CINE: “LIO EN BROADWAY”.

L_o_en_Broadway-319541635-largeMe despido hasta dentro de unas semanas (en Agosto por el sur me cuesta ir al cine…) con una entretenida comedia de enredo de corte clásico, “Lío en Broadway”, del veterano Peter Bogdanovich (“Lunas de papel”), donde los malos entendidos, cruces de parejas, situaciones comprometidas, personajes pintorescos, etc, se mezclan a buen ritmo para hacernos pasar un rato agradable. Una aspirante a actriz que se gana la vida haciendo de “chica de compañía” (la Carmena lo diría de otra manera…), Isabella (Imogen Poots, “Need for Speed”), nos cuenta como una cita con el importante director de teatro, Arnold Albertson (Owen Wilson, “Midnight in Paris”), le cambia la vida cuando por aquellos temas del destino, consigue un papel en una obra del citado Albertson. Pero los líos no acaban más que empezar, ya que entre otras cosas, la mujer de Albert, Delta (Kathryn Hahn, “La vida secreta de Walter Mitty”), también trabaja en la obra, junto al actor estrella Seth (Rhys Ifans, “Notting Hill”) con quien tiene una relación “curiosa”, un Seth, que conoce las debilidades carnales de su director. Además el escritor del libreto, Joshua (Will Forte, “Nebraska”), se enamora de Isabella, dejando a su novia, la estresada psiquiatra Jane (una Jennifer Aniston, “Somos los Miller”, como más fea…), que a la vez es la doctora de la protagonista y de otro de sus clientes, un juez obsesionado (Austin Pendleton, “Una mente maravillosa”). Y si sigo no paro con las “casualidades”…pero mejor que lo veáis en la gran pantalla. Otras caras conocidas completan esta sencilla pero efectista comedia. Así: Illeana Douglas (“Uno de los nuestros”), la nieta de Melvyn Douglas ejerce de entrevistadora; Richard Lewis (“Leaving Las Vegas”) y Cybill Shepherd (“Taxi Driver”), como los padres de Isabella; Debi Mazar (“Collateral”), como la Madame; y otros cameos como el del director Quentin Tarantino, Michael Shannon  (“El hombre de Acero”) o Tatum O´Neal (“Los picarones”).

CINE: “ANT-MAN”.

Ant_Man-627211491-largeLa industria MARVEL es una mina para el séptimo arte con la cantidad de “superhéroes” que está trasladando de las páginas de los cómics a la gran pantalla. Y por lo general, se trata de cine muy entretenido. Y “Ant-Man”, Peyton Reed (“Di que sí”), no es una excepción. Aunque tarda un poco en entrar “en faena” (me refiero a la acción más trepidante), tiene todos los ingredientes para pasar un buen rato. Un “superhéroe” original, ya que con lo chico que es, tiene una inmensa fuerza y la capacidad de controlar a las hormigas. Unos diálogos cómicos que se cuelan en toda la cinta haciendo de esta una interesante comedia, independientemente de la acción citada. Un toque sentimental en la relación del protagonista, Scott Lang/Ant-Man (un más que correcto Paul Rudd, “¿Cómo sabes si…?”), y su hija Cassie (Abby Ryder Fortson, “Playing It out”), sin ser empalagosa. Buenos efectos especiales (comentar esto es ya casi una obviedad…pero la buena tecnología ayuda tela). Y una trama, sencilla, pero la tiene. El Dr. Hank Pym (Michael Douglas, “Wall Street”), que años atrás decidió ocultar un invento suyo que podría crear males mayores, tiene que desempolvar dicho invento (un traje que encoje el tamaño y aumenta la fuerza de quien lo usa), y utilizar a un vulgar ladrón de guante blanco, Lang, para evitar que un alumno suyo, el malvado Darren Cross (Corey Stoll, “Non-Stop”), consiga sus maléficos objetivos con un invento similar al de su maestro. ¿Como evitarlo? Robando esa imitación de su infranqueable fortaleza. Contarán con la ayuda además de la hija de Pym, Hope (Evangeline Lilly, la Tauriel de “El Hobbit”), que trabaja con Cross. La cinta cuenta además con otros personajes a destacar, como Luis (Michael Peña, “Corazones de acero”, el más divertido del elenco), ex compañero de celda de Scott; Paxton (Bobby Cannavale, “Blue Jasmine”), poli que está casado con la ex del prota, Maggie (Judy Greer, “Jurassic World”). Como no podía ser de otra manera hay algún guiño a otras producciones Marvel tanto en diálogos como en la aparición en este caso de Falcon (Anthony Mackie, “Acero puro”), visto en “Capitán América”. Aparte de dejar la puerta abierta para alguna secuela. Mientras la taquilla responda…Acabo con lo que dice Javier Porta del Diario La Nación: “El resultado es más liviano y menos pirotécnico que otros productos Marvel, pero es uno de los más simpáticos y entretenidos”. Estoy de acuerdo.

