CINE: “LOS JUEGOS DEL HAMBRE: EN LLAMAS.”

Está claro que esta saga de “Los Juegos del Hambre” está hecha para el fenómeno fan, del mismo modo que los “Crepúsculo” o “Harry Potters” de turno. Esta segunda entrega, “Los Juegos del Hambre: en llamas.”, que me adelanto a decir acaba dejando abierto el tema para una tercera, y una cuarta,…(como yo no soy “fan”…no se cuantos libros, en los que se basa la peli, hay escritos…dependiendo de ese dato…y de la taquilla…tendremos “juegos” para rato…o no), es más tranquila que la primera. O al menos eso me parece a mí, teniendo en cuenta que los “juegos” en sí empiezan pasado ya más de medio metraje, y que las “batallas” entre los competidores esta vez son mínimas. Los supervivientes luchan más contra fenómenos externos…y extraños. Eso sí, es recomendable ver la primera entrega para entender un poquillo de que va el asunto. La peli lo retoma con los ganadores de los últimos juegos celebrados (los que se vieron en la primera parte), Katniss y Peeta (repiten Jennifer Lawrence, “Winter´s Bone”, y Josh Hutcherson, “Los chicos están bien”), que se han convertido en personajes públicos a los que el tirano sistema utiliza en “La gira de la victoria” como peleles para tranquilizar al populacho cabreado de los distintos distritos. El carácter rebelde de los protagonistas, sobre todo de ella, provoca que el Presidente Snow (Donald Sutherland, “Doce del Patíbulo”), asesorado por el nuevo Jefe de Seguridad (Philip Seymour Hoffman, “The Master”, se incorpora al elenco sustituyendo a su predecesor en el cargo, Wes Bentley), decide, con motivo del 75 aniversario de los juegos, convocar para esta edición a todos los ganadores anteriores. Vamos, que otra vez se vuelven a jugar la vida. Como dije al principio, vemos una primera parte más centrada en el carácter reaccionario de Katniss y todas las circunstancias que le rodean en su nueva situación de estrella y lo que tiene que tragar para evitar males mayores a su familia y a su amado Gale (el guaperas Liam Hemsworth, “Los Mercenarios 2″, no acaba de tener el protagonismo esperado…por sus fans…inlcuida mi sobrina Julia). Buenos efectos especiales (como la sala de entrenamiento), pero un pelín excedida de metraje, es sin duda entretenida, y más para un público adolescente. También aparecen por ahí muchas caras conocidas de la primera parte: el “asesor” Woody Harrelson (“Ahora me ves”); una hipermaquillada Elisabeth Banks (“Los próximos tres días”); el cantante, aquí como diseñador, Lenny Kravitz (“Precious”); el estrafalario presentador Stanley Tucci (“The Lovely Bones”); o Toby Jones (“El topo”). Entre los nuevos participantes, como antiguo ganador, destaca el veterano Jeffrey Wright (“Casino Royale”). La dirige el experto en videos musicales y director entre otras de “Soy leyenda”, Francis Lawrence.

ALGUNAS FOTILLOS DE UN DOMINGO MARAVILLOSO.

Aunque ya “retransmitido” por mis redes sociales (Twitter: @michi_es, Linkedin y Facebook), dejo por aquí alguna fotillo más de los dos eventos que presenté el pasado domingo 24: la III Carrera de los Emprendedores (gracias a la FUNDACION CRÉATE) y un maravilloso desfile benéfico de Abuelas y Nietas, organizado por Maria de Aguilar en la Venta del Toro del Rastrillo de Nuevo Futuro. Dos momentos especiales: la presencia de Marcos en la carrera, un chaval que a pesar de su discapacidad es un ejemplo para todos, y una abuela con dos de sus nietas muy especiales por la tarde…

III Carrera de los Emprendedores 2

CINE: “PLAN EN LAS VEGAS”.

