CINE: ” WONDER WHEEL”.

imageWoody Allen (“Midnight in Paris”) acude puntual a su cita anual con la gran pantalla con “Wonder Wheel”, un melodrama con tintes románticos que tiene lugar en el Parque de Atracciones de Coney Island (una vez más Nueva York….), en los años 50 del siglo pasado. Un matrimonio de feriantes, Humpty y Ginny (Jim Belushi, “Red Heat”, y Kate Winslet, “Titanic”), reciben la visita inesperada de la hija de él, Carolina (Juno Temple, “Killer Joe”), que huye de un matrimonio complicado con un mafioso. La relación padre hija no es la mejor pero, a pesar de las reticencias iniciales, hace todo lo posible por acogerla…no deja de ser su hija. Pero la relación entre Ginny y Carolina se enrarece con la presencia de Mickey (Justin Timberlake, “La red social”), un socorrista con ínfulas de escritor, amante de la primera. Esta peli va a pasar al grupo de las del montón del director. Bien ambientada (una fotografía cautivadora de Vittorio Storaro, “Apocalypse Now”), buenas interpretaciones (muy bien Winslet y Belushi), pero para los amantes del Allen más irónico, este carga el peso en lo dramático, abandonando su peculiar humor que aquí aparece a cuentagotas (el hijo pirómano aporta lo suyo…, Jack Gore, serie “Billions”). En definitiva, Allen cumple sin más.

CINE: “STAR WARS: LOS ULTIMOS JEDI”.

star_wars_the_last_jedi-535293064-largeAunque yo no pertenezco a ese club de seguidores acérrimos de la saga, admito que tenía interés en ver la nueva entrega galáctica, “Star Wars: los últimos Jedi”, de Rian Johnson (“Looper“). Reconozco el mérito de esta producción (el éxito en taquilla ya está asegurado…), pero tengo que decir que me he aburrido más que en las anteriores. Soy más de la opinión de Antonio Weinrichter, de ABC: “Ya vemos que no eres fan, me dirán (…) puedo adelantar que me parece más cansina que entretenida pero tiene elementos que la redimen. (…) resulta muy abigarrada (…)“, que de mi amigo Luilli, friky (que no freaky) del tema, al que le “ha gustado todo: Adam Driver me flipa no se si más o menos que Kylo!…ya me enamoré de Daisy Ridley en el episodio 7. La saga continua y crece“. Está claro que tiene los ingredientes necesarios para que los furibundos seguidores sigan disfrutando. Seguir viendo a R2D2, Yoda, CRPO, Chewbacca, les debe seguir poniendo cachondos. Y si encima dos mitos de la saga como la Princesa Leia (la fallecida Carrie Fisher) y Luke Skywalker (Mark Hamill), recuperan cierto protagonismo…el orgasmo puede ser mayúsculo. Además los efectos especiales (o trabajos de ordenador) siguen siendo espectaculares, y el guión sigue teniendo esas dosis de humor básicos para rebajar la tensión. Lo que pasa es que dura dos horas y media y hay demasiada conversación telepática, mucho rollo del “qué pasó”, y momentos lentos que ralentizan el ritmo de la trama. Trama que es este caso nos presenta a la Primera Orden como dominador absoluto de la Galaxia, con el “feo de cojones” Snoke (Andy Serkis, “La guerra del planeta de los simios“) al frente, y el General Hux (Domhnall Gleeson, “Invencible“), como uno de sus esbirros. La resistencia, liderada por la citada Princesa Leia, aguanta como puede, con acciones como la liderada por el piloto Poe Dameron (Oscar Isaac, “Suburbicon“), un antinormas que quiere cargarse el solito la flota enemiga. Rey (Daisy Ridley, “Scrawl“), mientras tanto va en busca de Luke Skywalker, como única solución para ayudarles a librarse del mal. Lo que pasa es que Luke, el último Jedi, está retirado y pasa de todo. Volvemos a ver al malvado Kylo Ren (Adam Driver, “Paterson“), más falso que Judas, o al rebelde Finn (John Boyega, “Detroit“), ayudando en lo que puede. Dos veteranos como Laura Dern (“Corazón salvaje“), como la vicealmirante Holdo, y Benicio del Toro (“Sicario“), como DJ, un ladronzuelo sin escrúpulos, añaden categoría al reparto. Dicho lo anterior, un buen plan para estas navidades…eso sí, yendo descansados.

