CINE: “CALVARY”.

Calvary-252161359-largeCon “Calvary”, repiten la dupla que forman el director John Michael McDonagh, y el gran (en todos los sentidos) Brendan Gleeson (“Braveheart”). Si en “El irlandés”, Gleeson hacía de poli local, en esta, no abandona lo local, pero ahora metido en la sotana de un cura de pueblo bonachón, el padre James, que de buenas a primeras es amenazado con ser asesinado durante una confesión. En la semana de plazo que le ha dado su enigmático “amenazador”, tendrá que seguir conviviendo con sus variopintos convecinos, además de intentar averigüar quién es su futuro (y posible) asesino. Durante ese calvario…también recibe la visita de su hija Fiona (Kelly Reilly, “El vuelo”), con tendencias suicidas a causa de los males de amores. Así, tendrá que lidiar con Jack el carnicero (Chris O´Dowd, “St. Vincent”),  a quien parece no le importa que su mujer Verónica (Orla O´Rourke, “Harry Brown”), se la pegue con el mecánico del pueblo, Simon (Isaach De Bankolé, “Los límites del control”), o con el primero que cruce. También con el doctor con trazas de macarra, Harte (Aidan Gillen, “Blitz”), el riquito pero amargado Michael Fitzgerald (Dylan Moran, “Notting Hill”), un veterano escritor (M. Emmet Walsh, “Blade Runner”), el convicto Freddie (Domhnall Gleeson, “Invencible”, hijo de Brendan), o su colega el Padre Leary (David Wilmot, “El rey Arturo”). La peli se mueve entre la comedia negra, el thriller, y el drama personal del cura. Para mí que la fórmula no funciona del todo, en gran parte por unos personajes que a veces rayan lo grotesco (como Milo, Killian Scott, “Black Ice”, más propio de la serie “The Big Bang Theory”, …y mucho otros de los ya citados), lo que le quita intensidad a la intriga y comicidad a la trama. Al menos la presencia de Gleeson es suficiente argumento para justificar una entrada.

CINE: “SELMA”.

Selma-229375599-largeVer “Selma”, de Ava Duvernay (“Middle of Nowhere”), me ha provocado lo mismo que otras pelis basadas en personajes de la historia, tipo “Invictus”, que despiertan en mí un interés (efímero…) en todo lo que rodea al protagonista en cuestión. En este caso, el biopic de Martin Luther King Jr (un gran trabajo de David Oyelowo, “Interstellar”), se centra sólo en los pormenores que llevaron a King a liderar una marcha desde Selma hasta la capital de Alabama, Montgomery, como reivindicación para que se aprobara, por fin, la ley de derecho al voto de los ciudadanos negros, y a la que el Presidente Johnson (Tim Wilkinson, “El escritor”) le estaba dando largas. Y aunque insisto en que el largometraje nos circunscribe a ese periodo concreto (año 1965), uno se puede imaginar (leyendo e investigando además) la importancia que tuvo el reverendo King en la consecución de los derechos para los negros, asunto que, incluso hoy en día, todavía vive momentos de discordia. Cuesta pensar que no hace mucho tiempo se trataba con ese desprecio a unos seres humanos. Te hace darle una vuelta al coco (no está mal que el cine provoque un poquito). Rodada con esmero (buena ambientación y recreación de la época), con una banda sonora repleta de ritmos y sonoridades negras (por algo el tema “Glory” se llevó el Oscar a Mejor Canción en la pasada edición), la peli la he visto con interés, incluso en algunos momentos en que se pone más densa. Se le perdona. Además a Oyelowo le rodean innumerables caras conocidas. Cuba Gooding Jr (“Jerry Maguire”) como el abogado Fred Gray; una guapa Carmen Ejogo (“Un lugar donde quedarse”), como la sufridora mujer de King, Coretta; Tim Roth (“Pulp Fiction”), como el malvado Gobernador Wallace; Oprah Winfrey (“El mayordomo”), como Annie Lee Cooper, también aparece como porductora; Giovanni Ribisi (“Avatar”), como ayudante del Presidente; Dylan Baker (“La celda”), como el capullo J. Edgar Hoover; el veterano Martin Sheen (“Apocalypse Now”), como Juez; y otros actores afroamericanos que rodean al protagonista como el rapero Common (“Ahora me ves…”), Tessa Thompson (“Dear White People”) o Colman Domingo (“Ejecución inminente”). Como dato, Brad Pitt aquí ejerce de productor. Interesante.

