CINE: “EL REGRESO DE MARY POPPINS”.

mary_poppins_returns-184413814-largeEsta secuela de “Mary Poppins” funciona como un pulcro ejercicio de nostalgia hacia la producción de 1964, manteniéndose fiel a aquella, perfeccionando quizás los efectos digitales y ambientación. “El regreso de Mary Poppins”, de Rob Marshall (“Chicago“), es una secuela de la original, con un estilo de cine clásico, y números musicales muy del Hollywood de la era dorada. Mantiene la estructura de entremezclar cine de animación en la trama de lo que sería el Londres de la primera versión, pero pasados unos años. Guiños constantes a aquella peli hace que te entren ganas de volver a verla. Pero esta funciona por si misma también como un buen ejemplo de cine para toda la familia, sobre todo para los más jóvenes (ideal para estas fechas). Nos encontramos ahora con un crecido Michael Banks (Ben Whishaw,Spectre“), apesadumbrado por haber perdido a su esposa y porque las deudas le agobian tanto que puede perder su casa, donde vive con sus tres hijos, Anabel (Pixie Davies, “El hogar de Miss Peregrine…”), John (Nathanael Saleh, serie “Juego de Tronos“), y Georgie (el debutante Joel Dawson). Para intentar solucionar los problemas cuenta con la ayuda de su hermana Jane (Emily Mortimer, “La librería“), y con la aparición de Mary Poppins (Emily Blunt, “La chica del tren“), la niñera mágica y perfeccionista que vuelve a la vida de los Banks. Además de los citados hay un gran reparto con especial mención a Dick Van Dyke (“Chitty Chitty Bang Bang“), protagonista de la original, y que se muestra en forma a los 93 años. Veteranos como Angela Lansbury (la Jessica Fletcher de “Se ha escrito un crimen“), David Warner (“Titanic“), o Julie Walters (“Mamma Mia!”), se mezclan con superestrellas como Meryl Streep (“Memorias de Africa“) o Colin Firth (“El discurso del rey“), como el malo de la peli. Mención también para Lin-Manuel Miranda (“La extraña vida de Timothy Green“), como Jack, el farolero que también les ayuda. Para aquellos que quieran revivir uno de los clásicos del cine. Y no apto para los alérgicos a los musicales…que los hay.

CINE: “SOBRE RUEDAS”.

tout_le_monde_debout-889934249-large“Sobre ruedas”, dirigida y protagonizada por Franck Dubosc (“Camping“) es una efectista comedia romántica francesa que utiliza la discapacidad para crear situaciones y diálogos cómicos (nada que ver con “Intocable“, la gran comedia francesa de los últimos años). Lo hace además sin ofender, tratando el tema de la discapacidad con naturalidad, sin caer ni en ñoñerías ni en maldades. Por ese lado bien. Pero quizás flojee en originalidad, siendo bastante predecible en su trama. Y a mí personalmente Dubosc me parece un poco exagerado. Me quedo sin duda con la dulzura de Alexandra Lamy (“Vincent“). Ambos forman la pareja protagonista. El, Jocelyn (Dubosc), es el típico casicincuentón de éxito, ligón, chuleta y mentiroso, que un día intenta ligarse a la buenorra de su vecina Julie (Caroline Anglade, “Piste noire“), haciéndose pasar por un discapacitado. Pero todo cambia cuando Julie le presenta a su hermana Florence (Lamy) que está obligada a ir en silla de ruedas. Es a partir de ahí cuando la peli fluctúa con más o menos acierto entre la comedia de enredo (alguna situación divertida) y el romance previsible. La evolución de la personalidad de Jocelyn tampoco lleva a sorpresas. Destacaría además a Marie (Elsa Zylberstein, “Hace tanto que te quiero“), la secretaria de Jocelyn, y la que pone el punto más cómico de esta peli; y a Max (Gérard Darmon, “El buen ladrón“), el médico y confidente del prota. La buena música acompaña. Por lo tanto, funciona para pasar un rato entretenido y echar alguna sonrisa…sin desternillarse.