CINE: “REY GITANO”.

Rey_Gitano-968285859-largeJuanma Bajo Ulloa dirige esta comedia gamberra, “Rey Gitano”, que si la comparamos con su recordable “Airbag”, la recién estrenada sale perdiendo. Como dice C. Lobo en La Razón, “…hay numerosos “gags” que no consiguen la risa del respetable, otros que deben tirar de la siempre socorrida escatología y, mientras, los malos siguen siendo los mismos de siempre…”. No puedo estar más de acuerdo. Añadiría que tiene un poco de la comedia de moda, todavía, “Ocho apellidos vascos” y su divertida secuela televisiva “Allí abajo”, al tirar de tópicos con el tema de las distintas nacionalidades y acentos. De hecho algunos actores han participado en ambas. Karra Elejalde en la peli, y Maria León y Gorka Aguinagalde en al serie televisiva. La trama trata de dos patéticos detectives venidos a menos, Jose Maria (Elejalde), republicano y separatista, y Primitivo (Manuel Manquiña, “Lobos de Arga”, quizás lo mejor de la peli), franquista y patriota, que reciben el curioso encargo del más curioso todavía Gaje (el televisivo Arturo Valls, “Cámera Café”) de localizar a los miembros de la familia real (aprovechan para darle cera…ya sabemos que el cine español muy monárquico no es…) allá donde estén para conseguir su ADN, ya que el citado Gaje se declara hijo ilegítimo del Rey. Empieza entonces una alocada persecución a modo de “road movie” y a veces con poco sentido (me refiero a nivel guión…), para conseguir el citado ADN antes de la coronación del nuevo Rey. Pasan por la pantalla numerosos personajes más o menos patéticos para “decorar” esta comedia prescindible. Así, un Santiago Segura (“Torrente”) casi irreconocible que incluso no ha querido ni salir en los créditos finales; una Rosa María Sardá (“La niña de tus ojos”) a lo hitler; Charo López (“Secretos del corazón”); o el monologuista Ernesto Sevilla. He visto mejores comedias.

CINE: “DEL REVES”

Del_rev_s_Inside_Out-161470323-largeLa imaginación y creatividad de los currantes de Pixar (ahora Disney-Pixar) no tiene límites, y tras maravillas como “Toy Story”, “Ratatouille”, “Cars”, “Monsters Inc” o “Up” (estas dos últimas también dirigidas por Pete Docter, como la que ahora nos ocupa), nos llega a las pantallas la genial “Del revés”. Nos muestra a una niña , Riley, que tras una infancia feliz en Minnesota con su familia, amigas y su hockey (sobre hielo), vive el momento difícil de tener que dejar todo atrás y mudarse a San Francisco por motivos laborales de su padre (la voz de Kyle Maclachlan, recordado por la serie “Twin Peaks”). Lo original del asunto es que la peli nos lleva al pensamiento de Riley, donde en una especie de centro de operaciones, las distintas emociones manejan los sentimientos de la niña. Así podemos ver como trabajan juntos Alegría, Tristeza, Miedo, Asco e Ira. Liderados por la primera (ha sido el sentimiento dominante hasta ahora), el mundo de Riley parece que se viene abajo cuando esta, Alegría, y Tristeza, desaparecen del control de mando. A partir de ahí ellas dos tendrán que conseguir hacerse otra vez con la manija del asunto, por lo que, como si de una película de aventuras se tratara, con la ayuda del amigo imaginario de Riley, Bing Bong (la voz de Richard Kind, “Argo”), entre multitud de recuerdos y salvando todo tipo de problemas, se unirán para volver el centro de operaciones y no dejar que Riley se desmorone. Diálogos ingeniosos con un sentido del humor para todas las edades, y con ese punto emotivo que confirma la eficacia de su apuesta por un cine de animación para toda la familia (vaya frasecita me ha salido…). Lo más cómico los centros de mando de los otros personajes. Otras caras conocidas prestan su voz para alguno de los personajes como Diane Lane (“Tormenta perfecta”), como la madre, o el veterano John Ratzenberger (el Cliff de la serie “Cheers”). Y el gran Frank Oz (la voz de Yoda de “La Guerra de las Galaxias” o de multitud de los personajes de “Los Muppets”) también pone su arte aquí. Muy recomendable, y si encima tienes a alguna hija, sobrina, o ahijada de 11 años aprox…que no se la pierda. Dedicada esta reseña a mi sobrina Micaela.

