CINE: “EL INSTANTE MAS OSCURO”.

darkest_hour-142729291-largePocos personajes de la historia caen tan bien y generan tan buen rollo de manera universal como Winston Churchill, primer ministro británico durante la Segunda Guerra Mundial. Y es tan así, que tiene la fuerza, su personaje, de protagonizar dos largometrajes sobre su persona en menos de un año. “Churchill” (Brian Cox en el papel), del que ya hablé en su momento, y “El instante más oscuro”, de Joe Wright (“Orgullo y prejuicio“), de la que me ocupo ahora. Además tiene un papel relevante en la serie “The Crown” (con John Lithgow), y la peli “Dunkerque“, de Christopher Nolan del año pasado, también trata uno de los hechos más relevantes de aquel momento, que en esta también se aborda. Vamos, que da mucho juego. “El instante…”, es otro magnífico retrato de este gran estadista con un gran Gary Oldman (“El caballero oscuro“), que parece va directo a por el Oscar tras conseguir el Globo de Oro (tengo que reconocer que me gustó más Cox…aquí noto más el maquillaje). La trama se centra en la decisión que tuvo que tomar respecto a la posición del Reino Unido en el conflicto. Si negociar la paz con Hitler, o mantenerse firme ante le avance nazi en Europa. Sus decisiones y planteamientos no siempre contaron con el apoyo de sus propios ministros (Halifax, Stephen Dilllane, “Las horas“; Chamberlain, Ronald Pickup, “La misión“;…), ni con el del propio Rey Jorge VI (Ben Mendelsohn, “Animal Kingdom“). Esos enfrentamientos, su carácter socarrón, borrachín (comía con champagne…), fumador empedernido de puros , sus cambios de humor,…, hacen del personaje alguien que es difícil que no te caiga bien (y eso que por momentos puede ser insoportable). La parte más íntima, la relación con su mujer Clementine (Kristin Scott Thomas, “El paciente inglés“), se desarrolla menos que en “Churchill“. Destacaría además la presencia de Lily James (“Baby Driver“), en el papel de su secretaria personal, Elisabeth Layton, que tal como está el patio, hoy en día le hubiera denunciado por multitud de causas. La peli está maravillosamente ambientada en la época y entremezcla oportunamente el típico humor británico (casi siempre en boca del protagonista) en los diálogos y discursos más o menos intensos. Se va un poco más allá de las dos horas, lo que lo pondría en el debe, pero al final, la figura oronda de Churchill compensa el visionado. Sin duda interesante.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>