CINE: “THE EQUALIZER 2″.

the_equalizer_2-203083168-large

Retomo mis reseñas peliculeras tras mi habitual parón de Agosto, intentando recuperar algunos de los estrenos pasados. En todo caso en Septiembre procuraré estar más presente…que todavía me quedan coletazos por el sur. Me decanté ayer por algo “fácil”. Cine de acción. “The Equalizer 2″, de Antoine Fuqua (“Día de entrenamiento“), además es una secuela por lo que tampoco me esperaba muchas sorpresas. Un producto hecho a la medida de Denzel Washington (“Fences“), metido en el papel de justiciero de causas justas, atormentado por algún drama pasado. Liam Neeson le hace la competencia con la saga “Venganza”. Robert McCall (Washington) se nos presenta como un conductor de VTC (los taxistas españoles se hubieran replanteado la huelga con Denzel enfrente…), que además de estar pendiente de sus clientes y vecinos (típico buen tío), sigue haciendo “trabajitos“. El tema se complica cuando uno de esos “asuntos” le afecta de manera muy personal en la persona de una antigua compañera, Susan Plummer (Melissa Leo, “The Fighter“). Por ponerle un pero, la trama principal se lía un poco con alguna subtrama menor (el veterano alemán que busca a su hermana, Orson Bean, “Anatomía de un asesinato“), y se alarga en metraje con algunos momentos de moralina sobre el bien y el mal con su joven vecino, Miles (Ashton Saunders, “Moonlight“). “Mucho más que un vehículo para el lucimiento de Washington. (…) Lo mejor: un Denzel Washington totémico y omnipotente. Lo peor: su carácter discursivo y un mensaje conservador. (…) “, Beatriz Martínez, Fotogramas. “La no acción alarga excesivamente el metraje, pero aporta más información e interés. (…) con actores (Melissa Leo, Pascal) que, al menos, acompañan en carisma a Washington. (…)Irene Crespo, Cinemanía. Pedro Pascal (de la serie “Narcos“), aparece como Dave, antiguo compi del prota. Bill Pullman (“Independence Day“), repite presencia (testimonial) como marido de Susan. Correcta sin más.

 

CINE: “LLENOS DE VIDA”.

place_publique-187295904-largeMe despido hasta la vuelta del verano (ya veremos cuando) con la reseña de una comedia francesa del montón, “Llenos de vida”, dirigida y protagonizada por Agnès Jaoui (“Háblame de la lluvia“). Comedia amarga en cuanto uno de los temas centrales es la decadencia y la no aceptación de envejecer, ambas situaciones que le afectan a Castro (Jean-Pierre Bacri, “C´est la vie“), un importante presentador de programas de telebasura que está perdiendo audiencias gravemente. Aparte de antipático, cínico, malencarado, borde,… Todo ocurre en torno a una fiesta que organiza Nathalie (Léa Drucker, “El buen maestro“), amiga y productora de Castro, que se ha comprado una casa de campo a las afueras de París. A la inauguración de la casa acude también su hermana Hélène (Jaoui), ex de Castro; la hija de ambos Nina (Nina Meurisse, “El jardín de Jeannette“), escritora novel; Vanessa (Héléna Noguerra, “Los seductores“), actual pareja de Castro; Jean-Paul (Frédéric Pierrot, “Joven y bonita“); y otros invitados más de distinto pelaje, desde un “instagramer” de moda a un vecino impresionado con el famoseo (“…¿tú eres famoso?…”). Entre este mix de personajes surgen rencillas, celos, discusiones, momentos íntimos,…Es una especie de comedia coral donde lo más gracioso lo aportan algunos secundarios puramente cómicos, como la camarera que se hace selfies con todo el mundo (Sarah Suco, “50 primaveras“), o la pareja de la anfitriona, un hombretón del este al que no se le entiende nada. En todo caso no es una comedia para troncharte. Tiene mimbres actuales como las apps y los móviles (ya es difícil ver una peli donde no tengan un papelito las nuevas tecnologías…) que harán al espectador empatizar más, y la música a cargo de la banda contratada, es por momentos agradable…menos para los lugareños cabreados con el ruido. Se deja ver.