CINE: “ABRACADABRA”.

abracadabra-829255005-large

Aprovecho estos últimos días de veraneo oficial para recuperar algunos estrenos de las semanas pasadas. Y como me parece interesante la corta carrera de Pablo Berger como director (la muda “Blancanieves“), me metí en los Verdi (buen ambiente) a ver “Abracadabra” (recientemente preseleccionada en la carrera a los Oscar). Una original comedia pelín surrealista que se va poniendo “seria” según se va intentando resolver el “enigma”, a la vez que la cinematografía se va volviendo más rarita (imaginaciones, sueños,….idas de pinza tipo Nolan o Malick). Esa deriva hacia un cine, incluso con tintes gore, ya sabéis que a mí me resulta más pesado. En todo caso ya solo por ver la estética hortera de las bodas de “La Noria”, merece la pena verla. No deja de ser interesante, con buenas interpretaciones del trío protagonista, donde José Mota (“La chispa de la vida“) ofrece un registro más pausado que su habitual registro cómico (de los muchos que tiene). Y la historia es la de un matrimonio de barrio de Madrid. El, Carlos (Antonio de la Torre, “Tarde para la ira“), típico machista, histérico madridista, insoportable. En una boda familiar, un primo de ella, de Carmen (Maribel Verdú, “Felices 140“), Pepe (el citado Mota), hace un truco de hipnotismo con Carlos como voluntario. Algo pasa con ese número que a partir de ese día, Carlos ya no va a ser el mismo. Va a mostrar como una doble personalidad. Carmen y Pepe intentarán solucionarlo. La peli ha recibido bastante buena crítica. Así, “El argumento mezcla tanto la lógica del disparate con la absoluta creatividad (…) hilvanado con un brillante sentido del color, la puesta en escena (…). La impresión ante esta película es magnífica, brutal (…) ” , Oti Rodríguez Marchante, Diario ABC. O, “Hay momentos algo ridículos (…). Por el contrario, el aspecto más costumbrista que Berger domina bien, con la complicidad de una excelente Maribel Verdú, llevan el filme a un territorio más reconocible y mejor explorado. (…)” , Quim Casas, Diario El Periódico. Otras caras conocidas como las de Quim Gutiérrez (“Primos“) o Jose María Pou (“Mar adentro“), complementan un buen reparto.

 

CINE: “EL OTRO GUARDAESPALDAS”.

the_hitman_s_bodyguard-774704433-largeSin ser muy original dentro de ese subgénero de las buddy films (pelis que protagonizan una pareja de colegas bien o mal avenidos, pero que tienen que entenderse…), “El otro guardaespaldas”, de Patrick Hughes (“Los mercenarios 3“), cumple como una entretenida comedia de acción trepidante. Espectaculares y bien coreografiadas escenas de acción (esas persecuciones en Amsterdam…), mucho humor, una buena banda sonora (el blues camino del tribunal…), y la buena química entre la dupla protagonista, son los ingredientes necesarios para pasar un buen rato. Michael Bryce (Ryan Reynolds, “Deadpool“) es un guardaespaldas muy riguroso en su trabajo, al que le toca vigilar a un asesino a sueldo, Darius Kincaid (Samuel L. Jackson, “Los odiosos ocho“), y llevarlo ante un Tribunal Internacional de Justicia, para que declare en contra de un sanguinario dictador, Dukhovich (Gary Oldman, “El caballero Oscuro“). A pesar de ser totalmente opuestos, Michael y Darius tendrán que llevarse bien para conseguir su meta, además de complacer a Amelia (Elodie Yung, “Dioses de Egipto“), la poli de quien Bryce está enamorado, y a Sonia (Salma Hayek, “Frida“), la mujer de Kincaid, quien podrá salir de la cárcel si su marido declara en contra del tirano. Os podéis imaginar que el camino a declarar estará lleno de obstáculos. Otras caras conocidas asoman a la pantalla como la de Joaquim de Almeida (“Peligro inminente“) o la de Richard E. Grant (“Logan“). Lo dicho, puro entretenimiento, sin más.

