CINE: “AHORA ME VES…”.

“Ahora me ves..”, del parisino Louis Leterrier (“El Increible Hulk”), entraría en la categoría de las pelis de magia/magos (“El Ilusionista”, “Luces Rojas”, “El Gran Houdini”,…) o en las de robos (aquí la lista sería interminable…). En ninguna de las dos listas ocuparía una posición de privilegio por su originalidad, pero tengo que decir que el ritmo trepidante de la película (constantes cambios de plano, cámara moviéndose sin parar, buenas persecuciones, los buenos efectos especiales,…) hacen que se pase un rato entretenido, e incluso con la tensión que provocan las ganas de saber “¿como lo ha hecho?” (lo que suele pasar con los trucos de magia, por otro lado). Además cuenta con un plantel de actores de primera. El grandísimo Michael Caine (el Alfred pegado a “Batman” en varias de sus entregas) por ejemplo, no es la primera vez que aparece en una de magos (“El Truco final”). La peli cuenta como un misterioso personaje junta a cuatro magos para el espectáculo de Los Cuatro Jinetes (Jesse Eissenberg, “La red Social”; Isla Fischer, “El Gran Gatsby”; el hermano de James, Dave Franco, “Supersalidos”; y el siempre genial Woody Harrelson, el eterno camarero de “Cheers” que hace poco vimos en “Siete Psicópatas”…muy adhoc), espectáculo en el que los artistas aprovechan para perpetrar sus peculiares robos, con filosofía Robin Hood, ya que el dinero lo reparten entre el público. Por supuesto esto llama la atención de las autoridades y el FBI (con Mark Ruffalo, “Los Chicos están bien”, al frente), con la ayuda de la Interpol (representados por la guapísima Mélanie Laurent, “Malditos Bastardos”) se ponen tras la pista (entre ellos también se ponen…), con las dificultades que supone intentar pillar a unos magos (muy divertidos los interrogatorios cuando les pillan por primera vez). Además podemos ver a otro grande como Morgan Freeman (“Paseando a Miss Dasy”), al popular actor francés José García (“Usted primero”), o secundarios como Michael Kelly (“El intercambio”). Con las licencias que se permite el cine (a los trucos de magia haya que añadir el hipnotismo como recurso), y algunos giros de guión correctos, la peli se deja ver.

CINE: “EL ULTIMO ELVIS”.

Fuí ayer a ver “El Ultimo Elvis”, del cineasta argentino Armando Bo, atraido por el acercamiento que pudieran hacer al Rey del Rock, del que soy declarado y confeso admirador (he llegado a grabar una versión de “Hound Dog”…en un CD benéfico (Músicos en Acción)). Y me llevé una grata sorpresa, porque lo que ví fué un maravilloso drama sobre un orondo imitador de Elvis. Un muy buen imitador por cierto, sobre todo en lo musical. Carlos Gutiérrez (John McInerny, que en principio iba a ser el coach de Ricardo Darín, se quedó con el papel, como cuenta Fotogramas nº 2037. Un gran acierto.), que se hace llamar Elvis y vive como si fuera su propia reencarnación (las gafas, el coche,…), se gana la vida entre una fábrica de chatarras y su pasión interpretando a Elvis Presley en bodas, bautizos y garitos. Esa peculiar personalidad ha afectado a su vida personal y vive separado de su mujer Alejandra (Griselda Siciliani), teniendo una tensa relación con su joven hija, que por supuesto se llama Lisa Marie (Margarita López). Un accidente va a cambiar la relación entre ellos (le regala a su hija un mirlo que solo dice Elvis…) pero no la obsesión de Carlos por llevar hasta el extremo su pasión por el ídolo de Memphis. Este drama personal está rebajado con ciertos toques cómicos (ya solo el personaje puede hacerte gracia) y por la sosegada interpretación del protagonista, que acaparando los minutos de metraje, no llega a cansar, al revés, uno acaba empatizando con él. Y tengo que decir que las versiones de “See See Rider”, “You,re always on my mind”, “Suspicious Mind”, “American Trilogy” o “Unchained melody” suenan muy bien. A destacar la canción que le canta en la cama a su hija, creo que es la menos conocida “I,m so lonesome I could cry”…maravilloso momento musical. En los créditos aparace Alejandro González Iñárritu como productor, con quien Bo colaboró en “Biutiful”. Muy recomendable.

