CINE: “EL MUNDO ES SUYO”.

el_mundo_es_suyo-419594953-largeEsta pareja de cachondos que se hicieron famosos con unos videos colgados en YouTube donde conversaban a su manera en torno a una “servesita“, van camino de convertirse en la referencia del humor andaluz (pijo sevillano más concretamente). Porque Alfonso Sánchez (además ejerce de director) y Alberto López vuelven a la gran pantalla como protagonistas absolutos de una comedia disparatada, “El mundo es suyo”, secuela de “El mundo es nuestro“. Esta pareja que apareció en “Ocho apellidos vascos” o en la serie “Allí abajo“, la verdad que han encontrado una fórmula de humor que al menos, si eres de allí abajo (como la serie…), funciona. Porque es más fácil entender esos diálogos y esos quiebros verbales tan de allí. Esa mezcla de caraduras, sinvergüenzas, salidas ocurrentes,…a mi me ha entretenido tela. Vamos que he pasado un rato divertido. En esta ocasión Rafi (Sánchez, el más jeta), se presenta en casa de su amigo Fali (López, más calzonazos) con una maleta porque su mujer le ha echado de casa. No solo va buscando cobijo sino que le pide ayuda para poder cumplir con unos mafiosos rusos con los que se ha metido en un lío. Fali se ve contra la espada y la pared porque tiene el compromiso de llegar a tiempo a la primera comunión de su hijo, bajo amenazas de su mujer Cayetana (Carmen Canivell, serie “El secreto de Puente Viejo“) y de su suegro (Carlos Olalla, “Grupo 7“). Un variopinto elenco de personajes rodean y dan lustre a la collera. Así, el famoso chirigotero El Selu hace de taxista; el Relaciones Públicas por excelencia de Sevilla, Carlos Telmo, aparece como dueño de una tintorería muy especial; la guapísima Mar Saura (“La puerta abierta“), es la mujer de un ricachón; y la actriz Mari Paz Sayago (“Es por tu bien“) es una divertida reportera. Pues eso, una buena comedia española para echar el rato.

CINE: “EL REPOSTERO DE BERLIN”.

the_cakemaker-354439764-largeYa escribí en mi anterior reseña que la cartelera anda floja (creo que las distribuidoras le tienen miedo al Mundial de Rusia…). Es la oportunidad de ir al cine en busca de alguna grata sorpresa. Y por reseñas como esta…”Drama suave y amable (…) logra sus objetivos: reconciliar (ni que sea durante unos 100 minutos) Alemania e Israel, cuestionar ciertas actitudes y, sobre todo, desprender mucho amor por sus protagonistas. (…)“, de Pere Vall, Fotogramas, me animé a ver “El repostero de Berlín”, de Ofir Raul Graizer (su primer largo). Y tengo que decir que es de esas pelis que yo llamo “complicadas”, cuando me dirijo a mis innumerables seguidores del cine facilón de pim, pam, pum, mamporros y de poco pensar. Una peli israelí, carne de festivales, con temática gay…para empezar a hablar. Peli de esas de silencios, miradas…se puede hacer lenta por momentos. Por otro lado tiene su punto, sobre todo por ver las costumbres israelíes (sus estrictas normas…representadas en Motti, Zohar Shtrauss, “Magic Men“) y como afectan a la vida diaria (el kosher…), y unas buenas interpretaciones, donde destacaría a Sarah Adler (“Foxtrot“), que me recuerda un huevo a Charlotte Gainsbourg, con esa expresión triste. La historia es la de Thomas (Tim Kalkhof, “Wir sind die Flut“), el repostero que da título a la peli, que tiene una relación con Oren (Roy Miller, serie “Hakol Shafit“), un ingeniero que va a menudo a Berlín por cuestiones de trabajo pero que vive con su familia en Jerusalén. Un día Thomas se entera del fallecimiento de Oren y decide impulsivamente (toque obsesivo tranqui…) ir hasta Israel quizás para saber como era la vida de su amante. Allí conoce a su viuda, Anat (Adler), que tiene una cafetería, donde empieza a trabajar.  Se la recomendaría a mi amiga Mónica…que le gustan estas rarezas.  

