CINE: “LA CHICA DANESA”.

La_chica_danesa-635017188-largeEddy Redmayne (“Mi semana con Marilyn”), en el papel de Lili Elbe (antes Einar Wegener), busca su segundo Oscar, tras el conseguido por “La teoría del todo”, con este papel de trasnformismo, afeminado y atormentado.Y es en torno a esta actuación (para mi exagerada), y la de Alicia Vikander (“Ex machina”) como Greta Wegener, por donde gira “La chica danesa”, de Tom Hooper (“El discurso del Rey”). Película basada en la historia real de la primera transexual de la historia, allá por principios del siglo XX. Trata un asunto que todavía hoy día está de actualidad (que si la sanidad pública debe cubrir estas operaciones,…), pero planteada más bien como una historia de amor imposible que deriva en una profunda amistad. El matrimonio Einar y Greta Wegener, son dos artistas enamorados (aparentemente) que disfrutan de su felicidad en su Dinamarca natal. Einar va descubriendo su otro yo (un poco chorra utilizar la excusa de posar de modelo para sustituir a Ulla, Amber Heard, “El poder del dinero”, una amiga de la pareja), que de manera poco comprensible afecta a su vena artística. La necesidad de Greta (la Vikander está muy bien en su papel nominado a las estatuillas), de viajar a París por motivos profesionales, hace que la pareja se instale en la capital francesa. El cambio de Einar a Lili ya parece irreversible. Pero Greta se mantendrá a su lado (que te salga un marido así no debe ser fácil asumirlo). Puede resultar un poquito densa, pero no hay que quitarle su esfuerzo en hacer una peli estéticamente impecable. Dice Luis Martínez en Metrópoli nº 611: “De principio a fin, la película se antoja cursi, evidente e infectada de un esteticismo exasperante. De la interpretación de Eddy Redmayne….duele la exhibición de exagerado manierismo operístico.” También podemos ver a Ben Whishaw (“Sufragistas”), como Henrik, primer amor de Lili; Sebastian Koch (“El puente de los espías”), como el doctor que le opera; y Matthias Schoenaerts (“Suite francesa”), como Hans, un amigo de la infancia, convertido en galerista en París. En definitiva, me ha decepcionado un pelín.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>