CINE: “REY ARTURO: LA LEYENDA DE EXCALIBUR”.

king_arthur_legend_of_the_sword-708491642-large

Este nuevo acercamiento a la figura del Rey Arturo, “Rey Arturo: la leyenda de Excalibur” (la última versión más reseñable que recuerdo es “El rey Arturo“, con Clive Owen y Keira Knightley), tiene el toque sin duda de su director, Guy Ritchie (“RocknRolla“), que le da un rollo bastante macarra a lo que hace (si es que no va de macarras la cosa…). Se le va la pinza en algunas cosas pero como dice Roger Salvans, Fotogramas: “Un espectáculo sin coartadas ni excusas que tiene un único objetivo: entretener. (…) un divertimento lleno de marcas de estilo, guiños, homenajes o directamente hurtos, que funciona a poco que uno entre en el juego. (…)“. Y la verdad es que entretiene. Está rodada con ritmo. Peleas bien coreografiadas y con ese efecto de la cámara lenta como ya hizo en “Sherlock Holmes“. Es verdad que a veces parece un video clip (incluso un video juego), y que, como en todo cine fantástico, hay fantasmadas e incongruencias que no hay más remedio que asumir. Y, por ejemplo, el vestuario va desde unos ternos casi contemporáneos para los protas, como un variaito de romanos y ninjas para el ejército opresor. Todo valga para el espectáculo visual que nos ofrece, que es indudable, además de un tono cómico por momentos que la hace incluso divertida . El argumento…pues lo de la espada. Arturo (Charlie Hunnam, “Z, la ciudad perdida“), es el líder de una banda de chorizos en Londonium (la palabra me recuerda a Astérix y Obélix….). El rey tirano Vortigern (Jude Law, “Enemigo a las puertas“), busca entre el pueblo el joven que sea capaz de sacar la espada clavada en una piedra, que perteneció a su hermano Uther (Eric Bana, desde “Troya” le van estos papeles), a quien por supuesto traicionó. No hago ningún spoiler si digo que es Arturo quien saca la espadita Excalibur. A partir de ahí se suceden enfrentamientos entre Arturo y el Rey. El primero buscando venganza, con la ayuda de la Maga (Astrid Bergès-Frisbey, “Bruc.El desafío“) y otros afines como Bedivere (Djimon Hounsou, “Diamantes de sangre“) o Bill (Aiden Gillen, “Blitz“). El segundo, para destruir al legítimo heredero. Caras populares como la de David Beckham (el “oooohhhh!” de la sala es de coña…) y Poppy Delevigne añaden caché a la cinta.

 

CINE: “VERONICA”.

veronica-856381003-largeNo se porqué leches me metí a ver ayer “Verónica “, de Paco Plaza (“REC“), cuando ya sé de antemano que el cine de terror no me gusta. Ya he declarado muchas veces mi afición por un cine “facilón“. Pero como había leído muy buenas críticas…allá que me fui. Y para no ser injusto, quiero hacer referencia a esas críticas, que creo son más objetivas que yo. Así, se ha podido leer sobre esta peli de terror lo siguiente (cogido de Filmaffinity):

“Película con sobresaltos pero sin sustos gratuitos ni parafernalia terrorífica extrema (…) Es más un relato de atmósfera, como una mecha de inquietud que prende poco a poco (…) ” Quim Casas: Diario El Periódico.
“El director de [•REC] logra en esta, su cinta mejor rodada (qué elegancia), darnos miedo sin necesidad de salir de Vallecas. Trae el terror a lo cercano, a lo conocido, a lo nuestro. Y da mucho miedo. (…) ”  Andrea G. Bermejo: Cinemanía.
“Plaza explora (…) con maestría el terror (a través de la puesta en escena, de la atmósfera embrutecida y de las situaciones y los sobresaltos bien diseñados) (…) genuinamente española. (…) ” Desirée de Fez: Fotogramas.
“Magnífica (…) una película de terror juguetona y altamente disfrutable, (…) es, también, una dolorosa metáfora de las infancias y las adolescencias puestas a prueba”, Desirée de Fez: El Español.
Creo por lo tanto que queda claro que para los aficionados a este género, la propuesta de Plaza es muy interesante. Y si encima os añado que está basada en unos hechos reales ocurridos a principios de los noventa…más interesante todavía. Unos hechos que empiezan cuando Verónica (la novel Sandra Escacena…perfecta para el papel), junto con dos amigas adolescentes, hacen una ouija (una especie de rito para intentar conectar con personas cercanas que ya han fallecido). El tema es que la prota, tras esa “reunión“, empieza a sufrir presencias alucinantes y aterradoras, que ponen en peligro a su familia. Sobre todo a sus tres hermanos pequeños que ella cuida, ya que su madre (Ana Torrent, “Tesis“), está siempre ocupada en la cafetería que regenta. Tengo que aceptar que algún sustillo te llevas, y que en ciertos momentos, acompañados por una música muy adecuada, la tensión te llega. Pero, en línea con lo que dije al principio, con lo que más disfruté fue con la inocencia de Lucía, Irene y Antoñito (Bruna González, Claudia Placer e Iván Chavero), que ponen un punto cómico maravilloso dentro del drama. Se pueden ver otras caras conocidas como las de Leticia Dolera (“Requisitos para ser una persona normal“) y Maru Valdivieso (“Loco veneno“), metidas en el hábito de las monjas del colegio. Prometo no volver a hablaros de una peli de miedo…mientras el guión no me lo exija.