Ya sólo por ver a estos cuatro actorazos riéndose de ellos mismos y de los achaques de la edad, merece la pena ver “Plan en Las Vegas”, de Jon Turteltaub (“La búsqueda” y secuela), una especie de “Resacón en las Vegas” “senior”, comedia agradable con los toques de ternura que producen las cuitas de la tercera edad. Y es que en ese desmadre…menor…los años no perdonan…hay hueco para los sentimientos y para el amor adulto. Billy (Michael Douglas, “Wall Street”, el más idóneo para su papel…), decide casarse con una chica mucho más joven que él. Para celebrarlo decide reunir en Las Vegas a sus amigos de la infancia para su despedida de soltero: Archie (Morgan Freeman, “Paseando a Miss Dasy”), el bailarín del grupo, ahora bajo la tutela de un hijo hipercontrolador; Sam (Kevin Kline, “Un pez llamado Wanda”), ansioso…y caliente… tras la “carta blanca” concedida por su mujer; y Paddy (Robert de Niro, “La Misión”), amargado tras la muerte de su mujer y con cara de cabreado…le pega todo. A ellos se les une la veterana cantante de un garito de la ciudad, Diana (Mary Steenburgen, “¿A quién ama Gilbert Grape?”), que revolucionará el grupo. Hay poco más que decir. Entretenida. Algunos gags te harán al menos sonreir…y alguna situación te puede hacer soltar alguna lagrimilla. Posiblemente el publico adulto…muy adulto… se sentirá más identificado.

CINE: “MALAVITA”.

Si me dicen que vaya a ver una peli protagonizada por tres actorazos como Robert de Niro (“Toro Salvaje”), Michelle Pfeiffer (“El precio del poder”) y Tommy Lee Jones (“Lincoln”), dirigida por Luc Besson (“El gran azul”, “El profesional”, El quinto elemento”,…), y encima con Martin Scorsese avalando la cinta desde la producción, no me lo pienso un segundo. Y eso hice ayer. Y me lo pensé más de un segundo porque ya las críticas (hay que leer menos antes de ver las pelis…) le quitaban importancia. Y efectivamente esta comedieta sobre el mundo de la mafia es bastante flojilla. El mafioso Giovanni Manzoni (De Niro tiene experiencia en papeles de mafioso…”El Padrino II”…ni más ni menos) , que ha delatado a sus “hermanos” de la cosa nostra, debe someterse al programa de protección de testigos del gobierno, por lo que, junto a su familia, recalan en un pueblecito de la Normandía francesa como la familia Blake. Allí, tutelados por el Agente Stansfield (Lee Jones ya ha tutelado a otro/as…como Ashley Judd en “Doble traición”), deberán procurar integrarse en la sociedad rural gabacha. No va a ser fácil ya que tanto su mujer Maggie (la Pfeiffer sigue guapísima), como sus hijos Belle (Dianna Agron, “Burlesque”) y Warren (John D´Leo, “El luchador”), han “heredado” las habilidades del padre. Los mafiosos no tardarán en localizarles por lo que su anonimato, y por lo tanto sus vidas, corren peligro. Algún “gag” divertido aprovechado las diferencias Europa/USA, y la sola presencia de esos monstruos evitan la catástrofe. Hay que tomársela pues eso, como una caricatura del mundo del hampa (no hay más que ver a los malos…malos… vestidos de negro, interpretados por característicos actores italo-americanos como Jon Freda o Vincent Pastore…), que se permite un guiño al buen cine del género con la referencia a “Uno de los nuestros”. Prescindible.

CINE: “¿QUIEN MATO A BAMBI?”.