CINE: “LOS 50 SON LOS NUEVOS 30″.

marie_francine-362088543-largeLa cartelera está bastante pereza estas semanas para mis gustos cinéfilos (acción, comedia,…cine facilón). Así que hago un esfuerzo por ver alguna peli para mantener mis reseñas activas. Y viendo “Los 50 son los nuevos 30″, de la directora y protagonista Valérie Lemercier (ya hizo doblete por ejemplo en “Voy a ser mamá“), los esfuerzos los voy a llevar al mínimo. Porque como diría José Mota, eso de “ir por ir“…me lo voy a ahorrar. Esta es una comedia francesa del montón tirando “pa bajo”. Para empezar la traducción del título al castellano poco tiene que ver con la trama. Podían haber dejado el original “Marie-Francine“, que es el nombre de la protagonista (Lemercier), una cincuentona que ve como de repente su marido, Emmanuel (Denis Podalydés, “El buen maestro“), decide dejarla por una jovencita, y además la echan de su trabajo. Ante esa situación decide volver a casa de sus padres (Hélène Vincent, “Tres colores: azul“, y Philippe Landenbach, “Vivamente el domingo“), quienes empiezan a tratarla como si fuera una niña. Estos le ponen una tienda de cigarros electrónicos para que se distraiga y allí conoce al cocinero del restaurante de al lado, Miguel (Patrick Timsit, “El soplón“), con quien empieza a tener buen rollo. Lo dicho, comedia vulgar. Intrascendente. Encima deja poco tiempo a que los malentendidos cuajen y animen un poco la trama. Todo muy literal. Salvaría algún gag aislado y una buena banda sonora que incluye a nuestro internacional Julio Iglesias. Prescindible.

CINE: “JURASSIC WORLD: EL REINO CAIDO”.

jurassic_world_fallen_kingdom-328449017-largeLlevo una época de mucho “bolo” que me impide ir al cine lo que quisiera. También es verdad que es época de pocos estrenos de relumbrón. En todo caso, seguro que se me escapa alguna joyita de la cartelera. Pero lo que voy a intentar es no perderme los grandes estrenos (ya sabéis de mi vena más comercial). Y “Jurassic World: el reino caído“, de J.A.Bayona (“Lo imposible“), nuestro director más internacional, es sin duda uno de los estrenos del año (hablando de cine facilón…el que me gusta a mi…). Y tengo que decir, que sin ser un fan furibundo de los dinosaurios, me lo he vuelto a pasar muy bien con esta entrega de la saga basada en los monstruos creados por Michael Crichton. La mezcla de una acción desbordante, una imaginación maravillosa (muy creíbles los “animalillos“…y muy bien gestionada la interactuación con humanos), toques de humor bien colocados, cierta tensión y unas gotas de emoción, crean un producto genial de puro entretenimiento. Que como siempre digo, de eso se trata, de pasarlo bien, con emociones, pero echar un buen rato en la butaca. Además de tener guiños con las anteriores entregas para que no se pierdan los orígenes (como la presencia de Jeff Goldblum, “La mosca“, que ya estaba en “Parque Jurásico“, o la de T-Rex, imprescindible). Aquí podemos ver como unos años después de que el parque de atracciones Jurassic World, construido en Isla Nublar acabara destruido, los dinosaurios siguen sueltos en la isla. Lo que no saben es que el volcán que preside el istmo está a punto de causar un cataclismo, y puede que sea el fin de su existencia. Ante esa amenaza, el magnate Benjamin Lockwood (James Cronwell,La milla verde“), contrata a Claire (Bryce Dallas Howard, “Criadas y señoras“), para que dirija una operación de evacuación y traslade a los bichos a una isla creada ex proceso. Claire recurre a Owen (Chris Pratt, “Guardianes de la Galaxia“) por su habilidad con los dinos, especialmente con Blue, a quien crió desde bebé y es una de las especies a rescatar. Lo que parece una acción de salvamento con muchos recursos, esconde algo que va a hacer de esta aventura una carrera sin fondo no solo por salvar a los animales, sino por salvarse a ellos mismos. Otras caras que aparecen en la pantalla son la de los veteranos Toby Jones (“El topo“), Geraldine Chaplin (“Doctor Zhivago“), o Ted Levine (“Heat“). Acompañan en la expedición a los protagonistas Daniella Pineda (serie “Orígenes“) y Justice Smith (“Cada día“). Y como mano derecha de Lockwood, podemos ver a Rafe Spall (“La gran apuesta“). Lo dicho, un producto muy entretenido.