CINE: “STAR WARS: EL ASCENSO DE SKYWALKER”.

  • star_wars_the_rise_of_skywalker-619389738-large
    Reconozco que nunca fui muy fan de esta saga, pero bueno, en su momento (sobre todo las primeras entregas …que no lo son cronológicamente en la historia…que os lo explique un Yedi…) tuvieron su impacto. Con el tiempo han evolucionado en calidad por aquello de la mejora en los efectos digitales (y eso que aquellas persecuciones galácticas ya eran la leche), pero creo que han perdido en originalidad. Es decir, “Star Wars: el ascenso de Skywalker”, de JJ Abrams (“Super 8“), la que parece ser va a ser la última de la saga, es un petardete, eso sí, no exento de espectacularidad visual. Baste reproducir las palabras de mi amigo Luis, un experto galáctico (de los que va con su capa al estreno…y le dejan entrar): “Me ha decepcionado mucho ver el final de una historia que empecé viendo siendo niño y que me ha acompañado durante toda mi vida, hacía que mis expectativas fuesen más altas. Esperaba un final genuino, singular. Tanto al menos como fue su principio y solo me he encontrado una historia desordenada, un revoltijo de cosas ya vistas y amalgamadas“. Se le nota dolido. A los nostálgicos como Luis, al menos les quedará eso de poder ver una vez más a Luke, Leia, Han Solo, Chewbacca, C3PO, R2D2….etc, etc, etc. Sobre la trama final y la lucha una vez más entre la resistencia y la Primera Orden…o como se llame el ejército de los malos, nada que añadir. Repiten los jóvenes actores que se incorporaron en las últimas entregas: Daisy Ridley (“Asesinato en el Orient Express“) como Rey; Adam Driver (“Paterson“), Kylo Ren; Oscar Isaac (“A propósito de Llewyn Davis“), Poe; John Boyega (“Detroit“), Finn; o Domhnall Gleeson (“Invencible“), como el General Hux. Os dejo unas reseñas de FilmAffinity para que acabéis de haceros una idea.
    “Un guión disparatado arruina el fin de fiesta (…) Abrams levanta un laberinto de reflejos tan poco sutil como efectivo. Sin riesgos, eso sí. Otra cosa es ese feo vicio de la nostalgia convertida en mercancía, que también.” 
    Luis Martínez: Diario El Mundo
    “Es una película trepidante, con grandes actores jóvenes, un despliegue técnico a la última y un guion inteligente que cumplirá su cometido: llevar a los cines a un número galáctico de espectadores. (…) Puntuación: ★★★ (sobre 5)” Federico Marín Bellón: Diario ABC
    “Demasiada reverencia a la nostalgia. Una película conservadora y prefabricada, desprovista de cualquier atisbo de iconoclastia, destinada a contentar a todo el mundo. (…) Puntuación: ★★★ (sobre 5)” Beatriz Martínez: Diario El Periódico
    “La Fuerza ya no nos acompaña (…) Se topa con su mayor escollo: un guión en exceso confuso (…) Por lo demás, acción de quilates, una excelente factura visual (…) Puntuación: ★★★ (sobre 5)” Carmen L. Lobo: Diario La Razón

CINE: “DIOS MIO, ¿PERO QUE TE HEMOS HECHO…AHORA?”.

qu_est_ce_qu_on_a_encore_fait_au_bon_dieu-240519386-large

La continuación de “Dios mío, ¿pero qué te hemos hecho?”, repite la fórmula de la primera entrega por lo que es menos previsible para empezar, y, por lo menos a mi, me ha hecho menos gracia. Si en la primera parte el matrimonio tradicional francés, los Verneuil (Christian Clavier, “Los visitantes“, y Chantal Lauby, “La jaula dorada“), veían desesperados como sus cuatro hijas (Frédérique Bel, Julia Piaton, Emilie Caen y Elodie Fontan) se casaban con cuatro extranjeros, un judío (Ary Abittan), un árabe (Medi Sadoun), un chino (Frédéric Chau) y un costamarfileño (Noom Diawara)…(parece un chiste…), en esta segunda entrega, “Dios mío, ¿pero qué te hemos hecho…ahora?”, de Philippe de Chauveron (“Ducobu“), se enfrentan a que las cuatro parejas, por distintos motivos, quieren abandonar Francia, por lo que se montan un plan para evitar perder el contacto con sus hijas. El humor está basado básicamente en las diferencias culturales y en temas racistas…pero sin ofender (buena muestra que se puede hacer humor de temas tabúes sin que venga ningún podemita a llamarte la atención…). Además añade algún otro ingrediente como los recelos a la homosexualidad de un padre a la antigua (el padre del yerno de color…negro, Pascal N´Zonzi, “El profesional“), un personaje un poco exagerado. En definitiva, una comedieta francesa del montón para pasar el rato, sin más.