CINE: “SAMBA”.

sambaLos autores de la divertidísima y maravillosa “Intocable”, Olivier Nakache y Eric Toledano, nos traen ahora otra comedia, “Samba”, menos comedia y más peli de denuncia social con ramalazos románticos. Y es que trata el tema de la inmigración ilegal, muy actual por cierto. Y lo hace de manera “light”, sin llegar al cine protesta. Y ya digo, edulcorado con un formato comedia y con relaciones interraciales…bastante previsibles por cierto. Quizás por todo lo anterior, la peli se ve con agrado. Es entretenida, sin más. Nos cuenta como Samba (Omar Sy, “Intocable”, llena la pantalla con su personalidad), un inmigrante ilegal senegalés, que vive de manera muy precaria, recibe la ayuda de Alice (Charlotte Gainsbourg, “Nymphomaniac”, con su cara permanente de atormentada), una especie de cooperante social, que se empeña en que éste se quede en Francia, por razones humanitarias…y algo más. Alice recibe los buenos consejos de su compañera Manu (Izïa Higelin, “Fils de”), como el de no intimar con sus asesorados…lo que predispone al espectador a todo lo contrario. Por el lado débil, también nos encontramos con un jeta supuesto brasileño, Wilson (Tahar Rahim, “El profeta”), que acompaña al protagonista en su deambular parisino. Agradable película que, acompañada de una muy buena banda sonora que incluye a Bob Marley, entre otros, se deja ver.

CINE: “KINGSMAN: SERVICIO SECRETO”.

Kingsman_Servicio_secreto-485444831-largePuede que “Kingsman: servicio secreto”, de Matthew Vaughn (“X-Men: Primera generación”), no sea la peli más original de agentes secretos que haya visto (tiene muchas cosas de los 007 como los “gadgets”, la cuenta atrás, el Martini, el malo malísimo,…), pero me lo pasé genial viéndola. Brillante acción, tensión (esa caida en paracaidas…), humor (y además británico…), y mucho ritmo. Ingredientes perfectos… y encima en manos de un plantel actoral de categoría. Harry Hart (no le puede pegar más el papel a Colin Firth, “El discurso del rey”), es un agente secreto que apadrina a Eggsy (cumple el cuasi novato Taron Egerton, “Testament of youth”), candidato a formar parte de los Kingsman, una agencia privada a la que pertenece Hart, ajena a los poderes estatales. Paralelamente a su proceso de selección, donde tendrá que pasar unas pruebas muy duras dirigidas por Merlin (muy correcto Mark Strong, “Sherlock Holmes”), el mundo está en peligro (suena típico verdad?…) por las fechorías de un excéntrico ricachón hortera (es con h?), Valentine (Samuel L. Jackson, “Pulp fiction”, no desentona), que pretende provocar que la humanidad se mate a sí misma por medio de un chip, utilizando la telefonía móvil (no podía faltar un guiño a la actualidad). Decir que la acción por momentos roza lo tarantiniano (más violenta y específica que las de Bond), pero nunca desentona. Otras caras que podemos ver son la del gran Michael Caine (“El caballero oscuro”), como Arthur, el jefe de los Kingsman; un malamente envejecido Mark Hamill (el Luke Skywalker de “La guerra de las Galaxias”), como el Profesor Arnold; la guapa Sofía Boutella (“Azur y Asmar”), adjunta a Valentine y con unas extremidades inferiores a lo Pistorious (y con más peligro que él….humor negro); o Sophie Cookson (de la serie TV “Moonfleet”), como Roxy, otra de las candidatas a agente secreto. Muy entretenida, y después de tanto cine oscarizable, que mejor que una de acción divertida.

CINE: “EL FRANCOTIRADOR”.

