CINE: “REDENCION”.

southpaw-186068978-largeEl mundo del boxeo ha sido argumento de muy buenas películas (“Toro salvaje“, “Rocky“, “Million Dollar Baby”, “The fighter“,…, “Yo hice a Roque 3“,…, esta última para los cachondos de mis amigos). “Redención”, de Antoine Fuqua (“Training day“), no creo que pase a engrosar esa lista top. En todo caso, y como dice Alberto Luchini de El Mundo: “Dejando de lado su escasa originalidad (…) la película se ve con facilidad, gracias a una puesta en escena impersonal pero eficazmente lacrimógena y a unas notables interpretaciones“. Lo completaría con las palabras de Federico Marín Bellón de ABC: “Fuqua (…) recurre a los resortes más conocidos del género y construye un relato que sabe aportar una mirada distinta en el fondo, pero no en la forma“. Básicamente concluyo que es una peli correcta, con los típicos ingredientes del género boxístico (mansiones, chulazos, coches de lujo, bravatas,…), bien ambientada (los gimnasios,…), con peleas creibles,…, pero en parte previsible. Nos cuenta la historia del campeón del mundo de boxeo de semipesados, Billy Hope (un atormentado/alelado Jake Gyllenhaal, “Brokeback Mountain“, que ha hecho un trabajo físico importante). Vive con su mujer, Maureen (Rachel McAdams, “Sherlock Holmes“), y su hija Leila (Oona Laurence, “Malas madres“, un descubrimiento), a “tutiplén”, como los típicos nuevos ricos (más aún cuando Hope viene de un origen muy humilde). Rodeado de los amigotes de su infancia, y asesorado por un manager ambicioso, Jordan Mains (50 Cent, “Acero puro“). Un giro inesperado en su vida le condena a un proceso autodestructivo. Tendrá que levantar la cabeza si no quiere perder todo lo que le rodea…que no haya perdido ya. El buen reparto lo completan entre otros Forest Whitaker (“El último rey de Escocia“), como el entrenador Tick Wills; Naomie Harris (“Moonlight“), en el papel de trabajadora social; o Miguel Gómez (“Bendíceme, última“), como Miguel Escobar, uno de los rivales de Hope. A los aficionados a este género les puede gustar, sin maravillarles. A los amantes del drama familiar también.

CINE: “EL BAR”.

el_bar-629716188-largeSiempre me divierte descubrir lo que el “perverso” cerebro de Alex de la Iglesia (“El día de la bestia“) ha parido para traernos a la gran pantalla. “El Bar”, tiene un inicio brillante, dinámico (los movimientos de cámara ayudan). Con una ingeniosa presentación de personajes (variopintos) y un interesante planteamiento tipo thriller (…quién es el asesino…). Pero una vez que la incertidumbre decae, la peli pasa más a la categoría de “terror”, no manteniendo ya el mismo ritmo. En todo caso por todo el metraje aparecen gags divertidos, diálogos trepidantes, y tensión por momentos. Todo en un ambiente como de “que viva el despiporre”.  Nos plantea como un grupo de clientes de un bar regentado por Amparo (Térele Pávez, “Los santos inocentes“), se quedan encerrados en el mismo, ante la imposibilidad de salir por miedo a ser abatidos por un misterioso francotirador. Con el paso del tiempo, empezarán las dudas y las tiranteces entre el grupo. Los “inquilinos” forzados del bareto son: un publicista hipster, Nacho (Mario Casas, “Palmeras en la nieve“); Elena (la siempre guapísima Blanca Suárez, “Los amantes pasajeros“), una pija que andaba por el barrio por una cita a ciegas; Satur (Secun de la Rosa, “La mula“), el camarero parlanchín; Trini (Carmen Machi, “Ocho apellidos vascos“), la ludópata; Israel (Jaime Ordóñez, “Mi gran noche“), el pordiosero del barrio; Andrés (Joaquín Climent, “La chispa de la vida“), un expolicía amargado; y Sergio (Alejandro Awada, “Francisco, el padre Jorge“), un estirado ejecutivo. Coincido por lo tanto con Luis Martínez de El Mundo: “Arranca de forma brillante (…) lástima que transcurrido un primer tercio de la película, tan enérgico como provocador, el caos fagocite casi todo“. Una amiga mía y su hija al salir de la sala decían unánimes: “Demasiado…”. Ir a verla. No os dejará indiferentes.