CINE: “MIDWAY”.

midway-463739122-large

En “Midway”, Roland Emmerich (“Independence Day“) tenía el listón muy alto con “La batalla de Midway” de 1976, dirigida entonces por Jack Smight. Y aunque el reparto de entonces es insuperable (Henry Fonda, Charlton Heston, Robert Mitchum, Glenn Ford…una barbaridad), los efectos digitales le hacen al director alemán salir bastante dignamente del reto. Y es que son las escenas de acción (apabullantes picados) las que le dan una espectacularidad visual acojonante a la peli. Así que los aficionados al cine de guerras lo van a disfrutar. La trama empieza en el desastre de Pearl Harbor (que ha tenido sus propias pelis), y como a partir de ahí los americanos buscan derrotar a los japoneses (ganas de venganza), siendo la batalla que da nombre a la película, crucial para el devenir de la Segunda Guerra Mundial.  El desarrollo de personajes es correcto, aunque sinceramente no sobresale ninguno (ni sus cuitas personales…) sobre los hechos bélicos. En el amplio reparto destacaría a Ed Skrein (“Deadpool“), como el piloto Dick Best, en torno a quien gira casi todo. Además podemos ver a Patrick Wilson (“Insidious“), como el oficial de inteligencia Edwin Layton; y en distintos cargos militares a Woody Harrelson (“Tres anuncios a las afuera“); Luke Evans (“La chica del tren“); Dennis Quaid (“El chip prodigioso“); Aaron Eckhart (“El caballero oscuro“); o Nick Jonas (“Jumanji: Bienvenidos a la jungla“). En la discreta cuota femenina destacaría a Mandy Moore (“Un paseo para recordar“), y del lado japo (que por cierto se les trata con bastante dignidad y cediéndoles bastante metraje) a Etsushi Toyokawa (“Carta de amor“) como el Almirante Yamamoto. Lo dicho, entretenida peli de acción. No hacer mucho caso a las estrategias militares porque os podéis perder. Dejaros llevar. Y por cierto, conocí los Yelmo Luxury Palafox y la verdad es que son muy cómodos. Sobre la experiencia de comer en la sala y que permitan llamar al camarero dentro del primer cuarto de hora de emisión…esto da para otro debate. Buen finde.

CINE: “EL TRAIDOR”.

il_traditore-854821993-large

El cine de mafiosos tiene su propia categoría dentro del séptimo arte. Esta producción italiana, “El traidor”, de Marco Bellocchio (“Buenos días, noche“), no desmerece a las grandes producciones americanas y nos trae un retrato magnífico de la mafia siciliana en la segunda mitad del siglo XX, utilizando como eje de la trama, la historia real de Tomasso Buscetta (Pierfranceso Favino, “Angeles y demonios“), un mafioso que en un momento dado se retira a Brasil, pero que es extraditado a Italia y a su vuelta toma la arriesgada decisión de colaborar con el famoso juez anti mafia, Giovanni Falcone (Fausto Russo Alesi,La doppia ora“), considerando que la mafia ha dejado de ser lo que era. Tiene todos los ingredientes para los amantes de este tipo de cine: traiciones, deslealtades, asesinatos, venganzas, la familia,…Como ya dije está basada en hechos y personajes reales. Pues es muy llamativa la reproducción de los juicios que tuvieron lugar entonces, a causa de las declaraciones de Buscetta, que si no fuera por el tema tan serio que allí se juzgaba, a veces parecen juicios de coña (situaciones cómicas). Otros actores que se meten en papeles de mafiosos son Luigi Lo Cascio (“La mejor juventud“) o Fabrizio Ferracane (“Calabria“). Además podemos ver a la actriz brasileña Maria Fernanda Cândido (“Dom“), como la tercera mujer del prota. De metraje superior a las dos horas pero rodada a buen ritmo. Buena opción de la cartelera.

CINE: “LA GRAN MENTIRA”.

the_good_liar-885640435-large

“La gran mentira”, de Bill Condon (“Dioses y monstruos“), contiene un mix de géneros (peli de estafadores, romántica de amor adulto,venganzas…), con una trama un pelín rebuscada que le hace ser casi dos películas en una. Hay que tomarse bien entonces que por algún giro de guión (forzado) no sea tan previsible como pudiera parecer al principio. Dicho lo anterior, si merece la pena verla es por ver en acción a dos grandes veteranos que están a la altura: Helen Mirren (“RED“) y Ian McKellan (el Gandalf de “El señor de los anillos“). Betty McLeish (Mirren) y Roy Courtnay (McKellan) se conocen a través de una web de citas. Ambos viudos. Ella acomodada y con dinerito. El un caradura dedicado a dar pufos al personal. Por lo tanto lo que parece un encuentro casual a través de dicha web, tiene en el fondo intereses que van más allá de la pura amistad o posible relación. Con Betty vive su nieto Stephen (Russell Tovey, “Grabbers“), que desde el principio recela del nuevo entrometido. Roy tira de ingenio y de amigos como Vincent (Jim Carter, “Downton Abbey“), para seguir con su farsa. Entretenida. Como referencia, fuí con mi Jefa, y a ella le gustó mucho.