CINE: “MONSTRUOS UNIVERSITY”.

Excepcionalmente fuí acompañado ayer al cine. Y la compañía mereció la pena: mis sobrinas Micaela y Maraya, y su amiga Oliva. Además les permití, saltándome otra de mis reglas, comer palomitas durante la peli. Y bien que se las comieron…!que capacidad!. El motivo de dejarme acompañar es que la peli en cuestión era más apropiada para ellas, “Monstruos University”, aunque creo, y ya lo he dicho varias veces, que el cine de animación (antes se decía “dibujos animados”…) ya hace varios años que ha dado un salto de calidad y ya no es un cine exclusivo para los más pequeños, sino que es un cine para todos los públicos. Y esta precuela (cuenta lo que ocurre con anterioridad) de la exitosa “Monstruos S.A.”, confirma la regla. Una muy entretenida película de la inagotable factoría Pixar (“Toy Story”, “Up”, “Wall-E”, “Cars”,…) ahora Disney Pixar, con desbordada imaginación en personajes y diálogos. Nos pone en situación de como se conocieron Mike y Sulley (los monstruos protagonistas). Y esto fué ni más ni menos que en la universidad donde se forman los “asustadores”. Y lo que nos cuentan es que no se llevaban muy bien, pero las circunstancias les hacen unirse. Los típicos asuntos de las universidades (las hermandades,  los exámenes, la rivalidad, los profesores…buenos y malos, las fiestas…) aparecen reflejados con brillante originalidad en la trama de esta divertida peli. Las voces de los protagonistas en la versión española corren a cargo de Jose Mota (Mike) y Santiago Segura (Sulley), que no desmerecen a sus originales, Billy Crystal y John Goodman. El director es Dan Scanlon. Muy recomendable.

CINE: “THE EAST”.

Brit Marling (protagonista, coguionista y productora) y Zal Batmanglij (director y coguionista) vuelven a coincidir en “The East”, tras “The sound of my voice”. La Marling viene a ser una de esas rebeldes de la meca del cine que prefiere el Festival de Sundance (donde tuvo buena acogida la peli) a la Gala de los Oscars. Se autocalifica como friqui (ver Fotogramas num. 2037) y como tal lleva a las pantalllas una historia sobre una organización llena de ellos, llamados The East, unos ecologetas antitodo que luchan en contra de lo que ellos consideran las viles fechorías de las grandes corporaciones. Sarah (Marling), investigadora perteneciente a una agencia que lucha contra esos movimientos anarquistas, se infiltra en The East con el objetivo de destruirlo. Las cosas cambian cuando ella misma empieza a identificarse con sus acciones, y, sobre todo, cuando se enamora de su líder Benji (el sueco Alexander Skarsgard, “Melancolía”). Infiltrada en ese grupo de “guerrilleros sociales” tendrá que luchar contra sus responsabilidades profesionales, sus sentimientos y contra los recelos de algunos de sus nuevos colegas como Izzy, la enigmática supuesta novia del líder (Ellen Page, “Juno”). La peli siembra dudas en el espectador sobre si lo que hacen está bien o mal, o si es pura venganza, o si hay otras maneras de protestar. En definitiva, algo muy actual a la hora de afrontar muchas de las situaciones que vivimos hoy en día (deshaucios,…) y que crean estos movimientos antisistema, que yo personalmente los mandaba a freir gárgaras. Este thriller (hay momentos conseguidos de cierta tensión…así como otros más sórdidos) cuenta además con la presencia de veteranas como Julia Ormond (“Sabrina”) o Patricia Clarkson (“Shutter Island”), así como el apoyo de los hermanos Scott, el gran Ridley y el fallecido Tony, en la producción. Entretenida aunque un pelín tendenciosa.

CINE: “GRU 2, MI VILLANO FAVORITO”.

