CINE: “HER”.

No le voy a negar a “HER” que sea una de las películas más originales que he visto últimamente. De hecho está nominada en los próximos Oscars a Mejor Guión Original (además de otras cuatro nominaciones, incluyendo mejor peli), y se llevó el Globo de Oro a Mejor Guión. Está planteada (y ambientada) en un futuro no muy lejano, donde vivimos enganchados a las nuevas tecnologías (vamos, como ahora…), y en donde Theodore (Joaquin Phoenix, “En la cuerda floja”, monopoliza la pantalla), que trabaja en una empresa que se dedica a escribir cartas para otros (curiosa empresa), pasa por un momento tristón de la vida tras su reciente separación de Catherine (Rooney Mara, la Lisbeth Salander de la versión yanqui de “Millenium”). Todo parece cambiar cuando contrata un “sistema operativo”, el OS1, para que le haga compañía, y del que acaba enamorándose (el sistema tiene la sugerente voz, en la versión original, que recomiendo, de Scarlett Johansson, “Lost in Traslation”). Dicho lo anterior os podréis imaginar lo “peculiar” de esta relación, tras la que se esconde un drama romántico (la soledad, los traumas después de una ruptura,…) con toques de ciencia ficción (divertido cuando juega en su casa…), y en el que se cuela de vez en cuando un fino humor (y es que el tema se presta al cachondeito…). Es por tanto una peli rarita, que se puede hacer un poco larga (momentos “down” y silencios del protagonista), pero de una indudable personalidad, la que le da el director, guionista y productor (además de poner voz a un alien), Spike Jonze (“Como ser John Malkovich”). También podemos ver a Amy Adams (“La gran estafa americana”), como modosita vecina, y a Olivia Wilde (“Rush”), como su efímera cita a ciegas. Otras voces sin rostro son las de Brian Cox y Kristen Wiig. La pregunta que uno se puede hacer es ¿se puede enamorar uno de una máquina? ¿y sentir celos?…y no me refiero a la “máquina de reñir”…

CINE: “MONUMENTS MEN”.

Ayer salí de los Cines Verdi de Madrid con la sensación de que George Clooney (director, productor, co-guionista y protagonista), ha desaprovechado la oportunidad de hacer algo más interesante con la historia que nos cuenta en “Monuments Men”. La historia de un grupo de artistas, historiadores del arte, arquitectos y conservadores de museos, que, a pesar de haber superado, a veces con creces, la edad de ser llamados a filas, se involucran, en plena II Guerra Mundial, en la aventura de rescatar las obras de arte que podrían desaparecer por efectos del conflicto (especialmente la avaricia de los jerarcas nazis). La historia en sí, me ha parecido sorprendente y novedosa, sobre todo en lo referente al cine bélico, y más concretamente al cine sobre esta gran guerra que tan buenos largometrajes ha dado (creo que el gran público desconoce los detalles…yo al menos era totalmente ignorante del tema). Pero la peli se queda plana, falta de acción y de algo de tensión (la previsible tensión final aparte). No niego por el contrario que está bien ambientada y que el elenco de artistas es de primera. Al ya citado Clooney (que vuelve a ponerse delante y detrás de la cámara, la última vez en “Los idus de Marzo”), se le unen en esa cuadrilla variopinta de salvadores del arte mundial, un anodino Matt Damon (con experiencia de soldadito en “Salvar al soldado Ryan”); Bill Murray (el título de su antigua peli, “El pelotón chiflado”, pega aquí); John Goodman (“A propósito de Llewyn Davis”); Cate Blanchett (a pocos días de su presumible Oscar por “Blue Jasmine”); Jean Dujardin (pendiente de un gran papel tras “The Artist”); el televisivo Hugh Bonneville (“Downton Abbey”) y el veterano Bob Balaban (“Encuentros en la 3ª fase”). Ya puestos yo le hubiera sacado más punta a la vis cómica de Murray y Goodman, también desaprovechados. La peli está basada en el libro “The Monuments Men: Allied Heroes, Nazi Thieves and the Greatest Treasure Hunt in History”, de Robert M. Edsel y Brett Witter. Para pasar el rato.

