CINE: “LOOPER”.

“LOOPER” dirigida por Rian Johnson (“Los estafadores”), es un original thriller de acción con tintes violentos. La originalidad viene porque está enmarcada en unos viajes en el tiempo (que ya casi se puede considerar subgénero, “Terminator”, “Regreso al futuro”, “Midnight in Paris”,…), y donde la ciencia ficción entra en juego también (los poderes telekinésicos de alguno de los protagonistas). En el año 2044 en Kansas, los “looper” son unos asesinos a sueldo a quienes sus víctimas les son enviadas desde el futuro junto al pago correspondiente. El tema se lía cuando Joe (Joseph Gordon-Levitt, “El Caballero Oscuro”, “Origen”) no cumple con su compromiso de “cerrar el bucle”, que supone matar a su propio yo (Bruce Willis), por lo que ambos coinciden en el tiempo perseguidos por los malos, liderados por Abe (Jeff Daniels,   “Buenas Noches, Buena Suerte”, “Speed”) y persiguiéndose entre ellos. El peligro de una peli que se basa en dar tumbos en el tiempo es que el espectador se puede hacer un lío. Aquí los saltos temporales están bien planteados y explicados (la voz en off a veces es muy práctica para los que somos más lentos…). Tiene buen ritmo y en la peli hay hueco para los sentimientos…o la falta de los mismos. En la parte de acción tiene tintes de western del futuro. Completan el plantel Emily Blunt (“La pesca del salmón en Yemen”), Paul Dano (ahora también en carteleras con “Ruby Sparks”) y la guapa Piper Perabo (“El Bar Coyote”).

CINE: “ARGO”.

Escribía hace poco que una película basada en hechos reales podía quitarle un poquito de emoción al tema, porque ya se sabe lo que va a pasar. Un comentario bastante chorra por mi parte si nos fijamos en la cantidad de buenas películas que se han inspirado en hechos reales, más o menos sonados. “ARGO” es sin duda una película para llevarme la contraria, porque es de lo mejorcito que he visto últimamente. Y si bien es verdad que está basada en los hechos que rodearon al asalto que a la Embajada de EEUU en Teherán hicieron los integristas iraníes en 1979 para reclamar que les devolvieran al Sha para ajusticiarlo, hecho históricamente muy notorio, la historia del rescate planeado entre la CIA, Hollywood y el Gobierno canadiense de seis funcionarios norteamericanos que se refugiaron en la Embajada de Canadá, sí es menos conocido. Y esto es así porque fue clasificado y no vió la luz hasta muchos años después. La tensión inicial del asalto y final del rescate, engloban un maravilloso thriller de acción, salpimentado con grandes dosis de humor, sobre todo en la involucración de los personajes que representan la industria del cine (los grandes actores John Goodman y Alan Arkin). Porque sí, la excusa que se inventa el experto en rescates Tony Mendez (Ben Affleck) es que van a rodar una película en Irán. Affleck es además el director y productor (junto a George Clooney entre otros) de este largo de dos horas. Se está asentando como un buen director/actor en la meca del cine (“Adiós pequeña Adiós” y “The Town”). La película muestra además la crudeza e intransigencia del integrismo islámico. Una buena recreación del lugar de los hechos y buenas interpretaciones de todo el plantel redondean insisto esta muy buena peli. Destacaría además de los citados, a Bryan Cranston (no para ultimamente, “Total Recall”) como jefe de Affleck, Victor Garber (el capitán del “Titanic”) como embajador canadiense o Kyle Chandler (el poli de “Super 8″) como el Jefe de Gabinete. No perderse los créditos finales donde se pueden ver a los protagonistas reales de la historia.

VIDEOTALENTOS (FOTOS).

Os paso algunas fotos de la Primera Edición de VIDEOTALENTOS, convocatoria organizada por la Fundación Banco Santander y Openbank, donde ejercí de maestro de ceremonias el pasado 1 de Octubre en la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas de España, en Madrid. Una brillante iniciativa dirigida a los jóvenes estudiantes iberoamericanos con el objetivo de valorar y premiar su creatividad.

Atento a las palabras del Presidente de la Academia del Cine, Enrique González Macho.

 

 

CINE: “LO IMPOSIBLE” Y “FRANKENWEENIE”.