El_francotirador-943269662-largePor fin pude ver ayer “El francotirador”, de Clint Eastwood (“Sin perdón”, “Million Dollar Baby”, “Gran Torino”,…, y tantas otras obras de arte), una de las grandes derrotadas en los pasados Oscars (se llevó solo una estatuilla técnica a la Mejor Edición de Sonido…los balazos supongo…). Derrotada en reconocimientos…pero que en la taquilla USA ha recaudado tanto o más que el resto de las otras siete pelis nominadas a mejor película. Y es que Clint es mucho Clint, y, sin ser un panfleto de propaganda yanqui, las barras y estrellas, y el amor a las mismas, sobrevuelan por todo el metraje…y ya sabemos como son por allí (personalmente les tengo envidia en eso…el amor a sus colores…y la variedad de hamburguesas…). Y es que cuenta la historia real de Chris Kyle (basándose en una novela autobiográfica del propio Kyle), considerado una leyenda por los americanos, por su papel como francotirador en la lucha del ejército USA contra Al Qaeda en Irak. El gran Clint hace un buen retrato de un apesumbrado Kyle (un rellenito Bradley Cooper, “Resacón en las Vegas”, cumple con creces), contraponiendo su visceral patriotismo y decisión en el campo de batalla, con su falta de adaptación en la sociedad civil y en la vida familiar. Y creo que consigue hacernos ver de manera creible, tanto la dureza de la guerra in situ (escenas de acción bien ambientadas), como los traumas provocados por la misma y sus efectos en el entorno del protagonista. En esto último juega un importante papel su mujer Taya (una morena Sienna Miller, “Foxcatcher”), principal víctima de los trastornos de su marido. Siendo una historia real (tan real que el juicio contra el asesino de Kyle acaba de dilucidar su sentencia a cadena perpetua en estos días), mantiene la tensión (su enfrentamiento con el tirador enemigo…) y la emoción hasta el final. Podemos ver entre otros a Luke Grimes, recién visto en la olvidable “50 sombras de Grey”, como Marc Lee, uno de sus compañeros de armas. Reconozco mi devoción por Clint, pero aún así , la recomiendo, pecando de parcialidad.

CINE: MI QUINIELA PARA LOS OSCARS.

Premios_Oscar-Oscars_2015-Birdman-Inarritu-Libro_de_la_vida-Del_Toro_MILIMA20150114_0408_11Este año vuelvo a hacer mi predicción sobre los Oscars del próximo domingo, pero con un matiz importante, y que de hecho invalida de antemano lo que aquí escriba. Hay dos películas que optan a Mejor Peli que no he visto, al no haber sido estrenadas en España (“Selma”, y “El francotirador”, que estrenan hoy pero no voy poder verla hasta la semana que viene), y otra, “Dos días, una noche”, donde la interpretación de Marion Cotillard opta a mejor actriz, que también me he perdido. Aún así, me lanzo a escribir sobre mis futuribles ganadores de estatuilla en las categorías importantes.

“Birdman” y “Boyhood” se van a jugar el Oscar a la Mejor Película (y muchos más en las que coinciden). Personalmente a mi me gustó más la primera, sin desmerecer el mérito de la segunda por su extendida producción en el tiempo. Se lo daría a “Birdman”.

Y para repartir juego, el Mejor Director se lo daría a Richard Linklater, por “Boyhood”, por esa trabajada dirección. Doce años para dirigir una peli.

oscars-2015-actors-actressesEn las categorías de Mejor Actor y Mejor Actriz, me decantaré por la brillante mimetización de Eddie Redmayne como Stephen Hawking en “La teoría del todo”, en detrimento del gran trabajo de Benedict Cumberbatch en “The Imitation Game”. Y por la contenida pero intensa interpretación de Julianne Moore en “Siempre Alice”, en detrimento esta vez del currado trabajo de Reese Witherspoon en “Alma Salvaje”.

oscars-2015-supporting-actors-actressesEn los roles secundarios se lo daría a Edward Norton, por su buen trabajo de actor estrella en “Birdman”, aunque J.K Simmons se lo va a poner difícil con su papel de malvado profesor de música en “Whiplash”. Entre ellas creo que Patricia Arquette, por su trabajo en “Boyhood”, tiene todas las papeletas.

En las categorías de mejores guiones, el Original se lo daría a “Birdman” (aquí la sorpresa podría ser “El Gran Hotel Budapest”…aunque quizás a esta la contenten con algún premio menor tipo mejor Dirección Artística), y el de Mejor Guión Adaptado se lo daría “The Imitation Game”, teniendo en cuenta que, como dije al principio, “El francotirador” no lo he visto, y no se porqué me suena que tiene posibilidades.

Por otro lado, espero que “Relatos Salvajes”, con presencia española, se lleve el Oscar a la Mejor Película de Habla no Inglesa. El lunes sabremos que tal ha ido todo. VIVA EL CINE.

CINE: “50 SOMBRAS DE GREY”.

