CINE: “MARTE”.

Marte_The_Martian-972637166-largeEs sin duda el estreno del mes…o al menos de la semana. Pero “Marte”, de Ridley Scott (autor de las míticas “Blade Runner” o “Alien”, entre otras), siendo una buena peli, creo que ha sido magnificada. En la línea de “Gravity”, de Alfonso Cuarón, juega con la soledad de un marciano, en vez de flotando en el espacio, perdido en el plantea Marte. Y no es fácil entretener dos horas y veinte minutos con este argumento. En todo caso las imágenes son espectaculares y los efectos maravillosos. Yo no es que sea masoquista, pero echo de menos algo más de tensión (que la hay). Como dice Alberto Bermejo en Metrópoli nº598, sobre lo que menos le gusta...”la llamativa ausencia de cualquier tipo de villano o de impulso negativo alguno”. Por lo que prima casi más el lado cómico, necesario para desengrasar el largo metraje, y los sentimientos de lealtad al compañero perdido. Y este compañero no es otro que Mark Watney (un sólido Matt Damon, “Salvar al soldado Ryan”), miembro de una expedición de investigación en Marte, que queda abandonado tras una evacuación de emergencia (que coñazo debe ser vivir allí con tanta tormenta), siendo dado por muerto por su propia tripulación, encabezada por Melissa Lewis (Jessica Chastain, “La noche más oscura”), y compuesta por el chistoso Rick (Michael Peña, “Corazones de acero”), y por los más fríos Beth (Kate Mara, “127 horas”), Chris (Sebastian Stan, “Cisne negro”)  y Alex (Aksel Hennie, “Hércules”). El dilema que se plantea a partir de entonces (de que se dan cuenta que no la ha cascado…no revelo nada) es cómo rescatarle, si merece la pena rescatarle (hay alguna crítica velada a la falta de humanidad el algunas decisiones…pero sin hacer sangre),…, todo ello en un ambiente de buenismo exagerado. Buena música ochentera que incluye temas como “Waterloo” o “I will survive”, y que forman parte de las coñitas de Mark hacia su jefa Melissa. Otros buenos actores como Jeff Daniels (“Dos tontos muy tontos”), como el Director de la NASA que debe tomar las decisiones importantes; Chiwetel Ejiofor (“12 años de esclavitud”), el gran apoyo en la tierra; o Kristen Wiig (“La boda de mi mejor amiga”), la más incrédula, completan un buen plantel. En todo caso, recomendable como un buen producto global, esta peli basada en la novela del mismo nombre de Andy Weir.

CINE: “GOLPE DE ESTADO”.

Golpe_de_Estado-138274894-largeTenía mis dudas sobre “Golpe de Estado”, de John Erick Dowdle (“Quarantine”), tras escuchar a mi hermano Cosme (“…que mala!!”), eso sí, en contra de la opinión de Ximena su mujer (“…pues a mí me gustó…”). Eso es lo bueno del cine. Que provoque distintas reacciones. Y también es bueno que provoque sensaciones durante su visionado. Y tengo que decir que hacía tiempo que no “sufría” tanto por unos personajes. Los momentos de tensión están muy conseguidos (lo de la azotea es acojonante), a lo que ayuda sin duda ese efecto de intranquilidad que produce la utilización de la cámara al hombro (un constante movimiento). La sensación de peligro no desaparece. Y lo anterior ocurre en un pais del sudeste asiático donde Jack (Owen Wilson, “Midnight in Paris”), ha sido destinado por su empresa. Acompañado por su mujer, Annie (Lake Bell, “No es tan fácil”), y sus hijas pequeñas, Lucy y Beeze (Sterling Jerins, “Guerra Mundial Z”, y Claire Geare, “Origen”), tiene la mala suerte que nada más alojarse en su nuevo hogar, salta una revolución en el pais, que pone todo patas arriba. A partir de ahí empieza una huida hacia adelante para evitar ser apresados por los rebeldes (con una cara de capullos importante), que se cepillan a todo lo que se encuentran en el camino. Es verdad que hay alguna aparición estelar a golpe de forzar el guión (como las de Pierce Brosnan, “Goldeneye”, caracterizado como el típico americano pasado de vueltas con todo tipo de vicios…en un papel menor), pero bueno, eso es parte del encanto de la ficción. En definitiva, un producto entretenido, no apto para corazones débiles…ni para Cosme.

CINE: “YO, EL Y RAQUEL”.

Yo_l_y_Raquel-311728063-large“Yo, él y Raquel”, de Alfonso Gómez-Rejón (“Espera hasta que se haga de noche”), es de esas sorpresas positivas que de vez en cuando aparecen en cartelera. Sorpresa porque no viene anunciada como las grandes producciones de Hollywood (de hecho ha sido aclamada en el estandarte de los Festivales de cine independiente…el de Sundance), y que me temo pasará desapercibida. Una historia cercana y que puede sonar a manida (relación entre jóvenes estudiantes), pero que trata, de una manera brillante, y con muy buenos diálogos, temas como la amistad (o la no amistad…más bien), o el más duro de la enfermedad. Y todo con un tono cómico que inexorablemente va derivando en dramático, pero sin llegar a la ñoñería. Greg (Thomas Mann, “Project X”, una especie de Gabino Diego a la americana) se autopresenta como un estudiante de último curso que pretende pasar desapercibido entre las distintas “faunas” que merodean el instituto, y al que solo le interesa rodar unos geniales cortos (basados en obras maestras del cine) con su único amigo Earl (RJ Cyler, “Second Chances”). Todo cambia cuando su madre (Connie Britton, de series como “Nashville”), le pide/obliga a hacerse amigo de una compañera de clase, Raquel (Olivia Cooke, “Ouija”), que está gravemente enferma. Como dice Alberto Luchini en Metropoli, nº597, “lo que es indiscutible es que los momentos divertidos son muy divertidos y los dramáticos, nada forzados, resultan conmovedores”. Lo clava. Hay otros personajes que componen un completísimo y variopinto plantel actoral. Como Nick Offerman (“Somos los Miller”), en el papel de padre colgado de Greg, o el más conocido Jon Bernthal (“Corazones de Acero”), como el profe “enrollao”. Está basada en la novela del mismo nombre de Jesse Andrews, que ejerce de guionista. Muy recomendable.

