CINE: “OCHO APELLIDOS CATALANES”.

Ocho_apellidos_catalanes-640444128-largePoco tengo que decir de la secuela de “Ocho apellidos vascos”, “Ocho apellidos catalanes”, del mismo equipo, con Emilio Martínez-Lázaro (“Al otro lado de la cama”) al frente. Misma fórmula (incluso algún gag repetido…da igual) y según los datos vistos en la taquilla del primer fin de semana, mismo éxito. Por lo que ya deben estar pensando en “Ocho apellidos gallegos, asturianos, extremeños,…”, o lo que sea. El tema funciona. Un humor actual (sobre temas más que actuales…los catalanes). Unos actores con gancho. Reirnos de nosotros mismos. Y todo sin ofender a nadie. Y el que se sienta ofendido, ya sabe. A Los protagonistas de la primera entrega se unen los “catalanes” para aportar más gags basados en las diferencias culturales y de lenguaje (los chistes vascos y andaluces siguen estando por ahí…por supuesto). Y la historia…pues que Koldo (Karra Elejalde, “Airbag”, el que más carcajadas provoca), se va hasta Sevilla para avisar a Rafa (Dani Rovira, “Ahora o nunca”), de que su hija Amaia (Clara Lago, “Primos”), está a punto de casarse con Pau (Berto Romero, “3 bodas de más”, en su salsa como hippster). Se da a entender por lo tanto que la cosa no funcionó tras el final cursilón en la ribera del Guadalquivir de la primara parte. A partir del aviso, Rafa y Koldo ponen rumbo a Cataluña para impedir como sea la boda. A ellos se unirá Merche (Carmen Machi, “Mi gran noche”, en su divertido registro marujil). Una vez allí tendrán que lidiar con la abuela de Pau, Roser (una divertida Rosa María Sardá, “Maktub”), que cree vive en un pais independiente. La wedding planner, Judit (Belén Cuesta, “Perro flaco”), se convertirá en una fiel aliada…por su propio interés. Imprescindibles Alfonso Sánchez y Alberto López (de la serie “Allí abajo”) como los amigos incondicionales de Rafa. Alguna cara más conocida como la de los televisivos Agustín Jimémez (genial como guardia civil) o Esperanza Pedreño (serie “Camera Café”) completan el elenco actoral. Cine para pasar un rato divertido.

CINE: “CONEXION MARSELLA”.

Conexi_n_Marsella-708710888-largeAcostumbrado a las buenas comedias que nos llegan de nuestro vecino (con quien me solidarizo por sus desgracias recientes), me encontré con esta peli de mafiosos, “Conexión Marsella”, de Cédric Jiménez (“Aux yeux de tous”), que me ha gustado bastante. Tiene todos lo estereotipos de ese género (puede pecar entonces de poco original), pero, basada en hechos reales, me provocó interés en todo lo relativo a la French Connection (ya retratada en la mítica peli del mismo título con Gene Hackman). Cuenta la historia basándose en los dos protagonistas. Por un lado, el juez Pierre Michel (Jean Dujardin, “The Artist”), que es destinado a Marsella (años 70) a luchar contra el narcotráfico. Y por otro, el cabecilla Gaëtan “Tany” Zampa (Gilles Lellouche, coincidió también con Dujardin en “Los infieles”), un capo con todo lo que su “cargo” conlleva: elegante, secuaces con cara de animales, mujer guapa y caprichosa (Mélanie Doutey, “Nunca digas nunca”), discoteca tapadera, un casoplón, etc, etc, etc. El cara a cara se produce físicamente raras veces pero ambos tienen a su contrario constantemente en sus pensamientos. Contada con buen ritmo (a veces cámara al hombro para crear esa sensación de inquietud), e intercambiando de forma paralela el proceder de Michel y Zampa, nos muestra con claridad las dificultades del juez de luchar no solo contra los malos, sino contra las autoridades (corruptelas a go go), y los efectos negativos que su dedicación excesiva puede tener en su entorno familiar (su mujer sufridora interpretada por Céline Sallette, “De óxido y hueso”). Por ponerle un pero, tiene quizás exceso de metraje y el parecido físico de los dos protas es desconcertante a veces. Mencionar la presencia de Féodor Atkine (“Ronin”)en el papel de Gaston Deferre, que fué Alcalde de Marsella y Ministro del Interior. En todo caso, recomendable.

