CINE: “EL PASAJERO”.

the_commuter-335933258-largeHa llegado a las pantallas otra colaboración más entre el director español Jaume Collet-Serra y la estrella Liam Neeson, que tras haber protagonizado alguna de las grandes producciones de la historia del cine como “La lista de Schindler“, entrado ya en los sesenta (tiene 65), se ha reconvertido y especializado en pelis de acción interpretando al típico tío normal que se convierte en héroe (“Venganza” y secuelas), no sin dejar de sufrir (la cantidad de “piñas” que recibe…). De esta “sociedad” ya vimos “Sin identidad“, “Non-Stop” y “Una noche para sobrevivir“. En “El pasajero”, Neeson es Michael MacCauley, un expolicía (esta condición le avala para tener habilidades fuera de lo normal…) metido a gestor de seguros que tiene una vida rutinaria. Uno de esos días, de vuelta en el tren que habitualmente coge, y tras haber sido despedido de su trabajo, recibe una oferta misteriosa de una mujer, Joanna (Vera Farmiga, “Up in the Air“), que, no por casualidad, se sienta a su lado. O cumple esa misión antes de que el tren llegue al final del recorrido, o su familia (Elisabeth McGovern, “Gente corriente“, como su mujer) corre peligro. A partir de ahí empieza un “no parar”…nunca mejor dicho. Habilidosa trama para crear varios sospechosos y mantener la tensión hasta el final. Es un thriller de acción trepidante…y va de menos a más, con algunas escenas agobiantes. Una peli más en el subgénero de pelis de trenes (“Imparable“, “Asalto al tren Pelham 1,2,3“,…). Entre otros de los actores/actrices participantes destacaría a la española Clara Lago (“Ocho apellidos vascos“), como una enfermera que viaja en el mismo tren, al igual que Jonathan Banks (veterano secundario visto en multitud de series como “Falcon Crest“), otro habitual compañero de ruta, así como Colin McFarlane (“Batman Begins“), el supervisor. Del lado de la policía, los ex compis de MacCauley, destacar la presencia de Sam Neill (“Parque Jurásico“) como el capitán con el que no se llevaba muy bien, y Patrick Wilson (“Insidious“), su amigo ex colega. Puro entretenimiento.

CINE: “C´EST LA VIE!”.

le_sens_de_la_fete-636256896-largeEric Toledano y Olivier Nakache triunfaron sin duda con una gran comedia como es “Intocable“. Con este referente in mentis, han estrenado “C´est la vie!”, otra comedia divertida ambientada en el mundo de las bodas, mundo que ha dado mucho juego al séptimo arte. Valga por delante decir que, como digo, es divertida, pero no es tan completa como “Intocable“, donde además de su original humor, entremezclaba una maravillosa emotividad. Aquí lo cómico es indudable, con momentos descacharrantes (la entrevista al nuevo camarero sin experiencia, SamyAlban Ivanov, “Patients“), el  más cachondo de todos), y situaciones divertidas a causa de malentendidos, diferencias culturales (esos friegaplatos pakistaníes…), y por algunos personajes, que ya solo por cómo son, te hacen reir, como Julien, el cuñado del jefe (Vincen Macaigne, “Tonnerre“), por pena, o Guy, el fotógrafo (Jean-Paul Rouve, “La Vie en Rose“), por jeta. Lo emotivo, por otro lado, escasea. La boda en cuestión es la que van a celebrar el sobrado Pierre (Benjamin Lavernhe, “Rupture pour tous“) y la triste Hélèna (Judith Chemla, “Hédi & Sarah“). El responsable de toda la orgánica, y protagonista de la cinta, Max (Jean-Pierre Bacri, “Look at Me”), tendrá que conseguir que todo funcione a la perfección, a pesar de las dificultades que se le presentan, para que la boda, celebrada en un castillo espectacular del siglo XVII, resulte del gusto del exigente novio. Tendrá que lidiar con personajes como los mencionados, y con otros como James (Gilles Lelouche, “Thérèse“), el cantante de orquesta endiosado; Adele (Eye Haidara, “Les gorilles“), su mano derecha…de poca mano izquierda; Josiane (Suzanne Clément, “Mommy“), su amante provocadora; o la madre del novio (Hélène Vincent, “Tres colores: azul“). Buena música. En definitiva, correcta para pasar un rato entretenido. Un pero. La boda va de boda de nivel, y los invitados por lo general tienen todos una pinta hortera brutal. El vestuario mejorable.

