CINE: “MULTIPLE”.

split-172094905-largeEl director M. Night Shyamalan (“El sexto sentido“), nos trae a las pantallas “Múltiple”, un thriller psicológico, rayando peli de terror, cuyo título se basa en las características de su personaje protagonista, Kevin (James McAvoy, “El último rey de Escocia“, en un gran ejercicio interpretativo), que padece Trastorno de identidad disociativa (TID). Una enfermedad mental que quien la padece puede “crear” multitud de personalidades distintas (aunque parezca de cachondeo y nos recuerde a Jekyll y Hyde…o similar…es una enfermedad real…). En el caso de Kevin, tiene hasta 23 personalidades distintas, y una más por venir que presumiblemente va a ser muy peligrosa. Con esa vida “múltiple”, secuestra a tres jovencitas, Casey (Anya Taylor-Joy, “La Bruja“), Claire (Haley Lu Richardson, “The Edge of Seventeen“) y  Marcia (Jessica Sula, “Honeytrap“), a la vez que sigue sus sesiones periódicas con la doctora que sigue su caso, Karen Fletcher (Betty Buckley, “Frenético“). El quiz de la cuestión está en cómo se resolverá este secuestro teniendo en cuenta la diferencia de opinión entre las distintas personalidades de Kevin…si, se lo que pensáis. La peli es rarita. Es capaz de crear algo de suspense e inquietud, por lo enigmático de su personaje, y lo claustrofóbico del lugar del encierro. Pero sin duda no es peli para mis seguidores más comerciales…Lo dicho, peli rarita, recomendada a mis amigos raritos amantes del suspense psicológico. Sobre todo destacan las actuaciones atormentadas de McAvoy y Taylor-Joy.

CINE: “LION”.

lion-474003663-large“Lion”, el primer largo de Garth Davis, es de esas pelis nominadas a varias estatuillas (Oscar 2017) que sirven para rellenar categorías (y está en algunas importantes como mejor peli o mejor guión adaptado) pero que me temo se va a ir de vacío el próximo 26 de Febrero en Hollywood. Es un drama basado en una historia real (contada en una novela, aquí adaptada, por su personaje protagonista) que nos cuenta, como en dos partes, la vida de Saroo Brierley (Dev Patel, “Slumdog Millionaire“, de adulto, y Sunny Pawar, “Love Sonia“, de niño…te acaba enamorando…). Saroo es un niño indio pobre pobrísimo que un día se pierde de su hermano mayor, Guddu (Abhishek Bharate), con quien se buscaba la vida en las calles. Se queda dormido en un tren, y sin quererlo acaba en la gran Calcuta, a cientos de kilómetros de su casa y solo…con cinco añitos o así. Allí se las apaña como puede hasta que recala en un internado donde le proponen ser adoptado por un matrimonio australiano, John y Sue Brierley (David Wenham, “300“, y Nicole Kidman, “Los otros“). A partir de entonces desarrolla su vida en Australia, hasta que decide, pasados los años, que tiene que encontrar sus orígenes. Que tiene que saber que fue de sus hermanos, y de su madre (Priyanka Bose, “Johnny Gaddaar“). La peli, con una fotografía maravillosa (ya farda del tema desde los créditos iniciales), tiene sus momentos emocionantes (de lágrima fácil), con una primera parte (la historia de niño) preciosa, pero que mediado el metraje (ya en la etapa adulta), empieza a flojear en ritmo e intensidad, convirtiéndose en una peli tipo sobremesa…volviendo al clímax lacrimógeno en su último tramo. Destacar además la presencia de Rooney Mara (“Carol“) como la novia de Saroo. Dice Javier Ocaña de El País: “En su mitad inicial, el nóvel Garth Davis (…) demuestra que sabe contar una odisea sin apenas palabras (…) llegada la parte australiana (…) Lion se torna una obra más convencional“. No hay que dejar de hablar del lado social de la peli. Sin querer denunciar nada, muestra la pobreza extrema, y los asuntos de tráfico de menores que sin duda te harán que pensar. Interesante en cualquier caso, recomendada a mis seguidores más llorones.

