CINE: “GOLPE DE EFECTO”.

Después de “Gran Torino”, Clint Eastwood anunció (no se si él mismo o fueron otros) que dejaba la actuación para dedicarse enteramente a la dirección. Nos congratulamos en saber que aquello no era cierto, y así podemos volver a verle en la gran pantalla en “Golpe de Efecto”, ejerciendo ese mismo registro que ya hizo en “Gran Torino” de viejo cascarrabias peleado con todo el mundo. Es esta una película con el béisbol como telón de fondo, aunque lo que predomina es la complicada relación padre/hija. Un drama con toques de humor maravillosos y con hueco para lo romántico. La mezcla de todo hace que sea una película muy fácil de ver, aunque sin profundizar en ninguno de sus aspectos: no es un dramón, ni tampoco una comedia…ni tampoco una película romántica. Cuenta la historia de Gus Lobel (Eastwood), uno de los grandes ojeadores de béisbol del pais, que tiene que enfrentarse a los achaques de su edad, como la pérdida de visión, lo que puede hacerle peligrar su trabajo. Su hija Mickey (Amy Adams, “La Duda”, “Sunshine Cleaning”, “The Fighter”,…), una brillante abogada con la que no tiene una relación digamos ideal, pondrá en peligro su futuro en el bufete donde trabaja por preocuparse por su padre a pesar de las reticencias de este. Además podremos ver temas de celos profesionales, las nuevas tecnologías versus la experiencia, la amistad por encima de todo, la pena por los seres queridos que ya no están,…A la pareja protagonista acompañan grandes veteranos como el entrañable John Goodman (un actor que siempre da buen rollo), Robert Patrick (el malo que se deshacía en mercurio en “Terminator 2″), Ed Lauter (secundario de lujo en cine y TV) o Bob Gunton (a quien hemos visto hace poco en “Argo”). Completan el plantel un efectivo Justin Timberlake y Matthew Lillard (el Shaggy de “Scooby Doo”). La dirección corre a cargo del novel Robert Lorenz, que siempre ha estado a la sombra de Clint. Siempre es recomendable ir a ver al gran Clint Eastwood al cine.

CINE: “LA PARTE DE LOS ÁNGELES”.

Mis años dedicados al whisky, el lado profesional se entiende, me animaron a ir a ver la última peli del veterano director británico Ken Loach, “La Parte de los Angeles”, título que hace referencia a esa parte del whisky que con el tiempo se evapora. Además el mundo de esta maravillosa bebida está en el centro de esta entretenida comedia, que trata sobre un joven sin trabajo y conflictivo, al que el nacimiento de su hijo le hace ver la vida de otra manera y pensar que necesita reformarse. Su entorno, la familia de su novia, sus enemigos, etc, no se lo ponen fácil, pero Harry, el jefe de los servicios sociales donde cumple condena, le lleva a él y su variopinta pandilla de “condenados” (con un muy divertido clon de Mortadelo) a disfrutar de una cata de whiskys. Allí descubre una habilidad que le va a servir para ese futuro que quiere labrarse. Dije comedia, porque lo es, pero la película también refleja, y de manera dramática, problemas de la juventud de hoy como el paro juvenil. En todo caso impera el sentido del humor sobre los problemas de sus protagonistas. Personajes en su mayoría interpretados de manera brillante (por su naturalidad) por actores noveles, como Paul Brannigan, en el papel protagonista. John Henshaw, que interpreta a Harry, ya ha trabajado con Loach anteriormente en “Buscando a Eric”, quien vuelve a utilizar a Paul Laverty, quien ha escrito 12 de los guiones de sus trabajos. Recomendable.

CINE: “REALITY”.

