CINE: “CAZA AL ASESINO”.

Caza_al_asesino-744445180-largeTienen en común “Caza al asesino” y “Venganza”, no solo al director Pierre Morel (“Distrito 13″), sino que también suponen un impulso a la carrera de dos actores, que superados los 50 y con una brillante carrera detrás, se meten en su madurez en papeles de duros justicieros. Si bien la “Venganza” de Liam Neeson ha sido un éxito de taquilla con varias secuelas ya, la que nos ocupa, protagonizada por Sean Penn (grande en “Mystic River”), no sé si va  tener tanto recorrido. Es un efectista “thriller” para el lucimiento de un cachas Penn, que aporta poco a este género de cine de acción. Como dice Francisco Marinero en Metrópoli, nº 577, “Hay inverosimilitud y previsibilidad, acción espectacular y personajes, diálogos y situaciones que encadenan tópicos”. Vamos, nada nuevo. En este caso Penn encarna a Terrier, un ex mercenario responsable de la seguridad de ONG,s en la República del Congo, que debido a otros intereses “paralelos” debe abandonar ese pais y a su novia Annie (la italiana Jasmine Trinca, “Miel”), pero con un gran cargo de conciencia. Retirado de sus menesteres belicosos y de vuelta al Congo pero en labores humanitarias, vuelve a sentirse amenazado por lo que viaja por el mundo buscando los culpables de su persecución. Para empezar contacta con algunos de sus excompañeros de batallitas. Quién no ha visto una peli del “arrepentido al que le persigue su pasado”…Además una enfermedad le incapacita temporalmente (…a John Wayne también le pasaba en una peli que no recuerdo….no se si “El último pistolero”…), otra “no novedad”. Dicho lo anterior, sabiendo uno a lo que atenerse, la podemos considerar pasable/entretenida. Curiosamente hay presencia española, y no solo en la producción y en la interpretación de Javier Bardem (con ese careto se lo están rifando en USA en papeles de malo descerebrado…como “Skyfall”), sino que hay escenas taurinas (fundamentales en el devenir de la peli) con un Alejandro Talavante haciendo de torero, y escenas de Barcelona y Cataluña por donde pasa Terrier en búsqueda de respuestas. Sobre el tema taurino, los cansinos gobernantes catalanes ya se han dado prisa en incluir en los créditos finales una aclaración sobre el carácter antitaurino de la ciudad (que aunque se supone que ocurre en la ciudad condal…se ha rodado en otro sitio…que conste…)…eso sí, el dinero de la producción que no falte. Incongruencias de unos soplagaitas. Penn se rodea de buenos secundarios como son Ray Winstone (“Noé”), Mark Rylance (“Blitz”) e Idris Elba (“Thor”).

CINE: “LA FAMILIA BÉLIER”.

La_familia_B_lier-877695557-largeCon un poco de retraso (ya estrenada hace un par de semanas) me acerqué a ver “La familia Bélier”, de Eric Lartigau (“Un ticket pour l´espace”), una agradable comedia (con tintes musicales sin ser un musical) francesa (nuestros vecinos galos saben hacernos reir) sobre una familia granjera en la que todos son sordomudos menos la hija, Paula (Louane Emera, salida de la versión gabacha del talent show “La Voz”), en quien se apoyan el resto. El conflicto aparece cuando a Paula le surge la oportunidad de presentarse a un concurso de música en París. La disyuntiva está entre lanzarse a hacer lo que le gusta y abandonar a su familia, o renunciar a su sueño. Mezcla muy bien las situaciones cómicas producidas, no sólo por la discapacidad de la familia protagonista (un acercamiento humorístico con delicadeza y humor…”somos sordos no tontos…”), sino también por lo excéntrico de su comportamiento (el interés del padre, François Damiens, “Los seductores”, en presentarse a las elecciones para alcalde), con la tensión emocional (la audición en París puede provocar alguna lagrimilla…por lo que me cuentan…). El resto de la familia lo componen la exagerada y jugetona madre (Karin Viard, “Polisse”), y su hermano Quentin (el novel Quentin Gelberg). Roxane Duran (“La cinta blanca”), como su promiscua amiga Mathilde, y Eric Elmosnino (“Gainsbourg”), como su amargado profe de música se suman a un más que correcto reparto. Entretenida.