CINE: “ALABAMA MONROE”.

“Alabama Monroe”, de Felix van Groeningen, es la candidata belga a llevarse el Oscar a Mejor Película de Habla no Inglesa en la próxima edición de los Oscars. Aunque tiene toda la pinta que las papeletas se las han repartido “La Gran Belleza” (Italia) y “La Caza” (Dinamarca). Este es un dramón en toda regla sobre una pareja, Didier y Elise (Johan Heldenbergh, autor además de la obra de teatro en la que se basa la peli, y Veerle Baetens, premiada en diversos certámenes por su interpretación aquí), que viven una apasionante historia de amor que se ve truncada cuando a su hija pequeña, Maybelle (Nell Cattrysse), le diagnostican un cáncer. Las imágenes van saltando en el tiempo, intercalando los momentos buenos y los malos…o muy malos, donde se puede ver como la grave enfermedad de la hija hace una mella inmisericorde en sus vidas. Juega un papel importante la música (el bluegrass,la música country más pura, según explica el protagonista en un momento dado). Y como dice Roger Salvans en Fotogramas (nº 2.044), de lo mejor de la peli es “la inspirada unión de tragedia y música”. Es verdad además que la música relaja un pelín las penas. No se la recomiendo a mis seguidores amigos de las pelis de acción. Aquí los silencios y la amargura hacen de esta una peli más densa. Interesante en todo caso.

CINE: “AL ENCUENTRO DE MR. BANKS”.

La crítica recibida (no muy buena) y su fiasco de nominaciones cara a los próximos Oscars (solo la banda sonora de Thomas Newman lo está), habían relegado en mi lista de prioridades “Al encuentro de Mr. Banks”, la peli de John Lee Hancock (“The Blind Side”) que ya lleva unas semanas en cartelera. Pero ayer se dieron varias circunstancias para que acabara en el Palafox (que bien que aguante este mítico cine) viéndola, en una sala casi repleta (está funcionando lo de los miércoles precio especial…me alegro!!). Aunque en algunos sitios de presenta como una “biopic” (biografía “peliculada”), si acaso lo es, en parte, de la protagonista femenina, P. L. Travers (magníficamente interpretada por Emma Thompson, “Sentido y sensibilidad”,…y que embellece a la original según podemos ver en foto de abajo), autora de “Mary Poppins” (curiosamente la Thompson ha hecho “La niñera mágica”…). Porque el argumento se centra en los desencuentros que tuvieron la escritora y el gran Walt Disney (Tom Hanks, “Forrest Gump”, siempre correcto), por el interés, casi enfermizo, de este último en llevar su obra a la gran pantalla, y las reticencias de ella, hasta que, por necesidades económicas, no tiene más remedio que claudicar. Eso sí, complicando a más no poder el proceso de creación, con su carácter irascible y maleducado hacia todo el que la rodeaba (ese malhumor es a la vez el que genera más situaciones cómicas). Como todo el mundo sabe al final se hizo una de las mejores películas en su género, protagonizada por Julie Andrews. Pero además, entre ese proceso de creación conflictivo se mezclan imágenes, a modo de “flashback”, de la dura infancia de la autora, donde se ve la  influencia que esta (sobre todo reflejada en la persona de su padre alcohólico, interpretado por Colin Farrell, a quien podemos ver estos días también en “Cuento de Invierno”) tuvo en su obra y su carácter. En definitiva, una entretenida peli de “cine dentro del cine”, con buenas interpretaciones donde destacan, además de los mencionados, el genial Paul Giamatti (“Entre copas”) como Ralph, ese chófer bonachón que quizás sea quien mejor entiende al bicho de la Travers; y también Jason Schwartzman (“Viaje a Darjeeling”), B.J.Novak (“Malditos Bastardos”) y Bradley Whitford (“Esencia de Mujer”), músicos y guionista que forman su equipo de trabajo y que se las ven y se las desean para que la mujer entre en razón. Ruth Wilson (“El llanero solitario”) como la madre de la autora, y Kathy Baker (“Eduardo Manostijeras”), son otras caras conocidas.