50-sombras-de-greyNo he leido ninguno de los libros de E. L. James que tanto éxito han tenido entre sus lectoras (y algunos lectores), por lo que ayer llegué “virgen” (como Anastasia…) a ver la  primera adaptación cinematográfica de “50 Sombras de Grey” y sus secuelas, dirigida por la directora Sam Taylor-Johnson (“Nowhere Boy”). A las próximas va a ir un romano. Antes que nada, agradezco a mi primo Alfonso Oriol y a Movierecord la invitación al pase especial que ayer organizaron. Al menos la presentación previa de su empresa me puso en antecedentes del universo cinematográfico que hay en España. Todavía hay vida en el cine…a pesar de la cascada de cierres de salas que hemos ido viendo en los últimos  tiempos. Y no me voy por las ramas. La peli…un pestiñete. Y es que el tema (insisto en que no había leído el libro) me pareció de coña y extemporáneo. La proposición que un joven ricachón y de éxito hace a una joven estudiante de filología inglesa (será por lo de las lenguas…), que le entrevista en sustitución de su amiga enferma. El, Christian Grey (un Jamie Dornan, “Shadows in the sun”, con gesto apretado todo el rato). Ella, Anastasia Steele (la hija de Don Johnson y Melanie Griffith, Dakota Johnson, “Infiltrados en clase”, con su carita compungida…al menos es mona). La proposición, firmar un contrato para que ella se convierta en su sumisa (si ….lo que he escrito…sumisa…) y se deje someter a sus juegos sexuales…y llamarle Señor (de coña). Pues las casi dos horas se las pasan viendo a ver si firma o no firma el original contrato. Mientras tanto prueban algún que otro “juguete” para ir viendo de que va el tema. Lo más curioso es que a alguna amiga, como mi compañera Susana, les ha gustado la peli y el tema (…dicen que es muy fiel al libro…). Digo curioso que a alguien le guste la idea de convertirse en sumisa…(a lo mejor me estoy perdiendo algo cercano ya a los 50…años …que no sombras). Y aunque aquí el elenco actoral no aporta mucho, otras caras que podéis reconocer son las de Marcia Gay Harden (“Mystic River”), como la madre de él; la cantante Rita Ora, como su hermana; Jennifer Ehle (“El discurso del rey”), como la madre de ella; Eloise Mumford (“Peligrosamente infiltrada”), como su compañera de piso; o Max Martini (“Salvar al soldado Ryan”), como Taylor, el chófer. Prescindible.

CINE: “CAMINO A LA ESCUELA” Y FUNDACION SOBRE RUEDAS.

Camino_a_la_escuela-130036103-large (1)Gracias a la convocatoria de la Fundación Sobre Ruedas (www.fundacionsobreruedas.org), y vaya convocatoria (llenazo en el Proyecciones), he podido ver “Camino a la escuela”, una maravillosa peli/documental de Pascal Plisson (“Massai- les guerriers de la pluie”), que nos cuenta los grandes esfuerzos que tienen que hacer cuatro jóvenes (y sus compañías…) de distintos rincones del mundo, para poder ir a la escuela. Y nos lo cuenta mostrando la crudeza de sus largas jornadas, pero con la ternura que desprende la juventud de los protagonistas, y con la habilidad de aderezar esas duras historias con un brillante y sutil toque de humor (las tres niñas observando como sus conductores paran a rezar…). Así, se van intercalando las historias de Jackson y su hermana esquivando elefantes en Kenia; la larga caminata de Zahira y sus amigas por las montañas marroquíes; el cabalgar de Carlitos y su hermanita por la patagonia argentina; o al genial Samuel, ayudado por sus hermanitos a arrastrar su cascada silla de ruedas por unos cuatro kilómetros interminables en la India. Y lo mejor de todo, es ver con la ilusión y buena cara que emprenden cada uno de sus periplos. Es de esas pelis que te hace pensar un poquito…que no está mal que de vez en cuando lo hagamos. Tal como lo viene haciendo la Fundación Sobre Ruedas, con muchos paralelismos con la peli, ayudando día a día a las personas con discapacidad cerebral a superar las barreras que se encuentran y poder así enfrentarse en mejores condiciones a la vida. Enhorabuena a la Fundación y a los creadores de la película. Y se me olvidaba dar las gracias a Movierecord por hacer posible este pase tan especial.

0,,17274565_401,00

CINE: “FOXCATCHER”.

