CINE: “THI MAI, RUMBO A VIETNAM”.

4846994_jpg-c_215_290_x-f_jpg-q_x-xxyxx“Thi Mai, rumbo a Vietnam”, de Patricia Ferreira (“El alquimista impaciente“), es una comedia entretenida, que se apoya fundamentalmente en el buen trabajo de su trío protagonista, cada una con una personalidad distinta pero que se complementan muy bien. Carmen (Carmen Machi, “Ocho apellidos vascos“), una abuela coraje; Elvira (Aitana Sánchez-Gijón, “Un paseo por las nubes“), una ejecutiva estirada, en paro, con buen corazón; y Rosa (Adriana Ozores, “La vida de nadie“, quizás la más divertida en su caraja), una calzonazas madre de familia. Dani Rovira (“100 metros“), aparece como un buen complemento como Andrés, el amigo gay del grupo. La historia es la de Carmen, que después de fallecida su hija, se entera que esta había iniciado un proceso para adoptar una niña vietnamita (la Thi Mai del título). Ocultando el hecho luctuoso y con la intención de cumplir los deseos de su hija, emprende la aventura hacia Vietnam en busca de la pequeñita. No irá sola porque sus íntimas Elvira y Rosa se niegan a dejarla sola. Una vez allí (Vietnam y Hanoi tienen su protagonismo en la cinta), las cosas no serán un camino de rosas. Contarán con la ayuda de Andrés, que está en Vietnam en busca de su novio, y de Dan (Eric Nguyen, “Indochina“), un guía local que no sabe como controlar al trío calatrava. Es bastante previsible, pero no hay que negarle su comicidad (mucho chiste basado en las diferencias culturales y de idioma…) y su punto emotivo (en el fondo es una historia triste, emotiva…). Cumple con su misión de entretener y sacarte una sonrisa…y a lo mejor una lagrimita.

CINE: “EL INSTANTE MAS OSCURO”.

darkest_hour-142729291-largePocos personajes de la historia caen tan bien y generan tan buen rollo de manera universal como Winston Churchill, primer ministro británico durante la Segunda Guerra Mundial. Y es tan así, que tiene la fuerza, su personaje, de protagonizar dos largometrajes sobre su persona en menos de un año. “Churchill” (Brian Cox en el papel), del que ya hablé en su momento, y “El instante más oscuro”, de Joe Wright (“Orgullo y prejuicio“), de la que me ocupo ahora. Además tiene un papel relevante en la serie “The Crown” (con John Lithgow), y la peli “Dunkerque“, de Christopher Nolan del año pasado, también trata uno de los hechos más relevantes de aquel momento, que en esta también se aborda. Vamos, que da mucho juego. “El instante…”, es otro magnífico retrato de este gran estadista con un gran Gary Oldman (“El caballero oscuro“), que parece va directo a por el Oscar tras conseguir el Globo de Oro (tengo que reconocer que me gustó más Cox…aquí noto más el maquillaje). La trama se centra en la decisión que tuvo que tomar respecto a la posición del Reino Unido en el conflicto. Si negociar la paz con Hitler, o mantenerse firme ante le avance nazi en Europa. Sus decisiones y planteamientos no siempre contaron con el apoyo de sus propios ministros (Halifax, Stephen Dilllane, “Las horas“; Chamberlain, Ronald Pickup, “La misión“;…), ni con el del propio Rey Jorge VI (Ben Mendelsohn, “Animal Kingdom“). Esos enfrentamientos, su carácter socarrón, borrachín (comía con champagne…), fumador empedernido de puros , sus cambios de humor,…, hacen del personaje alguien que es difícil que no te caiga bien (y eso que por momentos puede ser insoportable). La parte más íntima, la relación con su mujer Clementine (Kristin Scott Thomas, “El paciente inglés“), se desarrolla menos que en “Churchill“. Destacaría además la presencia de Lily James (“Baby Driver“), en el papel de su secretaria personal, Elisabeth Layton, que tal como está el patio, hoy en día le hubiera denunciado por multitud de causas. La peli está maravillosamente ambientada en la época y entremezcla oportunamente el típico humor británico (casi siempre en boca del protagonista) en los diálogos y discursos más o menos intensos. Se va un poco más allá de las dos horas, lo que lo pondría en el debe, pero al final, la figura oronda de Churchill compensa el visionado. Sin duda interesante.

