CINE: “KINGSMAN: EL CIRCULO DE ORO”.

kingsman_the_golden_circle-211353775-largeSabía yo que me lo iba a pasar como un enano en “Kingsman: el círculo de oro”, de Matthew Vaughn (“Kick-Ass“). Y es que la primera entrega, “Kingsman: servicio secreto“, también dirigida por Vaughn, fue una de esas sorpresas positivas de la cartelera de entonces…tampoco hace tanto tiempo…un par de años. A poco que mantuviera el estilo (que lo hace), el éxito iba a estar asegurado. Puro entretenimiento. Acción bien resuelta (espectaculares persecuciones, peleas bien coreografiadas,…con sus fantasmadas permitidas, of course…). Humor entremezclado en todos los diálogos. Buena música, con el añadido de tener a Elton John (y su música) como parte del reparto. Reparto que se ha reforzado con grandes nombres. En definitiva, todos los ingredientes para pasar un buen rato. Y aunque no muy original (los buenos pretenden salvar al planeta de las pretensiones de un malvado…una malvada en este caso), la peli tiene su trama. Eggsy (Taron Egerton, “Eddie el Aguila“), ya plenamente integrado en la organización (Kingsman), ve con impotencia como esta (y la mayoría de sus agentes) queda totalmente destruida por el ataque liderado por Poppy (Julianne Moore, “Los chicos están bien“), una traficante de drogas malvada y sin escrúpulos que ha distribuido su “producto” contaminado por todo el mundo, con lo que chantajea a los gobernantes más poderosos. Eggsy, tendrá que buscar ayuda en una organización similar que hay en los EEUUStateman, una versión yanqui de los refinados agentes británicos, liderados por Champ (Jeff Bridges, “Valor de ley“), con agentes tan variopintos como Whiskey (Pedro Pascal, de la serie “Narcos“) y su látigo, o Tequila (ChannigTatum, “Magic Mike“). Podemos volver a ver a Colin Firth (“El discurso del Rey“), el que fue mentor de Eggsy, Harry Hart; o a Mark Strong (“Sherlock Holmes“), que repite como Merlin, esa especie de administrador de Kingsman. Las caras nuevas las ponen Halle Berry (“Catwoman“), como Ginger, la mano derecha de Champ; Bruce Greenwood (“El último bailarín de Mao“), como el Presidente de los EEUU; y Emily Watson (“War Horse“), como su jefa de gabinete o similar. Estamos de suerte porque creo haber leído que ya están trabajando en la tercera entrega.

CINE: “ALIBI.COM: AGENCIA DE ENGAÑOS”.

alibi_com-168382560-largeEntre las muchas y buenas comedias que nos llegan del país vecino (“Intocable” o “Bienvenidos al norte“…cuyo protagonista Kad Merad tiene una breve aparición aquí), de vez en cuando se nos cuela algún petardillo. “Alibi.com”, dirigida y protagonizada por Philippe Lacheau (“Se nos fue de las manos“), es una de esas. Comedieta tonta y previsible con algunas actuaciones exageradamente lamentables y que mezcla la comedia más chorra tipo “Aterriza como puedas” con la comedia romántica más ñoña. Le salva algún que otro parto, que aunque conocido, te saca una sonrisa (la llamada desde “Tanzania“, alguna de las coartadas, …). “Alibi.com“, es un agencia que se encarga de buscar coartadas a sus clientes con la intención de poder esconder a sus parejas infidelidades, escapaditas al futbol con los colegas, y cosas por el estilo. La verdad que el planteamiento tenía su punto. Pero la peli se estanca cuando el dueño de la agencia Greg (Lacheau) se enamora de Flo (Élodie Fontan, “Dios mio, ¿pero que te hemos hecho?”) que resulta tiene algo que ver con uno de sus clientes, Gerard (Didier Bourdon, “Un buen año“). Ahí empieza un ridículo enredo. Lo mejor, que dura menos de hora y media. Otros personajes son sus ayudantes Augustin y Mehdi (Julien Arruti, “París a toda costa“, y Tarek Boudali, “Quiero ser italiano“), el primero, una especie de hipster acomplejado y el segundo, un inmigrante con narcolepsia. La madre de Flo (Nathalie Baye, “Atrápame si puedes“) y la amante de Gerard, Cynthia (Nawell Madani, “Cést tout pour moi“), completan esta peli prescindible.