CINE: “50 PRIMAVERAS”.

aurore-334126473-large
Me despido de mis reseñas sobre pelis (en verano desconecto “as usual”) con una
Película simpática, que distrae y no molesta, y en la que (…) hasta podrían detectarse trazas subversivas y dardos impregnados de incorrección en el retrato de esta abuela que preferiría no serlo. (…)”, en palabras de Philipp Engel, Fotogramas. Y efectivamente “50 primaveras”, de Blandine Lenoir (“Zouzou“), es una amable comedia romántica (romance en la madurez…los cincuenta del título), que roza el dramita leve cuando toca los temas de la soledad, el miedo a envejecer, y otros asuntos siempre sensibles. Tiene momentos cómicos que te sacan una sonrisa (las distintas entrevistas de trabajo, sus problemas con las puertas, la amiga de la inmobiliaria, Mano, Pascale Arbillot, “El arte de amar”, que es una cachonda,…), y agradables minutos musicales (el “Aint got no – I Got life” de Nina Simone), en un metraje más que correcto que no llega a la hora y media. La prota es Aurore (Agnès Jaoui,Para todos los gustos“), madre separada, recién cumplidos los cincuenta, despedida de su trabajo, descubre la menopausia, con dos hijas. Una, Marina (Sarah Suco, “Un amor de verano“) se queda embarazada y la otra, Lucie (Lou Roy-Lecollinet, “Tres recuerdos de mi juventud“), se quiere independizar con el novio músico. Un panorama desalentador en el que lo más positivo es el reencuentro casual con un novio de la juventud, Totoche (Thibault de Montalembert, “Days of Glory“). Seguro que va a gustar más al público femenino que se sienta identificado. Se deja ver en todo caso.

 

CINE: “SPIDER-MAN: HOMECOMING”.

spider_man_homecoming-336093112-largeEl mundo este de los superhéroes y similares es ilimitado. Mientras la taquilla responda la factoría Marvel y las otras (DC Comics,…) van a seguir haciendo caja. Y da igual que se trate del mismo personaje y que cambien de actor para refrescar la saga como es el caso que nos ocupa. “Spider-Man: Homecoming”, de Jon Watts (“Coche policial“), es un nuevo acercamiento al “hombre araña“, esta vez con el joven actor Tom Holland (“Lo imposible“) sustituyendo a sus predecesores Tobey Maguire y Andrew Garfield. Y como dice Luis Martínez, Metrópoli de El Mundo: “Funciona. A pesar de que la propuesta no añade prácticamente nada y sin ninguna escena que sobrepase los límites de lo ya visto, el tono de comedia (…) se antoja lo suficientemente desinhibido y lenguaraz para pasar el corte. (…) “ . Creo que sobran las palabras. Los fans de este tipo de cine van a disfrutar de los efectos especiales, del humor negro, de la acción, de la presencia de los otros superhéroes o personajes, etc, etc, etc. La fórmula no es nueva pero…”funciona“. En este caso Peter Parker/Spider-Man (Holland) está becado  por la Corporación Starks, al frente Tony Starks/Iron-Man (Robert Downey Jr, “Sherlock Holmes“), y mientras le llaman para confirmarle o no un puesto fijo en Los Vengadores, sigue viviendo con su tía May (Marisa Tomei, “El luchador“) e intenta matar el gusanillo desarrollando sus habilidades en temas menores. Hasta que descubre un entramado dirigido por Adrian Toomes/Vulture (Michael Keaton, “Birdman“), que aprovechando desechos construye unas armas poderosas que vende a los malos. Spider-Man intentará pararle por su cuenta. El personaje más divertido es el amiguete regordete del protagonista, compañero del cole, Ned (Jacob Batalon, “North Woods“). Otra compañera aporta el puntito romántico, Liz (Laura Harrier, “Los último cinco años“), y otra compañera, Michelle (Zendaya, “Amienemigos“), el punto freaky. Otros clásicos como Gwyneth Paltrow (“Shakespeare in love“), mano derecha de Tony Starks, y Happy (Jon Favreau, “Chef“), mano izquierda, también tienen su momento, sobre todo este segundo. Lo dicho, no es difícil preveer lo que os vais a encontrar.