CINE: “TRES ANUNCIOS EN LAS AFUERAS”.

three_billboards_outside_ebbing_missouri-942175283-large“Tres anuncios en las afueras”, de Martin McDonagh (“Siete psicópatas“), es una magnífica película sobre una madre coraje (peculiar) en lo más remoto de la América (yanqui) profunda. Muy grande Frances McDormand, oscarizada por “Fargo” en su momento, y con el Globo de Oro en sus manos por este papel de “…una mujer fuerte, decidida y enfurecida, aunque también está rota por dentro“, tal como dice el director según las fichas que oportunamente reparten en los Verdi (y en otros cines). Una historia dura pero que se presenta como una comedia negra (algunos personajes son verdaderamente cómicos…como la novia del ex marido, Penélope, Samara Weaving, “Mayhem“), con algunos giros sorprendentes en el comportamiento de algunos personajes, y con ingeniosos y buenos diálogos (el rapapolvos al cura…). Esa mujer dura es Mildred Hayes, cuya hija ha sido violada y asesinada, y al considerar que la policía local no pone interés en averiguar quien ha sido el asesino, decide poner tres anuncios en tres vallas publicitarias abandonadas de una carretera local en las cercanías de su pueblo, Ebbing (Missouri), con unos mensajes dirigidos fundamentalmente al jefe de policía local, Willoughby (Woody Harrelson, “Wilson“, también enorme). Estos mensajes lógicamente no van a sentar muy bien, pero no solo a los polis, sino en general al resto de la comunidad. Eso no impide que Mildred se mantenga firme (es como un western moderno…ella contra todos). Y si la prota está genial, no le van a la zaga otros miembros del reparto además del citado Harrelson. Destacando a Sam Rockwell (“Moon“), como el típico poli local racista, medio lerdo, que encima vive con su madre, otro personaje maravilloso (Sandy Martin, “Napoleon Dynamite“). También podemos ver a Peter Dinklage (el enano de “Juego de tronos“) como un pretendiente entregado; Lucas Hedges (“Manchester frente al mar“), el hijo confundido; Abbie Cornish (“Geostorm“), la mujer de Willoughby; John Hawkes (“Winter´s Bone“), el ex de Mildred; o Caleb Landry Jones (“Contraband“), como el responsable de la agencia de publicidad local. Una gran peli. Muy recomendable.

CINE: “THE DISASTER ARTIST”.

the_disaster_artist-267344284-largeNumerosos reconocimientos (Concha de Oro en San Sebastián,…), actuaciones sobresalientes (James Franco, “127 horas“, acaba de recibir el Globo de Oro…lo veremos en la carrera a los Oscars?), varios misterios sin resolver sobre su personaje principal (Tommy Wiseau), además de otras polémicas (Franco ha caído en el virus Weinstein), han hecho de “The disaster artist”, dirigida por James Franco también, sea uno de los estrenos más esperados de este inicio de año. Y la película es sorprendente e inmensamente divertida por lo patético de su planteamiento. Sobre todo si se tiene en cuenta que está basada en una historia real y en unos personajes reales. ¿De verdad ha existido un tío como Wiseau?. Es cine dentro del cine. Pero cine del malo…el que cuenta. La historia es la de este mamarracho llamado Tommy Wiseau (Franco lo borda), un  aspirante a actor de estilo particular, que en vista de su incapacidad interpretativa decide junto a su “amigo” (embaucado) Greg Sestero (Dave Franco, “Ahora me ves…”, le da buena réplica a su hermano), hacer su propia película, qué él dirigirá, protagonizará, guionizará…y producirá (¿de donde saca la pasta?…uno de los misterios sin resolver). El resultado es la película “The Room“, considerada una de las peores películas de la historia, pero que se ha convertido en algo así como una peli de culto. La peli es original porque el protagonista es original…original por ridículo, friki, distinto, sin vergüenza,…lo tiene todo y consigue provocar una sensación de vergüenza ajena en el espectador, aparte de risas y asombros. Además de la pareja protagonista podemos ver a Seth Rogen (“Juerga hasta el fin“), como uno de los miembros del equipo de rodaje que soporta las excentricidades de Wiseau; cameos de actores conocidos como Bryan Cranston (serie “Breaking Bad“) haciendo de si mismo, Sharon Stone (“Instinto básico“), o Melanie Griffith (“Crazy in Alabama“). Zach Efron (“El gran showman“), Jacki Weaver (“Animal Kingdom“), o Ari Graynor (“What´s your number“), interpretan a alguno de los “actores” de “The Room”. Sin duda interesante por la rareza de su personaje.

CINE: “EL GRAN SHOWMAN”.