CINE: “DEUDA DE HONOR”.

Deuda_de_honor_The_Homesman-413033135-largeAhora entiendo la poca distribución que ha tenido “Deuda de honor”, segundo largo para la gran pantalla del actor Tommy Lee Jones (la primera fué “Los tres entierros de Melquiades Estrada”), que también protagoniza (como actor tiene buenas pelis, “Hombres de negro”). Y mira que mi género preferido es el “western”. Pero es que esta peli, entre otras cosas, es más lenta que el caballo del malo (muy a propósito esta comparación…). Y además se balancea entre el drama que supone la historia que cuenta, y la comedia más absurda, con personajes y situaciones que parecen de coña. Yo me quedo con este lado cómico porque al menos te ríes de alguna de las chorradas, dentro del bodrio. Y esa historia es la de una solterona incandescente, Mary Bee Cuddy (Hilary Swank, “Million Dollar Baby”), a la que encomiendan trasladar desde el inhóspito Nebraska en el que vive, a tres mujeres a las que se les ha ido la pinza (Grace Gummer, “Frances Ha”, Miranda Otto, “La guerra de os mundos”, y Sonja Richter, “Te quiero para siempre”), hasta un lugar más civilizado. En el camino salva de morir ahorcado al delincuente George Briggs (Jones), quien se convertirá en su acompañante en esta complicada tarea. Y es ese traslado salpicado de algunos incidentes (indios vestidos como hipsters, un hotel lleno en medio de la nada regentado por James Spader, “Wall Street”,…) el que hay que aguantar durante dos horas. Curiosamente, aparte de los citados, hacen apariciones puntuales caras muy conocidas, supongo que por alguna amistad con la producción. Así podemos ver ni más ni menos que a Meryl Streep (“Los puentes de Madison”) o a John Lithgow (“Máximo riesgo”). También a Hailee Steinfeld (“Valor de ley”) o a William Fichtner (“Armaggeddon”). Prescindible.

CINE: “SICARIO”.

Sicario-781388443-large“Sicario”, de Denis Villeneuve (“Prisioneros”), se presenta como peli de acción y yo, la verdad, me esperaba más acción. En palabras de Villeneuve, según la ficha técnica que algunos cines tienen muy a bien repartir (como los Yelmo Ideal), “Sicario ofrece una impactante mirada a las operaciones encubiertas y a los cárteles mexicanos. Pero esta historia también trata sobre Estados Unidos, sobre el choque que se produce entre realismo e idealismo a la hora de tratar los problemas de otros paises”. Y yo añado, que trata, refiriéndome a eso del idealismo, de qué está bien y qué está mal a la hora de luchar contra la lacra del tráfico de droga y todo lo que conlleva. Esas diatribas se plasman sobre todo en el personaje de Kate Mercer (Emily Blunt, “Destino oculto”), una valiente agente del FBI, que es reclutada por Matt Graver (el culibajo y cabezón Josh Brolin, “Everest”), para una misión especial enmarcada en esa guerra creciente que se produce en la frontera entre EEUU y México. Independientemente de lo directamente duras de algunas escenas (reflejo real de lo que está ocurriendo), la agente Mercer tiene que luchar constantemente con las decisiones de sus superiores de misión, decisiones que en muchos casos rayan lo ilegal. Y en esa duda constante sobre el bien y el mal, lo correcto o incorrecto, es en la que se mueve este largometraje. Todo ello con la importante presencia de un sicario, Alejandro (siempre bien Benicio del Toro, “Traffic”), que no hace más que aumentar las dudas en Kate sobre la legalidad de las acciones que realizan. Un poco cansina hay que decir con tanta duda. Victor Garber (el capitán del “Titanic”) y Jon Bernthal (“Corazones de acero”), se suman al elenco actoral, cuyo trío protagonista acapara todo posible interés. La peli, interesante sin más.

CINE: “EL CLAN”.