CINE: “EL ULTIMO VIRREY DE LA INDIA”.

viceroy_s_house-675221312-largeLo he dicho más de una vez. Entre las muchas cosas buenas que tiene el cine, destacaría esa función didáctica de poder enseñar a los espectadores hechos históricos de más o menos interés (según lo cercano que te pille el asunto…). Y “El último virrey de la India”, de Gurinder Chadha (“Quiero ser como Beckham“), cumple con ese objetivo. Como dice Alberto Luchini, Metrópoli de El Mundo: “La directora acierta con el tono didáctico y deja que sea el espectador el que juzgue (…) si como lección de historia el filme funciona impecablemente, no lo hace tanto en su vertiente dramática (…)”. De manera sencilla y correctamente ambientada (vestuarios, la grandiosidad palaciega,…), la peli nos recuerda el momento en el que la India se independizó del Imperio Británico, teniendo como protagonista a Lord Mountbatten (Hugh Bonneville, “Notting Hill“), quien fue el encargado de finiquitar el asunto con las autoridades locales. No fue un asunto fácil, teniendo en cuenta las distintas etnias que allí mandaban (hindúes, sijs, etc), además del interés musulmán en crear su propio país (Pakistán). Entremezclando imágenes reales y las explicaciones finales, uno sale con las ideas claras de lo que allí pasó…más o menos. En medio de todo el problema político, o de estado, aparece la historia de amor entre un sirviente (del virrey) hindú, Jeet (Manish Dayal, “Un viaje de diez metros“) y una sirvienta (de su esposa Edwina, Gillian Anderson, la Scully de “Expediente X“), Aalia (Huma Qureshi, “D-Day“) musulmana. Este tema es más ñoño, previsible,…, de peli de después de comer en la tele. Pero bueno, no se carga el tono correcto de la película en general. Mica mi sobrina, de casi 13 años, le puso “un siete sobre diez“. Así que disfrutó más de lo que yo pensaba. El inglés en la versión original es muy british, lo que facilita su comprensión. En el reparto destacaría además a Michael Gambon (“Gosford Park“), como el General Hasting Ismay, asesor del virrey; Om Puri (“Gandhi“), como el padre de Aalia; o Lily Travers (“Kingsman: Servicio Secreto“), como la hija de los Mountbatten. Sin ser un peliculón, se ve fácil en un metraje de poco más de cien minutos.

 

CINE: “DUNKERQUE”.

dunkirk-461720087-large
“Dunkerque”, de Christopher Nolan (“El caballero oscuro“), es un peculiar acercamiento a la II Guerra Mundial, tantas veces llevada a la gran pantalla. En este caso sobre el hecho real de la retirada de las tropas aliadas desde las playas de Dunkerque en Francia, que dan título a la peli, hacia Inglaterra, al verse asediados por las tropas nazis. Un hecho que de por si pudo ser considerado como una derrota, que la propaganda y el desenlace final de la contienda convirtieron en algo heroico y muy valioso (una retirada a tiempo…). Y he dicho peculiar por ejemplo por la escasez de diálogos. Prima la emoción (el avión que se acerca…), la angustia (esos ahogamientos..), las miradas. Silencios que suple la intensa música de Hans Zimmer (“El Rey León“). También peculiar porque el enemigo (los nazis), prácticamente no aparecen. Y peculiar porque está contada desde tres momentos y referencias distintas, aunque esta vez no se producen los líos argumentales que por lo menos yo viví en “Origen“, otra de las pelis de Nolan. Una de las referencias es la del soldado Tommy (el novel Fionn Whitehead), que como la mayoría de los que se encuentran en la playa, solo piensa en como escapar de ese infierno. La segunda es la del marinero Mr Dawson (Mark Rylance, “El puente de los espías“), que como muchos voluntarios, zarparon de las costas británicas con sus barquitos para ayudar en la retirada. Y el tercero, es la del piloto Farrier (Tom Hardy, “La entrega“), defensor de los suyos desde el aire, mientras su Spitfire aguante. Por todo lo anterior, además de una realística recreación de ambientes, algunas imágenes maravillosas (ese vuelo sin motor…), un metraje correcto (menos de dos horas), hacen de esta una película interesante y original. Eso si, que nadie espere una tradicional película de guerra…de las que a mí me gustan. Entre caras más bien desconocidas, destacan aparte de los citados, Kenneth Branagh (“Enrique V“), al frente de las tropas asediadas, o Cillian Murphy (“Batman Begins“), como un atormentado soldado. Dice Todd McCarthy, The Hollywood Reporter: “Dunkirk’ es una obra maestra impresionista (…) Usando una arriesgada e incluso radical estructura narrativa (…) Nolan, autor del guión, presenta la brutal realidad de la situación con una implacable sinceridad.”