CINE: “AMY”.

Amy_La_chica_detr_s_del_nombre-796388910-largeAsif Kapadia (“Senna”), dirige este maravilloso y crudo documental sobre uno de los más grandes talentos musicales de los últimos años: Amy Winehouse. Con mucho material filmado hasta ahora inédito, más de cien entrevistas incluyendo a personas que nunca habrían hablado del tema, y por supuesto, material conocido (como sus presencias en “talk shows” o imágenes de conciertos o grabaciones…esa con Tony Bennet…), Kapadia compone una biografía desgarradora de este juguete roto por las drogas y el alcohol. Casi siguiendo un orden cronológico y con su música como eje central (y es que sus letras son verdaderas declaraciones…muy reveladoras…como “Rehab”…), podemos repasar la juventud díscola de la artista, sus inicios en la música, sus relaciones más íntimas (el importante papel …en lo malo y en lo bueno…de su ex marido Blake Fielder) y familiares (nos presenta a un padre, Mitchel Winehouse, con pocos escrúpulos), su acercamiento a los peores vicios, su explosión mediática (y lo mal que le sentó), etc. Pero sobre todo también sirve para recordar esa magnífica y espectacular voz que, desgraciadamente, se apagó con sólo 27 años en Julio de 2011. Personalmente voy a recuperar sus CDs (alguno tengo…como el magnífico “Back to Black”), y volver a escuchar ese vozarrón, una gran voz para una mujer tan pequeñita y frágil. Muy recomendable.

CINE: “LOVE & MERCY”.

Love_Mercy-618914264-largePeculiar biopic (película biográfica) esta “Love & Mercy”, Bill Pohlad (“Old Explorers”), sobre el gran músico Brian Wilson, alma mater de uno de los grupos míticos de los 60: The Beach Boys. Y digo peculiar porque no hace un recorrido típico biográfico desde sus inicios hasta el final (o hasta donde haya llegado…), sino que se centra en dos etapas de su vida y en un enfoque muy psicológico del personaje (las idas de olla del mismo permiten darle ese toque surrealista). Ambas etapas las va alternando utilizando a dos buenos actores para interpretar al Wilson maduro con supuestos problemas de esquizofrenia paranoide (John Cusack, “Con Air”), y el joven creador con sus manías de genio (Paul Dano,“Pequeña Miss Sunshine”). En su etapa adulta la trama se centra en su relación con la vendedora de coches Melinda (Elizabeth Banks, “Los juegos del hambre”), quien entra en su vida como un torbellino…para bien…y para torpedear la negativa influencia que el Dr Eugene Landy (el siempre magnífico Paul Giamatti, “Entre copas”) tenía sobre el protagonista. Y en la etapa joven, recuerda los preparativos de una de sus grandes creaciones, el disco “Pet Sound”, además de sus cuitas más intimas como la mala relación con un padre bastante capullo (Bill Camp, “Lincoln”), o las diferencias con Mike Love (Jake Abel, “The Lovely Bones”), otro miembro del grupo. Buena música (no podía ser de otra manera) y buenas interpretaciones que al menos a mí, me han generado un cierto interés en el personaje, al que se le puede ver en los créditos finales cantando la canción que da título a la peli. Interesante.

CINE: “TERMINATOR GENESIS”.