El_Clan-262802426-largeNuestro pais hermano, Argentina, tiene todavía muchas heridas abiertas y su cine, buen cine en general, de vez en cuando nos trae a las pantallas algunos hechos, más o menos conocidos (allá supongo que con un mayor impacto emocional), que nos recuerdan las atrocidades que han pasado. “El Clan”, de Pablo Trapero (“El bonaerense”), nos cuenta la historia real de la familia Puccio. Una familia liderada por Arquímedes Puccio (Guillermo Francella, “Corazón de León”, con ramalazos “zombies” en su actuación), que tras una apariencia de normalidad, de familia normal, se ocultaba una trama de secuestros y extorsiones, en la que Arquímedes se aprovechaba de la popularidad de su hijo Alejandro (Peter Lanzani, “Casi ángeles”), un popular jugador de rugby, para informarse sobre sus amistades (chicos de familia bien), que luego eran objetivo de sus fechorías. Todo lo anterior ocurrió durante la dictadura argentina que acabó en el 83, y duró años después hasta que se desmanteló esa terrible farsa. Deja caer que los Puccio “trabajaban” con el visto bueno de las autoridades (cuando cae la dictadura pierden esa protección). Y lo más impresionante es la implicación directa (e indirecta) de toda la familia. Las hembras de la familia en una actitud de parecer no enterarse de lo que pasa en su propia casa…¿es que no lo sabían?. Rodado en formato “thriller” (hay algo de tensión por momentos) la peli se ve con interés, más aun si no se conoce el desenlace de sus “actividades”. Buena música. Como curiosidad, en la producción aparecen los hermanos Almodóvar, que también apostaron por la genial “Relatos Salvajes”. Interesante.

CINE: “EL BECARIO”.

El_becario-267828724-largeHay días que no tengo claro que peli ver para poder daros mi breve reseña, y utilizo distintos criterios para decidirme. Eso sí, siempre con la intención de ir y no rajarme…“porque no hay nada que me llame la atención”. Me debo a vosotros, y si me tengo que tragar algún truñete…lo hago. Que no es el caso. Utilizando el criterio de “sale Robert de Niro, me decanté por “El Becario”, de Nancy Mayers (“No es tan fácil”), aparentemente una comedia tontona. Pues no es tan tontona y me lo pasé muy bien con esta historia en la que Ben (De Niro, en el línea de “Todos están bien”), un jubilado viudo, entra a trabajar en una empresa puntera que vende ropa por internet, como parte de un programa especial de contratación de becarios seniors que ha lanzado la compañía (os podéis imaginar que el contraste antiguo/moderno da mucho juego para la vis cómica de la peli). Su primer destino es apoyar a la jefa y fundadora de la empresa, Jules (Anne Hathaway, “Los Miserables”), una hiperactiva empresaria que en principio no tiene tiempo que perder con su nuevo “becario”. El buen carácter y la experiencia (importante alegato a la importancia de la misma) de Ben, hacen que se convierta en alguien imprescindible entre sus jóvenes compañeros….incluso para temas personales, como los consejos sentimentales que le da a Jason (Adam DeVine, “Malditos vecinos”), en su relación con Becky (Christina Scherer, “Cold Cabin”), la agobiada secretaria de Jules. El tema es si también conseguirá calar en la impenetrable jefa. Previsible en lo general, tiene algunos giros de guión que le dan algo de chicha, como las relaciones familiares de Jules, complicadas por su devoción al trabajo. También podemos ver a la veterana Rene Russo (“Tin Cup”), como Fiona, la masajista de la ofi. Buena química entre los protagonistas. Actual (facebook, internet, on line,…..), y con diálogos divertidos. Una comedia entretenida sin duda.

CINE: “TRUMAN”.

