CINE: “WONDER WOMAN”.

wonder_woman-552748603-largeCreo que más de una vez ya he dicho que todas estas pelis de superhéroes una vez has visto una el resto poco nuevo pueden aportar (aparte del personaje en cuestión y sus “habilidades”). Eso sí, si tiene los ingredientes correctos de este género, cumplen con su objetivo de entretener. Y “Wonder Woman”, de Patty Jenkins (“Monster“), está a la altura. Es efectista. Magníficos efectos especiales y de ordenador (como ya se presume en toda producción actual). Una prota convincente (y guapa). Situaciones cómicas suficientes para compensar las fantasmadas propias del género. Una historia de amor previsible…e imposible. Y efectos pirotécnicos a mansalva (a veces excesivos). Al final, la trama es lo de menos. Nos cuenta el origen de Diana (Gal Gadot, “Fast & Furious“), futura Wonder Woman, princesa de las Amazonas que fue criada para ser una guerrera invencible. Vive en un mundo idílico donde solo hay mujeres (sin comentarios…), cuya armonía solo la rompe la llegada de un piloto, Steve Trevor (Chris Pine,Star Treck“), cuyo avión cae derribado en aguas de esa recóndita isla. Diana salva al militar y este le cuenta sobre un conflicto que está aconteciendo en la otra parte del mundo (la primera guerra mundial…ni más ni menos). En contra de lo que opina su madre, Hipólita (Connie Nielsen, “Gladiator“), Diana decide acompañar de vuelta a Steve, convencida de que puede salvar al mundo y acabar con la guerra (too much…). Otros personajes que aparecen en esta producción de la factoría DC (la misma que Superman o Batman entre otros) son Antíope (Robin Wright, “Forrest Gump“), la mentora de Diana; Ludendorff (Danny Huston, “21 gramos“), el malvado líder nazi; Sir Patrick (David Thewlis, “La teoría del todo“), un Sir un poco “oscuro”; la maléfica Dra. Maru (Elena Anaya, “Habitación en Roma“); y el equipo que ayuda a los protas, Sameer (Saïd Taghmaoui, “American Hustle“), Charlie (Ewen Bremmer, “Snatch“) y El Jefe (Eugene Brave Rock, “El renacido“). A pesar de su largo metraje, sirve para sus propósitos.

CINE: “EL CASO SLOANE”.

miss_sloane-210263067-largeYa han pasado semanas desde su estreno, y la estaba dejando pasar. Menos mal que en esta época de cartelera endeble, recordé que a Cosme hermano le gustó mucho…y si a Cosmín le gusta una peli es que debe ser entretenida. Y efectivamente, “El caso Sloane“, de John Madden (“La deuda“), es una peli más que aceptable. Un magnífico thriller político que trata los tejemanejes del “lobby” en las entrañas del poder yanqui, con emocionantes giros de guión que no dejan de sorprenderte…hasta el final. Como dice la ficha técnica (en palabras del director) que en algunos cines tienen a bien poner a disposición del público, como los Princesa donde estuve ayer: “El arma más importante del guión es que nunca acaba exactamente donde crees que va a acabar“. Y todo lo anterior a buen ritmo. Es una buena exposición de esas técnicas de como influenciar en los poderosos para que se decanten a favor o no de una determinada posición (eso es más o menos el lobby…), a la vez que un brillante retrato de un personaje exclusivamente dedicado a su trabajo, sin escrúpulos, al que solo le importa conseguir lo que se propone, aunque eso le cueste tener una vida privada más bien escasa y triste. Este personaje, Elizabeth Sloane, que da nombre al título de la peli, está interpretado espectacularmente por Jessica Chastain (“Criadas y señoras” o “La noche más oscura“). Sloane es una consultora de éxito que no duda en cambiarse de bando para luchar contra una de las industrias más poderosas de los EE.UU. La industria armamentística. Una especie de pelea entre David y Goliath donde va a tener que tirar de todos sus recursos si quiere conseguir su objetivo. No va a ser un camino de rosas. La Chastain está muy bien secundada por un muy bien compensado reparto. Desde Sam Waterston (“Los gritos del silencio“) y Michael Stuhlbarg (“Un tipo serio“), como sus exjefes; hasta Mark Strong (“Sherlock Holmes“), como su nuevo jefe Rodolfo Schmidt; Gugu Mbatha-Raw (“Los hombres libres de Jones“), como Esme Manucharian, compañera que sufre sus métodos; John Lithgow (“Máximo riesgo“), metido en el papel del Senador Sperling; Alison Pill (“Midnight in Paris“), ex compi; o Jake Lacy (“Carol“) como Forde, un personaje peculiar en esta historia. Así, que si no la has visto, todavía estás a tiempo. Recomendable.