CINE: “KONG: LA ISLA CALAVERA”.

kong_skull_island-804915386-largeCon cierto retraso respecto al estreno (algunas bajadas a Jerez me han despistado… con gusto), vi esta semana la nueva reinterpretación de las aventuras del gran simio: “Kong: la isla calavera”, de Jordan Vogt-Roberts (“The Kings of Summer“). Y me he entretenido. Buenos efectos especiales, espectaculares paisajes, algún punto cómico para amenizar, buena música, tensión por momentos,…, estos son los ingredientes de esta peli de acción/aventuras/fantasía, que seguro te hará pasar un buen rato. En esta original versión sitúan al mono a principios de los 70, recién acabada la Guerra de Vietnam. Unos científicos dirigidos por Bill Randa (un delgado John Goodman, “El gran Lebowski“), consiguen los recursos del gobierno para investigar una isla desconocida (la que da nombre a la peli) para hacer unos estudios geológicos. Contarán con la ayuda del ejército. Al frente, el estricto y cuasi paranoico Preston Packard (Samuel L. Jackson, “Pulp Fiction“). También ficharán a un explorador peculiar que va por libre, James Conrad (Tom Hiddleston, “Thor“). Al adentrarse en la isla se darán cuenta que precisamente no es de Kong de quien más tienen que preocuparse. Otros miembros de la expedición son la fotógrafa Mason Weaver (Brie Larson, “La habitación“), el militar Jack Chapman (Toby Kebbell, “Ben-Hur“…que también es Kong), o Victor Nieves (John Ortiz, “El lado bueno de las cosas“). Otras caras conocidas son las de John C. Reilly (“Hermanos por pelotas“), un veterano de la II Guerra Mundial, y Richard Jenkins (“The Visitor“), como el senador que aprueba los presupuestos. Recomendable.

CINE: “LOCAS DE ALEGRIA”.

la_pazza_gioia-140534491-largeSiguiendo la recomendación de mi amiga Mónica (a sabiendas de que sus gustos suelen estar en las antípodas de los míos…cine alternativo, ella…pim, pam, pum, yo…), fui a ver el pasado lunes “Locas de alegría”, de Paolo Virzì (“El capital humano“), una comedia dramática italiana que se sostiene fundamentalmente por las actuaciones de sus dos protagonistas, sobre todo la de, la a veces histriónica, Valeria Bruni-Tedeschi (“La comunidad de los corazones rotos“), hermana de Carla Bruni…para aquellos que quieran un dato extra del cuore. Es divertida en su lado cómico (el mundillo de los grillaos da mucho juego), es menos interesante en lo tristón. Como dice Philipp Engel en Fotogramas nº 2.081: “Valeria (…) es el mejor sostén de un film que flaquea cuando intenta ponerse demasiado serio con el tema de la locura“. Nos presenta a dos inquilinas de Villabiondi, un loquero de la Toscana italina. Beatrice (Bruni) es una condesa charlatana (no calla), más floja que la chaqueta de un guarda, y que va por ahí dándose aires de eso…de condesa…sintiéndose superior al resto y engañando cada vez que puede al personal. Por otro lado, ingresa en el manicomio Donatella (Micaela Ramazzotti, “Anni felici“), una joven introvertida, llena de tatuajes (con significado…) y piercings (tipo Lisbeth Salander), que arrastra un pasado oscuro que se va descubriendo a lo largo de la peli. No tienen nada que ver entre ellas, pero ante la insistencia de Beatrice se hacen amigas y viven la experiencia de escaparse juntas del encierro. En esa escapada con ramalazos de road movie, entre las dos se apoyan (a su manera), para conseguir sus metas. Lo dicho. Divertida la locura de Beatrice y el trato hacia el resto. Lo demás importa menos. Aparece la veterana Anna Galiena (“El marido de la peluquera“), como madre de Donatella, al cuidado de un militar moribundo, y Valentina Carnelutti (“La mejor juventud“), como la doctora al mando de la institución. Sin ser lo “fantástica” que me dijo Moni, la peli es entretenida. Alguna sonrisa te sacará…y si eres sensiblote, alguna lagrimita.

CINE: “ZONA HOSTIL”.

zona_hostil-925160082-large“Zona hostil”, el primer largo de Adolfo Martínez, es una brillante producción española (ojalá se siga por esta línea y nos olvidemos poco a poco de hacer sólo cine sobre la Guerra Civil…cuando de guerras se trate…), que cuenta un hecho bélico real que ocurrió en tierras afganas. Un convoy americano protegido por legionarios españoles se ve interrumpido por una mina que provoca algún herido. En medio del desierto quedan al mando del estirado e inexperto Teniente Conte (Raul Mérida, “La corona partida“) a la espera del helicóptero de rescate, que pilotado por el Capitán Torres (Roberto Alamo, “Que Dios nos perdone“), trae además a la médico militar, Capitán Varela (Ariadna Gil, “Soldados de Salamina“) para curar a los heridos. El problema surge que este aparato vuelca al posarse, por lo que rescatadores y potenciales rescatados quedan expuestos, rodeados de las peligrosas guerrillas insurgentes locales. Al mando del Comandante Ledesma (Antonio Garrido, de la serie “Los protegidos“, pone el punto cómico necesario y oportuno), se organiza una operación de rescate que no está exenta de complicaciones y peligros. Muy creibles (más aun cuando uno lee que ha contado con la inestimable colaboración del ejército español) y logradas las escenas de combate y acción. Una duración de hora y media perfecta, que mantiene la tensión en todo momento (es como aquellos soldados del séptimo de caballería que quedan rodeados de sioux y no saben cuánto podrán aguantar…mi obligado símil western…). Buenas interpretaciones. Además de los citados destacaría a Jacobo Dicenta (“Camarón“) como el Sargento 1º Aguilar, típico sargento curtido en mil batallas…nunca mejor dicho; y la presencia femenina, además de Ariadna Gil, de Ingrid García Jonsson (“Toro“), la ayudante de Gil; Mariam Hernández (de la serie “Gym Tony“) y Ruth Gabriel (“Días contados“), ambas del equipo de Ledesma. Muy interesante y recomendable.