CINE: “DETROIT”.

detroit-529725804-largeSalir del cine con sensaciones (de las que sea…cabreo, nostalgia,…), o pensando en lo que acabas de ver, es lo mejorcito que se puede decir tras ver una peli. Aparte del puro entretenimiento, claro. Pasarlo bien. Con “Detroit”, de Kathryn Bigelow (“En tierra hostil“), pasarlo…no lo vas a pasar muy bien, pero sales con la cabeza dándole vueltas a unos hechos, que por mucho que desgraciadamente nos lo hayan contado muchas veces…y  desde distintos puntos de vista (las consecuencias del racismo más extremo), como que no acabas de asimilarlo. Es un crudo retrato de lo que debió ser (y según las noticias…sigue siendo) el abuso de autoridad y el maltrato sufrido por la población negra en los Estados Unidos allá por los años 60 del siglo pasado. Se nos presenta en primer lugar con un toque cuasi documental lo que fueron los disturbios raciales en la ciudad yanqui que da título a la peli. Para inmediatamente pasar al caso concreto de lo que ocurrió en el Motel Algiers, donde las fuerzas del orden (policía, guardia nacional,…) entraron a saco en busca de un supuesto francotirador. Basada en hechos reales, la peli fluye con gran ritmo, en muchos casos desde el objetivo de una cámara en movimiento, que te pone más nervioso si quieres…, y entremezclando metraje con imágenes reales de la época. Desde el minuto uno se masca la tensión, y hasta el final te dura la indignación. Además está muy bien ambientada y la música es un complemento perfecto (esa canción góspel final). Un buen reparto con caras de segunda fila, con alguna salvedad, da más credibilidad al relato. John Boyega (“Star Wars: El Despertar de la Fuerza“), se mete en el papel de un vigilante nocturno, testigo rabioso de las atrocidades. Will Poulter (“Somos los Miller“), Jack Reynor (“Sing Street“) y Ben O´Toole (“Hasta el último hombre“), interpretan a los desalmados polis…con especial incidencia en el primero, al que te entran ganas de sacarlo de la pantalla. En el papel de víctimas podemos ver a Algee Smith (“Complications“), como Larry, líder del grupo “The Dramatics“; o a Anthony Mackie (“Capitán América“), como veterano de guerra. John Krasinski (“Un lugar donde quedarse“), se pone la toga como abogado defensor, y Hanna Murray (“Bridgend“) y Kaitlyn Dever (“Outside In“), son dos chicas blancas en el sitio equivocado. Una película que no hay que dejar de ver, donde las más de dos horas y veinte no se hacen largas. Peliculón.

CINE: “THE LIMEHOUSE GOLEM”.

the_limehouse_golem-393245606-largeDespido la semana (la cartelera anda flojita últimamente) con una pequeña decepción. “The Limehouse Golem”, de Juan Carlos Medina (“Insensibles“), un thriller policíaco ambientado en los suburbios de Londres del siglo XIX. Vaya por delante que la ambientación es correcta. No se si al cien por cien, pero mis sensaciones al salir del cine coinciden con lo que luego leí a Javier Ocaña, de El País, “Pocas veces una película con elementos tan apasionantes resultó tan insulsa (…) nefasto guion (…) Lo peor que le puede pasar a una intriga (…) es que el espectador acabe desentendiéndose de su resolución. Y aquí eso ocurre ya en la primera media hora.” Y es que sus pretensiones de hacer una trama original, la convierten en algo farragosa, con unas idas y venidas en el tiempo que muchas veces lo único que hacen es complicar, en definitiva, un producto confuso. Esa trama cruza dos subtramas. Por un lado los asesinatos de un serial killer llamado Golem. Y por otro la muerte del dramaturgo John Cree (Sam Reid, “Un largo viaje“), de la que se acusa a su viuda, Lizzie (Olivia Cooke, “Yo, él y Raquel“), muerte a la que siguen otras misteriosas en el teatro donde trabaja ella. Ambas investigaciones les son encargadas al inspector Kildare (un soso Bill Nighy, con lo que me gusta su vis cómica como en “Love Actually“), quien cuenta con la ayuda del policía George Flood (Daniel Mays, “Rogue One“)…una relación pelín patética. Otros personajes a destacar son Aveline Ortega (María Valverde, “La flaqueza del bolchevique“), como la celosa actriz enemiga de Lizzie; Tío (Eddie Marsan, “Sherlock Holmes“), el dueño del teatro; y Dan Leno (Douglas Booth, “Noé“), el actor principal. Creo que poco más tengo que decir. Lo siento…

CINE: “CHURCHILL”.