CINE: “BAYWATCH: LOS VIGILANTES DE LA PLAYA”.

baywatch-194302457-largeMe lo tengo merecido. Siempre me he declarado seguidor de un cine facilón, comercial, que no te haga pensar,…, coño, ¡pero no tan malo!. “Baywatch: los vigilantes de la playa”, de Seth Gordon (“Por la cara“), es posiblemente la peor película que he visto en meses…o años. Es verdad que era previsible después de haber leído algunas críticas. Como el comentario de Frank Scheck, The Hollywood Reporter: “Tetas, culos y pectorales, ¿acaso te esperabas a Shakespeare? (…) Un reboot para la gran pantalla tan mecánico y carente de vida que ni las tomas falsas al final de los créditos son divertidas“. Yo creo que si hubieran tirado más por le formato “Aterriza como puedas“, “Agárralo como puedas“, o las “Scary Movies“, les hubiera salido algo más decente. Pero este formato de comedia para adultos (demasiada mención a los órganos reproductores y mamarios…) en medio de una trama “policíaca”, es un verdadero bluff. Esa trama, por contar algo, es la de los vigilantes de la playa que, liderados por el nuevo Mitch Buchannon (Dwayne Johnson, “Fast & Furious“), se meten a investigar por su cuenta, en contra del criterio policial, a una organización mafiosa, que lidera Victoria Leeds (Priyanka Chopra, “Barfi!”), que trafica con drogas de diseño en su zona, con la aquiescencia de los políticos locales. Con esa excusa las casi dos horas (encima…) pasan mostrando los cuerpos del equipo de vigilantes (que también hay que decir que no están mal…pero eso es un comentario poco cinéfilo, derivado de mi estado de necesidad). Estos son Summer (Alexandra Daddario, “San Andrés“), CJ (Kelly Rohrbach, “Café Society“), Stephanie (Ilfenesh Hadera, “Old Boy“), el gordito Ronnie (Jon Bass, “Loving“), y Matt (Zach Efron, “El chico del periódico“), un excampeón olímpico más flojo que la chaqueta de un guardia (nunca he sabido que quiere decir esta expresión…). En definitiva, que salvo que seas muy fan de la serie de TV (por cierto podrás ver a David Hasselhoff y Pamela Anderson en un triste cameo), o que no tengas nada (pero nada) que hacer, puedes prescindir de verla. Lo único que te puedes perder es volver a escuchar alguna canción de Lionel Ritchie o los Bee Gees,…

CINE: “SEÑOR, DAME PACIENCIA”.

senor_dame_paciencia-935679678-largeQue agradable es salir de una sala de cine con una sonrisa en la cara tras haber pasado una horita y media divertida. Pues “Señor, dame paciencia”, de Alvaro Díaz Lorenzo (“La despedida“), te provoca esa sensación. Es una comedia familiar que se ríe de los estereotipos y de los prejuicios contra ellos, pero lo hace, con alguna leve excepción, con un humor blanco (nada de irreverencias ni palabras soeces) lo que la hace apta para un público más amplio…se agradece (demuestra que no hay que recurrir al humor escatológico y la bastez para hacer reir…). La muerte de María (Rossy de Palma, “Julieta“) provoca, lo deja escrito, que su viudo, Gregorio (Jordi Sánchez, “Cuerpo de élite“, genial como el padre cascarrabias, facha, gruñón, etc), y el resto de su familia viajen hasta Sanlúcar de Barrameda (el pueblo tiene su protagonismo…y la casa…maravillosa…que tengo la suerte de conocer) a tirar sus cenizas en el río Guadalquivir. El viajecito no va a ser fácil por los recelos que Gregorio tiene, sobre todo con las parejas de sus hijos. Jordi (David Guapo, “Casting“), pareja de Sandra (Megan Montaner,Dioses y perros“), es catalanista y culé; Eneko (Boré Buika, serie “Anclados”), la pareja de Carlos (Eduardo Casanova, “Mi gran noche“) es vasco, de origen senegalés y gay; y Leo (Salva Reina, “Villaviciosa de al lado“), pareja de Alicia (Silvia Alonso, “Es por tu bien“), es un perroflauta que no tiene donde caerse muerto. Los mejores momentos los acapara casi todos el padre con sus distintos enfrentamientos. En muchos casos la peli tira de chistes manidos, pero aun así están bien “metidos” (algunos incluso de rabiosa actualidad…). Hay algún diálogo hilarante (se oye reírse a la gente en alto en el cine…), y un poquito de emotividad para compensar. Tiene cosas en común con la comedia francesa “Dios mío, ¿pero qué te hemos hecho?”, pero los temas nos son más cercanos. Además la música que acompaña la peli es muy pegadiza (leo en la columna de Fiona Ferrer este pasado sábado en La Razón que la banda sonora corre a cargo del grupo musical  Bombai). El reparto lo completan caras conocidas como Paco Tous (“Somos gente honrada“) como el Padre Salcedo, un cura/empresario peculiar; Antonio Dechent (“La voz dormida“), un guardia civil de los que te gustaría encontrarte siempre; Andrés Velencoso (“Summer Camp“), el guaperas local; y hasta un breve cameo de Jorge Sanz (“Belle Epoque“). Recomendable opción para pasar un buen rato.

