CINE: “TODO EL DINERO DEL MUNDO”.

all_the_money_in_the_world-572153295-largeLa última película del gran Ridley Scott (“Gladiator“), ya cumplidos los ochenta, llega a la gran pantalla con la polémica de la sustitución de Kevin Spacey (“American Beauty“) por Christopher Plummer (“Elsa & Fred“) para interpretar a Jean Paul Getty, debido a las movidas de sobrepasos sexuales y similares que ha provocado el caso Weinstein en la industria hollywoodense, y por efecto rebote en el mundo entero (para mí que la cosa ya se ha ido de las manos, y hay gente que se está aprovechando de la situación…pero esto daría para otro post…en otro blog…). Y digo sustitución real… una vez ya estaban rodadas las escenas de Spacey. Una decisión me imagino que conveniente (a pesar del sobrecoste) y que a la postre le ha servido para que se hable más de la película y encima Plummer esté nominado el próximo fin de semana al Oscar a Mejor Actor Secundario. Y no se si lo ha hecho mejor o peor que Spacey (nunca lo sabremos…o sí…hay material para documental futuro), pero su trabajo es maravilloso y permite que el hombre más rico del mundo por entonces te caiga tan mal como parece pretende la cinta. Y es este retrato de Jean Paul Getty el que me ha removido algo. Y sobre todo, su posición en el secuestro de su nieto, Jean Paul Getty III (Charlie Plummer, “King Jack“). La película por lo tanto se centra sobre todo en la batalla de la madre del secuestrado, Gail Harris (Michelle Williams, “Manchester frente al mar“), para conseguir que su suegro acceda a pagar el rescate. Este considera que es mucho dinero, y que si paga tiene otros nietos que convertirá también en blanco de los malvados. Este argumento y otras excusas, en todo caso no hacen que Gail decaiga (aunque desespere) y persista hasta que su hijo sea liberado. La imagen de ruin, mísero y cutre del ricachón no le deja muy bien parado (se lava su propia ropa en la suite del hotel de lujo para no pagar el servicio de lavandería, pone una cabina de pago en su mansión por si alguien quiere llamar al exterior,…). Me recuerda un poco a lo que se ha hablado recientemente del fundador de Ikea recién muerto. A lo mejor es que ser muy rico no es tan sano…En todo caso creo que es una película interesante, muy bien ambientada (vestuario, attrezzo, paisajes rurales y urbanos…Roma…), que se puede hacer un poco larga pero que al menos tiene algo de tensión tipo thriller es su tramo final (nos reserva lo más emocionante para el final…como suele ser normal…by the way…). Podemos ver otras caras conocidas como la de Mark Wahlberg (“Contraband“), como Fletcher Chase, el hombre de seguridad de Getty al que encarga solucionar el caso…lo más barato posible…; el otrora estrella juvenil Timothy Hutton (“Taps“), como abogado del ricachón; o Romain Duris (“Molière“), Cinquanta, uno de los secuestradores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>