 

CINE: “WONDER”.

Screenshot_20171214-220145“Wonder”, de Stephen Chbosky (“Las ventajas de ser un marginado”), es una agradable película de superación (de amistad, relaciones familiares,…toca muchos palos), sobre los problemas de un chico con una deformación en la cara, Auggie (Jacob Tremblay, “La habitación”), que tiene que afrontar su entrada en el colegio con lo que esto supone sobre todo para él, pero también para su familia que siempre lo ha sobreprotegido. Sin esconder el drama que supone la historia, esta se cuenta de manera amable y contrarrestando las lágrimas con algunas sonrisas debido a algunas situaciones cómicas. Buenas interpretaciones ayudan a dar credibilidad a situaciones que pueden sonarnos muy cercanas. Los padres, Nate e Isabel (un Owen Wilson, ” Midnight in Paris”, comedido pero genial, y la gran Julia Roberts, “Pretty Woman”), tienen un papel especial en la trama. Y no menos la hermana, Via (Izabela Vidovic, “El protector”). También aparecen los compañeros de cole típicos. El matón que le hace bullying, Julian (Bryce Gheisar,  “A Dog’s Purpose); el amigo, Jack Will (Noah Jupe, recién visto en “Suburbicon”); además de los diferentes profes, todos muy enrollados, como el director Tushman (Mandy Patinkin, serie “Homeland”). Es una peli que se ve bien. Correcta.

CINE: “COCO”.

coco-155051069-largeLa nueva entrega de la factoría Disney/Pixar, “Coco”, de Lee Unkrich (“Toy Story 3“) y Adrian Molina, es una delicia para los ojos y para los oídos. Cine de animación para toda la familia (y yo diría que los adultos pueden ir solos que disfrutarán también). Humor, emoción, una imaginación desbordante, buena música (ese “Remember me” o “Recuérdame” que tanto le gusta a Damsky), visualmente espectacular, técnicamente maravillosa (apunte de Damsky too…), y encima con unos giros argumentales que añaden interés a la trama. Una muestra de gran cine. La historia es la de Miguel (curiosamente mi tocallo …y de apellido Rivera…), un chavalín mejicano que pertenece a una familia de zapateros que odia la música por un fatídico hecho en la historia familiar. Pero Miguel quiere seguir los pasos del músico Ernesto de la Cruz, a quien idolatra, y para ello no dudará en ir en contra del tabú familiar. Su cabezonería le llevará a meterse en el enigmático mundo de los muertos, el Día de los Muertos, fecha clave en la tradición mejicana. A partir de ahí…pues eso, ir a verla que vais a disfrutar. Y encima es de esas pelis, que a pesar de ser una producción yanqui, no pierde si se ve la versión doblada (por lo hispano del tema). De hecho, muchos de los actores de la versión original son actores latinos como Gael García Bernal, que hace de Héctor, un músico abandonado, o Alfonso Arau, Papa Julio, uno de los ancestros Rivera. Le auguro buena taquilla estas fiestas navideñas. Y se lo merece. Muy recomendable.

