CINE: “MATALOS SUAVEMENTE”.

“Mátalos Suavemente” (“Killing them softly”), es un “thriller” o peli de polis y cacos ( aunque aquí sería más bien de cacos y cacos…o cacos contra cacos), con la acción justita y “suave” (tan suave y original como el asesinato a cámara lenta) donde predominan los intensos diálogos, que es donde encuentro lo más interesante de este “film”: diálogos salpicados de ironía y humor negro muy acertados (abundan las conversaciones en el interior de los coches). La historia, basada en una novela de George V. Higgings, trata sobre el hampa local que encarga a un asesino a sueldo que pille a los chorizos (con pinta de “pringaos”) que han tenido la osadía de robarles. La trama está aderezada con constantes imágenes de la actualidad USA (mensajes de Obama,..), que pretende contextualizar lo que ocurre en un ambiente de crisis. Vamos, que tiene su mensajito. Está rodada en New Orleans, donde los efectos del “Kattrina” han dejado zonas idóneas para el rodaje de suburbios y pelis de este tipo (aunque aquí la ciudad no tiene ningún protagonismo). El buen elenco lo encabeza un siempre correcto Brad Pitt en el papel de asesino a sueldo. Muchas caras conocidas le acompañan como James Gandolfini (¨Los Soprano”), genial como borrachín, el veterano secundario Richard Jenkins, el adecuado para estas pelis Ray Liotta (“Uno de los nuestros”), o Sam Shepard (“The Notebook”), aquí con un papel menor. El director es Andrew Dominik, que ya dirigió a Pitt en “El Asesinato de Jesse James por el cobarde Robert Ford”. Interesante.

CINE: LE PRÉNOM (EL NOMBRE).

“Le Prénom” (“El Nombre”), triunfó en el teatro y de igual manera lo ha hecho en el pais vecino en su adaptación cinematográfica, en ambos casos de la mano de Matthieu Delaporte y Alexandre de la Patellière. Su origen teatral hace que la trama ocurra en casi un escenario único (el cine permite algunas licencias, como en este caso las divertidas y dinámicas introducciones de los personajes), y se centre fundamentalmente en los diálogos entre los cinco protagonistas. Hemos visto recientemente adaptaciones del estilo con “Un dios salvaje” de Polanski o hace más tiempo “La cena de los idiotas”. Sin duda, la que nos ocupa ahora es una muy divertida comedia que parte de una situación tan simple, la decisión del nombre que van a poner a su futuro hijo, que cuesta imaginar las consecuencias que esa decisión va a tener en forma de reproches, puyazos, secretos inimaginables, etc, etc, etc. Un cruce de diálogos geniales con humor a raudales y no exento de momentos dramáticos para compensar. El elenco, que casi en su totalidad es el mismo que interpretó la obra en el teatro, lo encabeza el polifacético Patrick Bruel, acompañado por Charles Berling (el único que no estuvo en la versión teatral), Judith El Zein, Valérie Benguigui y Guillaume de Tonquedec, una especie de Tim Robbins galo. Originales los créditos del principio (solo pone los nombres) y del final. Muy recomendable.

 

CINE: “DESAFIO TOTAL”.

Está claro que estamos en época de “remakes”, secuelas, precuelas, “spin offs”,…, vamos que parece que a los cineastas les está costando ser originales. “Total Recall” (“Desafío Total”), es un remake de la peli que hizo Paul Verhoeven en los 90 con Arnold Schwarzenegger y Sharon Stone. En este caso la dirige Len Wiseman (“La Jungla 4.0″) y la protagonizan Colin Farrel (“Alejandro Magno”, “Corrupción en Miami”,…) y las guapísimas Jessica Biel (“Next”, “El Ilusionista”,…) y Kate Beckinsale, pareja del director en la vida real y con quien coincidió en la saga “Underworld”. Farrell interpreta a un obrero que vive en La Colonia (el equivalente a Australia) y que se pega un homenaje implantándose en el cerebro sueños para vivir otras experiencias. Entonces empiezan a mezclarse los sueños con la realidad y a ese cristo de saber quien es quien, porque casi nadie es quien parece ser, se suma un intento de invasión por parte de los malos, liderados por Cohaagen (Bryan Cranston, “Pequeña Miss Sunshine”,…) que vienen del equivalente a Europa, contra quienes tendrá que luchar Farrell con la ayuda de Biel y los rebeldes, en este caso liderados por Matías (Bill Nighy, “Love Actually”,…). En las casi dos horas de peli no falta la acción (brillantes y futuristas persecuciones que en algunos casos se hacen interminables). Los buenos efectos especiales y la buena recreación de las ciudades ayudan. Curioso el medio de transporte entre las dos zonas habitadas de la tierra mencionadas…una especie de metro que une Australia y Europa en 16 minutos…pues eso, ciencia ficción.

CINE: “DREDD”.