DORyUwlW4AAOEO_Me atrajo el título de esta peli la primera vez que vi el cartel (eso de Showman…o “chouman” según una amiga), y aunque he tardado (tengo que agradecer a Celia González de Mont Blanc que me invitó al preestreno… pero me fue imposible asistir), ayer vi “El gran showman”, el estreno tras la cámara como director de Michael Gracey, donde Hugh Jackman (“Lobezno“), vuelve a liderar un musical como ya lo hizo en “Los miserables“. Y no lo hace mal. Además se mete en el papel del visionario empresario P.T. Barnum, famoso por los espectáculos que creó en su época. Eso si, el biopic (biografía filmada) difumina el desarrollo del personaje y su entorno en beneficio del espectáculo visual y de sonido que nos ofrece la película. Magníficos números (algunos tipo video musical…) con unas buenas canciones, que dicho sea de paso, casi todas se parecen un poquito. Vamos, que es un musical, muy musical. Lo digo para algunos colegas que sé les espanta este género. En todo caso se puede apreciar el perfil de Barnum, como alguien ambicioso, arriesgado, creativo, pero también vengativo contra las clases altas (toca el tema de la diferencia de clases,…) que le repudiaron en su día. Nos cuenta como empieza con un museo de personajes extraños y como eso deriva en un circo de espectáculos únicos, con seres únicos (en muchos casos despreciados por la sociedad…). A todo ello hay que sumarle lo complicado de compaginar su vida privada (Michelle Williams, “Manchester frente al mar“, interpreta a su mujer Charity) y los sobresaltos que le hacen tambalear. Entre sus personajes “extraños” destacar a Lettie Lutz, la mujer barbuda (Keala Settle, “Ricki“); Tom Thumb, el enano (Sam Humphrey, serie “Vecinos“); o Anne Wheeler, la trapecista (Zendaya, “Spider-Man: Homecoming“). Rebecca Ferguson (“El muñeco de nieve“) se mete en la piel de Jenny Lind, una cantante con una voz prodigiosa; y Zac Efron (“El chico del periódico“), es Philip Carlyle, el socio de Barnum de familia bien que le permitirá acceder a las clase altas.  Como dice Alberto Luchini, El Mundo: “Espectáculo visualmente apabullante, con unos grandiosos números musicales (…) se echan de menos una mínima profundización en los personajes y un desarrollo medianamente coherente de los acontecimientos. (…) “. En definitiva, como espectáculo funciona.

 

CINE: “MOLLY´S GAME”.

molly_s_game-652441333-largeYa he dicho más de una vez que los yanquis son especialistas en hacer buenas pelis basadas en personajes reales que pululan por aquellos lares. Y es que los EEUU, y su variopinta fauna, a pesar de su corta historia, dan mucho juego. Y el caso de Molly Bloom no es una excepción. Nos llega bajo el título de “Molly´s game”, dirigida (su primer largo como director) por el oscarizado guionista Aaron Sorkin (“La red social“). Rodada a buen ritmo (frenético al principio), y acompañada por una narración en primera persona de la prota, la peli nos muestra una interesante historia personal, que mezcla ambiciones, vicios, pocos escrúpulos, etc, y donde destacaría la sugerente interpretación de Jessica Chastain (vuelve a estar enorme como en “El caso Sloane“), y la química que tiene con su abogado, Charlie Jaffey (Idris Elba, “Pacific Rim“). Molly era una esquiadora de élite con un futuro prometedor, que tras tener que abandonar las pistas por lesión, acaba trabajando como “secretaria para todo” para Dean Keith (Jeremy Strong, “El juez“), un capullo que la introduce en el mundo de las partidas de póker. Con su tesón, capacidad de observación y su espíritu inconformista, empieza a meterse de lleno ella misma en la organización de esas partidas, hasta convertirse en un referente para todos los ricachones y famosos que dilapidan sus fortunas en esta actividad. Pero no todo son alegrías, sobre todo cuando las autoridades (el FBI) la ponen en el punto de mira. Creo que está muy bien conseguido el retrato del personaje, con el que acabas simpatizando (hasta dudas que haya hecho algo malo…si es que era malo a lo que se dedicaba…). Algunos actores que se meten en el papel de jugadores son Michael Cera (“Juno“), que da vida al jugador X, y que las malas (o buenas) lenguas dicen que sería el actor Tobey Maguire (“Spiderman“), jugador empedernido en la vida real; Chris O´Dowd (“La boda de mi mejor amiga“); Jon Bass (“Loving“); o Brian d´Arcy James (“Spotlight“). El mítico Kevin Costner (“Bailando con lobos“), aparece como el estricto y autoritario padre que tanto influyó en su vida. Le sobra un poco de metraje, pero en todo caso peli interesante.

