CINE: “ANT-MAN Y LA AVISPA”.

ant_man_and_the_wasp-808025952-large“Ant-Man y la Avispa”, de Peyton Reed (“Di que sí“), es un producto más de la factoría Marvel, una fábrica imparable de crear superhéroes, antihéroes, y todo lo que se le parezca. Y volví a ver a esta “superhormiga” porque me lo pasé muy bien viendo “Ant-Man” (la del 2015). Es un personaje divertido, con esas torpezas y humor tonto que hacen que este tipo de pelis cumplan al menos con lo básico…entretener (los efectos digitales y demás temas técnicos como siempre, muy conseguidos). En esta última entrega (y habrá más…), podría decir que más menos cumple con lo anterior, pero tengo que reconocer que la inclusión en el “mundo cuántico” y otras monsergas muy científicas me han aburrido más que la otra vez. Y es que esta vez Scott Lang (Paul Rudd, “¿Cómo sabes sí…?”), más Scott que Ant-Man, se tiene que ver las caras con Hope Van Dyne (Evangelyne Lilly, saga “El hobbit“), Avispa en sus ratos libres, y su padre, el Doctor Hank Pym (Michael Douglas, “Instinto básico“), quienes le necesitan para bucear en el pasado y poder rescatar a Janet (Michelle Pfeiffer, “Los fabulosos Baker Boys“), a quien creían perdida en ese mundo cuántico que antes mencioné (como las profundidades del océano…). El tema de complica porque la hija de un antiguo colaborador del Dr. Pym, Ava (Hannah John-Kamen, “Ready Player One“), busca venganza y, con la ayuda del Dr. Foster (Lawrence Fishburne, “Matrix“), también quieren recuperar a Janet…pero con otros propósitos. Y si a lo anterior sumamos que un mafioso como Sonny Burch (Walton Goggins, “Los odiosos ocho“), quiere apoderarse del laboratorio de Hank, y que el poli que controla a Scott, que en teoría está en arresto domiciliario, Jimmy Woo (Randall Park, “The Interview“), sospecha constantemente de su vigilado…pues con todo lo anterior ya tenemos las idas y venidas, carreras, persecuciones (algunas divertidas con los “encogimientos” oportunos), que fluyen durante el metraje. El punto más cómico lo pone Michael Peña (“Crash“), que aparece como Luis, el socio de Scott en su empresa de seguridad. El momento del suero de la verdad es previsible pero tronchante. Otras caras conocidas como Judy Greer (“Jurassic World“) y Bobby Cannavale (“Blue Jasmine“),completan el buen reparto. Pues eso, “pa” echar el rato.

CINE: “OCEAN´S 8″.

ocean_s_eight-925245994-large“Ocean´s 8″, de Gary Ross (“Los juegos del hambre“), es de esas pelis de atracos/robos que te van a sorprender lo justito (hay algún giro de guión que le da chicha a la trama), pero que con el atractivo de un reparto de tronío (en este caso femenino), y una buena campaña de marketing, hacen que te metas a verla sin muchas expectativas… para pasar el rato. Y justo es eso lo que sentí ayer. Puro entretenimiento. Algún gag divertido. Algo de nostalgia con los guiños hacia las entregas masculinas de la saga (como la presencia de Elliot Gould, “Un puente lejano“). Una correcta producción y buen ritmo. A lo anterior sumamos que las protas le dotan correctamente de personalidad propia a cada personaje, y con eso eché las casi dos horas de metraje. ¿Y de qué va?. Debbie Ocean (Sandra Bullock, “Gravity“), hermana de Danny Ocean (el papel que hacia George Clooney), sale de la cárcel tras cinco años en la sombra, con las buenas intenciones de portarse bien…pero no tarda mucho en contactar con su antigua “socia” Lou (Cate Blanchett, “Blue Jasmine“, en plan motera), para organizar el robo de una joya valiosísima de Cartier que llevará puesta la famosa Daphne Kluger (Anne Hathaway, “El becario“), en la exclusiva Met Gala de Nueva York. A partir de ahí buscan el equipo más apropiado para dar el golpe. La experta en joyas Amita (Mindy Kaling, serie “The Office“). La “hackerBola 9 (Rihanna, “Battleship“). La diseñadora de moda en horas bajas Rose Weil (Helena Bonham Carter, “Los miserables“). La carterista Constance (Awkwafina, “Malditos vecinos 2“). Y la madre de familia “consiguelotodo” Tammy (Sarah Paulson, “12 años de esclavitud“). Aparte de los cameos de personajes conocidos como las Kardashian o la mismísima Katie Holmes, destacaría, en la cuota masculina del reparto, la presencia de Richard Armitage (saga “El hobbit“), como Claude Becker, un galerista involucrado en el lío; y, sobre todo, el divertido papel del presentador James Corden (“Los tres mosqueteros“), como John Frazier, el perito de seguros que tiene que averiguar qué ha pasado con el collar. Lo dicho, para pasar el rato.

