CINE: “EL CAPITAN”.

der_hauptmann-443732195-largeLlevo unas semanas flojeando en mis visionados, entre otras cosas porque la cartelera tampoco es que esté para tirar cohetes. Así y todo me obligo a buscar algún hueco para ver aunque sea alguna rareza (califico rareza las pelis poco comerciales). Y “El capitán”, de Robert Schwentke (“RED“), tiene todos los ingredientes para calificarla de rarilla. Película alemana, rodada en blanco y negro (bonita fotografía), ambientada en la Segunda Guerra Mundial, sin ser la típica peli de guerras…ni mucho menos. Es más bien un retrato profundo y acertado de la desesperación de los perdedores. El protagonista, Willi Herold (Max Hubacher,Mario“), es un soldado alemán en plena huida a no se sabe donde, que semanas antes de acabar la contienda, encuentra un uniforme de capitán que no duda en usar, atribuyéndose las funciones que le corresponderían, como la de ir reclutando a otros soldados perdidos (o desertores) e ir arrasando allá por donde van. Muy interesante el desarrollo del personaje principal (con cara de no romper un plato…o cara de perturbado…da para todo su gestualidad), que poco a poco se va viniendo arriba. Como si el imponente traje nazi le hubiera dado alas. Peli de silencios, algunos planos brutales, algo dura, pero que también se permite alguna “payasada”. No es una opción para mis seguidores “brainless”. Sí lo es para aquellos a los que les pueda interesar la gran guerra desde otro punto de vista. Interesante en todo caso.

CINE: “PREDATOR”.

the_predator-896198301-largeNo soy yo por lo general muy fan del cine futurista o ciencia ficción, pero este nuevo “Predator”, de Shane Black (“Iron Man 3“), es una entretenida, violenta y cómica reinterpretación del mítico alienígena que ya se enfrentó a Arnold Schwarzenegger hace más de treinta años. Va pegando bandazos de un registro a otro, pero si se toma uno la peli a la ligera (evitando entender razones científicas y antropológicas en las visitas desde el espacio…) lo pasará bien. Tiene de todo: acción trepidante con buenos efectos digitales (y fantasmadas incluidas); mucha sangre y cortes de miembros y miembras; gags y situaciones cómicas propias de una comedia al uso; y hasta el punto tierno y familiar que erige en personaje clave de la trama al hijo del prota, Rory (Jacob Tremblay, en racha tras “La habitación” y “Wonder“), autista y con habilidades especiales. El prota es Quinn Mckenna (Boyd Holbrook, “Logan“), un soldado que es testigo directo de la llegada a la tierra de uno de estos “Depredadores“. El hecho de que se quedara en ese encuentro fatal con parte del material encontrado le situan en la diana (a él y su familia) no solo de los nuevos “bichos” que puedan aparecer, sino también de las autoridades que no quieren que haya testigos de estas “visitas” (Sterling K. Brown, “Hotel Artemis”, al frente). Con la ayuda de una bióloga que también se ha convertido en proscrita, Casey (Olivia Munn, “Fiesta de empresa“), y otros soldados “señalados” ( Trevante Rhodes, “Moonlight”, Keegan Michael-Key, “Keanu“, y Thomas Jane, “La delgada linea roja“, entre otros), intentarán solucionar el entuerto y evitar que hagan daño a los suyos. Si la taquilla responde, no dudéis que en breve tendremos una nueva entrega.

CINE: “LOS INCREIBLES 2″.

the_incredibles_2-349945637-largeSoy de esos considerados bichos raros (aunque según observo, no tan raro), que le gusta a ir al cine solo para poder disfrutar del visionado sin que nadie le interrumpa con preguntas o comentarios inoportunos. Incluso yendo solo me altero fácilmente con cuchicheos cercanos o ruidos desagradables de engullimientos vomitivos (deberían prohibir comer en las salas). Hago esta introducción para aclarar que a veces hago excepciones, como la de dejarme acompañar por mi sobrino Beltrán (también vino el tío Naní) para ir a ver “Los increíbles 2″, de Brad Bird (“Ratatouille“). Y pasamos un buen rato los tres porque es una película para todas las edades. La animación de esta producción de PIXAR es magnífica. Es divertida, ingeniosa,…, muy entretenida. Una buena continuación a la primera entrega, de la que ya han pasado unos añitos (2004). Ha merecido la pena la espera. Nos encontramos ahora con que los superhéroes están “ilegalizados” y Helen, la madre (Holly Hunter le pone voz en la v.o.), se suma a la campaña para que los vuelvan a readmitir en sociedad. Está tan ocupada que Bob, el padre (Craig T. Nelson), tiene que asumir labores caseras y hacerse cargo de sus tres hijos, la adolescente Violet (Sarah Vowell), el gamberro Dash (Huck Milner), y el bebé Jack-Jack (Eli Fucile), que ya empieza a mostrar sus superpoderes. La aparición de un escurridizo malvado trastoca todos los planes pero hará que la familia se vuelva a unir para luchar contra el mal, con la ayuda de Frozone (Samuel L. Jackson). Sin duda un buen plan para ir con los sobrinos…aunque coman palomitas.