“¿Quién mató a Bambi?”, de Santi Amoedo (“Cabeza de Perro”), ya empieza a despistar desde el título, pues esta comedia de enredo, repleta de humor absurdo, nada tiene que ver con un posible atentado a la vida del famoso cervatillo…o sí. Se plantean situaciones confusas (enredo…), lo que ayuda a crear momentos cómicos, en algunos casos muy divertidos (incluso los no originales, como meterle droga a una tarta y que se monte la marimorena con el colocón). David (Quim Gutiérrez, “Primos”), empleado de una gran empresa, encuentra a su jefe, Sr Larrea (el veterano Pedro Mari Sánchez), y padre de su novia Paula (la televisiva, “Física y Química”, Ursula Corberó), desmayado y en ropa interior en su despacho. Ante esta situación, pide ayuda a su compañero de curro Mudo (Julián Villagrán, “Impávido”) para poder reanimarlo o llevarlo a un hospital. Paralelamente, un empleado cabreado de la misma empresa (Jose Angel Egido, el capullo Cardenal Mendoza de la serie “Aguila Roja”), es secuestrado por error por su propio hijo, Edu (Ernesto Alterio, “Los dos lados de la cama”), y su socio de pizzería Gigi (Enrico Vecchi, un habitual de Amoedo, “Astronautas”). Inevitablemente las dos historias de entrecruzan, para mayor despiporre del guión, que también corre a cargo de Amoedo, al igual que colabora en la música. Todo este caos se incrementa, con el aderezo de personajes “curiosos”, como el taxista bizco con mala leche (Manolo Solo), el abogado yonki (Joaquín Núñez, “Grupo 7″) o Tere, la sirvienta andaluza (Carmina Barrios, “Carmina o revienta”, la nueva Rafaela Aparicio). La belleza,y sus buenas dotes para la comedia, la pone Clara Lago (“La vida que te espera”), aparte de la Corberó, claro, y el toque exótico, Andrés Iniesta, que tiene menos futuro como actor que su compañero de equipo Busquets (y no me meto en temas futboleros que se me ven los colores…). Claramente esto último un guiño comercial para atraer público. Pero bueno, no molesta. En definitiva, entretenida y para pasar un buen rato…si exceptuamos la excesiva violencia de algunas escenas a lo Tarantino.

CINE: “BLUE JASMINE”.

El incansable Woody Allen (cerca de los 80 sigue con su prolífica producción de una peli por año…más o menos) vuelve con “Blue Jasmine”, una comedia dramática muy en la línea de sus mejores retratos de personajes peculiares (más dramática de lo habitual…), para mostrarnos a Jasmine (una genial Cate Blanchett, “El Aviador”, en un registro trágico-cómico maravilloso), una elegante señora de Nueva York, arruinada por la situación económica en general (muy actual) y por los trapicheos de su marido en particular (un Alec Baldwin que repite con Allen tras “A Roma con Amor”), que le hacen abandonar la Gran Manzana y desplazarse a vivir con su humilde hermana Ginger (la británica Sally Hawkins, “Nunca me abandones”) en un barrio humilde de San Francisco. A partir de ahora tendrá que afrontar su nueva situación y reinventarse…en todos los sentidos. Como dice el propio Allen, “…es una película psicológica sobre el ser humano, a la vez que una gran tragedia sobre una mujer determinada.” (La Luna de Metrópoli, nº 498). Y quien mejor que él para manejar esas situaciones y crear (es también el guionista…as usual) situaciones tan cómicas como la conversación de Jasmine con sus sobrinos o tan tristes como cuando corta con su nuevo novio (Peter Sarsgaard, “An education”). De lo mejorcito de Allen últimamente (con la salvedad de la muy original “Midnight in Paris”) y muy de ese estilo que gusta a sus fans…y disgusta a sus detractores. El reparto está muy bien elegido, y entre ellos se pueden identificar personajes que podrían ser el propio Allen cuando también se ponía delante de la cámara, como Eddie (Max Casella, “Una terapia peligrosa”), el amigo de Chili (Bobby Cannavale, “El coleccionista de huesos”), novio de Ginger. Y en menos medida el Dr. Flicker (Michael Stuhlbarg, “Un tipo serio”), el dentista torpón que ficha a Jasmine como recepcionista. Contada de manera muy dinámica, intercalando el momento actual y el pasado reciente de la protagonista a modo de “flashback”, su más de hora y media no va a decepcionar a sus seguidores. La música de Jazz, con “Blue Moon” como pieza fundamental, es un componente importante. Como dato, la fotografía corre a cargo del español Javier Aguirresarobe. Muy recomendable.

CINE: “EL JUEGO DE ENDER”.