churchill-563458588-large“Churchill”, de Jonathan Teplitzky (“Un largo viaje“), es un retrato íntimo del popular personaje histórico, que si empatizas con él, la peli te va a gustar. Con un brillante trabajo de Brian Cox (“El último acto“), se nos presenta al mandatario británico como un viejo cascarrabias, gruñón, bebedor, fumador (su inseparable puro), pero a la vez socarrón e irónico. Es una película en un entorno bélico pero no es una peli de guerras. Al revés, es más bien íntima. De brillantes diálogos. Bien ambientada en la época (los coches, el vestuario,…). Bonita fotografía. Puede resultar pesadita a mis seguidores del cine puro de acción. Se centra en las horas previas al desembarco de Normandía, donde Churchill estaba muy remiso a permitirlo, temiendo una carnicería, en contra de la opinión de los militares al frente de la operación: Los generales Eisenhower (John Slattery, “Spotlight“), Montgomery (Julian Wadham, “El paciente inglés“) y Brooke (Danny Webb, “Valkiria“). “Cumple perfectamente varios de los requisitos (documentación, (…) puro entretenimiento cultural…) que pueden satisfacer a quienes acuden hacia un producto así (…) Dignísima en su academicismo (…)”, en palabras de Beatriz Martínez, Fotogramas. Pero sus frentes se amplían en el entorno más cercano. Interesante la relación con su mujer, Clementine (Miranda Richardson, “El imperio del sol“), una gran influencia sobre él (si es que alguien podía influirle). Su ayudante Smuts (Richard Durden, “Agora“). Su secretaria Helen (Ella Purnell, “Wildlike“). y el Rey Jorge VI (James Purefoy, “High-Rise“). Ya solo por ver el trabajo de Cox merece la pena. No dudéis que estará entre los candidatos al Oscar a mejor interpretación masculina.

CINE: “LA NIEBLA Y LA DONCELLA”.

la_niebla_y_la_doncella-787893137-largeCreo haber leído todas las novelas de Lorenzo Silva con la dupla Bevilaqua/Chamorro como protagonistas (en lo que a leer se refiere soy muy del género negro/policíaco), por lo que la adaptación a la gran pantalla de “La niebla y la doncella”, dirigida por el novel Andrés M. Koppel, despertó mi interés desde que supe de su existencia. El resultado tengo que decir que es efectivo. La peli tiene los ingredientes fundamentales para que un thriller policíaco funcione. Tensión y giros de guión que generen imprevisibilidad (que te descoloque el devenir de las cosas). Es verdad que el libro lo leí allá por el 2002/2003, por lo que la trama la tenía prácticamente olvidada (siempre digo que leer el libro en el que se basa una peli, recientemente antes del estreno, quita algo la emoción al visionado cuando la adaptación es muy literal…como creo es esta…por la noche di un repaso a la novela). Esa trama, que esta vez lleva al sargento Bevilaqua (Quim Gutiérrez, “Primos“) y su inseparable, la cabo Virginia Chamorro (Aura Garrido, “El cuerpo“) a la Isla de La Gomera para ayudar a resolver un caso que quedó mal cerrado años atrás, dejando dudas sobre el trabajo hecho por sus colegas de la Guardia Civil en la isla. De la muerte entonces del joven que vuelven a investigar, se centraron las sospechas en un político local. Ahora se abren nuevas líneas de investigación gracias a la habilidad investigadora de nuestros protagonistas. El entorno, además de paradisíaco, ayuda a crear (esa niebla del título…) el ambiente turbio que requiere este largometraje. Otros personajes importantes son los guardias civiles locales: el Teniente Nava (el omnipresente Roberto Álamo, “Zona hostil“), y la cabo Ruth Anglada (la guapísima Verónica Echegui, “Kamikaze“), quien será quien guíe a Vila y Chamorro por lo entresijos del caso. Marián Alvarez (“Felices 140“), se mete en el papel de la angustiada mujer de Nava. Conclusión, interesante cine negro español.

CINE: “BARRY SEAL: EL TRAFICANTE”.

american_made-694891692-large

“Barry Seal: el traficante”, dirigida por Doug Liman (“Jumper“), es una entretenida película de acción hecha a la medida de Tom Cruise (“Risky Business“…y no me refiero a su altura…), donde este puede sacar su registro más irónico (menos caritas y postureo), en medio de una trama, que encima, está basada en un personaje real (esto lo hace más interesante si cabe…)…un personaje de película sin duda. Como dice Alberto Luchini, de El Mundo: “Notable biopic (…), en el que el retrato del contradictorio personaje principal tiene tanto protagonismo como la feroz sátira de la política (…) muchísimo sentido del humor (…) Cruise está perfecto (…)“. Y este personaje es Barry Seal (Cruise), un piloto comercial de la TWA, que deja su puesto en la compañía aérea para hacer trabajitos para la CIA por encargo de Schafer (Domhnall Gleeson, “El renacido“). Su pericia con las avionetas le hace muy popular incluso entre los narcos (por el metraje asoman las caras de EscobarOchoa,…). Así que acaba trabajando a varias bandas a la vez, lo que le reporta pingües beneficios, pero a la vez le crea muchos enemigos y desconfianzas entre sus “jefes”. Muy bien ambientada en la época (años 70/80) y bien contextualizada con la inclusión de imágenes y declaraciones reales de personajes de la época (Reagan, Carter,…). Como en toda peli hecha para el lucimiento de una estrella, el resto del reparto es bastante desconocido (no hay que hacer sombra a Cruise…), aun así destacaría la presencia de Sarah Wright (“Vaya resaca“), como, Lucy, la abnegada mujer de Barry; Jesse Plemons (“El puente de los espías“), como el Sheriff Downing; y Caleb Landry Jones (“Contraband“), como el desastroso hermano de Lucy, que traerá problemas a Seal. Puro entretenimiento.