CINE: “EL CORO”.

El_coro-535421216-largeSi la francesa “Los chicos del coro” tuvo un éxito innegable (en taquilla y crítica), la peli que ahora nos ocupa, “El coro”, de François Gerard (“El violín rojo”), con condimentos parecidos, dudo que alcance ni los halagos ni los pecunios de la primera citada. Poco original y previsible desde el minuto uno, se salva por la presencia de dos monstruos que aquí simplemente cumplen (hacen caja…), un estirado Dustin Hoffman (“Tootsie”), y la gran Kathy Bates (“Misery”), y por una agradable selección de música coral. Si no es por lo anterior, la clasificaría como “peli para ver un domingo después de comer…en la tele”. Ciertos guiños trágicos provocan la perseguida lágrima fácil. Y si os cuento la trama entenderéis que no hacen falta “spoilers” para saber de que va el tema. Un chico problemático, Stet (Garrett Wareing, se estrena aquí), con graves problemas de integración, es mandado interno a un colegio elitista donde se prepara el mejor coro infantil del pais. Sus condiciones vocales no pasan desapercibidas, pero estas no son compatibles con su carácter polémico. Allí tendrá que lidiar con un estricto profesor (Hoffman), y con las envidias de algunos de sus compañeros, como Devon (José West, el repelente). Además podemos ver a Debra Winger (ya ha llovido desde “Oficial y Caballero”), como la Sra Steel; Kevin Mchale (de la serie “Glee”) como el profe bonachón Wooly; Eddie Izzard (“Valkyrie”), como el superestirado profe Drake; o a Josh Lucas (“Poseidón”) como el padre biológico del prota. Lo dicho….prescindible.

CINE: “LEJOS DE LOS HOMBRES”.

Lejos_de_los_hombres-341712834-large“Lejos de los hombres”, de David Oelhoffen (“Nos retrouvailles”), muy bien podría enmarcarse en el género western, si no fuera porque la acción transcurre en Argelia, en 1954, en épocas de su guerra de la independencia. Se trata de un ex-militar metido a profesor de niños árabes, Daru (un siempre convincente Viggo Mortensen, en linea con su papel en “La carretera”), a quien le encomiendan la ingrata tarea de llevar al prisionero Mohamed (Reda Kateb, “Un profeta”, el Warren Oates árebe) al pueblo donde sebe ser juzgado por el presunto asesinato de su primo. Acepta a regañadientes, y a partir de ahí los dos protagonistas se embarcan en una travesía por los paisajes áridos de la zona (el equivalente del Gran Cañón y su entorno en las pelis de vaqueros…). En ese “paseo” tendrán que hacer frente al ejército francés (el séptimo de caballería…), a los rebeldes argelinos (los indios…), etc. Además irá surgiendo una relación especial entre ambos, eje principal de la trama. Película de esas que yo llamo con toque lúgubre. De primeros planos. De silencios. Lo que sería un western crepuscular…a lo Clint Eastwood (este si que hablaba poco…). Por todo lo anterior, se puede hacer un poco pesada y lenta, aunque las buenas interpretaciones de sus protagonistas y la buena ambientación, hacen de esta peli un producto interesante. Angela Molina (“Demonios en el jardín”, que hoy cumple 60), tiene una breve aparición como madame del lupanar local. Este largometraje está basado en el relato corto de Albert Camus, “El extranjero”.

CINE: “IRRATIONAL MAN”.

Irrational_Man-961945463-largeAño tras año nos llega puntual a la cita con las pantallas una nueva obra de Allan Stewart Königsberg…o lo que es lo mismo, Woody Allen (“Midnight in Paris”, “Annie Hall”, “Toma el dinero y corre”,…). Y así desde finales de los 60. Y la mayoría tienen su sello. “Irrational man”, donde aparecen esos personajes muy Allen, como el protagonista, pesimistas, a veces desesperados, no rompe con esa dinámica y seguro que no va a decepcionar a sus seguidores. Es menos comedia que otra veces, aunque no deja de tener esos diálogos brillantes con “coñitas” entremetidas, característicos de su humor. Como dice David Rooney, The Hollywood Reporter, nos encontramos ante “un cuasi-thriller de humor negro explorado con un hábil toque de ligereza”. La historia: un profesor de filosofía, Abe Lucas (le pega todo el papel a Joaquin Phoenix, “Her”), bastante bajo de ánimo se va a dar clases de filosofía a una pequeña ciudad. Allí se relaciona con otra profesora, Rita Richards (Parker Posey, “Superman Returns”), que también anda desesperada con su infeliz matrimonio, y con una de sus alumnas, Jill Pollard (Emma Stone, repite con Allen después de “Magia a la luz de la luna”), que a pesar de estar enamorada de su novio Roy (Jamie Blackley, “El quinto poder”), cada vez siente más fascinación por el atribulado profesor. La peli va más por el camino de la tragicomedia romántica, pero sorprende con un giro inesperado fruto de la escucha por parte de Abe y Jill de una conversación fortuita. Dando paso a una peli más de misterio…ese “cuasi thriller” que mencionaba más arriba. Una melodía rítmica muy Allen también (jazz…) acompaña el ritmo de este largo que se deja ver muy bien. Recomendable.