Terminator_G_nesis-844929699-largeLos fans de “Terminator”, la mítica peli de James Cameron de 1984, están de suerte al volver tener en las pantallas a la máquina con la que tanto disfrutamos (“…sayonara baby…”), en “Terminator Génesis”, de Alan Taylor (“Thor: El mundo oscuro”), también con el gran Arnold Schwarzenegger (“Conan el Bárbaro”) en el papel de cyborg inteligente. Se le da una vuelta de tuerca más a la historia que entonces, y en las siguientes tres secuelas, nos contaban. Esta vez un John Connor madurito (Jason Clarke, “La noche más oscura”), que lidera a los rebeldes contra las máquinas, manda al pasado a su incondicional Kyle Reese (Jai Courtney, “Divergente”) para que proteja a su madre Sarah Connor (Emilia Clarke, vista en la serie “Juego de Tronos”). El tema es que cuando Kyle retrocede en el tiempo, Sarah ya está siendo protegida por un guardian (Arnold…). Entonces deciden dar otro salto en el tiempo hacia adelante para evitar males mayores (llega un momento dado que a los amantes del cine sencillo, tanto salto en el tiempo nos puede llegar a descolocar…eso de que el prota salude a su madre…veinte años más joven…). La peli está llena de guiños a sus antecesoras (…un chino mecánico (Byung-hun Lee, “G.I.Joe”) que les persigue que se deshace en mercurio a lo Robert Patrick en “Terminator 2: el juicio final”), incluso la música, y con unos brillantes efectos especiales (ya pueden después de 140 millones de euros de presu …), las más de dos horas transcurren entre mamporros y alguna que otra secuencia nostálgica (estas yo las reduciría más todavía…), entreteniendo el personal. También podemos ver a J.K.Simmons (“Whiplash”), en el papel del ignorado agente O,Brien. Algunas pinceladas de humor, sobre todo jugando con la edad de Arnold a modo de autoparodia, relajan el ambiente.

CINE: “EL PADRE”.

El_padre-233594474-large“El padre” (“The cut”), de Fatih Akin (me encantó su “Soul Kitchen”…a pesar de verla en su momento en versión original…alemán!), es un drama con ramalazos históricos que se enmarca en el genocidio que sufrió el pueblo armenio por parte del imperio turco a principios del siglo XX. Hecho del que no estoy muy puesto (leo que prácticamente supuso la exterminación de los armenios en terreno turco por matanzas indiscriminadas o deportaciones masivas), a pesar de que últimamente algo he oído sobre la posibilidad de que los turcos pidan perdón en la actualidad…por sus atrocidades de entonces. Aquí se centra en el personaje de un herrero armenio que vive en la aldea turca de Mardin en 1915, Nazaret (Tahar Rahim,el amigo golfo de Omar Sy en “Samba”), que reclutado contra su voluntad para ejercer trabajos forzados, sufre los avatares de la opresión otomana. Una vez acabada dicha opresión, se dispone a buscar a su familia, cueste lo que le cueste, y viaje a donde tenga que viajar. Historia bien ambientada en los distintos paisajes y paises en los que transcurre, y que transmite con realismo la angustia y las penurias que debieron pasar los armenios (los turcos..que coproducen la cinta no salen muy bien parados…). Tiene toques de cine clásico. Esas pelis en las que pasan los años, en distintos paises, distintas situaciones…y los personajes van evolucionando (aunque hay que decir que el prota envejece muy bien…vamos, tipo Benjamin Button). Además, y por circunstancias también obligadas por la situación de Nazaret, es una peli de silencios, a veces desgarradores, que llegado un momento pueden hacerla un pelín pesada. En todo caso interesante. Otras caras que pueden resultar familiares (sería para nota conocerles por el nombre…sin recurrir al IMDB…) por haber participado en cintas internacionales son: George Georgiou (“Red 2″), como Vahan; Makran Khoury (“Munich”), Omar; Akin Gazi (“La noche más oscura”), Hrant; Numan Acar (“Padre a la fuerza”), Alpasan; Simon Abkarian (“Casino Royale”), Krikor; y Kevork Malikyan (“Indian Jones y la última Cruzada”), Hagob.

CINE: “NO MOLESTAR”.

