CINE: “7 DIAS EN ENTEBBE”.

entebbe-609034889-largeNo entiendo porqué se han decidido a contar otra vez este hecho real que ya ha sido llevado a la gran pantalla en otras ocasiones (“Victoria en Entebbe“,…). Por supuesto que no es la primera vez, ni mucho menos, que el cine se repite…como los famosos remakes. Incluso a veces funcionan. Esta vez creo que no (y no es un remake…es otra manera de contarlo). “7 días en Entebbe”, de José Padilha (“Tropa de élite“), es una producción correcta (bien ambientada, buenos recursos,…) pero a mí me ha faltado intensidad. Es más bien plana, con un clímax final que sí tiene algo de tensión (edulcorado con una danza metafórica que para mi concepto de cine sobra…), pero justo ese final se reduce a la mínima expresión. Aparte del hecho en sí, que en su momento tuvo trascendencia internacional, lo más destacable es cómo enfatiza las diferencias que debió haber por un lado, entre los propios secuestradores (intereses distintos), y, por otro, entre los propios dirigentes israelíes a la hora de la toma de decisiones (intervenir o negociar). En estas últimas tensiones hay hasta puyitas entre mandatarios (Isaac Rabin, Lior Ashkenazi, “Norman“, y Simón Peres, Eddie Marsan, “Filth, el sucio“). Por cierto el hecho del que hablamos es el secuestro en 1976 de un avión de AIR FRANCE, con 248 pasajeros a bordo, por parte del Frente Popular para la Liberación de Palestina, y un par de miembros de las Células Revolucionarias alemanas, Brigitte Kuhlmann (Rosamund Pike, “Perdida“) y Wilfried Böse (Daniel Brühl, “Rush“), que la verdad, no sé que coño pintaban ahí. Los secuestradores desviaron el avión y lo aterrizaron en Entebbe, Uganda, esperando que se cumpliera su petición de liberación de presos palestinos. La tensa espera, las intervenciones casi cómicas del Presidente de Uganda, Idi Amín Dada (Nonso Anozie, “La última legión“), las dudas de los propios secuestradores, etc, etc, etc, son los ingredientes de esta simplemente correcta peli, que no ha tenido muy buena acogida por la crítica. “Ofrece una reconstrucción tediosa y agarrotada (…) en la que la tensión dramática brilla por su ausencia (…) La torpeza del director José Padilha alcanza su cénit en un inexplicable montaje final (…)“, Nando Salvá, El Periódico. “Una historia real que tantas películas han contado (mejor) antes (…) Salta de un espacio a otro y el thriller se disipa; no hay ritmo, no hay tensión (…)“, Irene Crespo, Cinemanía. “Resulta muy acertado el perspectivismo múltiple, engranado con la coreografía, para potenciar el simbolismo de la tragedia inminente. Sin embargo (…) termina desarrollando un suspense alambicado y confuso. (…)“, María Caballero, Fotogramas.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>