CINE: “MAD MAX: FURIA EN LA CARRETERA.”

Mad_Max_Furia_en_la_carretera-429261909-largeGeorge Miller (“El aceite de la vida”), el director de la trilogía clásica “Mad Max”, retoma la saga unos añitos después (la primera data de 1979) con “Mad Max: Furia en la carretera”. Subtítulo certero porque de eso se trata…todo el rato al volante…y “furiosos”. Max (Tom Hardy, “La entrega”, sustituye a Mel Gibson) huye de las garras del todopoderoso Immortan Joe (Hugh Keays-Byrne, el Cortauñas de las primeras entregas). En su huida se cruza con la misteriosa desmembrada Furiosa (Charlize Theron, “Monster”), que también intenta escapar del desagradable Immortan, acompañada por las esclavas reproductoras (Zoë Kravitz, “Divergente”, la modelo Rosie Huntington-Whiteley, “Transformers: el lado oscuro de la luna”, la nieta de Elvis, Riley Keough, “Magic Mike”,…., entre otras). Immortan se agarra un cabreo de aupa y se pone a perseguirlos por medio de esos caminos desérticos en una atmósfera apocalíptica asfixiante. No hay quitarle el mérito de la estresante acción. Porque de los 120 minutos que dura, se pasan pegando cochazos (o vehículos similares…) casi todo el metraje. Original (recordando a las antiguas entregas) en la creación de los personajes y de los vehículos (incluso alguno de coña como el que lleva un guitarrista vivo en el capó…), la película es pura acción. De hecho, cuando alguno se pone sentimental la cosa flojea (pero hay poco margen para el sentimiento…). Otra cara reconocible (bueno con el maquillaje no tanto) es la de Nicholas Hoult (“X-Men: días del futuro pasado”), que hace de Nux, uno de los perseguidores que se cambia de bando. Recomendada para los nostálgicos de la saga y aquellos amantes de las “road movies” de acción.

CINE: “EL GURU DE LAS BODAS”.

El_gur_de_las_bodas-754601990-large“El gurú de las bodas”, el primer largo de Jeremy Garelick, se une a la interminable lista de pelis sobre bodas…estas tienen ya su categoría propia. Y dentro de esas “pelis de bodas”, la podríamos subencuadrar en el apartado de “comedias tontas sobre bodas”. Y es que es muy tonta. Y salvando algún “gag” provocado por lo “freaky” de la mayoría de sus personajes (los testigos de pega se llevan la palma), me hubiera ahorrado hasta la reseña. Pero ya puestos os cuento que lo original (si es que hay algo original) en esta cinta es que se centra en el novio, Doug (Josh Gad, “Los becarios”), el típico personaje gordito, feo y sin amigos, que contrata los servicios de Bic (Kevin Hart, “Un funeral de muerte”, típico actor negro resultón con mucha…mucha…labia), un experto en ayudar a ese tipo de personajes patéticos. Y ¿cómo les ayuda?. Desde hacerse pasar por el padrino, hasta dar discursos en las bodas, conseguir testigos, despedidas de soltero,…En el caso de Doug, el servicio que se pretende es un servicio completo (un “smoking de oro”…). Ya os podéis imaginar que la peli transcurre entre las mentiras de Doug a su novia Gretchen (Kaley Cuoco-Sweeting, la Penny de la serie “The Big Bang Theory”), los preparativos de la boda, por parte de la familia de ella…y por parte del “asesor” de él. Ya he mencionado lo raritos que son los testigos “seleccionados”. Por citar alguno… Reggie (Affion Crockett, “Rompiendo las reglas”) o Lurch (José García, visto es la serie “Perdidos”). Los veteranos Ken Howard (visto en series como “Los Colby”, “Dinastía”,….) y Mimi Rogers (“La sombra del testigo”), hacen de los padres de ella. Y por su belleza, también destaco a Olivia Thirlby (“Dredd”) en el papel de Alison, la hermana incrédula de ella. Al menos tiene una música reconocible y agradable. Pero, en definitiva…prescindible.

CINE: “VENGADORES: LA ERA DE ULTRON”.