Por fin pude acercarme a ver el gran éxito del momento en la gran pantalla, “Lo Imposible”, del español Juan Antonio Bayona (su segundo largo tras “El Internado”). Para empezar, me alegro que una película española triunfe en taquilla (junto con “Tadeo Jones”, otro producto nacional, encabezan las recaudaciones de los últimos días, semanas en el caso de la película animada. Mediaset está acertando en cuanto a producciones fílmicas se trata ), confirmando que si se hace buen cine, sin tener que recurrir a la guerra civil y lo que le rodea, se puede llegar al espectador y levantar el alicaido cine patrio. Es esta una buena película del genero de catástrofes, y es justamente el origen de la misma, la gran ola asesina que provocó miles de muertes en las navidades de 2004, la parte más espectacular del largo. La angustia de estar sumergido en el agua traspasa la pantalla. La historia está basada en el caso real y concreto de una familia española que allí celebraba las fiestas y que se encontró con el desaguisado, lo que produjo que se separaran con la incertidumbre de saber que le ha pasado al otro. Es el hecho de basarse en un hecho real lo que le quita un poquito de tensión al asunto, ya que todos sabemos lo que pasa al final. Esto no quita para que se vivan momentos emocionantes que provocan el lagrimeo general en  las salas de cine. A pesar de los 30 millones de euros de presupuesto, hay momentos que noto falta de recursos/extras (en el paseo de la madre herida y el hijo mayor post movida, parece que son los últimos supervivientes de la tierra). Buenas interpretaciones a cargo de dos grandes del cine actual, Naomi Watts (la veremos haciendo de Lady Di en breve) y Ewan McGregor (“La pesca del salmón en Yemen”, Premio Donostia en el último Festival de San Sebastián) en el papel del matrimonio protagonista. Aunque para mí se lleva la palma el hijo mayor, Lucas, interpretado por Tom Holland. Tienen unos pequeños papeles Marta Etura y Geraldine Chaplin. La música de Fernando Velázquez acompaña adecuadamente la tensión de la película.

Acompañado por mi hermano Damián, mi cuñado Alvaro y mis sobrinas Micaela y Maraya, nos metimos en los Proyecciones a ver la última peli animada de Tim Burton (“Pesadilla antes de Navidad”), “Frankenweenie”. Un producto muy Burton (basado en un corto bajo el mismo título que rodó en el año 1984), con unos personajes casi góticos (esas ojeras características), pero que componen una deliciosa película en la que un chaval pierde a su perro y se las arregla para devolverle a la vida por medio de experimentos científicos. Este experimento traerá consecuencias entre su comunidad. Una interesante película infantil, pero que el ambiente oscuro burtoniano puede convertir en pesadilla para los más pequeños.

CENA SOLIDARIA DE LA FSDM (fotos).

Os dejo un par de instantáneas de la Cena Solidaria de la Fundación Síndrome Down de Madrid del pasado 26 de Septiembre en su nuevo centro de Tres Olivos. Como siempre fué una noche mágica donde los chicos y chicas de la fundación volvieron a demostrar que son GENTE EXTRAORDINARIA (maravilloso nombre además para su programa de los sábados en Gestiona Radio a las 9 de la mañana).

Y para que veáis que en estas presentaciones se hace “ejercicio”…

!!!Deseando volver a verles!!!!

CINE: “SALVAJES”.

Veo con cierto retraso la última película del polémico Oliver Stone (más polémico por las gilipolleces que suele decir cuando no está dirigiendo que por sus películas, algunas interesantes como “Platoon” (1986)). En “Salvajes” trata el desgraciadamente actual tema del narcotráfico, por lo que la presencia de drogas, sexo y violencia vuelven a la escena de una peli de Stone (“Asesinos Natos” por ejemplo). En este caso, un par de amigos, Chon (Taylor Kitsch, “John Carter”) y Ben (Aaron Taylor-Johnson, “Kick-Ass”), que viven junto a la guapa O, de Ofelia (Blake Lively, “The Town”) en una especie de trío consentido, han creado un imperio en el sur de California alrededor de la “maría” más pura. El negocio pronto llama la atención del cartel de la droga mejicano liderado por la Reina Elena (Salma Hayek, “Frida”), que recurre a cualquier método para apoderase del mismo, casi siempre a través de su sicario más perverso, Lado (Benicio del Toro, “Traffic”, que sin duda acaba cayéndote mal). En un papel menor aparece un siempre genial John Travolta, como policía de la DEA corrupto hasta las cejas. En las más de dos horas se plantea con dinamismo (hay algunas ralentizaciones…con tanto colocón no me extraña) el mundo de la droga, la violencia que vemos casi a diario en las noticias, y hay hueco para otras disquisiciones como las relaciones paterno-filiales en el caso de Hayek y su hija, y el desprecio que tiene ese mundo corrupto a cualquiera que muestre un poco de sensibilidad. No hay hueco para los débiles. En definitiva, aquí todos son malos de pelotas. En la película se plantean quien es más salvaje de todos. La conclusión es que todos, a su manera, son salvajes.

CINE: “EL FRAUDE”.