CINE: “LOS DEL TUNEL”.

los_del_tunel-194839119-largePara rematar la semana, me metí ayer en los recuperados Morasol (ahora Conde Duque Auditorio Morasol) para ver “Los del túnel”, de Pepón Montero, con la intención de “echar unas risas”… y risas eché pocas. Me encontré con una floja comedia española, que tiene alguna inconsistencia (¿Qué pasó con el negro?), alguna que otra interpretación, digamos, olvidable (el colombiano de la furgo), rayando el patetismo cuando se quiere poner seria (tampoco es que se quiera poner muy seria…)…que se salva por algún que otro gag o situación cómica (esa música del viejo Volvo…), generalmente protagonizados por Arturo Valls (“Rey gitano“), el conocido presentador de televisión que aquí además ejerce de productor. La trama es original, ya que muchas veces henos visto pelis de catástrofes que acaban con la típica escena final donde ambulancias, polis, bomberos, supervivientes, etc, componen una escena generalmente emotiva. Pues este es el inicio de esta peli. Y a partir de ahí qué. Pues que un grupo de supervivientes que quedaron atrapados por el derrumbamiento de un túnel, se reúnen periódicamente para recordar lo que vivieron juntos, y de paso para mantener ese espíritu de grupo, contarse sus vidas, y si pueden, ayudarse unos a otros. En el reparto destacaría a los veteranos Jesús Guzmán (“El gran Vázquez“), Teresa Gimpera (“El espíritu de la colmena“), y Marta Fernández Muro (“La comunidad“); una actriz de moda, Natalia de Molina (“Techo y comida“); y otras caras más o menos conocidas como Neus Asensi (“Torrente, el brazo tonto de la ley”), Raul Cimas (“Tapas“), Manolo Solo (“Tarde para la ira“), o Enrique Martínez (“800 Balas“). Prescindible.

CINE: “LOVING”.

loving-196653411-largeYa estoy metido en mi particular carrera por intentar ver todas las películas nominadas a las categorías importantes de los próximos Oscar (ayer salieron las candidaturas). Y es por eso que ayer vi “Loving”, de Jeff Nichols (“Mud”), un drama basado en una historia real que conmueve por lo que trata (la prohibición en algún estado de los EEUU de los matrimonios interraciales…en los años 50/60). Al igual que escribí en “Figuras ocultas”, sigue sorprendiendo que no hace tanto el racismo fuera tan brutal en el país, en teoría, más desarrollado del planeta. El tema es sin duda interesante, pero echo en falta algo de intensidad dramática (no es que sea masoca…) en este largometraje, que se sustenta en las buenas interpretaciones de su pareja protagonista, Ruth Negga (“Guerra Mundial Z“) y Joel Edgerton (“Animal Kingdom“), que se meten prodigiosamente en la piel del matrimonio compuesto por Mildred y Richard Loving. Ella con un registro tristón (el tema es “pa” estarlo…), y él con maneras de “animal de bellota” (pinta de bruto albino). Su actuaciones ante la ley provocaron algunos cambios sustanciales en las leyes que trataban los asuntos de segregación racial de la época. A mí se me ha hecho un poco lenta. Tarda en emocionar (si es que emociona). Pero no le niego la calidad artística. Bien ambientada en la época y con buena música (cuando la hay…). La peli gira en torno a ellos dos, pero también destacaría en el reparto a Michael Shannon (“El hombre de acero“), en un breve papel como fotógrafo de la revista Life; Nick Kroll (“Adult Beginners“), como el abogado Bernie Cohen que les ayudó a enfrentarse a la justicia para reclamar sus derechos; o Terry Abney (“Triple 9“), como la hermana de Mildred. Dice Brian Truitt, de USA Today: “Aunque “Loving” es un trabajo sin florituras, casi sosegado, el drama encuentra su verdadero poder en sus dos potentes interpretaciones principales“.