Harrison Ford vuelve a sus orígenes galácticos y de ciencia ficción donde tanto triunfó (“La Guerra de las Galaxias”, “Blade Runner”;:..), con “El Juego de Ender”, dirigida por Gavin Hood (“X-Men Orígenes: Lobezno”…y que se reserva un papelito como Gigante), y donde interpreta a un coronel con mala leche y falta de escrúpulos (la imagen que tiene en la vida real…lo de la mala leche). La Humanidad vive con la constante amenaza de una raza alienígena, los Insectores, a los que ya derrotaron, pero que vuelven a la carga. La única manera de enfrentarse a ellos es preparar a los más jóvenes en las artes de la guerra, al ser considerados los más aptos para tal misión (a mí me chirría esta parte de otorgar a los niños tanta capacidad…). Entre la nueva promoción de soldados se encuentra Ender Wiggins (Asa Butterfield, que sorprendió con su mirada en “La Invención de Hugo”…y que ya ha crecido un poquito…), que sorprende a sus jefes, el Coronel Graff (Ford) y la Major Anderson (Viola Davis, vista hace poco en “Pacto de Silencio”), por su inteligencia y su carácter…a pesar de la pinta de niño bueno que tiene. A partir de ahí, luchando contra la envidia de sus iguales y sus superiores, y contra sus propias dudas, Ender está destinado a liderar la gran lucha. Gran parte de la peli nos ofrece los entrenamientos a los que se ven sometidos (el “Campo de Batalla” es como un videojuego…) antes de enfrentarse al peligro real. Buenos efectos especiales (esto en los tiempos en que estamos es casi una obligación…) para una peli a la que le falta un poco de acción y que sinceramente considero muy normalita. Para aficionados a este género. Dos jóvenes actrices acompañan a Butterfield, Abigail Breslin (“Pequeña Miss Sunshine”) como la hermana buena, y Hailee Steinfeld (“Valor de Ley”), como su fiel compañera de academia. Está basada en una novela de éxito de los años ochenta de Orson Scott Card del mismo nombre.

CINE: “SOMOS LOS MILLER”.

Jennifer Aniston (“Un pequeño cambio”, “Ex-posados”,…) vuelve a demostrar con “Somos los Miller” que es la reina de las comedias románticas (esta un pelín más gamberra), y me temo que le va a costar desencasillarse. En todo caso es, sin duda, la que más curra de los seis protagonistas de la mítica serie “Friends” (hay un simpático guiño al tema). La peli de Rawson Marshall Thurber (“Cuestión de pelotas”), nos cuenta en clave “road movie” (en una caravana), como un camello de tres cuartos, David (Jason Sudeikis, que coincidió con Aniston en “Como acabar con tu jefe”), decide montar una familia ficticia para traer un cargamento de marihuana desde México y así saldar la deuda con su maligno jefe, Brad (Ed Helms, el Stu de “Resacón en las Vegas”). Así convence, previo pago, a su vecina “stripper” Rose (la Aniston) para que haga de madre, y al tarado vecino Kenny (Will Poulter, “Las Crónicas de Narnia: la travesía del viajero del alba”, el mejor y más divertido de la peli…su rap siguiendo el “Waterfalls” de TLC, genial), y a la colgada ladronzuela Casey (Emma Roberts, la sobrina de Julia Roberts, hija de Eric, “Adult World”), para que hagan de hijos. Tiene momentos divertidos, como el paso por la frontera, o el intento de mordida del poli mejicano, interpretado por el veterano secundario Luis Guzmán (“Black Rain”), y algunos gags simpáticos. Por otro lado algunos personajes chirrían, como el macarra feriante que se liga a la hija, y otros (la familia feliz de la otra caravana) hacen un buen complemento a esta comedia para pasar el rato con final previsible. Sin más.

CINE: “DON JON”.

