CINE: “LA TRIBU”.

la_tribu-479920701-largeEstá flojita la cartelera de estrenos. Suele pasar. La resaca de los Oscars. Con este panorama vi ayer “La tribu”, de Fernando Colomo (“Los años bárbaros“), que a pesar de las advertencias de Fer mi brother, cumple con el objetivo de entretener. Comedia facilona, con música pegadiza y actual, dos actores protagonistas que tienen el favor del público, algunos gags divertidos, otros personajes secundarios reseñables,…, en definitiva, una fórmula que funciona si lo que vas es a pasar un rato agradable. No importa que sea previsible y que los números musicales a lo Bollywood sean mejorables. Además se agradece un metraje de hora y media y que no se meta en berenjenales políticos ni en temas escatológicos. Virginia (Carmen Machi, “Ocho apellidos vascos“), es una limpiadora de hotel que en sus ratos libres tiene un grupo de “streetdancing” con sus amigas, que se hacen llamar “Las Mamis“. Siendo muy joven tuvo que dar a su hijo Fidel (Paco León, “Toc Toc“) en adopción, y ahora va a encontrarse con él treinta y tantos años después. El encuentro se ve afectado por un accidente de él que le provoca una amnesia pasajera. A partir de ahí Virginia va a cuidar de su hijo, que guarda un pasado complicado…que él mismo ha “olvidado”. En esas tareas de cuidar al “enfermo” involucra al padre biológico (Luis Bermejo, “Kiki, el amor se hace“). Aparecen otras caras conocidas como la de Julián López (“Pagafantas“), el presentador de televisión Manel Fuentes (“Tu cara me suena“), haciendo de presentador, o la bailarina Maribel del Pino (profesora de baile en el televisivo “Fama“).

CINE: “LA MUERTE DE STALIN”.

the_death_of_stalin-675942556-large
“La muerte de Stalin”, de Armando Iannucci (“In the Loop“) es una divertidísima comedia que se toma a coña el hecho real de la  muerte del gran tirano y carnicero (Adrian McLoughlin, de la serie “Kingdom“). Compone una sátira de un humor negro genial sobre las circunstancias que ocurrieron en torno al deceso de uno de los ídolos de los podemitas. Por cierto, no les ha hecho mucha gracia en Rusia donde creo ha sido prohibida. La noche previa, el hecho luctuoso, las difíciles decisiones, las peleas internas por la sucesión, el traslado del cuerpo, el funeral, las conspiraciones,…, todo se lo toman aquí como de cachondeo con diálogos y situaciones llenas de humor absurdo tipo “slapstick” (payasadas). Una caricatura de un momento que debió ser dramático. Lo interesante además es que la cinta se intenta ajustar a los hechos reales…a su manera. “Grandiosa sátira (…) Los diálogos, la electricidad entre personajes y momentos, la sencillez sin pretensiones de la puesta en escena y la juerga tragicómica sobre el personaje y sus aledaños son devastadores. (…)” según Oti Rodríguez Marchante, de ABC. Además el reparto es muy interesante y todos están bien…en su registro más gamberro. Steve Buscemi (“Fargo“), como Khrushchev; Simon Russell Beale (“Into the Woods“), genial como el malvado Beria; Jeffrey Tambor (“¿Conoces a Joe Black?”), es Malenkov; Michael Palin (“La vida de Brian“), Molotov; Jason Isaacs (“El patriota“), el general Zhukov; Andrea Riseborough (“Birdman“) y Rupert Friend (“Hitman: Agente 47″), son sus hijos Svetlana y Vasily; Paddy Considine (“Blitz“); y Olga Kurylenko (“Centurión“), como una pianista rebelde. Sin duda el estreno más divertido de la semana, que además te puede despertar un cierto interés en lo que ocurrió en la Rusia de mitad del siglo pasado.

CINE: “LA ULTIMA BANDERA”.

last_flag_flying-218390364-large“La última bandera”, de Richard Linklater (“Boyhood“), es una historia triste contada con grandes dosis de comicidad. Larry “Doc” Shepherd (Steve Carell, “Foxcatcher“), acaba de perder a su hijo en la guerra de Irak y acude a sus compañeros de otra guerra maldita, la de Vietnam, Sal Nealon (genial Bryan Cranston, “Trumbo“) y el Reverendo Richard Mueller (Laurence Fishburne, “Matrix“), para que le acompañen a recibir el cuerpo de su hijo y darle sepultura. Con esta premisa se crea una peli entre “road movie” y “buddy movie“, donde destacan los momentos en que los tres recuerdan sus asuntos. Hace treinta años que no se ven y han cambiado mucho pero sigue existiendo esa complicidad. Tiene ese punto tierno y emotivo. Cuando se enganchan a la nostalgia. Interesante la mezcla de personalidades. “Doc” es el tristón. Mueller es el pastor, con pasado no tan santo. Y Sal, ahora dueño de un bar cutre, es el borrachín, rebelde y deslenguado. Película de diálogos íntimos que van descubriendo algunos secretos del pasado. Se puede hacer un poco pesada en un momento dado, ya que se va a las más de dos horas que parece ser vamos a tener que acostumbrarnos. Peli muy yanqui. Mucha bandera (que envidia!), pero también alguna crítica. Dice Fausto Fernández, de Fotogramas: “”La última bandera” se viste de comedia, agridulce y tabernaria para acompañar, en una vigilia de reflexiones y amistad, a unos niños grandes que saben que todavía no estamos en la oscuridad.”. Interesante en todo caso.