Truman-984199420-large“Truman”, de Cesc Gay (“Una pistola en cada mano”), es el nombre del perro que aparece en el cartel, cuyo dueño,Julián (Ricardo Darín, “Relatos Salvajes”), sufre una dura enfermedad. Este, recibe por sorpresa la visita de su amigo Tomás (Javier Cámara, “¿Para qué sirve un oso?”), quien sabedor de la situación de colega, decide pasar cuatro intensos días con él antes de volver a Canadá. A partir de ahí se plantea una comedia dramática …o drama en tono cómico…basado en el duelo interpretativo de estos dos grandes actores. Trata el como afrontar una enfermedad terminal, y lo que conlleva al afectado y los que están a su lado, de una manera simpática, con lo que mitiga la dureza real de la situación. Como dice Carlos Loureda en la Revista “Fotogramas”: “Una película amable, que encantará al público por evitar inteligentemente el dramón, y apostar por la emoción y la ternura. Radiantes interpretaciones de estos dos monstruos del cine actual”. Y son los diálogos y situaciones cómicas los que provocan esa ternura…y alguna sonrisa. A los dos protagonistas les acompañan muchas caras conocidas de nuestro cine en pequeños papeles, como Javier Gutiérrez (“La isla mínima”), en el papel de asesor de funeraria en una de esas secuencias que confirma como tratar lo tétrico con sentido del humor; Eduard Fernández (“La piel que habito”); Pedro Casablanc (“B, la película”); Jose Luis Gómez (“Los fantasmas de Goya”); o Silvia Abascal (“Francisco, el Padre Jorge”). Dolores Fonzi (“El aura”), tiene un papel más destacado como Paula, la prima de Julián. Interesante y recomendable.

CINE: “SPECTRE”

Spectre-683709494-largeNo podía dejar de ver la posiblemente última entrega de Bond con Daniel Craig (“Millennium:Los hombres que no amaban a las mujeres”) al frente, y como era de esperar, la peli, “Spectre”, Sam Mendes (“American Beauty”) no creo que defraude a los seguidores del mítico agente secreto, porque contiene todos los ingredientes típicos de la saga. Quizás eché de menos algún “gadget” más, de esos que le prepara Q (Ben Whishaw, “El atlas de las nubes”), y que todos hemos deseado tener alguna vez. Y también se le puede achacar, en palabras de uno de mis compañeros de visionado, Ramiro, que...”se me hizo un poco larga” (son casi dos horas y media y hay que ir preparado). A Moni y Juan les gustó. Y volviendo a esos “ingredientes”, se ven persecuciones inverosímiles; cochazos espectaculares (un saludo a mis amigos de Land Rover…); un malo con pinta de malo, Franz Oberhauser (el siempre sublime Christoph Waltz, que le va a costar no hacer de malo tras su papelón en “Malditos Bastardos”), que quiere dominar el mundo; un secuaz de ese malo, grandote y con cara de mala leche, Mr. Hinx (el ex luchador Dave Bautista, “Riddick”); el Martini (esta vez “dirty”…); la música de Thomas Newman; localizaciones espectaculares y variadas; Moneypenny (Naomie Harris, “28 días después…”; M (Ralph Fiennes, “La lista de Shindler”); el ya citado Q; alguna cuenta atrás; las chicas Bond…una testimonial (Monica Bellucci, “Malena”)…y otra con más protagonismo (Léa Seydoux, “La vida de Adèle”); etc, etc, etc. Lo novedoso es que vuelve a hacer menciones a su pasado (al de Bond), como en “Skyfall”, con la que tiene cierta continuidad al referirse al edifIcio destruido del M16 y a la desaparecida M (Judi Dench, “Philomena”). Así que pura acción, buenos efectos especiales y golpes de humor para aderezar. Y la trama…pues eso, que Bond tiene que descubrir quien está detrás de la organización Spectre e intentar destruirlos antes de que ellos hagan daño a la humanidad. Previsible pero entretenida.

CINE: “MI GRAN NOCHE”.