“Don Jon”, el primer largo del actor Joseph Gordon-Levitt (“Looper”) como director (había rodado algún corto) es una comedia romántica guarra. Me explico. Comedia es el tono general por el que fluye la peli (yo prefiero comedias como “Porky´s” o “American Pie” como pelis que tocan el tema sexo de manera tan directa). Existe el romance…o los romances en la trama. Y guarra, porque afronta el asunto sexual sin cortarse, con mucho “culo”, “teta”,…, y demás, en primer plano. Cuenta la historia de Jon (Gordon-Levitt), típico chulito de discoteca barata, adicto al ciberporno, que, a pesar de su éxito con las mujeres, prefiere el sexo virtual (con la consiguiente autocomplación…) antes que todas sus efímeras relaciones. En su rutinaria vida (la peli está planteada a modo de bucle) conoce a dos mujeres totalmente distintas, la sensual Bárbara (Scarlett Johansson, “Lost in translation”, más macizorra que nunca) y la madurita Esther (Julianne Moore, “Los chicos están bien”, siempre está bien), que le hacen plantearse muchas cosas sobre su vida, sobre todo la sexual. No se si me estoy volviendo un poco carca, pero hay momentos que me parecen de mal gusto. Demasiado soez. Al menos tiene la delicadeza de no pasar la hora y media. El reparto lo completan Tony Danza y Glenne Headly (veteranos con amplias carreras en series televisivas), como los peculiares padres de Jon (de tal palo tal astilla…por el padre) o Brie Larsen (“Rampart”), como la hermanita enganchada al móvil en plan la hija pequeña de los Simpson, que no habla, !hasta que habla!. También aparecen por ahí en plan cameo Channing Tatum, Anne Hathaway y Cuba Gooding Jr. Por lo tanto, y a pesar de un buen reparto, no os perdéis nada si esperáis a verla en la tele…si no la censuran. Prescindible.

CINE: “VIVIR ES FACIL CON LOS OJOS CERRADOS”.

Estoy de acuerdo con Juan Manuel de Prada en que no se puede hablar de “Cine Español” como un género del séptimo arte, al igual que se habla de “spaghetti western” o de cualquier otro género claramente definido. “No me gusta el cine español”, no es una afirmación muy sensata, porque hay mucha variedad dentro de nuestro cine, y sobre todo porque suele haber un trasfondo político detrás, cuando tal chorrada se proclama. Pero es que parece que los cineastas progres de nuestro pais (la mayoría) no pueden crear nada sin sacar a relucir su vena más revanchista o reivindicativa de tiempos que creo convendría dejar en paz. Dicho esto, me metí a ver ayer “Vivir es fácil con los ojos cerrados”, de David Trueba (que adaptó a la gran pantalla el éxito literario “Soldados de Salamina”), animado por la buena crítica en el pasado Festival de Cine de San Sebastián. Inspirada en una historia real bastante peculiar, Trueba crea una “road movie” de historias personales que componen una agradable comedia dramática (sin llegar a ser ni una comedia hilarante, ni un dramón brutal…se queda a mitad camino), con unas muy correctas interpretaciones. Y esa historia es la de Antonio (un Javier Cámara, “Los amantes pasajeros”, en un registro menos cómico de lo habitual…muy creible como buena persona), un profesor de inglés en los años 60 que enseña el idioma a partir de las letras de las canciones de los Beatles, de los que es enfermo seguidor. Enterado de la presencia de John Lennon en Almería para rodar una película (rodó allí “Como gané la guerra” a las órdenes de Richard Lester), pone rumbo al set de rodaje desde su Albacete natal para poder encontrarse con la superestrella y poder discutir con él sobre las letras de sus canciones (parece una misión imposible). En el camino recoge a dos jóvenes que huyen por distintas razones. Belén (la novata Natalia de Molina desprende dulzura), que escapa de una especie de reformatorio para chicas preñadas, y Juanfran (Francesc Colomer, “Pa Negre”, sigue con esa cara de “no me entero de na”…) que no soporta más al tirano de su padre (Jorge Sanz, “La niña de tus ojos”, caricaturizando a un policía de la época (un gris)…uno de los muchos “detallitos”, como el de quitarse la grasa de la sardina con una foto de Franco, a los que indirectamente me refiero en el inicio de mi reseña). Es una película que habla de sueños, de soledad, de fracasos, de amor, de libertad (no insisto en el tema…),…, en el marco de esa relación a tres, que propone buenos momentos, y donde también tiene un importante papel el dueño del bar donde van a parar, El Catalán (Ramón Fontseré, miembro de Els Joglars, que pone el punto más cómico…y más tierno a la vez…esto último en su relación con su hijo discapacitado Bruno).  Ariadna Gil (“Belle Epoque”), pareja de Trueba, no podía dejar de tener un pequeño papel, en este caso como madre de Juanjo. Como curiosidad, el recientemente fallecido Manolo Escobar tiene su circunstancial homenaje. Y otro dato para la historia, a partir del encuentro del profesor y el cantante, los Beatles incluyeron la letra de sus canciones en los próximos discos, empezando por “Sergeant Pepper Lonely Heart Club Band”.