CINE: “FIGURAS OCULTAS”.

hidden_figures-810983135-largeMe ha encantado “Figuras ocultas”, de Theodore Melfi (“St. Vincent“). Una película basada en hechos reales que cuenta la historia de tres ingenieras de color que trabajaban en la NASA en los años 60. En su trabajo tienen que lidiar con la discriminación racial de la época (sigue chocando ver como trataban a los negros en los EEUU…no hace tanto tiempo…cuartos de baño para la “gente de color”…), aparte del consabido machismo (tratado en menor medida…). A ese tema del racismo, se suma otro gran tema de la época, como fue la carrera espacial en la que compitieron americanos y rusos para ver quien era el primero en “conquistar” el espacio. Si a lo anterior añadimos las cuitas familiares y personales de las protagonistas, os encontraréis con una película emocionante (hay tensión, hay sentimientos,…), divertida (la segregación racial se afronta más con humor (negro…nunca mejor dicho)…que como denuncia social), interesante y entretenida. Buenas interpretaciones lideradas por Taraji P. Henson (“El curioso caso de Benjamin Button“), Octavia Spencer (“Criadas y señoras“) y Janelle Monáe (“Moonlight“), que se meten en el papel de Katherine G. Johnson, Dorothy Vaughan y Mary Jackson, respectivamente. A ellas de unen Kevin Costner (“Bailando con lobos“), como Al Harrison, el jefe del cotarro; Kirsten Dunst (“Spider-Man“), como una jefa pelín desagradable; Jim Parsons (el Sheldon de “The Big Bang Theory“), como el anodino mano derecha de Costner; o Mahershala Ali (de la serie “House of Cards“), como el Coronel Jim Johnson. Está además muy bien ambientada en la época y cuenta con una banda sonora muy pegadiza (los cualpables, Hans Zimmer, “El rey león“, o el artista de la canción “Happy“, Pharrell Williams, entre otros). Como habréis supuesto, la recomiendo encarecidamente.

CINE: “LA CIUDAD DE LAS ESTRELLAS: LA LA LAND”.

la_la_land-262021831-largeEntre fármacos y toses (me ha cogido bien el virus…) conseguí ver una de las pelis más esperadas del año, “La Ciudad de las Estrellas: La La Land”, de Damien Chazelle (“Whiplash“), que viene avalada entre otras cosas por haber hecho pleno en los Globos de Oro (siete de siete). Y no me extraña su éxito…y eso que es una producción aparentemente poco sofisticada. Se trata de una sencilla y bonita historia de amor enmarcada en un clásico musical que recuerda a musicales y pelis de otra época. Nos hablan (y cantan) de perseguir sueños, de no desfallecer, de ser honestos con uno mismo (hasta cierto punto…). Un músico de jazz en horas bajas, Sebastian (Ryan Gosling, “Drive“), un purista del jazz que no acepta tocar otras cosas (así le va…), y una camarera aspirante a actriz, Mia (Emma Stone, “Criadas y señoras“), que vive en un piso de chicas, desesperada acudiendo a audiciones frustrantes, unen sus caminos y sus esfuerzos por conseguir sus metas. Pero el camino no va a ser fácil. Coreografías espectaculares (la de inicio en formato plano secuencia es la leche…), una música pegadiza (el tema principal…), otra más para amantes del jazz (buenísima…me entran ganas de tocar el piano…), golpes de humor, y de amor. Una deliciosa obra de arte que sobre todo te hace pasar un rato muy agradable y salir del cine haciendo claqué (aquí a lo mejor me he pasado un poco…).Aunque ellos dos son los absolutos protagonistas de la cinta (y están geniales), en el reparto se pueden ver otras caras conocidas, como la de J.K. Simmons (“Spider-Man“), el manager del restaurante donde Seb sobrevive tocando villancicos; Rosemarie DeWitt (“Poltergeist“), su hermana; Finn Wittrock (“Noé“), como el novio de Mia; o el músico John Legend (“Soul Men“), líder de la banda con la que Seb se va de gira. Definitivamente muy recomendable.