Iba despistado el sábado por la tarde a los Renoir Cuatro Caminos y acabé metiéndome en “Reality”, de la que no tenía muchas referencias, aparte de que la dirigía Matteo Garrone, quien hizo mucho ruido con la multipremiada “Gomorra” (2008). Esta, su última película, se llevó también el Gran Premio del Jurado en el pasado Festival de Cannes. Vamos que apunta a cineasta de festivales, con lo que eso suele conllevar: pelis poco comerciales que suelen pasar desapercibidas en los mercados ajenos a su producción. Cuenta la historia de Luciano, un pescadero que se gana la vida, además de con el pescado, con trapicheos varios y que tiene dotes de artista casero, el típico payasete de la familia. Y es esta la que le anima a presentarse a los castings del “Gran Hermano” italiano (“Grande Fratello”). A partir de ahí Luciano vive en un sin vivir esperando la llamada del programa. Lo que apunta a una comedia (el tema hubiera dado más de si, si se hubiera desarrollado en el ámbito de lo cómico) acaba siendo un drama por las obsesiones del protagonista y lo que afectan estas a su entorno. La película viene a ser un fiel reflejo de la sociedad actual en lo que se refiere a los efectos nocivos que puede tener la televisión, algunos programas de televisión, sobre las personas. Lo que harían algunos por salir en la tele, llegando a perder la dignidad, e incluso la chaveta. El entorno de estos personajes se muestra de manera exagerada, o no, como la boda que abre la película (divertida por lo hortera), o la familia del protagonista, un grupo casi surrealista. Se han hecho mejores películas basadas en programas de televisión. Y no me refiero a la excelsa “Slumdog Millionaire”….esta está en otra liga. Como curiosidad decir que el protagonista, Aniello Arena, es un recluso en la vida real con experiencia teatral en talleres carcelarios, que rodó esta película gracias a un permiso de prisiones. Y está muy bien en su papel, por cierto.

CINE: “SKYFALL”.

La vigesimotercera entrega del mítico agente secreto británico, James Bond, “Skyfall”, contiene todos los ingredientes típicos de la saga, para no decepcionar a sus incondicionales (persecuciones, chicas Bond, Martini, Aston Martin, lugares exóticos (Shanghai, Macao, Estambul, Escocia,)…). Aunque alguno de esos ingredientes aparezcan en menores dosis, como los famosos gadgets de Q, aquí rejuvenecido (es difícil sustituir a Desmond Llewelyn por lo que han optado por un actor joven, Ben Whishaw, que sepa además cosillas del on-line…hay que adaptarse a los tiempos) , que se reducen a un transmisor y una pistola “personalizada”. Y también destacaría que cobran más protagonismo del habitual personajes secundarios como M (la veterana Judi Dench), quien se convierte en el objetivo principal de los malos de la peli, liderados por Silva (un Javier Bardem teñido de rubio con aires entre amanerado y vicioso…vamos, que le pega). En esta entrega, dirigida por Sam Mendes (“American Beauty”), Bond vuelve de su retiro para ayudar al MI6, y a su jefa, que está siendo atacado por un enigmático enemigo. Daniel Graig encarna por tercera vez con solvencia y chulería (ya nos estamos acostumbrando) al escurridizo agente. El papel de chicas Bond corre a cargo de la desconocida Bérénice Marlohe y de Naomie Harris (a quien hemos podido ver en alguna entrega de Piratas en el Caribe). A pesar de que, como dije al principio, existen persecuciones vertiginosas (como la del inicio), noto menos acción por lo que en un momento dado, los más de 140 minutos se pueden hacer pesados. El plantel lo completan Ralph Fiennes como nuevo Jefe de Seguridad y Albert Finney, como alguien del pasado de Bond. Pasado que por primera vez se nos muestra. La banda sonora incluye los acordes típicos de la saga y la canción inicial, cantada por Adele, es muy Bond, como no podía ser de otra manera. En definitiva, un correcto homenaje en el 50 aniversario de este personaje. Y rima….

CINE: “RUBY SPARKS”.

No me extraña que saliera encantado del cine después de ver “Ruby Sparks”, ya que sus creadores son Jonathan Dayton y Valerie Faris, autores de una de las mejores películas de cine independiente de los últimos años, “Pequeña Miss Sunshine”, doblemente oscarizada. En esta su nueva comedia romántica, con toques de ficción, trata la historia de un escritor joven, Calvin Weir-Fields (Paul Dano, que podemos ver estos días en la cartelera también el “Looper”) que tras triunfar con su primera obra está totalmente bloqueado. Su peculiar carácter, tímido y cortito con las mujeres, y ese bloqueo mental, le hace ir a terapia. Un reto que le plantea su psiquiatra (el gran Elliot Gould) hace que se ponga a escribir compulsivamente sobre su mujer ideal, Ruby Sparks (Zoe Kazan, además guionista de la peli, y como dato anecdótico, nieta del mítico Elia Kazan)…que de la noche a la mañana aparece es su cocina. Ficción o realidad, ese dilema pulula por toda la película con brillantes situaciones de humor (a veces absurdo), pero que hacen de esta una maravillosa comedia, también capaz de emocionar. Completan el plantel Annette Bening (“Los chicos están bien”) y nuestro Antonio Banderas, como amante de la anterior, además de Chris Messina, como hermano del protagonista y Steve Coogan como su mentor. Es una pena que películas como esta puedan pasar desapercibidas por la gran pantalla.