CINE: “SUBURBICON”.

imagesGeorge Clooney (“The Monuments Men“), se vuelve a poner detrás de la cámara para traernos “Suburbicon”. Un entretenido thriller bien ambientado en los años 50 de los EEUU, que entremezcla la tensión propia del género del crimen, con un humor negro, muy característico de los hermanos Cohen (“Fargo“) que firman el guión. El título de la peli da nombre a una urbanización idílica (la presentación inicial ya te hace pensar en el tono de coña por el que parece transcurrir el metraje…). Ese ambiente, en el que todo parece perfecto, se ve alterado por la llegada de una familia negra, los Mayers (una vez más se trata el racismo feroz con el que se vivía allí), y por un robo con asalto a una de las familias que allí viven: los Lodge. Estas circunstancias mostrarán la verdadera naturaleza del ser humano. La historia del robo (que lleva el peso de la trama dejando al tema racial como algo circunstancial…) da algunos giros interesantes, algunos previsibles y otros no tanto (la presencia del inspector de seguros protagonizado por Oscar Isaac, “Ágora“), que irán complicando la cosa, haciendo la peli más interesante (de menos a más). Un buen reparto con Matt Damon (“El indomable Will Hunting“) y Juliane Moore (“Los chicos están bien“) como el matrimonio Lodge (la Moore se desdobla…), al frente. Noah Jupe (“Wonder“), es el hijo de la pareja protagonista. Glenn Fleshler (serie “Billions“) y Alex Hassell (“Anonymous“), la rarita pareja asaltante. Gary Basaraba (“The Accountant“), el el tío Mitch, y Tony Espinosa (“El nacimiento de una nación“), es el hijo de los Mayers. Puede haber alguna inconsistencia de guión (hablar por un teléfono al que le han cortado el cable…) y que algunos gags parezcan absurdos, pero al final la peli se deja ver, entretiene y te saca alguna sonrisa…y también te hará fruncir el ceño. Correcta.

CINE: “PERFECTOS DESCONOCIDOS”.

perfectos_desconocidos-252289686-largePocas veces la crítica ha sido tan unánime en sus comentarios. Por eso me atrevo a iniciar mi reseña con algún ejemplo (con los que coincido) de la buena acogida que ha tenido “Perfectos desconocidos”, lo último de Alex de la Iglesia (“Balada triste de trompeta“). “A los cinco minutos estoy enganchado a las situaciones tragicómicas, (…) surrealistas, corrosivas que plantea esta película impecablemente dirigida, con el ritmo modélico que precisa cada plano y cada secuencia, (…) ágil y sorprendente, muy divertida“, Carlos Boyero, El País. “El excelente trabajo de actores y el dinamismo de la puesta en escena (…) hace de «Perfectos desconocidos» un entretenimiento tan divertido como oscuro, amargo como un café jamaicano (…)”, Sergi Sánchez, La Razón. Y es que es muy divertida, e intensa por momentos, esta comedia con algún tinte dramático y alguno fantástico (menos rarezas de las habituales en el director), que utiliza el hoy en día indispensable teléfono móvil, como excusa para proponer esta interesante película, adaptación de una exitosa producción italiana. Con un planteamiento muy teatral (casi toda la acción ocurre en un mismo espacio), la peli nos muestra a unos amigos que se juntan a cenar en casa de uno de los matrimonios, Eva y Alfonso (Belén Rueda, “El cuerpo“, y Eduard Fernández, “El hombre de las mil caras“), como cualquier pandilla de amigos de toda la vida. Una de las comensales, Blanca (Dafne Fernández, “La caja 507“), propone un juego. Dejar los móviles en la mesa y que todos compartan con todos los mensajes, llamadas, etc , que lleguen durante la cena. Lo que no debería ser ningún problema, es el origen de toda una serie de malos entendidos, sospechas, celos, bromas, etc, que con buen ritmo nos llevan entre risas (y alguna emoción) hasta el desenlace final (estoy seguro que a Alex de la Iglesia se le ocurrieron otros finales más bestias …). El resto de los asistentes a la peculiar cena son, Eduardo (Eduardo Noriega, “Blackthorn“), marido de Blanca; Antonio y Ana (Ernesto Alterio, “El otro lado de la cama“, y Juana Acosta, “Vientos de la Habana“); y Pepe (Pepón Nieto, “Mi gran noche“). Diálogos ingeniosos repletos de humor (negro, absurdo,…, de todo tipo), para uno de los mejores estrenos de los últimos meses.