 

CINE: “LA GUERRA DEL PLANETA DE LOS SIMIOS”.

war_for_the_planet_of_the_apes-586054910-largeEsta tercera entrega de esta nueva saga sobre simios humanizados (será difícil superar, aparte avances técnicos, la mítica “El planeta de los simios“, con Charlton Heston de 1968…insuperable), sorprendentemente venía precedida por unas críticas estupendas por lo profundo del mensaje, etc. Pues “La guerra del planeta de los simios”, también dirigida por Matt Reeves (“Monstruoso“), que ya se puso detrás de las cámaras en la segunda entrega (“El amanecer del planeta de los simios“), raya el petardillo. Y es que al salir de los Proyecciones el otro día, tanto Moni como Ramiro y el que suscribe, salimos mirándonos a la cara como diciendo “pufffff”. Y es por eso…por lo profundo. Sin negarle la calidad artística y técnica, creo que sacrifica la acción (que la hay y bien conseguida) con un enfoque, digamos…más intimista. “Demasiado mensaje y poca diversión“, apuntó el Enano. Lenta en algunos tramos. Mucho primer plano. Esas miradas de César (Andy Serkis, el Gollum de “El señor de los anillos“)…entre castigador, matón de barrio y guaperas (siendo un mono esto último hay que ponerlo en contexto…). Además es bastante previsible en algunos aspectos de la trama. Trama que nos presenta a unos simios liderados por el citado César, que sueña con la paz entre monos y los cada vez más escasos humanos (a causa de un virus de no se qué “leches”…). El problema es que al frente del ejército se encuentra un malvado Coronel (Woody Harrelson, “Wilson“), que provocará que César ansíe la venganza más que otra cosa, lo que les llevará a un enfrentamiento inevitable. En definitiva, como dice Javier OcañaEl País: “Película de impecable factura, arriesgada gama dramática, teniendo en cuenta sus ambiciones comerciales, e incuestionable mensaje político“. Otros actores sacrifican sus conocidos rostros para meterse en el papel de simio, como son Steve Zahn (“Buyers Dallas Club“), Ty Olsson (“X-Men 2“), Toby Kebbell (“RocknRolla“) o Judy Greer (“Ant-Man“). Por lo tanto, si vistes las dos anteriores, pues bueno, para rematar la puedes ir a ver porque creo aquí se acaba la saga. Si te la pierdes, no pasa nada.

CINE: “SU MEJOR HISTORIA”.

their_finest-872413650-large

“Su mejor historia”, de Lone Scherfig (“An Education“), es una de las mejores opciones de la cartelera actual. Basta leer al no siempre positivo Carlos Boyero de El País: “Scherfig narra con inteligencia, matices, sensibilidad y gracia el rodaje de una película (…) Es una compleja, pequeña, cálida, agridulce y bonita película, un pretexto razonable para volver a la sala oscura en época de sequía.” Y es que esta comedia romántica, previsible en lo romántico y ligera en lo cómico (bien equilibrada), se deja ver y escuchar, por su buena puesta en escena (bien ambientada con un toque clásico) y por sus diálogos inteligentes por momentos (al fin y al cabo nos habla de guionistas…si los diálogos no funcionaran…apaga y vámonos). Catrin Cole (Gemma Arterton, “Quantum of Solace“) es una secretaria que, para sorpresa suya, es fichada por la División de Cine del Ministerio de Información británico para que se integre en el grupo de guionistas que forman parte de la compañía cinematográfica encargada de hacer películas propagandísticas que levanten la moral de las tropas y de la población británica durante el asedio de los nazis en la II Guerra Mundial. Con el fichaje de Catrin buscan un toque femenino para “involucrar” más a las mujeres. Destacaría, dentro de un buen reparto, la presencia de Bill Nighy (“Love Actually“), en el papel de Ambrose Hilliard, un veterano actor con aires de grandeza. Genial. Además podemos ver brevemente a Jeremy Irons (“La Misión“), como Secretario de Estado; y a otras caras menos conocidas, como la de Jack Huston (“Ben-Hur“), como el marido de Catrin; Paul Ritter (“La legión del águila“), otro de los guionistas junto a Sam Claflin (saga “Los juegos del hambre“), el coprotagonista de esta cinta; o Eddie Marsan (“Hancock“), como el representante de Hilliard. Una buena película de esas que se llaman de “cine dentro del cine“. Funciona bien.    