CINE: “CALL ME BY YOUR NAME”.

call_me_by_your_name-865431375-largeTengo que aclarar una vez más que yo soy más de un cine de acción, comedia, …, cine facilón. Me aburren por lo general las que me hacen pensar demasiado, las que llaman de culto, las premiadas en festivales, las de terror, las románticas pastelosas,…Y es por eso que mis seguidores más acérrimos suelen ir al cine en formato “brainless“…y a pasar el rato (tengo alguna excepción que espero se de por aludido). Dicho lo anterior, “Call Me By Your Name”, de Luca Guadagnino (“Yo soy el amor“), que viene avalada por cuatro nominaciones a los Oscars (increíblemente a Mejor Película entre ellas…y por eso fui a verla), y buenas críticas, es una bonita historia de amor (un rollo de verano), pero que a mí me ha parecido un coñazo. La fotografía, el entorno (Italia rural), la música (mucho piano…y una canción nominada…”Mistery of love“),…, todo es maravilloso y ocurre en el lugar perfecto para una historia como esta. Pero me aburrí como una ostra (admito mi insensibilidad nata…). Esa historia es la de un jovenzuelo, Elio (creo que nos vamos a hartar de ver a Timothée Chalamet, “Interstellar“), que vive en una mansión familiar del norte de Italia, dedicado a la música y a leer, y a pasar el rato con su pandi, especialmente con su amiga Marzia (Esther Garrel, “Camille redouble“). En el verano de 1983 llega a la casa Oliver (Armie Hammer, “El llanero solitario“), un investigador veinteañero que viene para colaborar con el padre de Elio, Mr. Perlman (Michael Stuhlbarg, “El caso Sloane“), en temas de antigüedades y similares. Entre Elio y Oliver surgirá algo más que una amistad. Pues todo lo anterior a mi me ha dado mucha pereza, es larga, y encima como que falta intensidad dramática. Ni chicha ni limoná. Algún punto cómico me sacó de mi abulia (generalmente provocados por la calentura del prota…). Buenas interpretaciones eso sí, destacando el padre citado y su buen carácter. Entrañable personaje. Aparte destacaría a Amira Casar (“Kandisha“) como la madre. Está basada en la novela de André Aciman y el guionista es el afamado director James Ivory (“Lo que queda del día“). Lo dicho, recomendada a aquellos que tengan algo más de sensibilidad que yo…que o es difícil.

CINE: “LOS ARCHIVOS DEL PENTAGONO”.

the_post-171811926-largeReconozco que debe haber pocas pelis de Steven Spielberg que no haya visto (“La lista de Shindler”, “Tiburón”, “E.T.”, “El color púrpura”, “Salvar al soldado Ryan”, etc, etc, etc). Me declaro fan de este director que está rellenando varias páginas de la historia del séptimo arte. “Los archivos del Pentágono” son una muestra más de su impecable labor. Un ejercicio maravilloso como alegato al verdadero periodismo y a la libertad de prensa. Una visión nostálgica al periódico tradicional (el de papel), que las nuevas tecnologías parecen querer cargarse (yo sigo comprando cuatro periódicos todos los días). Además de poner sobre la mesa otros temas (algunos de rabiosa actualidad todavía) como la presencia de la mujer en la empresa (el machismo reinante en la época), o la injerencia de los que mandan en cualquier estamento de la sociedad. Es una peli muy bien ambientada en la época (principios de los años 70), que, eso sí, es bastante previsible y sencilla en su argumento…y no porque se trate de un hecho real, que también. A pesar de esto, Spielberg le dota de tensión dramática (de menos a más), muy bien acompañada por la música del mítico John Williams (“Superman“, “Star Wars“,…). La historia es la del periódico The Washington Post, cuyos directivos se ven en la encrucijada de publicar o no unos papeles que llegan a sus manos y que incluyen secretos que incumben a varios presidentes de los EEUU y sus decisiones por ejemplo con la fatídica Guerra de Vietnam. Las consecuencias de publicarlos pueden ser nefastas para el futuro empresarial del periódico. Las de no hacerlo derribarían muchas conciencias y afectarían a la profesionalidad de los periodistas. Ahí está el debate. Muy buena química la que existe entre Meryl Streep (“Los puentes de Madison“) y Tom Hanks (“Forrest Gump“), que se meten en la piel de la editora del periódico, Kay Graham, y en la su director, Ben Bradlee. Por cierto, primera vez que trabajan juntos estos dos actorazos. Están muy bien acompañados entre otros por Sarah Paulson (“12 años de esclavitud“), como la mujer de Ben; Bob Odenkirk (“Nebraska“), como Ben Bagdikian, redactor que tiene un papel importante en conseguir el “material”; Tracy Letts (“La gran apuesta“), como Fritz Beebe, del lado de no publicar; Bruce Greenwood (“El último bailarín de Mao“), como el Secretario McNamara; Jesse Plemons (“El puente de los espías“), uno de los abogados; Matthew Rhys (“Una buena receta“), como Daniel Ellsberg; o Michael Stuhlbarg (“Un tipo serio“), como director de The New York Times, el periódico competidor que publicó primero papeles comprometidos. Sin duda interesante.