CINE: “LA GAVIOTA”.

the_seagull-356023172-largeYa sabéis que de vez en cuando me salgo de mis estándares de pelis y arriesgo metiéndome a ver alguna rareza de la cartelera para ver si me sorprende. Si os digo que “La Gaviota”, de Michael Mayer (“Flicka“), es la adaptación a la gran pantalla de la obra teatral de principios de siglo XX del autor ruso Antón Chéjov, empezaréis a entender porqué hablo de “arriesgarme” (y Chéjov me sonaba a futbolista del CSK…). Lo que pasa es que el elenco de actores y, sobre todo, actrices, es muy atractivo, y por eso me animé. Me adelanto a decir que hay grandes interpretaciones tragicómicas. Efectivamente no es una película fácil, no se la recomendaría a mi público “brainless“. De su origen teatral os podréis imaginar que está repleta de diálogos “literarios”, profundos a veces, cómicos otras. Dice la ficha técnica que reparten en los Cines Verdi: “Con sentido del humor y dosis de melancolía, este relato explora la naturaleza obsesiva del amor, las siempre conflictivas relaciones familiares, la trascendencia del arte y el coste que puede tener par el ser humano“. A una maravillosa mansión al lado de un lago, propiedad del enfermizo Sorin (Brian Dennehy, “Acorralado“), acude todos los veranos la veterana estrella del teatro moscovita Irina (Annette Bening, “Los chicos están bien“), hermana del dueño. Allí se junta con su amante Boris (Corey Stoll, “Ant-Man“), un afamado escritor; su hijo Konstantin (Billy Howle, “Dunkerke“), aspirante a escritor; y la amada de este, Nina (Saoirse Ronan, “Lady Bird“), aspirante a actriz. Por allí pululan también la guardesa, Polina (Mare Winningham, “Philomena“), su hija Masha (Elisabeth Moss, “The Square“), o el Doctor Dorn (Jon Tenney, “Tombstone“). Entre todos ellos surgen celos, obsesiones, envidias, displicencias, admiraciones, etc, etc, etc. Unos personajes que están casi todos como cabras. Esto lo hace divertido, a pesar de lo dramático de sus situaciones. Una opción curiosa para ver en versión original.

CINE: “YUCATAN”.

yucatan-564640894-large“Yucatán”, de Daniel Monzón (“El niño“), se nos presentaba en la gran promoción que ha tenido como una comedia, y es por esas expectativas de ir a reirme un rato al cine, por lo que me defraudó un poquito. Porque no es una comedia tronchante al uso ni mucho menos. Es una comedia ligth, con toques de musical y una trama típica de las pelis de timadores (con algunos giros interesantes que mantienen la atención con el “qué va a pasar“). Eso si, tiene una muy correcta producción, un buen reparto (alguno exagerado en su registro) y la música adecuada, lo que lo hacen un producto fácil de ver. Nos presenta a tres caraduras con distintas relaciones pasadas y presentes entre ellos, enfrentados en ver quien consigue estafar a un panadero que se ha embarcado en el crucero con su familia, y que acaba de ganar un superpremio en una lotería. En el trío protagonista, formado por Lucas (Luis Tosar, “Celda 211“), Clayderman (Rodrigo de la Serna, “Cien años de perdón“) y Verónica (la guapísima peruana Stephanie Cayo, vista en series por auqellas tierras como “Doña Bella“), surgen rivalidades pasadas, celos y otros menesteres que afectarán a su amistad. Los tres intentarán engatusar a Antonio (Joan Pera, “Forasteros“), el afortunado panadero, recién viudo, y a quien acompañan sus hijas y unos yernos muy peculiares (uno de ellos Agustín Jiménez, “Ocho apellidos catalanes“). Otra cara conocida que asoma a la gran pantalla es la de Toni Acosta (“El mejor verano de mis vidas“). Dice Sergi Sánchez en Fotogramas, nº 2099: “La contención, la sutileza y la gama de matices que Pera aporta a su personaje es, definitivamente, el gran efecto especial de una comedia elegante y entretenidísima, que nunca sacrifica la inteligencia en favor de la risa fácil“. Vamos, que vayáis a verla con otra mentalidad distinta a la que fuí yo…además el descubrimiento de Stephanie merece la pena. Un cañón del “colorao“.

CINE: “MEGALODON”.

the_meg-520270878-largeAlgún amigo (Alberto va por ti…) se ha atrevido a echarme en cara que cómo coño perdí el tiempo yendo a ver “Megalodon”, de Jon Turteltaub (“Phenomenon“), sabiendo de antemano lo que me iba a encontrar. Puede que tengan razón con que este tipo de cine dudo que engrandezca mi intelecto…pero es que la mayoría de las veces que voy al cine lo hago con la intención de “no pensar“…y esta peli es uno de esos exponentes maravillosos que encantan a mis seguidores de encefalograma plano (como el que suscribe), donde solo tienes que sentarte en tu butaca, admirar las fantasmadas del prota, echar una cabezadita si se tercia, y volver a casa sin ningún tipo de remordimiento. Así que si eres seguidor de Jason Statham (“Parker“), no dejes de verla porque está en su salsa. Hace de Jonas Taylor, un especialista en rescates a grandes profundidades al que acuden desesperados (y a regañadientes) los responsables de la Estación Científica MANA 1, cuando uno de sus submarinos ha quedado encallado en lo más fondo. Dado a la bebida y ya retirado debido a una mala experiencia tiempo atrás, acaba aceptando el encargo. Lo que no se puede imaginar es que una vez más se va a encontrar con un bicho inmenso, causante de su anterior tragedia, y que en su momento el anunció, pero nadie le creyó. A partir de ahí hay una mezcla de efectos especiales (y de ordenador) que funcionan correctamente, las fantasmadas ya citadas, algo de tensión y emoción, algún golpe cómico para desengrasar, incipiente romance,…vamos, lo necesario para crear un producto sencillo para entretener, sin más. Otras caras que “adornan” el espectáculo son las de Bingbing Li (“Transformers: La era de la extinción“), como Suyin, hija del científico Zhang (Winston Chao, “1911“), al frente del laboratorio; Cliff Curtis (“Training Day“); Robert Taylor (“Matrix“), como el Dr Heller; Rainn Wilson (“Juno“), el magnate que subvenciona el proyecto; o Ruby Rose (“John Wick: pacto de sangre“). Vosotros mismos.