Aunque soy un declarado y confeso seguidor del cine de acción, ayer debí tener un mal día porque “Dredd”, la nueva adaptación al cine del director Pete Travis (“En el punto de mira”) de los cómics “Juez Dredd”, que ya fueron llevados al cine en los 90 con Sylvester Stallone como protagonista (y en su momento fué un fracaso…raro en Sly), me pareció un petardo. Y no me quejo de que no haya tiros, que los hay (y algunos a cámara lenta, cuyos destrozos se muestran muy explícitos…para los amantes de la masa encefálica y demás partes del cuerpo fuera de su sitio), ni tampoco de que la recreación de la megaciudad corrupta del futuro no esté bien hecha, que lo está. Simplemente me pareció muy plana. El protagonista es un juez de Mega City I, Dredd (Karl Urban, el malo de “RED”), que acompañado de una aspirante a juez novata, Anderson (Olivia Thirby, “Juno”), acuden a uno de los megaedificios a investigar unos asesinatos y allí se quedan encerrados a expensas de la cicatrizada líder de los malos, Ma-Ma (Lina Headey, “Juego de Tronos”, “300″,…), que controla la torre. El grueso de la peli transcurre en dicho edificio evitando ser capturados por los malos. Y ya está. Vamos que quitando los tiroteos ahí no pasa mucho más. Se le podía haber sacado punta en forma de humor negro al inexpresivo juez. Pero cómo no va a ser inexpresivo si no se le ve el careto en toda la peli!! Vamos que en vez de Karl Urban pones a Santiago Segura y daba igual…apretando el uniforme. En definitiva, si te esperas al dvd no te pierdes nada. Pero no dejes de ir al cine, que siempre hay cosas que ver.

CINE: “SHANGHAI”.

Con el temor de que no “pillara” una, ante la puntualización de la taquillera de que la versión original de la peli abarcaba el mandarín, el japonés y el alemán, aparte del inglés, ayer entré a ver “Shanghai”, un buen thriller de corte clásico (yo la hubiera producido en blanco y negro), que transcurre en esa ciudad en 1941, una época convulsa en todo el mundo. En la película del sueco Mikael Hafstrom, un agente secreto norteamericano, Paul Soames (John Cusack, “Con Air”, “La delgada línea roja”,…), que se hace pasar por periodista del Shanghai Herald, acude a la por entonces cosmopolita ciudad china, a intentar resolver la muerte de su compañero y amigo Conner (Jeffrey Dean Morgan). Apoyado, o no, por el cónsul americano (David Morse, “La Roca”, ” La Milla Verde”,…), sus pesquisas le llevan pronto a verse en medio de la mafia china, la resistencia al poder nipón, la represión de los japos o los ambientes más elitistas de la ciudad (Embajadas, buenos restaurantes,…). Hay espacio para el romance con la mujer del líder mafioso chino (él, Chow Yun-Fat, “El Asesino”,…; ella, Gong Li, “Memorias de una Geisha”,…). La buena ambientación de la película  y una buena recreación de los espacios (edificios, casinos, bajos fondos, etc) ayudan a dotar de tensión a las intrigas, traiciones y demás escarceos de la película. El reparto internacional lo completan el gran Ken Watanabe (memorable en “El último Samurai”) como el jefe de la policía japonesa, la alemana Franka Potente como la mujer del cónsul alemán, y Rinko Kikuchi, nominada por su papel en “Babel” y que aquí hace una breve pero intensa interpretación de una yonqui. Como dato que puede escapar a los que no se empollan los títulos de crédito, en la banda sonora interviene el gran pianista chino Lang Lang.

 

CINE: “EL AMIGO DE MI HERMANA”.

 

Remato la semana con esta peli típica de cine independiente. Cine donde no intervienen los grandes estudios por lo que por lo general suelen ser películas de bajo presupuesto, más intimistas, más centradas en los personajes, etc. Y es lo que ocurre en “El amigo de mi hermana”, dirigida por Lynn Shelton y presentada en los más importantes festivales de cine “indie”, Sundance, Toronto y Tribeca. Cuenta la historia de Jack (Mark Duplass, “!Por fin solos!”), desorientado desde la muerte de su hermano hace un año, quien acepta la invitación de su mejor amiga y ex de su hermano, Iris (Emily Blunt, de moda en Hollywood, de hecho hoy se estrena otra peli suya “Eternamente comprometidos” y que hace poco vimos en “La pesca de salmón en Yemen”), para que se vaya solo a su casa familiar en un tranquilo paraje y así pueda pensar y desconectar (palabrita muy de moda…). Jack se encuentra que la hermana de Iris, Hannah (Rosemarie Dewitt, “La boda de Rachel”), ha decidido retirarse también al mismo lugar. El fortuito encuentro, sus consecuencias, y la inesperada visita de Iris, crean esta comedia (humor, pero a partir de situaciones dramáticas), muy basada en los diálogos bis a bis o a tres bandas, diálogos ocurrentes y llenos de pinceladas de humor negro. Conversaciones sobre la amistad, paternidad, sexualidad, sentimientos ocultos,…En definitiva, una película interesante.