CINE: “LA SOCIEDAD LITERARIA Y EL PASTEL DE PIEL DE PATATA”.

the_guernsey_literary_and_potato_peel_pie_society-792181510-large

Estrenada ya hace varias semanas, tenía pendiente el visionado de esta peli que me llamó la atención en su momento por el titulito. “La sociedad literaria y el pastel de piel de patatas”, del veterano Mike Newell (“Cuatro bodas y un funeral“), es un drama (dramita) romántico con toques costumbristas y un aire de peli clásica. Como dice Quim Casas, de El Periódico: “Tiene todo lo que esperamos en una película muy british (…) Una historia sin sorpresas donde se mezclan la literatura, la amistad, la fidelidad a unos principios, el peso del pasado y el romance“. Muy bien ambientada en la postguerra (y en la propia guerra cuando tira de flashbacks), la peli nos cuenta la historia de una escritora, Juliet Ashton (Lily James, “Baby Driver“), en medio de la promoción de su último libro, que por “culpa” de unas cartas que intercambia con un miembro de una sociedad literaria en le Isla de Guernsey, Dawsey (Michiel Huisman, “El secreto de Adaline“), decide dejar todo de lado, en contra de la opinión de su manager, Sidney (Matthew Goode, “Match Point“), y viajar a la isla británica para investigar dicha sociedad y el impacto que tuvo la ocupación nazi en la misma. Allí se enfrentará a ciertos miedos del pasado y a algunas lagunas que poco a poco irá descubriendo. Todo esto le afectará más de lo esperado. Los miembros de dicha sociedad, aparte de Dawsey, son, Eben el cartero (Tom Courtenay, “Doctor Zhivago“); la veterana Amelia (Penelope Wilton, “Orgullo y prejuicio“), reacia a la presencia de la escritora; la solterona Isola (Katherine Parkinson, “Radio encubierta“); y el niño Eli (Kit Connor, “Un océano entre nosotros“). Perteneció a la sociedad y su ausencia es una de las grandes desdichas del filme, Elisabeth (Jessica Brown Findlay, “Cuento de invierno“). Aunque previsible (en lo romántico de cajón), se ve con agrado. Gotitas de “british humour“, y algún momento emotivo, se entremezclan con acierto. Sirve para pasar el rato.

 

CINE: “EL AMOR MENOS PENSADO”.

el_amor_menos_pensado-212913147-largeDel potente cine argentino nos llega una correcta comedia romántica, “El amor menos pensado”, primera película como director de Juan Vera. Interesante porque es muy real en su planteamiento (te van a sonar cercanos, casi cotidianos, los argumentos), pero pesada porque una peli de este género no se puede ir a más de dos horas. Alargan demasiado un desenlace que es bastante previsible. Gira en torno a la solvente dupla protagonista, Ricardo Darín (“Truman“) y Mercedes Morán (“Luna de Avellaneda“), en un formato a veces cuasi teatral (largos diálogos…algunos con chispa), con algunos momentos cómicos divertidos (las conference call con el hijo), y más tediosa cuando se quiere poner seria. Marcos (Darín) y Ana (Morán), son un matrimonio aparentemente bien avenido y bien situado, a los que la marcha del hogar de su único hijo provoca una impensable crisis de pareja. A partir de ahí cada uno va pegando sus tumbos amorosos, pero sin desconectar del todo, entre otras cosas por los amigos comunes, como la divertida pareja que forman Edy y Lili (Luis Rubio, “Un amor en tiempos de selfies“, y Claudia Fontán, “Corazón de León“). Podemos ver también a Norman Briski (“Plaza de almas“) como el padre de él; a Jean Pierre Noher (“El nido vacío“), como uno de los novios de ella; y a Andrea Pietra (“La señal“) como una de las novias de él. Entretenida sin más.

CINE: “VIUDAS”.

widows-394197623-large“Viudas”, de Steve McQueen (“Shame“), es una entretenida superproducción made in Hollywood con un extenso y respetado reparto, que funciona perfectamente como producto de entretenimiento. Aunque la trama principal se puede encajar en el subgénero de pelis de atracos, otros ingredientes (corruptelas, politiqueo, mafias, amoríos…) le dan más consistencia para crear un thriller más que correcto, con algún giro de guión inesperado. No es original por ser mujeres las que lideran la acción (tenemos reciente en la retina la más flojita “Ocean´s 8“), pero la hace más especial. Estas mujeres se ven en medio de un gran fregao cuando “heredan” las deudas adquiridas por sus maridos, chorizos de alto standing que caen en “acto de servicio”. Ante las amenazas y la situación desesperada que se les presenta, deciden unir fuerzas y retomar la actividad de sus parejas, con lo arriesgado que tiene eso de delinquir sin tener experiencia. Las protas son Verónica (Viola Davis, “Fences“), la líder, al igual que lo era su pareja, Harry (Liam Neeson, “La lista de Schindler“); Alice (Elisabeth Debicki, “Everest“), la maltratada por todos a su alrededor (su madre la interpreta Jacki Weaver, “Animal Kingdom“); Linda (Michelle Rodriguez, “Fast & Furious“), que pierde su tienda; y Belle (Cynthia Erivo, “Malos tiempos en El Royale“), una au pair que corre que se las pela. Alguna pincelada cómica pone el contraste a la acción y a alguna escena cuasi tarantiniana. De ese reparto que decía al principio quisiera destacar al veterano Robert Duvall (“El padrino“) y Colin Farrell (“Alejandro Magno“), padre e hijo en la ficción que representan a esas típicas sagas de políticos americanas; y a Brian Tyree Henry (“Hotel Artemis“) y Daniel Kaluuya (“Déjame salir“), tío y sobrino que lideran lo más sangriento de la peli. La música (mítico Hans Zimmer firma los créditos) está muy bien. Lo dicho, entretenida.