CINE: “MUCHOS HIJOS, UN MONO Y UN CASTILLO”.

muchos_hijos_un_mono_y_un_castillo-525862377-largeYa me habían dicho (Moni, Bea,…) que este “rara avis” de la cartelera me iba a divertir. Y con tanto estreno por poco lo dejo pasar. “Muchos hijos, un mono y un castillo”, es un documental en clave de comedia que ha creado el actor Gustavo Salmerón (“Reinas“), que ya se había puesto detrás de la cámara y recibió un Goya a mejor corto hace unos años por “Desaliñada“. Esta especie de “Boyhood” a la española (con muchas diferencias…) es una maravilla. La verdadera protagonista es Julita Salmerón, madre de Gustavo, a quien su hijo ha estado grabando (a ella y su entorno) durante los últimos catorce años. El resultado es una hora y media de retrato de un personaje a la que no dudo “le van a llover ofertas”…Con toda la naturalidad del mundo Julita se mueve ante la cámara como si esta no existiera, diciendo lo que le cruza por la cabeza sin filtro alguno. Geniales sus disquisiciones (y disposiciones) sobre la muerte; su relación con la comida; esa especie de Síndrome de Diógenes por el que le gusta guardar todo; etc. El título del documental recoge literalmente los tres deseos que tenía Julita y que se cumplieron. Hijos ha tenido seis (Ramón, Paloma, David, Nacho, Julia y Gustavo). Un mono “complicado” pasó por su vida. Y el castillo que consiguieron, ahora peligra por la crisis. Importante es la presencia de su marido Antonio, “víctima” muchas veces de sus “travesuras” y dislates. Y por aquello de que me toca personalmente, destacar su declaración de amor a Jose Antonio. Todavía estás a tiempo de pasar un buen rato.

CINE: “THI MAI, RUMBO A VIETNAM”.

4846994_jpg-c_215_290_x-f_jpg-q_x-xxyxx“Thi Mai, rumbo a Vietnam”, de Patricia Ferreira (“El alquimista impaciente“), es una comedia entretenida, que se apoya fundamentalmente en el buen trabajo de su trío protagonista, cada una con una personalidad distinta pero que se complementan muy bien. Carmen (Carmen Machi, “Ocho apellidos vascos“), una abuela coraje; Elvira (Aitana Sánchez-Gijón, “Un paseo por las nubes“), una ejecutiva estirada, en paro, con buen corazón; y Rosa (Adriana Ozores, “La vida de nadie“, quizás la más divertida en su caraja), una calzonazas madre de familia. Dani Rovira (“100 metros“), aparece como un buen complemento como Andrés, el amigo gay del grupo. La historia es la de Carmen, que después de fallecida su hija, se entera que esta había iniciado un proceso para adoptar una niña vietnamita (la Thi Mai del título). Ocultando el hecho luctuoso y con la intención de cumplir los deseos de su hija, emprende la aventura hacia Vietnam en busca de la pequeñita. No irá sola porque sus íntimas Elvira y Rosa se niegan a dejarla sola. Una vez allí (Vietnam y Hanoi tienen su protagonismo en la cinta), las cosas no serán un camino de rosas. Contarán con la ayuda de Andrés, que está en Vietnam en busca de su novio, y de Dan (Eric Nguyen, “Indochina“), un guía local que no sabe como controlar al trío calatrava. Es bastante previsible, pero no hay que negarle su comicidad (mucho chiste basado en las diferencias culturales y de idioma…) y su punto emotivo (en el fondo es una historia triste, emotiva…). Cumple con su misión de entretener y sacarte una sonrisa…y a lo mejor una lagrimita.