Foxcatcher-382481514-large“Foxcatcher”, del nominado al Oscar a mejor director, Bennett Miller (“Truman Capote”), se suma a la lista de las innumerables pelis basadas en personajes reales (más o menos conocidos) vinculados al deporte. Como la misma “Moneyball” del propio Miller, o la reciente “Invencible”, de la Jolie. Y es que el deporte le ha dado mucho juego al séptimo arte. En este caso el personaje, o mejor dicho, los personajes son tres. Mark Schultz (un solvente Channing Tatum, “La legión del águila”, curiosamente (por injusto) el único no nominado del trío protagonista), es un campeón olímpico de lucha, que tras su  medalla en Los Angeles 84, malvive solo, dando charlas en colegios y entrenando con su hermano Dave (Mark Ruffalo, “Los chicos están bien”, con peculiares andares simiescos), también medallista olímpico. Todo cambia cuando Mark recibe la llamada del excéntrico multimillonario John du Pont (Steve Carell, “Como Dios”, deja de lado su registro cómico para meterse del todo en el papel del paranoico ricachón…cuesta reconocerle), un fan del deporte de la lucha, que pretende crear en su rancho “Foxcatcher”, el centro de la lucha yanqui, y pelear por los siguientes campeonatos importantes. La peli, un pelín lenta por momentos, suple esa bajada de ritmo con la intensidad de las interpretaciones. Se basa fundamentalmente en la peculiar relación de los tres personajes. Teniendo en cuenta las complicadas personalidades de los mismos. Bueno, quizás David, es el más normal. Siempre intentando lo mejor para su hermano menor Mark (con síntomas de encefalograma plano…o como dice Sergi Sánchez en Fotogramas 2.056, destacándolo como lo mejor…“la vulnerabilidad hecha mole”), e intermediando entre este y el obsesivo y locuno du Pont. Una “menáge a trois” que irremediablemente no puede acabar bien. También aparecen, aunque de manera intrascendente, la veterana Vanessa Redgrave (“Regreso a Howards End”), Sienna Miller (“Stardust”), y el otrora estrella juvenil Anthony Michael Hall (“El club de los Cinco”). Interesante, aunque me temo que sus cinco nominaciones (Director, Actor principal/Carell, Actor Secundario/Ruffalo, Guión Original y Maquillaje) se van a quedar en eso…nominaciones. Ya me quedan menos para ver, y así completar las pelis con opciones a las estatuillas doradas…expectante ante “Selma”, y, sobre todo, “El francotirador”, de mi admirado Clint Eastwood detrás de las cámaras.

CINE: “LAS OVEJAS NO PIERDEN EL TREN”.

Las_ovejas_no_pierden_el_tren-711150101-large“Las ovejas no pierden el tren”, de Alvaro Fernández Armero (“El arte de morir”), es una comedia romántica sobre las relaciones de pareja, interfamiliares…y alguna cosita más (el conflicto de lo urbano y lo rural…), que no llega a la altura de las grandes comedias que el cine español nos ha traido a las pantallas en los últimos años (“Primos”, “8 apellidos vascos”,…), pero que cumple con el objetivo de entretener y provocar alguna sonrisa (que no carcajadas) durante la misma. Nos presenta a un escritor sin imaginación, Alberto (Raul Arévalo, después de “La isla mínima” vuelve al registro cómico que tan bien se le da), que vive en el campo buscando esa perdida inspiración que no llega, mientras su mujer, Luisa (la guapa Inma Cuesta, “Tres bodas de más”), intenta sostener el peso de la casa gestionando una academia en la ciudad, que cada vez tiene menos alumnos, a la vez que lucha contra los elementos en su deseo de tener otro hijo. Por otro lado están, la hermana de ella, Sara (una divertida Candela Peña, “Princesas”), que vive imaginándose su futura boda… que desconoce hasta el supuesto novio, Paco (un anodino Jorge Bosch, “Cinco metros cuadrados”), y el hermano de él, Juan (Alberto San Juan, “Días de fútbol”), separado y que vive una segunda juventud con Natalia (Irene Escolar, “Los girasoles ciegos”), veinte años más joven. Otros personajes a destacar son, la madre de ellas, Marisa (la veterana Kiti Manver, “Los abrazos rotos”), que se separa…a su manera, y el padre de ellos (Miguel Rellán, “Días de cine”), que aporta un tierno toque cómico en el simpático tratamiento que se le da a su enfermedad (alzheimer). Lo dicho, una comedia que cumple con el objetivo de entretener, en la que se agradece que no haya puyitas políticas a las que nos tiene acostumbrado el cine español y que tanto mal ha hecho en la percepción del mismo.