CINE: “NO TE PREOCUPES, NO LLEGARA LEJOS A PIE”.

 don_t_worry_he_won_t_get_far_on_foot-841607613-large

Ya estoy cogiéndole el truquillo a la muleta, lo que me permite volver con más asiduidad a mis visionados cinéfilos. “No te preocupes, no llegará lejos a pie”, de Gus Van Sant (“Mi nombre es Harvey Milk“), es un biopic (biografía “peliculada”) sui generis, sobre un personaje real, bastante peculiar: John Callahan (un trabajo a la medida de Joaquin Phoenix, “Her“), un viñetista (humorista gráfico), con antecedentes alcohólicos y tetrapléjico por accidente (a causa del alcohol…aunque el que condujera fuera otro, Dexter, Jack Black, “Escuela de rock“). La cinta recorre, con saltos en el tiempo, las idas y venidas (en silla de ruedas entre otras cosas) de Callahan con sus viñetas, con su amargura, con su humor cambiante (incluido el humor ácido de sus tiras cómicas y dibujos que oportunamente se entremezclan), en una peli trágica por lo que se retrata, pero cómica por como se hace. Tiene también su punto de angustia. Además, a la genial interpretación de Phoenix, se suma la no menos magnífica de Jonah Hill (“El lobo de Wall Street“), como Donnie, un terapeuta rico y gay que acoge unas sesiones colectivas que no tienen desperdicio. Rooney Mara (“Carol“), pone el punto de ternura como Annu, la novia del prota. Película interesante, pero no apta para todos mis seguidores “brainless“. “Gus Van Sant se divierte con la mezcla de tonos y de tiempos, y relata la historia con un muy legible desorden y mediante un montaje divertido y empapado de dibujos e ideas. Es un biopic bienhumorado“, Oti Rodríguez Marchante, ABC. “Vivacidad de un montaje que mezcla tiempos y tonos, y somatiza la nerviosa electricidad del rotulador del propio biografiado. La entrega del reparto equilibra bien la balanza.”, Jordi Costa, Fotogramas.

 

CINE: “SICARIO: EL DIA DEL SOLDADO”.

sicario_day_of_the_soldado-891601568-largeTras una semanita de “baja” en las salas de cine de la capital, vuelvo “con la pata chula” a mandaros mis reseñas sobre estrenos recientes. Con esa semana de retraso (por cuestiones físicas), vi este finde la secuela de “Sicario”, “Sicario: el día del soldado”, de Stefano Sollima (“Suburra“). Y volví a disfrutar con esta nueva entrega de la que parece se va a convertir en una de las sagas referentes de acción y tiros (al menos para la tercera ya han dejado el terreno abonado). Entretenida, con tensión, bien conseguidas y espectaculares escenas de acción, alguna moralina para humanizar, y, eso sí, poco margen para el humor. Por criticar algo, el guión tiene algunos cabos sueltos, o, por decirlo de otra manera, empieza con algo … que luego desaparece (la presencia del terrorismo islámico). Como dice Eduardo Torres-Dulce en su columna habitual de los sábados en el Diario Económico Expansión (un “fordiano” de los de verdad…mi más sincera admiración), “El guión carece de desarrollo y las tramas andan dando tumbos envueltas en la pura acción“. Y es por esta acción por lo que la peli es recomendable. Ya sabéis de mi afición por el cine del pim, pam, pum. Esta vez, las autoridades (con Matthew Modine, “La chaqueta metálica“, como Secretario de Defensa), le encargan al agente federal Matt Graver (Josh Brolin, “Mi nombre es Harvey Milk“) que provoque una guerra entre los cárteles de la droga en la frontera mejicana, secuestrando a Isabel Reyes (Isabela Moner, “Transformers: el último caballero“), hija de uno de los capos del narcotráfico, con la intención de debilitar a estas estructuras mafiosas que últimamente también se están involucrando en el tráfico de personas, incluidos peligrosos terroristas islámicos, que tanto daño han hecho, y pueden seguir haciendo, en territorio yanqui. Para esta misión volverá a contar con el peculiar sicario, Alejandro Gillick (Benicio del Toro, “Traffic“). El dúo protagonista está en su salsa como dos tipos duros…pero que aquí muestran que tienen su corazoncito. Destacar también la presencia de Catherine Keener (“Capote“). Interesante.