CINE: “SILENCIO”.

silence-956498036-largeSiempre es un aliciente ver lo que Martin Scorsese (“Shutter Island“, “Uno de los nuestros“,…) nos trae a las pantallas. Por eso tenía interés en recuperar uno de los estrenos navideños más interesantes sobre el papel: “Silencio”. Nos cuenta la historia (basada en una novela de Shusaku Endo), de dos jesuitas portugueses, los padres Rodrigues y Garrpe (están de moda Andrew Garfield, “Hasta el último hombre“, y Adam Driver, “Paterson“), que se embarcan en la búsqueda del también jesuita padre Ferreira (Liam Neeson, “Michael Collins“), de quien se dice ha renunciado a su fe en Japón, donde ejercía como sacerdote, a pesar de las dificultades que los japos ponían a los cristianos en esa época (siglo XVII). Los jóvenes curas tampoco serán ajenos a esa hostilidad, a pesar de la cual no dejarán sus labores de evangelización mientras siguen con la búsqueda. Para ir al grano, la peli se me hizo larga y pesada. Machacona con la intención de los japos de que todo cristiano reniegue de su Dios…utilizando cualquier método. Estos aparecen como seres mezquinos, sin escrúpulos,…, y a veces demasiado caricaturizados (como el Inquisidor Inoue, Issei Ogata, “Yi yi“). No niego la muy correcta producción (paisajes, vestuario, etc), pero a veces se pone demasiado trascendente para mí, en las vueltas que la da a la fe, y temas derivados. Dice Oti Rodríguez Marchante, de ABC: “Todo es magnífico en la película (también reiterativo, cruel e irónico) (…) es excesivamente larga, pero no plomiza. Aunque algunos prefiramos al otro Scorsese, el más físico que metafísico“. Otros personajes a destacar  son los de Kichijiro (Yôsuke Kubozuka, “Ichi“), el punto cómico de este largo con sus traiciones y confesiones continuadas; o el intérprete (Tadanobu Asano, “Thor“), que además de traducir también se encarga de influir en la decisión trascendental que busca la peli desde el minuto uno. Ciarán Hinds (“Munich“) es otra de las pocas caras conocidas de la cinta. Demasiado heavy para mis seguidores habituales…nosotros somos más ligth.

CINE: “COMANCHERIA”.

hell_or_high_water-868194075-largeRetomo mis reseñas cinematográficas tras el parón navideño (y una inoportuna gripe que me tiene tocado del ala…y eso de ir al cine a toser no es plan…). Y lo hago con una peli de atracos (género en si mismo), pero con aires de western moderno. Y no lo digo solo por los sombreros de cowboy, si no porque la trama bien podría trasladarse al lejano oeste. “Comanchería”, de David Mackenzie (“Convicto“), trata sobre dos hermanos, Tanner y Toby Howard (Ben Foster, “El tren de las 3:10“, y Chris Pine, “Star Trek“), que cometen una serie de atracos contrarreloj en lo que parece un intento por saldar algunas deudas heredadas del pasado. Un veterano sheriff a punto de jubilarse, Marcus Hamilton (Jeff Bridges, “Valor de Ley“), se hace cargo del asunto y emprende una “pausada” (no se altera) persecución, acompañado de su colega Alberto Parker (Gil Birmingham, “Crepúsculo“), medio mejicano medio indio, que tiene que aguantar su peculiar manera de afrontar el caso. Lo más interesante de la peli son las interpretaciones de los tres protagonistas, sobre todo de Foster en un papel que le viene como anillo al dedo, y Bridges, magnífico. La relación de esos dos hermanos muy distintos entre sí, cada uno con un drama distinto a sus espaldas (que poco a poco va descubriéndose…para poder entender las razones de su manera de proceder), y la parsimonia del sheriff perseguidor, son el eje de una buena peli, bien ambientada en el USA profundo, y con una música (Nick Cave y Warren Ellis), que cobra su protagonismo. Interesante.