CINE: “ROBOCOP”.

Todos los años nos llega algún remake de alguna película que guardamos en la memoria (“Superman”, “Total Recall”,…). Y el “Robocop” de Paul Verhoeven (con Peter Weller al frente, además de Nancy Allen, Miguel Ferrer, Ronny Cox,…) causó sensación en los 80 por lo novedoso de esa especie de superhéroe medio hombre, medio máquina. Por lo que era de esperar una nueva versión (entre medias ha habido otros acercamientos tipo serie de tv, videojuegos,…). La nueva entrega del brasileño José Padilha (“Tropa de élite”), vuelve a situarnos en el 2028, cuando en los EEUU está prohibido usar máquinas para luchar contra el crimen, cosa que no ocurre en el resto del mundo. La empresa OmniCorp, liderada por el ambicioso Raymond Sellars (Michael Keaton, “Batman”), está haciendo todo lo posible para que la situación cambie y así incrementar su cifra de negocio. Con la ayuda del Dr. Dennett Norton (el siempre fiable Gary Oldman, “El topo”), consigue crear una máquina en la que introduce el cuerpo de un ex agente malherido en un atentado por luchar contra la corrupción (policial, política,…), Alex Murphy (el sueco Joel Kinnaman, visto en “El invitado”). Con RoboCop, consigue cambiar de idea a los políticos. Lo que no se si conseguirá es someter al nuevo superpolicía. Y es que este nuevo RoboCop, tiene más de humano que el anterior (o así lo recuerdo…), por lo que entran en juego más los sentimientos personales, las relaciones con su mujer (Abbie Cornish, “Sin límites”) e hijo, en detrimento de la acción, que la hay, pero más comedida. Esta peli cuenta con la ventaja de los avances en temas de efectos especiales, por lo que las escenas de acción (incluido los entrenamientos tipo videojuegos) están muy conseguidas. Yo la hubiera hecho un poco más sarcástica…hecho de menos un poco de humor. Aunque sólo ver a Samuel L.Jackson y su tupé (en el papel del presentador de televisión Pat Novak, descaradamente pro OmniCorp) causa risa. Otras caras que os podrán sonar son la de Jackie Earle Haley (“Lincoln”), como el soldado que no se fía del protagonista; Michael K. Williams (“12 años de esclavitud”), en el papel de compañero de fatigas de Murphy; o Jennifer Ehle (“La noche más oscura”), mano derecha de Sellars. Puro producto de entretenimiento, sin más.

CINE: “HAPPY FAMILY.”

Me metí a ver “Happy family” sin tener ningún referente, aparte de saber que era una comedia italiana. Y efectivamente es una comedia, blandita (no es para partirse…ni mucho menos), y un pelín surrealista en su planteamiento y forma de contar la historia. Esta es la de un escritor al que le cuesta escribir, que empieza a desarrollar las cuitas de dos familias totalmente distintas que se unen ante el anuncio de casamiento de sus hijos adolescentes. El propio escritor, Ezio (Fabio de Luigi), se mezcla en la historia (quizás esto le de un toque original). Los gags están basados en los caracteres peculiares de sus personajes y en la diferencia social de las dos familias. Además de utilizar una técnica, tipo reportaje, en la que los personajes hablan constantemente a la cámara. Y como decía los personajes van desde el repelente Filippo que quiere casarse con 16 años con la tipo manga Marta, también de 16, hasta sus padres. El estirado y enfermo terminal Vincenzo (Fabrizio Bentivoglio) y la guapa Ana (Margherita Buy), padres del él; y el padre pasota (Diego Abatantuono) y la madre insoportable de ella. La hermanastra de Filippo, la pelirroja Caterina (Valeria Bilello), tiene también mucho que decir. Los desvaríos de la abuela aportan un toque de humor. El director es Gabriele Salvatores (ganador de un Oscar con “Mediterráneo”). Al menos no llega a la hora y media. Para pasar el rato.