CINE: “LA MOMIA”.

the_mummy-692544562-largeNo voy a tardar mucho en destripar este nuevo acercamiento a “La momia”, de Alex Kurtzman (“Así somos“), porque no hay por donde cogerla. Bueno si…algunos conseguidos efectos especiales (el picado del avión…), algunos golpes cómicos, la presencia siempre interesante de Russell Crowe (“Gladiator“) en un papel con doble personalidad…y por supuesto, para los fans de Tom Cruise (“Top Gun“), tenéis sus caritas, sus poses, lo bien que está a su edad…y esas cosas tan potitas. Por lo demás me temo que es un prescindible claro dentro de una cartelera que lleva una época bastante floja. Cruise se mete en el papel del Sargento Morton, un soldado que aprovecha sus funciones de reconocimiento para saquear lo que pueda y venderlo en el mercado negro. Todo eso, acompañado por el cabo Kris (Jake Johnson, “Vamos de polis“). Estando en Irak, casualmente encuentran un enterramiento egipcio…a 2000 km de Egipto…lo que despierta el interés de la arqueóloga Jenny Halsey (Annabelle Wallis, “Annabelle“). Descubrir este lugar destapará la historia de Ahmanet (Sofia Boutella, “Kingsman: Servicio secreto“), una princesa egipcia que pudo reinar pero le dio un pipijerbe, se puso a cepillarse a su propia familia por lo que fue enterrada viva como castigo. Su historia cobra actualidad con el descubrimiento…y provocará no pocos problemillas. Reconociendo de antemano que este tipo de cine de momias , zombies y similares, no me divierte, la peli es un petardillo.

CINE: “TESTIGO”.

la_mecanique_de_l_ombre-156290178-largeMe ha sorprendido positivamente este thriller francés con trasfondo político. “Testigo”, la opera prima de Thomas Kruithof, va ganando en emoción y tensión según va pasando el más que correcto metraje (no llega a hora y media). O como dice Alberto Bermejo, Metrópoli de El Mundo: “Intenso thriller de espionaje (…) tono despojado, eficaz, que atenaza la atención del espectador hasta que muta en poco menos que en película de acción“. Es de una producción sobria, va al grano, sorprende con distintos giros a lo largo de la trama,…y todo ello al servicio de un François Cluzet (“Intocable“)brillante en un registro dramático comedido. Cluzet se mete en el papel de Duval, un hombre solitario (que se dedica a hacer puzzles), alcohólico en rehabilitación, que ante su complicada situación laboral (en paro), acepta un “extraño” trabajo, muy bien remunerado, que consiste en transcribir en papel las conversaciones que aparecen en unas cintas que cada día escucha en su nueva y “peculiar” oficina. Está claro (de lo poco previsible de la peli) que esas conversaciones le llevarán a meterse en algún lío de cuidado. Todo lo anterior ocurre mientras sigue asistiendo a sus sesiones de alcohólicos anónimos, donde conoce a Sara (Alba Rohrwacher, “The Wonders“), quien poco a poco irá entrando en su solitaria vida. En el reparto podemos ver además a Denis Podalydèes (“Caché“), como Clément, el misterioso jefe que le contrata; Sami Bouajila (“Indigènes“), el Comandante Labarthe, que pone a Duval en una importante disyuntiva; o Simon Abkarian (“Casino Royale“), como Gerfaut, su inesperado compañero de oficina. Interesante opción en esta época donde la oferta de la cartelera es un poco rara. Recomendable.