CINE: “EL INSTANTE MAS OSCURO”.

darkest_hour-142729291-largePocos personajes de la historia caen tan bien y generan tan buen rollo de manera universal como Winston Churchill, primer ministro británico durante la Segunda Guerra Mundial. Y es tan así, que tiene la fuerza, su personaje, de protagonizar dos largometrajes sobre su persona en menos de un año. “Churchill” (Brian Cox en el papel), del que ya hablé en su momento, y “El instante más oscuro”, de Joe Wright (“Orgullo y prejuicio“), de la que me ocupo ahora. Además tiene un papel relevante en la serie “The Crown” (con John Lithgow), y la peli “Dunkerque“, de Christopher Nolan del año pasado, también trata uno de los hechos más relevantes de aquel momento, que en esta también se aborda. Vamos, que da mucho juego. “El instante…”, es otro magnífico retrato de este gran estadista con un gran Gary Oldman (“El caballero oscuro“), que parece va directo a por el Oscar tras conseguir el Globo de Oro (tengo que reconocer que me gustó más Cox…aquí noto más el maquillaje). La trama se centra en la decisión que tuvo que tomar respecto a la posición del Reino Unido en el conflicto. Si negociar la paz con Hitler, o mantenerse firme ante le avance nazi en Europa. Sus decisiones y planteamientos no siempre contaron con el apoyo de sus propios ministros (Halifax, Stephen Dilllane, “Las horas“; Chamberlain, Ronald Pickup, “La misión“;…), ni con el del propio Rey Jorge VI (Ben Mendelsohn, “Animal Kingdom“). Esos enfrentamientos, su carácter socarrón, borrachín (comía con champagne…), fumador empedernido de puros , sus cambios de humor,…, hacen del personaje alguien que es difícil que no te caiga bien (y eso que por momentos puede ser insoportable). La parte más íntima, la relación con su mujer Clementine (Kristin Scott Thomas, “El paciente inglés“), se desarrolla menos que en “Churchill“. Destacaría además la presencia de Lily James (“Baby Driver“), en el papel de su secretaria personal, Elisabeth Layton, que tal como está el patio, hoy en día le hubiera denunciado por multitud de causas. La peli está maravillosamente ambientada en la época y entremezcla oportunamente el típico humor británico (casi siempre en boca del protagonista) en los diálogos y discursos más o menos intensos. Se va un poco más allá de las dos horas, lo que lo pondría en el debe, pero al final, la figura oronda de Churchill compensa el visionado. Sin duda interesante.

CINE: “TRES ANUNCIOS EN LAS AFUERAS”.

three_billboards_outside_ebbing_missouri-942175283-large“Tres anuncios en las afueras”, de Martin McDonagh (“Siete psicópatas“), es una magnífica película sobre una madre coraje (peculiar) en lo más remoto de la América (yanqui) profunda. Muy grande Frances McDormand, oscarizada por “Fargo” en su momento, y con el Globo de Oro en sus manos por este papel de “…una mujer fuerte, decidida y enfurecida, aunque también está rota por dentro“, tal como dice el director según las fichas que oportunamente reparten en los Verdi (y en otros cines). Una historia dura pero que se presenta como una comedia negra (algunos personajes son verdaderamente cómicos…como la novia del ex marido, Penélope, Samara Weaving, “Mayhem“), con algunos giros sorprendentes en el comportamiento de algunos personajes, y con ingeniosos y buenos diálogos (el rapapolvos al cura…). Esa mujer dura es Mildred Hayes, cuya hija ha sido violada y asesinada, y al considerar que la policía local no pone interés en averiguar quien ha sido el asesino, decide poner tres anuncios en tres vallas publicitarias abandonadas de una carretera local en las cercanías de su pueblo, Ebbing (Missouri), con unos mensajes dirigidos fundamentalmente al jefe de policía local, Willoughby (Woody Harrelson, “Wilson“, también enorme). Estos mensajes lógicamente no van a sentar muy bien, pero no solo a los polis, sino en general al resto de la comunidad. Eso no impide que Mildred se mantenga firme (es como un western moderno…ella contra todos). Y si la prota está genial, no le van a la zaga otros miembros del reparto además del citado Harrelson. Destacando a Sam Rockwell (“Moon“), como el típico poli local racista, medio lerdo, que encima vive con su madre, otro personaje maravilloso (Sandy Martin, “Napoleon Dynamite“). También podemos ver a Peter Dinklage (el enano de “Juego de tronos“) como un pretendiente entregado; Lucas Hedges (“Manchester frente al mar“), el hijo confundido; Abbie Cornish (“Geostorm“), la mujer de Willoughby; John Hawkes (“Winter´s Bone“), el ex de Mildred; o Caleb Landry Jones (“Contraband“), como el responsable de la agencia de publicidad local. Una gran peli. Muy recomendable.