 

CINE: “ABRACADABRA”.

abracadabra-829255005-large

Aprovecho estos últimos días de veraneo oficial para recuperar algunos estrenos de las semanas pasadas. Y como me parece interesante la corta carrera de Pablo Berger como director (la muda “Blancanieves“), me metí en los Verdi (buen ambiente) a ver “Abracadabra” (recientemente preseleccionada en la carrera a los Oscar). Una original comedia pelín surrealista que se va poniendo “seria” según se va intentando resolver el “enigma”, a la vez que la cinematografía se va volviendo más rarita (imaginaciones, sueños,….idas de pinza tipo Nolan o Malick). Esa deriva hacia un cine, incluso con tintes gore, ya sabéis que a mí me resulta más pesado. En todo caso ya solo por ver la estética hortera de las bodas de “La Noria”, merece la pena verla. No deja de ser interesante, con buenas interpretaciones del trío protagonista, donde José Mota (“La chispa de la vida“) ofrece un registro más pausado que su habitual registro cómico (de los muchos que tiene). Y la historia es la de un matrimonio de barrio de Madrid. El, Carlos (Antonio de la Torre, “Tarde para la ira“), típico machista, histérico madridista, insoportable. En una boda familiar, un primo de ella, de Carmen (Maribel Verdú, “Felices 140“), Pepe (el citado Mota), hace un truco de hipnotismo con Carlos como voluntario. Algo pasa con ese número que a partir de ese día, Carlos ya no va a ser el mismo. Va a mostrar como una doble personalidad. Carmen y Pepe intentarán solucionarlo. La peli ha recibido bastante buena crítica. Así, “El argumento mezcla tanto la lógica del disparate con la absoluta creatividad (…) hilvanado con un brillante sentido del color, la puesta en escena (…). La impresión ante esta película es magnífica, brutal (…) ” , Oti Rodríguez Marchante, Diario ABC. O, “Hay momentos algo ridículos (…). Por el contrario, el aspecto más costumbrista que Berger domina bien, con la complicidad de una excelente Maribel Verdú, llevan el filme a un territorio más reconocible y mejor explorado. (…)” , Quim Casas, Diario El Periódico. Otras caras conocidas como las de Quim Gutiérrez (“Primos“) o Jose María Pou (“Mar adentro“), complementan un buen reparto.

 

CINE: “EL OTRO GUARDAESPALDAS”.

the_hitman_s_bodyguard-774704433-largeSin ser muy original dentro de ese subgénero de las buddy films (pelis que protagonizan una pareja de colegas bien o mal avenidos, pero que tienen que entenderse…), “El otro guardaespaldas”, de Patrick Hughes (“Los mercenarios 3“), cumple como una entretenida comedia de acción trepidante. Espectaculares y bien coreografiadas escenas de acción (esas persecuciones en Amsterdam…), mucho humor, una buena banda sonora (el blues camino del tribunal…), y la buena química entre la dupla protagonista, son los ingredientes necesarios para pasar un buen rato. Michael Bryce (Ryan Reynolds, “Deadpool“) es un guardaespaldas muy riguroso en su trabajo, al que le toca vigilar a un asesino a sueldo, Darius Kincaid (Samuel L. Jackson, “Los odiosos ocho“), y llevarlo ante un Tribunal Internacional de Justicia, para que declare en contra de un sanguinario dictador, Dukhovich (Gary Oldman, “El caballero Oscuro“). A pesar de ser totalmente opuestos, Michael y Darius tendrán que llevarse bien para conseguir su meta, además de complacer a Amelia (Elodie Yung, “Dioses de Egipto“), la poli de quien Bryce está enamorado, y a Sonia (Salma Hayek, “Frida“), la mujer de Kincaid, quien podrá salir de la cárcel si su marido declara en contra del tirano. Os podéis imaginar que el camino a declarar estará lleno de obstáculos. Otras caras conocidas asoman a la pantalla como la de Joaquim de Almeida (“Peligro inminente“) o la de Richard E. Grant (“Logan“). Lo dicho, puro entretenimiento, sin más.

CINE: “50 PRIMAVERAS”.

aurore-334126473-large
Me despido de mis reseñas sobre pelis (en verano desconecto “as usual”) con una
Película simpática, que distrae y no molesta, y en la que (…) hasta podrían detectarse trazas subversivas y dardos impregnados de incorrección en el retrato de esta abuela que preferiría no serlo. (…)”, en palabras de Philipp Engel, Fotogramas. Y efectivamente “50 primaveras”, de Blandine Lenoir (“Zouzou“), es una amable comedia romántica (romance en la madurez…los cincuenta del título), que roza el dramita leve cuando toca los temas de la soledad, el miedo a envejecer, y otros asuntos siempre sensibles. Tiene momentos cómicos que te sacan una sonrisa (las distintas entrevistas de trabajo, sus problemas con las puertas, la amiga de la inmobiliaria, Mano, Pascale Arbillot, “El arte de amar”, que es una cachonda,…), y agradables minutos musicales (el “Aint got no – I Got life” de Nina Simone), en un metraje más que correcto que no llega a la hora y media. La prota es Aurore (Agnès Jaoui,Para todos los gustos“), madre separada, recién cumplidos los cincuenta, despedida de su trabajo, descubre la menopausia, con dos hijas. Una, Marina (Sarah Suco, “Un amor de verano“) se queda embarazada y la otra, Lucie (Lou Roy-Lecollinet, “Tres recuerdos de mi juventud“), se quiere independizar con el novio músico. Un panorama desalentador en el que lo más positivo es el reencuentro casual con un novio de la juventud, Totoche (Thibault de Montalembert, “Days of Glory“). Seguro que va a gustar más al público femenino que se sienta identificado. Se deja ver en todo caso.