No_molestar-530064744-largeYa son muchas y divertidas las comedias francesas que nos llegan cada año. Estamos de suerte porque no hay cosa mejor que reir y pasar un rato agradable. Y “No molestar”, de Patrice Leconte (“El marido de la peluquera”), lo consigue. Y encima en unos prudentes poco más de 75 minutos (ya he dicho más de una vez que esa tendencia de que todas las pelis duren más de dos horas debería acabarse). Es de esas comedias que yo digo “tontonas”, que a Cosme mi hermano le cabrean por la imbecilidad de algunas de sus situaciones…pero son esas situaciones de enredo las que provocan la risa. Y es que de una situación tan simple como que el protagonista, Michel (Christian Clavier, “Los visitantes”), pretende escuchar a solas su última adquisición para su colección de vinilos, una rareza del jazz, como digo, partiendo de este sencillo propósito, la absurda trama consigue que el melómano doctor no pueda disfrutar ni un solo segundo de su joya musical. En su camino se van cruzando distintas situaciones y personajes. Su mujer Nathalie (Carole Bouquet, “Solo para sus ojos”, con la clase de siempre) con ganas de “hablar”. Su hijo perroflauta Sébastien (Sébastien Castro, “Les gamins”), que acoge a una familia filipina. Su amante Elsa (Valérie Bonneton, “Las horas del verano”), íntima de su mujer. Su íntimo Pierre (Christian Charmetant, “Las flores de Harrison”)…amante de su mujer. Una criada, María (Rossy de Palma, “Kika”, pone su punto), con un descaro genial. El típico vecino pesado, Pavel (Stéphane De Groodt, “Astérix en los juegos olímpicos”), que está organizando la fiesta de la vecindad. Además de unos obreros muy torpes, las llamadas de la madre,…, un sinfín de situaciones que se van sucediendo sin cesar y que hacen de su objetivo un imposible. ¿Conseguirá escuchar su disco?. Sin ser hilarante, la peli tiene situaciones divertidas y unos buenos personajes, que giran en torno al absoluto prota que es Clavier, quien despliega toda su gama de gestos y muecas. Me recuerda a Louis de Funes.

CINE: “PROFANACION”.

Profanaci_n_Los_casos_del_Departamento_Q-150221524-largeDesde que me aficioné, por recomendación de mi hermano Pelayo, a la novela negra escandinava con Henning Mankell y su Kurt Wallander, han proliferado escritores noreuropeos en ese género y, lo que nos viene al caso, adaptaciones cinematográficas o televisivas de sus obras. No he leido nada del danés Jussi Adler- Olsen, a quien en poco más de dos meses ya le han llevado a la gran pantalla dos de sus libros de la saga “Los Casos del departamento Q”: “Misericordia” y “Profanación” (ambas dirigidas por Mikkel Norgaard, la segunda, la que puede ver este fin de semana). Y la verdad que tiene todo los ingredientes del cine negro para entretener a los aficionados al mismo. Eso sí, con algunos tópicos, como el del propio protagonista, el detective Carl Morck (Nikolaj Lie Kaas, “Angeles y demonios”…con un gesto como compungido…), personaje sombrío, solitario, autodestructivo, con una relación familiar complicada,…, pero reconocido por su trabajo. En este caso, Morck, retoma un caso cerrado hace más de veinte años sobre el asesinato de dos hermanos gemelos. Sus pesquisas, ayudado por su colega musulmán Assad (Fares Fares, “La noche más oscura”), le llevan a las más altas esferas danesas. Alcohol, sexo, drogas, juegos peligrosos de juventud,…, una mezcla explosiva que veinte años después vuelven a ver la luz ante la insistencia del poli cabezota y a pesar de las trabas de los poderosos. Si bien la intriga pierde fuelle al reconocerse a los malos desde el principio, esto no le quita emoción y ritmo a este largo que usa con eficacia los “flasbacks”, para poder ilustrar al espectador lo que pasó en el momento de los hechos. Otras caras conocidas que completan un correcto reparto son las de Pilou Asbaeck (” Lucy”) y David Dencik (que curiosamente ha participado en las dos adaptaciones de la primera entrega de “Millenium”, la sueca y la americana), como dos de los poderosos que se creían a salvo; y Danica Curcic (“All inclusive”), en el papel de Kimmie adulta, personaje clave en la trama. Interesante.