CINE: “THE DISASTER ARTIST”.

the_disaster_artist-267344284-largeNumerosos reconocimientos (Concha de Oro en San Sebastián,…), actuaciones sobresalientes (James Franco, “127 horas“, acaba de recibir el Globo de Oro…lo veremos en la carrera a los Oscars?), varios misterios sin resolver sobre su personaje principal (Tommy Wiseau), además de otras polémicas (Franco ha caído en el virus Weinstein), han hecho de “The disaster artist”, dirigida por James Franco también, sea uno de los estrenos más esperados de este inicio de año. Y la película es sorprendente e inmensamente divertida por lo patético de su planteamiento. Sobre todo si se tiene en cuenta que está basada en una historia real y en unos personajes reales. ¿De verdad ha existido un tío como Wiseau?. Es cine dentro del cine. Pero cine del malo…el que cuenta. La historia es la de este mamarracho llamado Tommy Wiseau (Franco lo borda), un  aspirante a actor de estilo particular, que en vista de su incapacidad interpretativa decide junto a su “amigo” (embaucado) Greg Sestero (Dave Franco, “Ahora me ves…”, le da buena réplica a su hermano), hacer su propia película, qué él dirigirá, protagonizará, guionizará…y producirá (¿de donde saca la pasta?…uno de los misterios sin resolver). El resultado es la película “The Room“, considerada una de las peores películas de la historia, pero que se ha convertido en algo así como una peli de culto. La peli es original porque el protagonista es original…original por ridículo, friki, distinto, sin vergüenza,…lo tiene todo y consigue provocar una sensación de vergüenza ajena en el espectador, aparte de risas y asombros. Además de la pareja protagonista podemos ver a Seth Rogen (“Juerga hasta el fin“), como uno de los miembros del equipo de rodaje que soporta las excentricidades de Wiseau; cameos de actores conocidos como Bryan Cranston (serie “Breaking Bad“) haciendo de si mismo, Sharon Stone (“Instinto básico“), o Melanie Griffith (“Crazy in Alabama“). Zach Efron (“El gran showman“), Jacki Weaver (“Animal Kingdom“), o Ari Graynor (“What´s your number“), interpretan a alguno de los “actores” de “The Room”. Sin duda interesante por la rareza de su personaje.

CINE: “EL GRAN SHOWMAN”.

DORyUwlW4AAOEO_Me atrajo el título de esta peli la primera vez que vi el cartel (eso de Showman…o “chouman” según una amiga), y aunque he tardado (tengo que agradecer a Celia González de Mont Blanc que me invitó al preestreno… pero me fue imposible asistir), ayer vi “El gran showman”, el estreno tras la cámara como director de Michael Gracey, donde Hugh Jackman (“Lobezno“), vuelve a liderar un musical como ya lo hizo en “Los miserables“. Y no lo hace mal. Además se mete en el papel del visionario empresario P.T. Barnum, famoso por los espectáculos que creó en su época. Eso si, el biopic (biografía filmada) difumina el desarrollo del personaje y su entorno en beneficio del espectáculo visual y de sonido que nos ofrece la película. Magníficos números (algunos tipo video musical…) con unas buenas canciones, que dicho sea de paso, casi todas se parecen un poquito. Vamos, que es un musical, muy musical. Lo digo para algunos colegas que sé les espanta este género. En todo caso se puede apreciar el perfil de Barnum, como alguien ambicioso, arriesgado, creativo, pero también vengativo contra las clases altas (toca el tema de la diferencia de clases,…) que le repudiaron en su día. Nos cuenta como empieza con un museo de personajes extraños y como eso deriva en un circo de espectáculos únicos, con seres únicos (en muchos casos despreciados por la sociedad…). A todo ello hay que sumarle lo complicado de compaginar su vida privada (Michelle Williams, “Manchester frente al mar“, interpreta a su mujer Charity) y los sobresaltos que le hacen tambalear. Entre sus personajes “extraños” destacar a Lettie Lutz, la mujer barbuda (Keala Settle, “Ricki“); Tom Thumb, el enano (Sam Humphrey, serie “Vecinos“); o Anne Wheeler, la trapecista (Zendaya, “Spider-Man: Homecoming“). Rebecca Ferguson (“El muñeco de nieve“) se mete en la piel de Jenny Lind, una cantante con una voz prodigiosa; y Zac Efron (“El chico del periódico“), es Philip Carlyle, el socio de Barnum de familia bien que le permitirá acceder a las clase altas.  Como dice Alberto Luchini, El Mundo: “Espectáculo visualmente apabullante, con unos grandiosos números musicales (…) se echan de menos una mínima profundización en los personajes y un desarrollo medianamente coherente de los acontecimientos. (…) “. En definitiva, como espectáculo funciona.