den_skyldige-969158316-large

Sobre el papel, “The Guilty”, la ópera prima de Gustav Möller, tenía todos los ingredientes para ser un suplicio. Película danesa, en versión original, con un sólo actor protagonista (el resto de humanos que aparecen son parte del attrezzo o voces), premiada en varios festivales,…entré acojonao en los Renoir Retiro pero tengo que deciros que fue una gran sorpresa, porque engancha desde el minuto uno (a Moni y a Rambis les encantó). Trata de un policía, Asger Holm (Jakob Cedergren, “Submarino“), que ha sido suspendido temporalmente de sus funciones y relegado como operador del servicio de emergencias. Desde ese rutinario puesto afronta el día a día como puede (algunos toques cómicos, muestras de su carácter difícil,…), hasta que un día coge la llamada de una mujer que parece estar en gran peligro. Esta llamada despierta su instinto policíaco y hará lo posible por ayudar a la presunta víctima a través de sus contactos, a la vez que tiene que afrontar su próximo juicio. El mérito de esta peli es eso, la capacidad para provocar que tu mente se imagine todo lo que está ocurriendo y mantenerte en tensión. Es como una radio novela. Dicho lo anterior, no deja de ser una peli complicada, por lo dicho y por los silencios. La crítica en general la ha aplaudido. Os dejo algunas que recoge Filmaffinity:

Un buen guion, un buen actor y (…) durante noventa minutos (…) estoy dentro de lo que me están contando, me angustia lo que ocurre, temo su desenlace, me transmite el suspense ante situación tan pavorosa (…) muy interesante” , Carlos Boyero, El País.

Sorprendente y soberbia ópera prima (…) Partiendo de un extraordinario, detallista y muy preciso guion, Moller provoca tensión y desasosiego del primero al último minuto (…) de lo mejor del año (…)“, Alberto Luchini, El Mundo.

Poca música, poca gestualidad (…), todo el peso de la trama, el suspense, la tensión, se vuelca hacia ese otro lugar que nunca vemos en la pantalla, pero que construimos con absoluta nitidez (…)“, Oti Rodríguez Marchante, ABC.

CINE: “KURSK”.

kursk-344914173-largeAntes del previsible aluvión de estrenos de cara a las fiestas navideñas, voy a recuperar esta semana algunos estrenos pasados recientes, tras mi semana dedicada a otros menesteres. Y empiezo con esta solvente reproducción de un hecho real ocurrido en el año 2000. “Kursk” de Thomas Vinterberg (“Celebración“), cuenta el caso del submarino nuclear ruso Kursk, que durante unas maniobras tuvo un accidente y quedo varado en el fondo del mar, donde a pesar de algunas explosiones, algunos de los marinos sobrevivieron a dichas deflagraciones… pero seguían atrapados. La peli ficciona sobre lo que ocurrió dentro del submarino entre los supervivientes, el mal rato que pasaban sus familiares en tierra firme ante el desconcierto y la desinformación, y la mala gestión de las autoridades rusas cuyas decisiones fueron claves en el desenlace. Y a pesar de que se puede hacer un poco pesada y lenta por momentos, creo que consigue reflejar la angustia dentro y fuera de la nave, sobre todo por las buenas actuaciones de Matthias Schoenaerts (“Gorrión Rojo“), como el líder se los sufridores atrapados, y la de Léa Seydoux (“Spectre“), en el papel de su mujer. En un reparto internacional quisiera destacar la presencia en papeles secundarios de Colin Firth (“El discurso del rey“), como el almirante británico deseando ayudar a pesar de las reticencias rusas, y el veterano Max Von Sydow (“Flash Gordon“), metido en el papel de jefe de la armada rusa, orgulloso y cuya cabezonería no ayudó mucho. Interesante en todo caso.