CINE: “EL FUNDADOR”.

the_founder-172341798-large“El Fundador”, no es el clásico brandy de mi tierra que triunfó hace muchos años. También trata de un triunfador. Pero en este caso de carne y hueso, Ray Kroc (Michael Keaton, “Birdman“), un comercial (típico comercial con una labia excepcional) de multibatidoras (y antes de otros cacharros…), con poco éxito de ventas. En una de esas visitas descubre un exitoso negocio de comida rápida (hamburguesas) en el sur de California, regentado por dos hermanos, Dick y Mac McDonald (Nick Offerman, de la serie “Fargo“, y John Carroll Lynch, “Gran Torino“). Asombrado por el ritmo de trabajo de este negocio, enseguida intenta engatusar a los dos hermanos para dar el gran salto hacia la gran cadena que acabó siendo McDonald. Basada en la historia real del personaje, lo más atractivo de la peli es conocer los orígenes de algo en donde casi seguro todos hemos comido alguna vez. Aparte por supuesto de la interpretación de Keaton y lo bien ambientada que está en esa mitad del siglo XX. El choque de puntos de vista de las dos partes sustenta el interés de este largo. Por un lado la ambición casi desmesurada de Kroc, y por otro el conservadurismo/casi paletismo de los hermanos. En todo caso la considero una peli más del montón, nada excepcional. Por cierto la dirige John Lee Hancock (“The Blind Side“), y también aparecen otras caras conocidas como la de la veterana Laura Dern (“Parque Jurásico“), en el papel de mujer abnegada de Kroc; Linda Cardellini (“Scooby-Doo“), como la mujer de Rollie Smith (Patrick Wilson, “Insidious“), uno de los franquiciados; o B.J.Novak (“Malditos Bastardos“), en el papel de Harry J. Sonneborn, quien hizo ver a Kroc la verdadera clave del éxito. Película curiosa.

CINE: “FENCES”.

fences-658597284-largeCon “Fences”, de Denzel Washington (“Training Day“, dirige, produce y protagoniza), culmino mi “tarea” anual de ver todas las pelis nominadas, en las categorías importantes, a los pasados Oscar (sin comentarios a la chapuza final…hay que estar más atentos… directivo de PWC…). Suele pasar con las adaptaciones de obras teatrales, como es esta (una obra de August Wilson), que las pelis se convierten en un ejercicio de intensa interpretación (merecido el Oscar de Viola Davis, “Criadas y señoras“…y no le va a la zaga Denzel), muchos diálogos, con escasas localizaciones (casi todo ocurre en el entorno de la casa familiar), y poca acción. Como siempre hago estas aclaraciones para mis seguidores sin cerebro, deseosos de ver tiros y de despelotarse de risa en su caso. Aquí os vais a encontrar un drama (dramón a veces) familiar, con connotaciones racistas (USA mitad del siglo pasado). La historia gira en torno a Troy Maxson (Washington), un currante negro en el servicio de recogida de basura de la ciudad de Pittsburgh, que sobrelleva su amargura por un infructuoso pasado deportivo (que achaca al color de su piel…), refugiándose en su rutina laboral (donde aspira a un ascenso…a pesar del color de su piel…again), en las charletas con su colega y amigo Bono (Stephen Mckinley Henderson, “Manchester by the sea“), mientras le dan a la botella, y asumiendo su papel de cabeza de familia de manera machista y autoritaria. Un carácter que provoca los enfrentamientos familiares que dan intensidad a este drama. Los sufridores principales, su mujer Rose (la magnífica Davis), y uno de sus hijos, Cory (Jovan Adepo, su primer largo). Otros personajes acompañan a los verdaderos protas de este largo. Lyons (Russell Hornsby, de la serie “Grimm“), hijo músico de un anterior matrimonio de Troy; o Gabriel (Mykelti Williamson, “Forrest Gump“), como el hermano discapacitado a cargo del propio Troy. Se la recomiendo por lo tanto a quienes les gusten los protagonistas…porque están sublimes. Si van a la versión original…se van a hartar de leer.