Mi_gran_noche-715134242-largeAlex de la Iglesia (“El día de la bestia”), no defrauda con “Mi Gran Noche”. Un despiporre de comedia que si bien no es tronchante, es un chorreo constante de situaciones cómicas, con algunos diálogos y “gags” geniales, que hacen que la poco más de hora y media que dura se pase volando. Y además de le agradece que no recurra a lo soez por norma, ni a referencias políticas ya se sabe de antemano de que color. Pura comedia coral con lo mejorcito de nuestro plantel actoral a su servicio. Y todo ocurre durante la caótica grabación de un programa de fin de año, donde se cruzan diversas situaciones (algunas surrealistas…todas divertidas), para crear un rodaje frenético en un plató donde puede ocurrir de todo. Así, podemos ver el pique entre la veterana gran estrella Alphonso (un Raphael, “Volveré a nacer”, sin reparos en autoparodiarse), con la nueva sensación del momento, Adanne (Mario Casas, “Tres metros sobre el cielo”), a quien, por otro lado, pretenden sobornar tras dejarse hacer un “Boris Becker”…debido a su calentura natural. Alphonso además es asediado por un fan incondicional, Oscar (Jaime Ordóñez, “Torrente 3: El protector”), que no le perdona su desprecio. También está la lucha de egos de los dos presentadores, Roberto (Hugo Silva, “El cuerpo”), y Cristina (la musa del director, Carolina Bang, “Balada triste de trompeta”), por ver quien tiene más protagonismo. Tienen su protagonismo José (Pepón Nieto, “Los años bárbaros”), y Paloma (la cada vez más guapa Blanca Suárez, “Los amantes pasajeros”), dos de los extras que acaban intimando…aunque la “característica especial” de ella no es muy alentadora. Para animar el cotarro, en los exteriores de la grabación hay una violenta protesta contra la productora por un presumible Ere. Al frente de la misma un productor sin escrúpulos, Benítez (Santiago Segura, “Torrente, el brazo tonto de la Ley”). Una regidora medio pasota lesbiana (Carmen Machi, “8 apellidos vascos”); el representante chiquitín pero peleón de Adanne, Perotti (Tomás Pozzi, de la serie TV “Gym Tony”); el no tan chiquitín y sumiso de Alphonso, Yuri (Carlos Areces, “Anacleto: Agente Secreto”); el veterano extra traficante Soriano (Enrique Villén, “Los lunes al sol”);….y muchos otros personajes, divertidos la mayoría, completan esta entretenida comedia.

CINE: BLACK MASS.

Black_Mass_Estrictamente_criminal-710253783-largeTras mi escapada africana para celebrar mi medio siglo, intentaré recuperar mi desconexión cinéfila (vi algunas en el avión como “Slow West” o “Danny Collins”…pero nada reseñable), con algunos de los estrenos de las dos últimas semanas. Y “Black Mass”, de Scott Cooper (“Corazón rebelde”), la tenía apuntada en mi agenda. Empiezo diciendo que no me ha sorprendido mucho. Tiene muchas cosas típicas de las pelis de mafiosos (asesinatos, polis corruptos, traiciones,…), lo que me lleva a recordar algunas míticas como “Uno de los nuestros” (no se si aquí la palabra “fuck” o derivados supera a las veces que Joe Pesci recurría a la palabrita en la de Scorsese…). Quizás en la que me toca reseñar, está más centrada en los personajes (hay violencia…pero no tanta acción como en otras). Personajes por cierto, basados en la historia real de James “Whitey” Bulger (un hiper caracterizado Johnny Depp, “Eduardo Manostijeras”, en un papel muy oscarizable), un despiadado y psicótico mafioso del sur de Boston, que se mueve a sus anchas, gracias al amparo que recibe de su amigo de la juventud, y ahora agente del FBI, John Connolly (Joel Edgerton, “Animal Kingdom”), que cree que ayudando a Bulger podrá eliminar otras mafias de la ciudad. Y pudo ser verdad, lo que no calculó (o si…y dejó hacer) son los estropicios que causó el protagonista. Tampoco es muy original eso de que dos amigos de la juventud, una vez creciditos se situen en distintos ámbitos de la ley, incluso que dos hermanos, uno sea un político importante, como Billy Bulger (Benedict Cumberbatch, “The Imitation Game”), el hermano senador de “Whitey”, y el otro un chorizo de primera (me viene a la cabeza “La noche es nuestra” con Mark Wahlberg y Joaquin Phoenix). Entre ese buen plantel de actores y actrices destacaría además a Dakota Johnson (“50 Sombras de Grey”), como la pareja de “Whitey”; Rory Cochrane (“Argo”), como su socio Flemmi; Jesse Plemons (“Battleship”), como uno de sus secuaces; David Harbour (“Quantum of Solace”), el apoyo principal de Connolly; Kevin Bacon (“Mystic River”)…su principal crítico por el acuerdo que tenía con “Whitey”; Peter Sarsgaard (“An Education”), como el mafioso Halloran; Julianne Nicholson (“Staten Island”), como la abnegada mujer de Connolly; Corey Stoll (“Ant-Man”), el fiscal que empezó a levantar el caso; o Adam Scott  (“El Aviador”), como otro de los agentes FBI. En definitiva, una peli que no creo pase a la historia pero con buenas interpretaciones…quizás por esto merezca la pena verla.