Reconozco mi admiración, cinematográfica, por Richard Gere desde que empezó a despuntar en los 80 con pelis como “American Gigolo”, la inolvidable “Oficial y Caballero”, “Cotton Club”, y, a principios de los 90, la mítica “Pretty Woman” (entonces me gustó más Julia Roberts…por razones obvias). Se me vino un poco el mito abajo cuando una noche le conocí en JOY Eslava y me dí cuenta que casi no pasaba del 1,70…entonces entendí porqué mi frustrada carrera actoral no tuvo ni tendría mucho futuro. Dicho esto, es un placer ver, pasados los 60 palos, que mantiene su “charm” y mirada seductora en “El Fraude”, el estreno como director de Nicholas Jarecki. Esta vez hace de un destacado miembro del empresariado neoyorquino, Robert Miller, que bajo su apariencia de triunfador en los negocios y cabeza de una familia respetable, esconde graves problemas económicos y poca fidelidad a la institución del matrimonio. Un accidente inoportuno pondrá en peligro toda esa fachada de éxito. Y no cuento más porque Damián mi hermano me acusaría de destripar el argumento de este largo…cosa que no he hecho nunca (aprovecho, eso si, para dejar caer a las distribuidoras que hay “trailers” que con solo verlos ya “has visto la peli”…). Volviendo a la peli, que hoy me noto muy disperso, tengo que decir que no esta mal, entretiene, aunque creo no profundiza demasiado ni en lo “empresarial” (crisis financiera, la falsedad en los negocios,…) ni en lo “sentimental” (infidelidad, valores familiares,…), pilares de este largo. Acompañan a Gere, Susan Sarandon como su abnegada mujer (o no tan abnegada…), Tim Roth, que exagera un poco su papel de detective pasota y “antiricos”, Brit Marling como la hija y empleada de Gere y Nate Parker en el papel de chivo expiatorio. El toque exótico lo pone Laetitia Casta, con más curvas que nunca…

CINE: WOODY Y “BLANCANIEVES”.

Woody Allen sigue con su prolífica labor (sale a casi una peli por año desde que empezó) y con su recorrido por ciudades de Europa ( “Match Point” la rodó en Londres, “Vicky Cristina Barcelona” en la Ciudad Condal y “Midnight in Paris”, oscarizada con el mejor guión original, en la capital francesa). En este caso con “A Roma con Amor” rinde su particular homenaje a la Ciudad Eterna. No va a defraudar a los seguidores de Allen porque en las cuatro historias que componen este largo hay ingredientes típicos de su humor y personajes que muy bien pudieran ser él (Woody Allen aparece más Woody que nunca en una de las historias como padre hipocondríaco). Las historias, que se van alternando durante las casi dos horas (no son historias cruzadas, cada una es distinta a la otra), van desde la turista americana (Alison Pil) que conoce a un abogado local defensor de los más pobres (Flavio Parenti) con padre funerario y cantor ocasional, se enamoran y hacen que las dos familias se conozcan (Allen y Judy Davis como los padres de ella); los jóvenes que van de luna de miel a Roma y por distintos malentendidos él (Alessandro Tiberi) acaba con una prostituta (Penélope Cruz) que se hace pasar por su mujer (Alessandra Mastronardi), que a su vez acaba siendo acosada por un famoso actor italiano (Antonio Albanese) (en esta historia hace una aparición Ornella Mutti); el arquitecto famoso (Alec Baldwin) que está de vacaciones y se cruza con un arquitecto joven (Jesse Eisenberg, muy Woody en su papel…pensándolo bien, su papel en “La Red Social” también era muy “alleniana”), que le introduce en su casa y en sus líos con su joven novia (Greta Gerwig) y la mejor amiga de esta (Ellen Page); y por último el italiano medio (Roberto Benigni) que de la noche a la mañana se convierte en famoso. Es esta última historia la que tiene más mensaje, la fama efímera, y menos sentido. Pero en definitiva, se pasa un buen rato como viendo cuatro pelis en una.

Aunque quiera evitarlo, a “Blancanieves” se la va a asociar con “The Artist” por aquello de ser una película muda (con cartelitos con las frases más relevantes) y en blanco y negro. Y no pasará nada si esa “asociación” (las comparaciones son odiosas…) no desmerece esta buena película de Pablo Berger, que acaba de ser nominada candidata a los Oscars por España (aunque si saliera entre las finalistas tendrá enfrente otra francesa, “Intocable”, que me temo tiene todas las papeletas), además de llevarse algunos premios en el pasado Festival de Cine de San Sebastián. Esta original adaptación del cuento de los Hermanos Grimm, traslada la acción al mundo taurino (eso puede ser un lastre para su éxito internacional…que hay mucho antitaurino por ahí suelto), donde una chiquilla es abandonada tras la muerte en el parto de su madre, sin que lo sepa su padre, un torero de éxito, a quien ha embaucado su enfermera. La chiquilla triunfa como torera de la mano de un espectáculo de enanos (como el Bombero Torero) donde vuelve a cruzarse en su camino la malvada madrastra (una divertida Maribel Verdú a pesar de ser más mala que la quina). El reparto lo encabezan unas guapísimas Macarena García como Blancanienes adulta y Sofía Oria como Blancanieves niña. Están también Daniel Giménez Cacho, Angela Molina, Pere Ponce y Jose María Pou. La banda sonora, fundamental en una peli muda, por momentos muy flamenca, no desmerece esta buena película.