CINE: “QUE BAJE DIOS Y LO VEA”.

que_baje_dios_y_lo_vea-863570026-largeEl pasado día de Reyes acabé de rebote (quería ver otra peli) viendo “Que baje Dios y lo vea”, la opera prima de Curro Velázquez. Fui con la Jefa que salió encantada con esta comedia española que, como dice Alberto Luchini de El Mundo, “no pasará a la historia, pero está bien interpretada y es simpática de principio a fin“. Comedia fácil de ver, poco original en su argumento (tiene muchas referencias, empezando por “Sister Act“), pero que te saca más de una sonrisa sin necesidad de herir sensibilidades (tema religioso…) ni faltar al respeto. Para salvar la supervivencia de un monasterio, que las autoridades eclesiásticas quieren vender para convertirlo en un hotel, los monjes que allí habitan, liderados por el cascarrabias Padre Munilla (Karra Elejalde, “Ocho apellidos vascos“), y sobre todo por el díscolo Padre Salvador (Alain Hernández, “Palmeras en la nieve“), un cura aventurero poco acostumbrado a respetar las normas, deciden participar en la “Champions Clerum“, una competición futbolística entre entidades religiosas. Ganar esa competición podría ser la salvación. El problema es que en el monasterio no hay mucho virguero del balón entre los novicios (cuantas veces hemos visto esto de formar un equipo, de lo que sea, “El rompehuesos”, con patanes…). A pesar de esos “mimbres” y de algún que otro impedimento, tiran para adelante con la idea. Entre los variopintos novicios destacaría a Ramón (J.M. Montilla El “Langui”,Torrente 4“), que sabe reírse de sus limitaciones, o el que interpreta Joel Bosqued (“Perdona si te llamo amor“), con dudas existenciales, sobre todo las provocadas por la conductora de la ambulancia (Macarena García, que repite en tema religioso, como en la divertida “La llamada“). Otras caras conocidas aparecen durante la hora y media de metraje, como la de Tito Valverde (serie “El comisario“), como el Obispo; Bruno Squarcia (“Corazón de bombón“), metido en toga cardenalicia; o Joaquín Núñez (“Grupo 7“), como un comercial de productos religiosos. Además está la exótica presencia de Guillermo Furiase (hijo de Lolita), en el que entiendo es su debut cinematográfico. En definitiva, una comedieta entretenida que sirve para pasar el rato.

CINE: “QUE FUE DE BRAD”.

brad_s_status-998270719-largeRetomo mis reseñas tras el parón navideño, por lo que en los próximos días os comentaré los estrenos de estas pasadas navidades. Y empiezo 2018 con una comedia triste (como el payaso  triste del circo), “Qué fue de Brad”, de Mike White (“El año del perro“), peli que lo mismo te hace reir por lo patético de algunos de los pensamientos del prota, como al mismo tiempo darte pena…de ahí lo de comedia tristona. Pero es interesante porque trata del inconformismo. De la crisis de los 50 (a algunos nos afecta más que a otros…). Del qué dirán. En definitiva, que si te lo propones, te hará pensar un poquito. Y esas sensaciones al salir del cine son muy buenas. Brad Sloan (Ben Stiller, “Zoolander“) es un envidioso compulsivo y medio amargado cincuentón, que ve como todos los compañeros de universidad han triunfado, sintiéndose él un vulgar mediocre. Montó una especie de ONG que se dedica a ayudar a otras ONGs. En un viaje con su hijo Troy (Austin Abrams, “Los reyes del verano“), con cara de empanado, para buscar la futura universidad del chaval, va repasando porqué ha acabado así…a la vez que se va dando cuenta de otras cosas. Los amigos a los que envidia son Craig (Michael Sheen, “Midnight in Paris“), Billy (Jemaine Clement, “Lo que hacemos en las sombras“), Jason (Luke Wilson, “Una rubia muy legal“), y Nick (el mismo director, Mike White). A destacar también la presencia de Jenna Fischer (“Carta blanca“), como Melanie, su mujer, y la novel Shazi Raja como Ananya, una amiga músico de Troy. La crítica en general la pone bastante bien. Así (cogido de Filmaffinity):

Excelente reflexión sobre la llamada crisis de los 40 (…) con un formidable Ben Stiller”, Javier Ocaña, El País.

Hay momentos de enorme profundidad y emotividad entre padre e hijo, y un gran texto para reflejar esa imagen en el espejo cóncavo del tiempo y las ilusiones que los separan.”, Oti Rodríguez Marchante, ABC.

“El director impone un estilo pausado, muy sereno, pulsando siempre el carácter más tragicómico del relato sin renunciar a los efectos estrictamente cómicos (…) El resultado es agradable, cierto, pero también punzante. (…) ” Quim Casas, El Periódico.

