran fan de la ciencia ficción, pero la presencia de Scott, creador de las míticas “Blade Runner” y “Alien: el octavo pasajero”, y toda la parafernalia que ha acompañado este estreno me animó a ir a verla. Esta precuela (hechos que ocurren “antes de”) de la citada “Alien” trata de unos científicos que descubren un enigma que les puede conducir al origen de la humanidad. Se embarcan en una expedición galáctica a los confines del universo en búsqueda de respuestas. Sin duda está vinculada a la saga de los “Aliens”, pero se puede ver por si misma sin necesidad de ver las otras para entenderla. Eso si, hay muchos paralelismos, como la protagonista femenina: en este caso la Dra. Shaw “sustituye” a la teniente Ripley. Noomi Rapace (la hemos visto en la saga “Millenium” original, la sueca) es más endeble que la gran Sigourney Weaver, aunque saca fuerzas de no se sabe donde para luchar contra los imprevistos. La película tiene una impecable producción, buenos efectos especiales, y una más que correcta ambientación de los escenarios extraterrestres (y los terrestres del inicio…). A la protagonista le acompaña el actor de moda, Michael Fassbender (“Shame”, “Malditos Bastardos”, “Centurión”,…) haciendo de un androide con más mala leche de la que aparenta su cara angelical cuasiclonada de Peter O´toole y su Lawrence de Arabia. Charlize Theron sigue sin parar… e igual de guapa. Me sorprende la elección de Guy Pierce para hacer del viejo mecenas que patrocina la expedición con fines más egoistas que otra cosa. Con lo que se han gastado en maquillaje contratas a uno de los veteranos de Hollywood tipo Christopher Plummer y te sale más rentable. Y es que ni se le reconoce, además de ser un papel menor. Por lo tanto, una película entretenida y con buen ritmo. La nota luctuosa es que el Lunes 20 de Agosto, cuando la ví, saltó la noticia de la muerte de Tony Scott (“Top Gun”), realizador hermano de Ridley y cofundador de Scott Free Productions, productora de “Prometheus”.