“Gru 2, mi villano favorito”, es la segunda entrega de este curioso personaje que ha calado entre el público, por lo que seguro vendrán más secuelas. Y si Gru, ese villano que no lo es tal, es el personaje principal, sus amarillos acompañantes, los Minions, son los que levantan las mayores carcajadas entre los más jóvenes ( y no tan jóvenes) en las salas de cine, a pesar de su incomprensible idioma particular… o quizás por eso… No me extraña que al final de la película se anuncie un “casting” para la próxima película de Los Minions…el “spin off” está asegurado. Esta vez cuenta como Gru (con la voz del cómico Steve Carrell en la versión original y de Florentino Fernández en la doblada), ya retirado de sus fechorías y al cuidado de sus tres hijas, Margo, Edith y Agnes, es secuestrado por Lucy (Kristen Wiig y Patricia Conde) de la Liga Anti Villanos, porque quieren convencerle para que les ayude a descubrir a un supervillano que no para de dar morcilla pero no son capaces de identificar. Gru, es el idóneo por su pasado como malhechor. Divertida y original (esos sombreros/nacho son muy apetecibles…), introduce aspectos románticos con la irrupción de la agente Lucy. Podemos volver a ver al Dr Nefario, y destacaría como novedad a Eduardo, dueño del restaurante Salsa & Salsa, que esconde algo detrás de su oronda personalidad. En la parte musical colabora el músico de moda Pharrell Williams (el de Daft Punk, “Get Lucky”). Y en la versión original han prestado su voz otros actores conocidos como Russell Brand o Steve Coogan. Cine de animación del bueno para pasar estos calores.

CINE: “LA MEJOR OFERTA”…de la cartelera…

No se si es que hacía tiempo que echaba de menos ver algo que me “emocionara”, el caso es que “La mejor oferta”, de Giuseppe Tornatore (que grande aquella “Cinema Paradiso”), me ha sorprendido positivamente. Virgil Oldman (un genial Geoffrey Rush, a la altura de su oscar por “Shine”, o de su nominación por “El Discurso del Rey”,…) es un excéntrico (esa colección de retratos…) y maniático (espectacular su armario de guantes…) subastador de prestigio (por sus manos pasan las obras de arte, muebles y otros enseres más caros del mercado), que recibe un encargo que va a alterar su peculiar personalidad. Claire (la desconocida holandesa Sylvia Hoecks), una heredera con problemas de agorafobia, le encarga valorar el patrimonio que tiene en la propia “Villa” donde ella permanece encerrada, ajena al mundanal ruido. La enigmática y complicada relación entre ellos dos tira abajo algunos muros, como el lado afectivo de Virgil, que, de una frialdad aparente con las mujeres (y con todo…), pasa a la obsesión por Claire. En medio de este duelo de caracteres raros, aparece el joven amigo de Virgil, Robert (Jim Sturgess, “Camino de la libertad”), un manitas que no solo le ayudará a conjuntar una serie de piezas que van apareciendo en la “Villa”, sino que también será su “asesor” en el arte amatorio. Otros dos personajes aportan “chicha” a este brillante thriller dramático: Billy (uno de los grandes, Donald Sutherland, “Doce del Patíbulo”, que no para de trabajar aunque sea en papeles menores, “The Mechanic”, “La Legión del Aguila”,…), el artista despreciado por Virgil pero que se mantiene a su lado, y la enigmática mujer de la silla de ruedas del bar (Kiruna Stamell), un personaje parece sacado del “Twin Peaks” de David Lynch. La evolución del personaje de Virgil Oldman es una maravilla interpretativa del gran Rush, que, si bien es un ejercicio dramático en toda su extensión, no deja de dar algunas pinceladas de fino humor británico. Hay que verla en versión original, aunque sólo sea por escuchar esa voz subastando…(el vozarrón de Sutherland también es espectacular).  En definitiva una inquietante película (muy bien acompañada por la música de Ennio Morricone), de una elegante estética, que no va a dejar de sorprenderos.

CINE: “LOS BECARIOS”.