CINE: “LA PROMESA”.

the_promise-909057672-largeYa había dejado pasar “La promesa”, de Terry George (“Hotel Rwanda“), debido a la regular crítica que la acompañaba (es uno de los criterios que utilizo a la hora de seleccionar que peli ver para traeros mi reseña). Pero una petición expresa (tengo que hacer caso a mis escasos seguidores) me ha hecho rectificar e incluirla en mi doble sesión del pasado sábado (con estos calores puede que haga hasta tripletes…). La peli es de corte clásico, con aires de superproducción (magníficos paisajes, vestuarios, decorados de la época,…ambientación en general), aunque un poco excedida en metraje. Es un drama romántico en un entorno bélico, en el que lo romántico es un pelín empalagoso, lo dramático a veces es dramón, y lo bélico destapa las vergüenzas del imperio otomano (Turquía no debe estar muy contenta, ya que se niegan a reconocer las atrocidades que aquí se muestran, ficticiamente, pero basadas en los hechos reales del genocidio armenio de principios del siglo XX). Es esta última parte la que a mí me ha interesado más (soy poco romántico…). Está en la línea de “El maestro del agua” de Russell Crowe, por dar una referencia. Que además tienen a Turquía como eje común de sus historias, y difieren en pocos años los hechos que ambas tratan. En definitiva, me parece simplemente correcta, o como dice Manu Yáñez, Fotogramas: “El resultado global no va más allá del ejercicio académico (…) “La promesa” da lo que promete, valga la redundancia, sin alardes ni salidas de tono (…)”. Pues eso…correcta. Cuenta como Mikael Boghosian (Oscar Isaac, “Agora“), el boticario de un pueblo del sur de Turquía, se compromete con Maral (Angela Sarafyan, “Mercury Plains“), con el acuerdo de usar el dinero de la dote para estudiar medicina en Constantinopla, para convertirse en el médico que el pueblo necesita. En la capital vivirá en casa de su tío Mesrob (Igal Naor, “Green Zone“), donde conocerá a la profesora de baile de sus primas, Ana Khesarian (Charlotte le Bon, “The Walk“, un clon de Paz Vega). El flechazo entre ambos es previsible. A pesar del compromiso de él, y de que Ana mantiene un idilio con el periodista americano Chris Myers (Christian Bale, “El caballero oscuro“), que no duda en escribir sobre la dura situación de los armenios…aunque eso le cueste algún sinsabor con las estrictas autoridades otomanas. El triángulo amoroso avanza en medio de la situación cada vez más complicada de los armenios, como son los protagonistas y sus familias. En el resto del reparto destacaría a Marwan Kenzari (“Ben-Hur“), como el amigo turco de los protas; la presencia española de Alicia Borrachero (Serie “Hospital Central“); o las breves apariciones de los veteranos James Cronwell (“L.A. Confidential“) y Jean Reno (“El profesional“). Dicho lo anterior, la peli deja ver.

CINE: “NORMAN: EL HOMBRE QUE LO CONSEGUIA TODO”.

norman_the_moderate_rise_and_tragic_fall_of_a_new_york_fixer-777636143-largeSalí ayer del cine, tras ver “Norman, el hombre que lo conseguía todo”, de Joseph Cedar (“Pie de página“), con una rara sensación. De haber visto una peli que “ni fu ni fa”. Que no me había aportado nada, y que la salvo por mi incondicional admiración a Richard Gere desde “Oficial y Caballero“. Hay que tener un poco de paciencia. Dividida en actos, el primero es desalentador. Luego va tomando forma, pero encima se alarga más de la cuenta. Eso si, toca un tema muy actual como son las influencias y el poder. Norman Oppenheimer (Gere) es como el viejete bonachón (muy bien Gere en un papel más de patán que de guaperas, que ha sido siempre lo suyo) que dice conocer a todo el mundo (“si quieres te presento…”) y está en continua labor de conectar gente. Un conseguidor. Su apoyo un poco arriesgado al político sin importancia presumible, Micha Eshel (Lior Ashkenazi,Big bad wolves“), le pondrá en el “estrellato” cuando Eshel es nombrado primer ministro israelí. Pero tener ese “amigo” poderoso no le traerá solo alegrías…Dice Benjamin Lee, The Guardian: “El actor interpreta con solidez a un tipo desesperado por escalar socialmente en este drama fracturado que funciona mejor como estudio de personaje defectuoso“. Lo califica de drama cuando otros lo tratan de comedia. Y ese es el tema. Que se queda como en medio. Creo que hubiera funcionado mejor si desarrollan más el lado cómico de la historia. “El film no solo no se arriesga, sino que lo juega todo a la carta del carisma de Gere, que es mucho, pero a veces no es suficiente“, en palabras de Nuria Vidal, Fotogramas. Otras caras conocidas del reparto son las de Steve Buscemi (“Fargo“), metido en el papel de un rabino; Michael Sheen (“Midnight in Paris“), como el abogado sobrino del prota; Charlotte Gainsbourg (“Melancolía“); Hank Azaria (“Jaula de grillos“); Dan Stevens (“Caminando entre las tumbas“) o el veterano Harris Yulin (“El precio del poder“).