CINE: “LEGADO EN LOS HUESOS”.

legado_en_los_huesos-614158704-large

Lo aviso antes de empezar esta reseña. Estoy perezoso. Así que seré escueto. “Legado en los huesos”, de Fernando González Molina (“Palmeras en la nieve“), es la segunda entrega, tras “El guardián invisible“, de la trilogía del Baztán, de las novelas de Dolores Redondo que tanto éxito literario han tenido y que se están llevando a la gran pantalla. Según he leido, la tercera parte se rodó a la vez que esta que comentamos por lo que verá la luz en breve. Y está bien que estas vayan seguiditas porque así te enteras de cosas que tienen que ver con toda la saga…y así no perderse ( a veces se dan cosas por hechas …y el espectador muchas veces anda más perdido que Belén Esteban en el Museo de Arte Contemporáneo…). Al igual que hace poco escribí de “El silencio de la Ciudad Blanca” (igualmente basada en otro éxito literario), en la que nos ocupa nos encontramos con una decente producción española de un más que correcto cine de misterio. Thriller. Fundamental que haya tensión, intriga. Y aquí la peli va ganando en intensidad a medida que corre el metraje. Esta vez, la inspectora Amaia Salazar (Marta Etura, “El hombre de las mil caras“) tiene que investigar una serie de suicidios que tienen en común la aparición de una palabra misteriosa. Las investigaciones le vuelven a llevar a su pueblo, Elizondo, y cada vez se ve ella y su entorno más cercano, involucrada en el caso del que se ocupa. Podemos ver además a Imanol Arias (“El lute“) como el Padre Sarasola; Leonardo Sbaraglia (“Nieve negra“), como el juez que se ocupa del caso; Elvira Mínguez (“Todos lo saben“), una de las hermanas de la prota; Pedro Casablanc  (“B“), el comisario; o Nene (“El Tutor“), la mano derecha de Amaia. Como dije antes….correcta. 

CINE: “PUÑALES POR LA ESPALDA”.

knives_out-326770674-large

“Puñales por la espalda”, de Rian Johnson (“Looper“), es como una peli de Agatha Christie…pero de coña. Entretenida y divertida, tiene un punto original por ese acercamiento cómico al género de las pelis de misterio. Es verdad que inspectores como Hércules Poirot siempre han tenido un punto de socarronería, pero del que nos toca hablar ahora, Benoit Blanc (David Craig, “Skyfall“), tiene ademas un toque histriónico. Con los ingredientes propios del género que hacen pensar al espectador quién será el asesino y los apropiados giros de guión, la peli funciona. Y todo gira en torno a la muerte de un importante y rico escritor, Harlan Thrombey (Christopher Plummer, “Todo el dinero del mundo“). Las sospechas recaen en todos los miembros de esta curiosa familia, e incluso de la enfermera que le cuidaba, Marta (Ana de Armas, “Blade Runner 2049“). El detective Blanc se tendrá que enfrentar a un caso complicado para el que ha sido contratado por un desconocido. En el buen reparto destacan además Don Johnson (Sonny Crockett de “Miami Vice“); Jamie Lee Curtis (“Mentiras arriesgadas“); Michael Shannon (“La forma del agua“); Toni Collette (“La boda de Muriel”); o Chris Evans (“Capitán América“). Para pasar un buen rato.

CINE: “LA ODISEA DE LOS GILES”.

la_odisea_de_los_giles-274529633-large

“La Odisea de los Giles”, de Sebastián Borensztein (“Sin memoria“), afronta lo que fue un drama social y económico en Argentina, el famoso “corralito”, desde un punto de vista cómico, a partir de una película del género de “pelis de robos“. Entretenida. Con buenos y variopintos personajes. Algo previsible en lo general pero no deja de mantener el interés y la pequeña tensión donde se presenta. Añade algún ingrediente dramático para dotarle de un contrapunto de seriedad (es que aquello debió ser muy serio…), y un mínimo toque romántico para adornar. Divertida. Y la trama es la de un grupo de amigos que invierte sus ahorros con la intención de crear una cooperativa de almacenamiento de grano. El ya citado “corralito” les hace perder todo su dinero. Pero ellos creen que alguien (Manzi, Andrés Parra, “La pasión de Gabriel“), ha usado malas artes en su ruina por lo que planean recuperar los ahorros perdidos. Al frente de los Giles (algo así como pringados…pero no tanto) podemos ver a un siempre solvente Ricardo Darín (“Truman“), como una ex-estrella del fútbol local, Fermín Perlassi; Luis Brandoni (“Mi obra maestra“), genial con su retranca; o al Chino Darín (“El ángel“), hijo de su padre también en la ficción. Recomendable.