CINE: “GORRION ROJO”.

red_sparrow-474735775-largeMira que yo no soy mucho de pelis de espías, porque suelen ser emberresadas y liosas. Vamos que te suelen hacer pensar más de la cuenta…y ya sabéis que soy más del cine “brainless“. Pues dicho esto, “Gorrión rojo”, de Francis Lawrence (“Los juegos del hambre“), me ha entretenido con su magnífica y elegante puesta en escena, su música envolvente y su trama en formato thriller con altas dosis de erotismo y crudeza. Es verdad que hay algún giro que me ha despistado, pero he mantenido la tensión durante casi todo el rato…un pelín larga sí que es. Peli de espías con ingredientes típicos del cine de la guerra fría entre los yanquis y los rusos (ha dado mucho juego este tema al séptimo arte). Dominika Egorova (una valiente y sensual Jennifer Lawrence, “Winter´s Bone“) es una prestigiosa bailarina rusa que por una lesión tiene que dejar el ballet. Para poder mantener el piso y, sobre todo, los cuidados que necesita su madre (Joely Richardson, “El patriota“), acepta, gracias a las gestiones de su tío Vanya (Matthias Schoenaerts, “El loft“), entrar en una especie de centro de alto rendimiento de la inteligencia rusa, donde les forman en las artes de la seducción y del engaño, bajo la supervisión de una gélida directora (Charlotte Rampling, “El portero de noche“). Son los llamados “gorriones rojos“. Usar el cuerpo para atraer al enemigo. Su primera misión consistirá en averiguar quien es el topo que ha contactado con un apuesto agente americano, Nate Nash (Joel Edgerton, “Loving“). Un buen reparto donde añadiría a Jeremy Irons (“La misión“) como el General Korchnoi; Mary-Louise Parker (“RED“), como jefe de gabinete de un senador; o Ciarán Hinds (“El topo“), como el capo ruso Zajarov. Impecable producción. Sin duda recomendable para los aficionados a la intriga.

CINE: “SIN RODEOS”.

sin_rodeos-995592855-largeAntes de entrar a valorar la última propuesta del gran Santiago Segura, un breve comentario sobre los Oscars recién entregados esta madrugada. Sólo decir que creo  han sido los premiados más previsibles de las últimas ediciones, y que han complacido a casi todo el mundo evitando que “La forma del agua”, Mejor Película y Mejor Director, acumulara muchas estatuillas, quedando así bastante repartidos. Todo el mundo contento…o casi todos.

Y entrando en materia, “Sin rodeos” me ha divertido mucho. No sabía que es un remake de una peli chilena “Sin filtro“, por lo que no tengo la referencia original para comparar. Pero no hace falta, porque se nota que Segura la ha hecho suya, con diálogos y chascarrillos ocurrentes, y con alguna subida de tono, pero mucho más recatado que en su saga “Torrente“, lo que la hace más “fácil” de digerir para los “piquismiquis“. Hace humor de muchos temas actuales (redes sociales, influencers, servicios de atención al cliente, canales televisivos de madrugada…) lo que hace que uno se identifique inmediatamente con lo que ocurre. ¿Y qué es lo que ocurre? Que Paz (una maravillosa Maribel Verdú, “Blancanieves“), es una mujer con una vida aparentemente correcta…pero cada vez se siente más agobiada. Es de esas buenazas (de carácter…) de catálogo. A punto de explotar y a la desesperada, recurre a una especie de brujo o sanador que ha visto en le tele, Amil (Santiago Segura se guarda este papelito), quien le recomienda se tome unas gotas que le entrega, cada vez que se sienta angustiada. Esta poción provoca en Paz unos efectos inmediatos…pero no se si pasados de rosca, porque a partir de entonces ya no va a haber nada que la coarte, al revés, le viene una especie de liberación que va a hacer que diga lo que piensa a todo el que la rodea. El jeta de su pareja, Dante (Rafael Spregelburd, “Zama“), un artista más vago que la chaqueta de un guarda. El baboso de su jefe (David Guapo, “Señor, dame paciencia“). Su nueva compañera de trabajo, la it girl Alicia (la televisiva Cristina Pedroche se estrena). Su amiga egoísta Vanessa (Cristina Castaño, de la serie “Cuerpo de élite“). Su hermana Bea, amante enferma de los gatos (Toni Acosta, “7 minutos“). Su ex también compañero de agencia, Gabriel (Diego Martín, “3 metros sobre le cielo”), a punto de casarse con la histérica Alejandra (Bárbara Santa-Cruz, “Sexo fácil, películas tristes“). Etc, etc, etc. Otras caras conocidas completan un amplio reparto. Así los televisivos Florentino Fernández y El Gran Wyoming, o la artista Alaska (“Pepi, Luci, Bom y las chicas del montón“) que además pone su música. Enrique San Francisco (“Amanece, que no es poco“), hace de vecino borrachín y juerguista…vamos, no le ha debido costar meterse en el papel. Y Candela Peña (“Princesas“) sufre en sus carnes el “cabreo” de la prota. En definitiva, ágil comedia, muy entretenida que demuestra que no hace falta meterse en temas políticos o históricos para hacer un digno cine comercial. Vais a pasar n buen rato.