 

 

CINE: “LAS AVENTURAS DE TADEO JONES”.

Me congratula escribir de este largo de animación española sabiendo ya que ha triunfado plenamente en la taquilla española, en su primer fin de semana, y que posiblemente también lo haga más allá de nuestras fronteras, pues se ha vendido en muchos paises, incluyendo no se cuantas cientos de copias en China. Que como los chinos se pongan a verla…El éxito del cine de animación, sobre todo el que viene de la mano de Pixar y Dreamworks, entre otras grandes de la industria, tiene su ejemplo en nuestro pais, ejemplo que ya vimos en “Planet 51″ y que ahora podemos ver en las pantallas españolas con “Las Aventuras de Tadeo Jones”.

Película de animación dirigida a la familia, aunque en este caso reconozco su carácter más infantil que otras pelis de animación que entremezclan mensajes para más adultos. Dicho esto me parece una entretenida y dinámica película, en la que esta versión animada de Indiana Jones, Tadeo Jones (la voz en la versión española la pone Oscar Barberán, Woody en “Toy Story”), un atolondrado obrero de la construcción aficionado a la arqueología desde que era niño, por circunstancias del destino, se ve en Perú en búsqueda de la ciudad de Paititi y la leyenda del Indio de Oro. En esta aventura le acompañan, o él acompaña, Sara, la guapa hija de un profesor (la voz de Michelle Jenner), su perro Jeff, el ayudante de la hija, Freddie, vendedor ambulante con más cara que espalda (con la voz de José Mota) y un loro mudo, Belzoni, posiblemente el más cachondo del elenco. La búsqueda no es fácil porque también están los malos de Odysseus, con intereses más crematísticos que culturales. La película está dirigida por Enrique Gato, quien creó los dos cortos premiados con sendos Goyas, “Tadeo Jones” y “Tadeo Jones y el sótano maldito”, origen de este largo, que también viene en versión 3D. Que Telecinco e Intereconomía (curioso binomio…) formen parte de la producción está ayudando sin duda a su promoción. En definitiva, muy recomendable, a pesar de que te puedas encontrar rodeado de miles de niños comiendo palomitas y hablando en alto mientras vierten sus refrescos por el suelo…

Un comentario. El doblaje de personajes de animación por actores famosos con voces muy características (el caso del loro por José Mota, o el reciente de “Ted” y Santi Millán…) en mi opinión es un error, pues el subconsciente te lleva a ponerle “cara” al sujeto en cuestión y desvirtuártelo. Y lo digo pensando que Mota es uno de los grandes cómicos del momento y que Santi Millán es muy buen actor. Una cosa no quita la otra. Ahí lo dejo.

 

 

CINE:…POR LLAMARLO DE ALGUNA MANERA…

Y es que al protagonista de divertidas comedias como “Mr Deeds”, “Little Nicky” o “Click”, Adam Sandler, subido al altar de los grandes cómicos de Hollywwod, parece que se le está acabando el repertorio y el buen gusto (o el humor de verdad), y en “Desmadre de Padre” muestra una versión de lo más chabacana de su humor. Porque humor hay (la primera parte de la despedida de soltero de su hijo, la stripper gorda…) y algún gag merece la pena (faltaría menos!!!), pero creo que se excede en el humor soez y asqueroso (y yo me escandalizo por pocas cosas…). La historia además parte de un hecho con poco gusto, la relación entre un alumno y su profesora que lleva a esta (preñada) a la cárcel por abuso de un menor. Años después, el alumno es ahora un personaje de éxito en declive (Sandler), que va a ir a la cárcel si no paga al fisco. Su solución es presentarse en la boda de su hijo, hijo que renegó de él (Andy Samberg, ¿el futuro Sandler?), y que ahora es un ejecutivo de éxito. A partir de ahí se mezclan malentendidos, intereses de la telebasura, pintorescos amigos de la infancia (Vanilla Ice haciendo de si mismo), familiares grotescos (el hermano de la novia es de coña), etc. Ni la presencia de grandes como Susan Sarandon o James Caan, como un cura macarra, salvan el asunto.

Como no merece la pena extenderme prefiero dedicar un recuerdo a uno de esos actores secundarios de carácter, Michael Clarke Duncan, que ha muerto con sólo 54 años, a consecuencia de complicaciones de un infarto que tuvo hace unos meses. Esta “mala bestia”, con un físico que asustaba, fué nominado a un Oscar por mejor actor de reparto por “La Milla Verde”, una de las mejores películas carcelarias. Además pudimos verlo en “El Rey Escorpión”, “Sin City” o “Armageddon”. Os dejo una imagen suya al lado de Tom Hanks.