CINE: “TADEO JONES 2: EL SECRETO DEL REY MIDAS”.

tadeo_jones_2_el_secreto_del_rey_midas-758956125-largeEn esta reseña de la secuela “Tadeo Jones 2: El Secreto del Rey Midas”, de Enrique Gato (“Atrapa la bandera“), por momentos me voy a meter en el pellejo de mi sobrino Beltrán (a punto de cumplir seis años…para que valga como referencia), a quien acompañamos sus tíos Damián y el que suscribe a ver esta peli de animación española. Beltrix tuvo una crisis de miedo al principio del metraje lo que nos hizo presumir que no acabábamos el visionado. Damián lo fue calmando y se fue metiendo en la historia (eso si…sin parar de preguntar). Historia en la que Tadeo Jones (con la voz de Oscar Barberán), quiere rescatar a su amada, la prestigiosa arqueóloga Sara Lavroff (Michelle Jenner), raptada por el malvado Rackham (Miguel Angel Jenner), que pretende hacerse con el Collar del Rey Midas que le otorgaría un poder brutal (lo de convertir en oro todo lo que toque). En sus vericuetos por el mundo irá acompañado por una Momia (que pone lo más cómico de la cinta…aunque a Beltrán no le hacía gracia), la ayudante de Sara, Tiffany (Adriana Ugarte), y Jeff y Belzoni (el perro y el loro, que esta vez sí, le hacían gracia a Beltrán). Una peli técnicamente muy bien hecha (Damián me hace ver algunos detalles técnicos mejorables), muy dirigida al público infantil (no es de esas de animación en la que los adultos disfrutan más que los más pequeños) y con una música agradable donde destacaría una versión flamenca del rock and roll Tutti Frutti, interpretada según me pareció leer en los créditos finales por El Negri (mítica La Barbería del Sur….). Destacaría la presencia de otro personaje divertido. Un taxista andaluza que se enamora de la momia, al que pone voz José Corbacho. Los más pequeños creo que la van a disfrutar (algunas carcajadas infantiles se oían en la sala).

CINE: “LA SEDUCCION”.

the_beguiled-462604667-largeMi última reseña de pelis atrasadas de este mes de Agosto va a ser sobre “La seducción”, de Sofia Coppola (“Lost in Translation“). Bajo el título “El seductor“, la novela de Thomas Cullinan, The Beguiled, ya la llevó Don Siegel a la gran pantalla en 1971, ni más ni menos que con el gran Clint Eastwood. Pero no voy a hacer un ejercicio de comparación porque la de Clint queda muy lejos en mi memoria. Partiendo de cero entonces, esta peli tiene su punto en la propuesta. La de un soldado yanqui herido, McBurney (Colin Farrell,Ultima llamada“), que es acogido en un internado para señoritas en el sur de los Estados Unidos, por lo que su llegada crea un conflicto moral entre atender al herido o entregarlo a las tropas sureñas por tratarse de un enemigo. Su llegada revoluciona la aparente tranquilidad (están en medio de la Guerra de Secesión) de las pocas habitantes de la casa, empezando por su directora, Miss Martha (Nicole Kidman, “Los otros“). En un entorno bélico, esta no es una peli de guerra. Es más bien un drama que transcurre lentamente (pelín lenta) en medio de una tensión sexual reprimida (cachondo ver como ellas se ponen como potras en celo ya solo con la presencia del macho…), que va derivando con algún giro de guión en algo más parecido a un thriller, con suspense y gritos como aderezo. La producción es impecable. Bonita fotografía. Vestuario muy currado. Pero yo no se si hubiera sido más interesante si hubiera tenido más chicha…como que le falta algo. “Aunque la cinta quede lejos de lo pretendido, podemos dar por bueno el agobiante y preciso estudio de los personajes de su directora. (…) pese a la impecable realización (…) la sensación que queda es de falta de contundencia, de extravío en los detalles.” lo explica mejor Luis Martínez, de El Mundo. Otras de las habitantes de la mansión sureña son Kirsten Dunst (“Spider-Man”), con su carita de buena; Elle Fanning (“Super 8“), por el contrario, con cara de malota; Oona Laurence (“Redención“); y Angourie Rice (“Dos buenos tipos“).