Vince Vaughn y Owen Wilson vuelven a juntarse en “Los becarios” (ya lo hicieron en “De boda en boda”), situándose en la órbita de los actores cómicos más taquilleros del momento, junto a Adam Sandler, Ben Stiller y compañía. El primero ejerce además como productor y guionista de esta divertida comedia (sin llegar a ser desternillante), dirigida por Shawn Levy (saga “Noche en el Museo”, donde hemos visto a Wilson). Trata de dos vendedores (de relojes) a la antigua usanza, Billy y Nick, que se quedan sin trabajo sin esperárselo (desgraciadamente, algo de dichosa actualidad). Tienen que reinventarse y se apuntan como becarios ni más ni menos que en GOOGLE (la empresa y sus coloridas y divertidas oficinas son un protagonista más del “filme”. Un ejercicio bestial de “Product Placement”). Allí tendrán que competir con otros becarios (los de su propio equipo y los del enemigo, liderado por Max Minghella, a quien ya vimos “liado” en la peli de Facebook, “La Red Social”), y con su falta de conocimiento de las nuevas tecnologías, para conseguir un puesto de trabajo. Os podréis imaginar que es fácil sacar “chicha” de este enfrentamiento generacional, y de estas diferencias de conocimiento. Y así lo hacen los guionistas. Además, los dos protagonistas sacan sus armas seductoras para irrumpir en la monótona vida de sus jóvenes compañeros (“no todo es el trabajo”) y se crean divertidas situaciones (no muy originales en todo caso) cuando los neófitos se enfrentan a la calle, las mujeres y el alcohol, de la que los dos becarios “senior” son expertos. En todo caso hay espacio también para mensajes positivos, tiernamente planteados, como la importancia del trabajo en equipo (al final la experiencia en la vida es un grado, y ese desprecio juvenil inicial hacia los carcas se vuelve, previsiblemente eso sí, en admiración hacia los mayores). Por lo tanto, entretenida comedia con divertidos diálogos (muchas referencias cinematográficas…”Xmen”, “Harry Potter”, …hasta “Flashdance”) que os harán pasar un buen rato. Por allí aparecen otros grandes cómicos en breves apariciones (cameos) como Will Ferrell o John Goodman. Además podemos ver algunas caras que os sonarán como la de Aasif Madvi (“El Dictador”), como el jefe de los becarios, Mr Cheety, o Rose Byrne (“X-Men: primera generación.”) en el papel de profesora a la que persigue incansablemente Nick.

 

CINE: “AFTER EARTH”.

Voy a ir al grano. “After Earth” es un truño, un pestiño, un petardo…no sigo. Entiendo que Will Smith (saga “Hombres de Negro”), que me cae muy bien, quiera participar en proyectos con su hijo, Jaden Smith (ya lo hizo en la sensiblera “En busca de la felicidad”), que apunta a estrella, pero debería elegir mejores historias (tiene más delito que en el guión de esta también ha participado). Esta arranca con un argumento parecido a la última de Cruise, “Oblivion”: la tierra la hemos hecho inhabitable y los humanos viven en un nuevo sistema solar, Nova Prime. A partir de ahí nos deja mano a mano con padre e hijo. El primero, un General de prestigio, el segundo, un aspirante a ranger, que se embarcan en una misión de reconocimiento. La nave tiene un accidente y solo sobreviven…ellos dos…y encima caen en la Tierra. El padre, herido de una pierna, manda a su hijo a recuperar el aparatillo que podrá mandar señales para que vengan a salvarlos y que debería estar en parte del fuselaje desperdigado. El problema es que se encuentra a mucha distancia y el joven guerrero tendrá que luchar contra enemigos sorpresa, el frío y la falta de aire.  Pues eso, que ni las diferencias padre/hijo (el lado más dramático del filme), ni las peleas del futuro ranger con el arma tipo “La Guerra de las Galaxias”, ni el recuerdo entremezclado de la muerte de la hija y hermana (Zoë Kravitz, hija de Lenny Kravitz), nada se salva de la quema, excepto la calidad de los efectos especiales (faltaría menos!!). Podrían haber desarrollado más el lado cómico de Smith y seguro la hubieran hecho más llevadera. El director, el indio M. Night Shyamalan, es el mismo de “El Sexto Sentido” o “Señales”… me temo que no va a repetir el éxito de estas.