CINE: “LA GRAN FAMILIA ESPAÑOLA”.

Tenía ganas de ver “La Gran Familia Española”, de Daniel Sánchez Arévalo, tras su maravillosa “Primos”, una de las mejores comedias que he visto en los últimos años. Y no me ha defraudado para nada. Esta también es una brillante comedia, en este caso perfectamente mezclada con una buena dosis de drama (y es que la circunstancia principal de la trama es un dramón…) y de romances de todo tipo. En definitiva una peli que te hace reir y llorar al mismo tiempo. Y todo lo anterior bajo el paragüas de una boda ya rarita de por sí, el día que se celebraba la final del Mundial de Sudáfrica, donde España se proclamó Campeona del Mundo (y no desvelo nada, que esto ya lo sabe todo el mundo…). Esto último, sobre todo a los futboleros como yo, añade más emoción si cabe ( y no quiero decir que sea una película para futboleros tipo “Evasión o Victoria”…ni mucho menos). La decisión de Efráin (Patrick Criado, el estirado Nuño de la televisiva “Aguila Roja), hermano pequeño de cinco hermanos muy distintos entre ellos (pero que muy distintos) de casarse con su novia de toda la vida, hace que estos se reúnan en torno a la celebración, surgiendo todo tipo de encuentros y desencuentros entre ellos mismos y el resto de invitados al convite. La repentina enfermedad del padre de él, deja en “stand by” la boda, lo que permite a sus protagonistas descubrir circunstancias personales que desconocían…incluso ellos mismos (geniales las pajas mantales de Efráin y sus diálogos con su novia Carla, Arantxa Martí, y su futura cuñada Mónica, Sandra Martín). Gran parte del éxito de esta peli, en mi humilde opinión, es la acertadísima elección de actores y sus interpretaciones. Desde el deprimido hermano mayor Adán (Antonio de la Torre), hasta el camarero borrachín clásico de grandes comedias (“El Guateque”), interpretado en un papel menor por otro de los de la “troupe” de Sánchez Arévalo, Raul Arévalo, pasando por otro de los habituales, esta vez más contenido, Quim Gutiérrez, como Caleb, el hermano perdido. Los otros dos hermanos los interpretan Roberto Alamo, como el discapacitado Benjamín, y Miquel Fernández como el más soso de todos, Daniel. Otros personajes maravillosos son la hija de Adán, Fran (Sandy Gilberte), la abuelita en silla de ruedas que no suelta el pitillito o la guapísima Veronica Echegui, que no me extraña que rompa más de un corazón, como Cris. Me encantan los toques cinéfilos del director (ya los dió el personaje de De la Torre en “Primos”) con imágenes de “Siete novias para siete hermanos” y su significado para la peli. Muy recomendable.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>