CINE: “AGOSTO”.

No quería dejar de ver “Agosto”, a pesar de llevar ya unas semanitas en cartelera, porque sigo con mi objetivo de ver todas las pelis que tengan alguna nominación a los próximos Oscars en las categorías importantes. Y así tener cierto criterio cuando llegue la esperada cita. Y es que además es esta una película donde pesan mucho las interpretaciones del manojo de estrellas que la protagonizan, dos de ellas nominadas. Suele ocurrir cuando se trata de la adaptación de una obra de teatro (lo de la importancia de las interpretaciones), como en “Un dios salvaje”, por citar una de las últimas más relevantes. El autor de la obra, y aquí guionista, es Tracy Letts, quien ganó un Pulitzer por la misma. Es un drama familiar en toda regla, pero salpimentada con ciertas dosis de ironía o humor negro…o humor clásico, como la bendición de la cena (el momento más divertido). Cena que acaba como el rosario de la aurora. Y es que estamos ante la historia de una familia que se reune en torno a Violet Weston (Meryl Streep, “La duda”, siempre sublime…no me extraña su enésima nominación), enferma de cáncer y con una mala leche de campeonato, en parte debido a las pastillas, que acaba de perder a su marido, Beverly (un efímero Sam Shepard, “Mud”). La llegada de sus tres distintas hijas, Bárbara, Ivy y Karen (magnífica Julia Roberts, “Pretty Woman”; la modosita Julianne Nicholson, “Kinsey”; y la alocada Juliette Lewis, “El cabo del miedo”), provoca que salgan a la luz los trapos sucios de esta complicadita familia. Película de diálogos, caras a cara (sobre todo los Streep/Roberts), a tres bandas…o multitudinarios (la citada cena después del funeral es uno de los momentos álgidos). Guarda para el final algunas sorpresas de guión para que las dos horas no se hagan muy largas. A los ya citados les acompañan Chris Cooper (“El patriota”), un tranquilo tío Charlie, que no se entiende como aguanta a Mattie Fae (Margo Martindale, “Million Dollar Baby”), hermana de Violet, y padres del atolondrado pequeño Charlie (Benedict Cumberbatch, “War Horse”). Abigail Breslin (“Pequeña Miss Sunshine”), hace de Jean, hija de Bárbara, una adolescente insoportable, que no asume que sus padres se separen (él, Bill, Ewan McGregor, “Lo imposible”). El novio de Karen, Steve (Dermot Mulroney, coincidió con la Roberts en “La boda de mi mejor amigo”), ayuda a liar más la cosa. Como dato, uno de los productores es George Clooney, amigo del director, John Wells, más conocido como productor (en “Urgencias” conoció a Clooney) que como director. Este es su segundo largo tras “The Company Men”. La magnífica “Lay down sally” de Eric Clapton se escucha pro ahí. Interesante.

CINE: “JACK RYAN: OPERACION SOMBRA”.

Me temo que a este “reboot” (relanzamiento) del personaje creado por Tom Clancy, Jack Ryan, le van a pesar los antecedentes. Chris Pine (visto en los últimos “Star Trek”), no da la talla que anteriormente dieron Alec Baldwin (“La caza del Octubre rojo”), Ben Affleck (“Pánico Nuclear”) y, sobre todo, Harrison Ford (“Juego de Patriotas”), encarnando a este ex marine metido a agente de la CIA. Hasta su mentor en esta peli, Thomas Harper (interpretado por el otrora gran estrella, Kevin Costner, “Bailando con lobos”), le llega a decir “que no se le quita esa cara de boyscout que tiene”. Dicho lo anterior, “Jack Ryan: Operación Sombra”, lleva a nuestro personaje a luchar contra el terrorismo financiero, personificado en el malvado Viktor Cherevin (el gran actor norirlandés Kenneth Branagh, “Los amigos de Peter”, da categoría a la cinta, que además dirige), que pretende hundir el sistema financiero americano mediante operaciones fraudulentas. La originalidad de este largo es que cuenta los orígenes del agente. Luego tampoco es muy original en la trama (pinchar ficheros, colarse en la oficina del malo, final con cuenta atrás,…).Siendo un thriller de acción, esta llega sobre todo avanzado ya el metraje. La paralela, y no tan paralela historia de amor de Ryan con su novia Cathy (Keira Knightley, “Orgullo y prejuicio”, tiene como un gesto raro…deben ser las secuelas de tanto “Piratas…”), se inmiscuye sin piedad en la trama. También podemos ver a Colm Feore (“Thor”) como su jefe en el banco, y al grandullón Nonso Anozie (“Los Juegos de Ender”), haciendo, como no, de guardaespaldas. Para pasar el rato.