CINE: “BABY DRIVER”.

baby_driver-399368582-large

Es difícil aburrirse con las espectaculares secuencias de persecuciones de coches (…) Consigue un agradable producto artesanal, un entretenimiento muy correcto“. Coincido con estas palabras de Carlos Boyero, El País, sobre “Baby Driver”, de Edgar Wright (“Arma fatal“). Una entretenida cinta de acción con unas persecuciones de coches muy bien resueltas, una banda sonora que te hace mover el esqueleto en el asiento (mucho soul….The Commodores, Isaac Hayes, Barry White, James Brown…y más…Queen….) y que forma parte fundamental del argumento (el prota se mueve al son de su música), una bonita historia de amor, y un interesante reparto. Un joven que se hace llamar Baby (Ansel Elgort, “Divergente“, quizás con un poco cara de pánfilo), habilidoso al volante, y que siempre lleva puestos sus auriculares (lo de la música que dije antes…), hace trabajos de chófer para una organización de ladrones liderada por Doc (Kevin Spacey, “American Beauty“), para poder saldar con éste una deuda del pasado. Una vez cubierta la deuda, no le va a ser fácil dejar de conducir para los malos, ya que estos le ven imprescindible. Lo que el quisiera es escaparse con su amada, Debora (Lily James, “Cinderella“). Otras caras conocidas componen la variopinta banda de ladrones, cuyos miembros “rotan” según política de Doc. Así podemos ver a Jamie Foxx (“Ray“) como el autoconsiderado alocado Bats; Jon Hamn (de la serie “Mad Men“), como Buddy; la guapa Eiza González (“Casi treinta“), es Darling, pareja del anterior; o Jon Bernthal (“Corazones de acero“), como el macarra Griff. Dice John DeFore, The Hollywood Reporter: “Una película policíaca dulce y alocada con la que puedes bailar“. Pues ya sabes.

CINE: “DIA DE PATRIOTAS”.

patriots_day-132235719-large

Me ha gustado bastante el enfoque que le da “Día de patriotas”, de Peter Berg (“El único superviviente“), a los tristes acontecimientos que tuvieron lugar en Abril de 2013 en Boston, cuando un par de desalmados colocaron unas bombas en la zona de meta del Maratón de la ciudad causando varias víctimas mortales y multitud de heridos (algunos con mutilaciones irreparables). Los yanquis hacen muy bien eso de ensalzar a sus víctimas y a sus héroes. Y para ello no es la primera, ni será la última vez que ponen el séptimo arte a su disposición. El resultado es más que correcto. Emociona cuando tiene que emocionar ( a destacar los testimonios finales antes de los créditos). Tiene dosis de intriga interesantes en la fase post atentado (a pesar de ser más que conocido el resultado final). No le faltan pinceladas de humor, necesarias para rebajar las penas. Y técnicamente entremezcla adecuadamente la ficción basada en esos hechos reales con imágenes y documentos reales de la época. Como dice Peter Debruge, Variety: “Es un entretenido film comercial genuinamente emocionante, bien documentado con una exhaustiva investigación, con unas sólidas estrellas de cine y una puesta en escena tan profesional como respetuosa“. La peli utiliza al policía Tommy Saunders (Mark Wahlberg, “The Fighter“, que también aparece como productor), como nexo entre las historias de distintas personas afectadas por el atentado, así como de las investigaciones que se llevaron a contrarreloj en las horas posteriores al mismo, para poder detener a los hermanos Tsarnaev (Alex Wolff, “El canguro“, y Themo Melikidze, “Transit 17“). Tommy es un poli sancionado temporalmente al que le asignan un rol de vigilancia en la zona vip de la carrera, y desde ese momento se convierte en testigo directo de todo lo ocurrido, y lo que está por acontecer. Y si Tommy entiendo es un personaje ficticio, en la peli intervienen personajes que tuvieron un papel crucial aquellos días. Como el agente especial Deslauriers (Kevin Bacon, “Footloose“); el sargento jefe Pugliese (J.K.Simmons, “Whiplash“); o el comisario Davis (John Goodman, “El gran Lebowski“). Un buen reparto que completo con Michelle Monaghan (a quien vimos hace poco en la mala “Noche de venganza“), como la mujer del protagonista. Lo dicho. Interesante opción.