Interesante opción para estos días de frío para mis amigos de mi quinta…y otras edades.

 

CINE: ” WONDER WHEEL”.

imageWoody Allen (“Midnight in Paris”) acude puntual a su cita anual con la gran pantalla con “Wonder Wheel”, un melodrama con tintes románticos que tiene lugar en el Parque de Atracciones de Coney Island (una vez más Nueva York….), en los años 50 del siglo pasado. Un matrimonio de feriantes, Humpty y Ginny (Jim Belushi, “Red Heat”, y Kate Winslet, “Titanic”), reciben la visita inesperada de la hija de él, Carolina (Juno Temple, “Killer Joe”), que huye de un matrimonio complicado con un mafioso. La relación padre hija no es la mejor pero, a pesar de las reticencias iniciales, hace todo lo posible por acogerla…no deja de ser su hija. Pero la relación entre Ginny y Carolina se enrarece con la presencia de Mickey (Justin Timberlake, “La red social”), un socorrista con ínfulas de escritor, amante de la primera. Esta peli va a pasar al grupo de las del montón del director. Bien ambientada (una fotografía cautivadora de Vittorio Storaro, “Apocalypse Now”), buenas interpretaciones (muy bien Winslet y Belushi), pero para los amantes del Allen más irónico, este carga el peso en lo dramático, abandonando su peculiar humor que aquí aparece a cuentagotas (el hijo pirómano aporta lo suyo…, Jack Gore, serie “Billions”). En definitiva, Allen cumple sin más.

CINE: “STAR WARS: LOS ULTIMOS JEDI”.

star_wars_the_last_jedi-535293064-largeAunque yo no pertenezco a ese club de seguidores acérrimos de la saga, admito que tenía interés en ver la nueva entrega galáctica, “Star Wars: los últimos Jedi”, de Rian Johnson (“Looper“). Reconozco el mérito de esta producción (el éxito en taquilla ya está asegurado…), pero tengo que decir que me he aburrido más que en las anteriores. Soy más de la opinión de Antonio Weinrichter, de ABC: “Ya vemos que no eres fan, me dirán (…) puedo adelantar que me parece más cansina que entretenida pero tiene elementos que la redimen. (…) resulta muy abigarrada (…)“, que de mi amigo Luilli, friky (que no freaky) del tema, al que le “ha gustado todo: Adam Driver me flipa no se si más o menos que Kylo!…ya me enamoré de Daisy Ridley en el episodio 7. La saga continua y crece“. Está claro que tiene los ingredientes necesarios para que los furibundos seguidores sigan disfrutando. Seguir viendo a R2D2, Yoda, CRPO, Chewbacca, les debe seguir poniendo cachondos. Y si encima dos mitos de la saga como la Princesa Leia (la fallecida Carrie Fisher) y Luke Skywalker (Mark Hamill), recuperan cierto protagonismo…el orgasmo puede ser mayúsculo. Además los efectos especiales (o trabajos de ordenador) siguen siendo espectaculares, y el guión sigue teniendo esas dosis de humor básicos para rebajar la tensión. Lo que pasa es que dura dos horas y media y hay demasiada conversación telepática, mucho rollo del “qué pasó”, y momentos lentos que ralentizan el ritmo de la trama. Trama que es este caso nos presenta a la Primera Orden como dominador absoluto de la Galaxia, con el “feo de cojones” Snoke (Andy Serkis, “La guerra del planeta de los simios“) al frente, y el General Hux (Domhnall Gleeson, “Invencible“), como uno de sus esbirros. La resistencia, liderada por la citada Princesa Leia, aguanta como puede, con acciones como la liderada por el piloto Poe Dameron (Oscar Isaac, “Suburbicon“), un antinormas que quiere cargarse el solito la flota enemiga. Rey (Daisy Ridley, “Scrawl“), mientras tanto va en busca de Luke Skywalker, como única solución para ayudarles a librarse del mal. Lo que pasa es que Luke, el último Jedi, está retirado y pasa de todo. Volvemos a ver al malvado Kylo Ren (Adam Driver, “Paterson“), más falso que Judas, o al rebelde Finn (John Boyega, “Detroit“), ayudando en lo que puede. Dos veteranos como Laura Dern (“Corazón salvaje“), como la vicealmirante Holdo, y Benicio del Toro (“Sicario“), como DJ, un ladronzuelo sin escrúpulos, añaden categoría al reparto. Dicho lo anterior, un buen plan para estas navidades…eso sí, yendo descansados.