CINE: “WILSON”.

wilson-718903309-large“Wilson”, de Craig Johnson (“The Skeleton Twins“), es el personaje de unos comics de Daniel Clowes (que desconozco…), y que personifica en la gran pantalla Woody Harrelson (“Los juegos del hambre“…y muy recordado por la serie “Cheers“). Wilson es un maduro poco sociable y bastante rarito (pone voz a su perro…su único amigo de verdad), que tras la muerte de su padre decide que quiere cambiar y abrirse más al mundo. Así, retoma contacto con su ex, Pippi (Laura Dern, “Parque Jurásico“), y al enterarse que tienen una hija en común, Claire (Isabella Amara, “Es la jefa“), hace todo lo posible por conocerla. El personaje de Wilson lo podemos enmarcar en la galería de entrañables y excéntricos cascarrabias solitarios al estilo de Jack Nicholson en “Mejor…imposible“, o Bill Murray en “St. Vincent“. Ya sólo por su interpretación, bien acompañado por Laura Dern, merece la pena pasar la hora y media (correcto metraje) que dura esta comedia repleta de humor negro, pero también con algunos toques de comedia tontona, y un mensaje subliminal sobre la soledad. Cheryl Hines (“La cruda realidad“), como la estirada hermana de Pippi, o Judy Greer (“Ant-Man“), como la dulce vecina de él, completan un correcto reparto. Lo dicho, entretenida sobre todo por la verborrea y falta de filtro en el discurso, a veces irreverente, del deslenguado prota.

CINE: “ME CASE CON UN BOLUDO”.

me_case_con_un_boludo-405610279-largeSin duda el cine argentino ha hecho mejores comedias que esta que vi ayer: “Me casé con un boludo”, de Juan Taratuto (que ya dirigió a la dupla principal en “Un novio para mi mujer“). De acuerdo con las palabras de Javier Cortijo, Cinemanía: “Un divertimento light, irregular y racheado. Vodevil a medio gas y demasiado histrionismo, aunque Bertuccelli se gana la “plata”“. Valeria Bertuccelli (“Luna de Avellaneda“), es la coprotagonista de esta comedia romántica tontona. Y efectivamente está mejor que Adrián Suar (“Dos más dos“), que reconozco me pone nervioso y me parece poco creible. Fabián Brando (Suar) y Florencia Córmik (Bertuccelli), son dos actores que coinciden en un convulso rodaje. El es un divo egocéntrico bastante insoportable, y ella una mala actriz, patosa y liada con el director del filme, Leika (Gerardo Romano, “La fuga“). Contra todo lo previsto, surge el romance (fuera de plató) entre Fabián y Flo, y acaban casándose. Una vez casados, ella se da cuenta (un poco tarde chata…) como es su nuevo marido. El, por su parte, escucha “sin querer” a su mujercita “quejarse” a sus amigos, por lo que va a hacer todo lo posible por recuperarla, incluso usando a uno de los guionistas de sus pelis, Moreno (Marcelo Subiotto, “El Crítico“). A partir de ahí, pues eso, momentos más o menos divertidos, con algún momento hilarante (los menos), como la visita al falso psiquiatra (Alan Sabbagh, “El rey del Once“), y con algún personaje simpático (también los menos), como Groisman (Norman Briski,El corazón del bosque“), el mánager de Fabián. Pues eso, para pasar el rato, y darse cuenta que la música de Camilo Sesto es eterna.