Vengadores_La_era_de_Ultr_n-182285335-largeLa verdad es que hacer una reseña de “Vengadores: la era de Ultrón” no tiene mucho misterio. La factoría Marvel ha descubierto un filón con sus personajes y, bien por separado, o juntándolos, como en esta secuela de “Los Vengadores”, también dirigida por Joss Wedon (“Serenity”), sabe que va a ser un éxito de taquilla (esta última citada la tercera más taquillera de la historia!!) y que tiene su público al que le divierte este tipo de cine de acción/entretenimiento con magníficos efectos especiales, grandes superhéroes (interpretados por primerísimos actores y actrices), y algunas dosis de emoción y humor para contentar a todos. En esta ocasión, los protagonistas se unen para luchar contra Ultrón (la voz de James Spader, “Secretary”), una especia de robot enorme, producto de la factoría de Tony Stark/Iron Man (Robert Downey Jr., “Sherlock Holmes”), pero que se les ha ido de las manos, y que, como casi siempre pasa con los malos de estas pelis, quiere acabar con la humanidad. Así las cosas, con sus dudas, enfrentamientos personales, sentimientos escondidos, etc, etc,…, vuelven a juntarse el enorme Thor (Chris Hemsworth, “Rush”) y su martillo, la sexy Viuda Negra (Scarlett Johansson, “Lost in Translation”), el apocado…hasta que se cabrea…Hulk (Mark Ruffalo, “Los chicos están bien”), el eterno Capitán América (Chris Evans, “Dime con cuántos”) y el certero Ojo de Halcón (Jeremy Renner, “En tierra hostil”). También aparecen otros como Nick Fury (Samuel L. Jackson, “Pulp Fiction”), el Coronel Rhodes (Don Cheadle, “Hotel Rwanda”), La Visión (Paul Bettany, “Legión”), Halcón (Anthony Mackie, “Acero Puro”), Heimdall (Idris Elba, “Mandela: del mito al hombre”) o Erik Selvig (Stellan Skarsgard, “El médico”), entre otros. Y por si fuera poco, se suman al elenco un par de mutantes, prestados por la saga X.Men, Bruja Escarlata (Elisabeth Olsen, “Godzilla”), y Quicksilver (Aaron Taylor- Johnson, “Anna Karenina”). Y si os quedáis con ganas de más, no os preocupéis, que ya están anunciadas más secuelas (el final de la peli te lo deja caer en todo caso), además de nuevas entregas de Iron Man, Capitán América, etc, etc, etc….

CINE: “MANDARINAS”.

Mandarinas-415630145-largeDe vez en cuando me atrevo con alguna peli de esas que yo califico “difíciles”, a priori, ya sea por su temática o, como en este caso, por tratarse de una co-producción exótica, aquí, estonio-georgiana (invito a una birra…Mahou… a quien me cite un largometraje de esos lares…). Y esta modesta producción, llena de detalles y con mucho reconocimiento internacional (nominada en los pasados Oscars a Mejor Película de habla no Inglesa), dirigida por el estonio Zaza Urushadze, nos lleva al conflicto que tuvo lugar por aquellas tierras a principios de los 90 cuando la provincia de Abkhazia, en territorio georgiano, pero lleno de estonios, buscaba su independencia. La mayoría de estonios allí residentes volvieron a su pais de origen, pero algunos, como el caso de Ivo (Lembit Ulfsak) decidieron quedarse. En su caso, para ayudar a su vecino Margus (Elmo Nüganen) a recoger la cosecha de mandarinas. En medio del conflicto Ivo tiene que acoger en su casa a un herido de cada bando, el mercenario checheno Ahmed (Giorgi Nakashidze), y el georgiano Niko (Misha Meskhi). A partir de ahí Ivo tiene que mediar entre sus dos huéspedes, lógicamente enfrentados. Es una especia de cuento (duro…para mayores) sobre la bondad de las personas (encarnada en el anciano Ivo), en medio de la irracionalidad de la guerra. Es un trabajo casi teatral en el que es más importante, a nivel producción, la relación entre los cuatro personajes que el tema bélico (ya he mencionado lo modesto de la cinta…). Lo dramático del asunto se sobrelleva con agrado por las buenas interpretaciones, y por unas gotas de sutil humor que lo hacen más sobrellevadero. Además dura lo justo. Poco más de 80 minutos. Interesante.