CINE: “NEBRASKA”.

“Nebraska”, es de esas pelis maravillosas que de vez en cuando se cuelan en nuestras pantallas sin hacer mucho ruido. Esta vez, sus seis nominaciones a los Oscars, en categorías importantes, posiblemente le echen una mano en taquilla. Más incluso, que su elenco de actores, no tan conocido, pero que están sublimes. Cuenta como un senil octogenario, Woody Grant (me reconcilio con Bruce Dern, después de ser el único que se atrevió a matar a John Wayne…en “Los Cowboys”), se cree, en contra de todo el mundo, ganador de un millón de dólares, por lo que decide intentar llegar a su Nebraska natal como sea, para cobrar su premio. Sólo su hijo David (un Will Forte con antecedentes en “Saturday Night Live”, en un registro contenido) se compadece de él y decide acompañarle. Es una dulce comedia, con un fondo dramático, que afronta los desvaríos de la tercera edad sin caer en la ñoñería y el sentimentalismo exagerado (ya se encarga la genial June Squibb, merecidísima nominación, como la de Dern, en el papel de mujer de Woody, Kate, de quitarle importancia al tema), aprovechando para mandar un mensajito a los que tienen una relación complicada con sus padres mayores. Está filmada en blanco y negro y no me extraña tampoco la nominación a mejor fotografía, que destaca en los momentos “road movie”, donde aparecen los paisajes rurales típicamente americanos. Cuenta además con el aval de un director como Alexander Payne, cuyas películas “Entre Copas” y “Los Descendientes” (me gustó más la primera) tienen sendos Oscars a su guión. En un reparto lleno de actores no profesionales, según leo en Fotogramas nº 2044, destacan además Bob Odenkirk (también proveniente del Saturday Night Live y con mucha experiencia televisiva), como Ross, el otro hijo de Woody; y el veterano Stacey Keach (el inolvidable “Mike Hammer” de la tele), como el antiguo socio de Woody, que quiere aprovecharse de la supuesta suerte de su amigo. Una sale de la sala con una sensación maravillosa. Muy recomendable.

ARTE DOWN Y BODEGAS REMIREZ DE GANUZA.

El pasado jueves 6 de Febrero, tuve la suerte de presentar la entrega de premios del Concurso de Pintura de Artedown (www.artedown.com) Bodegas Remírez de Ganuza. Una de las muchas actividades que hace la Fundación Síndrome Down de Madrid con el fin de recaudar fondos para financiar proyectos enfocados a mejorar la situación de los chicos y chicas con alguna discapacidad intelectual, y en la medida de lo posible conseguir su integración en la sociedad. Una maravillosa labor que no me cansaré de alabar. Además de los premios (1000 eur para la primera, Begoña Urtasun, y 500 para el segundo, Jorge Bermejo), las Bodegas Remírez de Ganuza pusieron a la venta el vino María Remírez de Ganuza, Reserva Especial 2005, cuyos beneficios irán íntegros a la fundación. Además pudimos asistir a un “showcooking” liderado por el chef del Hotel de las Letras, donde tuvo lugar el encuentro, Paco Morales. En definitiva, un acto entrañable en el que contamos con la presencia de Vicente del Bosque, Patrono de Honor de Down Madrid. Entre otros asistentes pudimos ver a Mercedes Milá, Sergio Sauca o Lorenzo Díaz.