CINE: “ZONA HOSTIL”.

zona_hostil-925160082-large“Zona hostil”, el primer largo de Adolfo Martínez, es una brillante producción española (ojalá se siga por esta línea y nos olvidemos poco a poco de hacer sólo cine sobre la Guerra Civil…cuando de guerras se trate…), que cuenta un hecho bélico real que ocurrió en tierras afganas. Un convoy americano protegido por legionarios españoles se ve interrumpido por una mina que provoca algún herido. En medio del desierto quedan al mando del estirado e inexperto Teniente Conte (Raul Mérida, “La corona partida“) a la espera del helicóptero de rescate, que pilotado por el Capitán Torres (Roberto Alamo, “Que Dios nos perdone“), trae además a la médico militar, Capitán Varela (Ariadna Gil, “Soldados de Salamina“) para curar a los heridos. El problema surge que este aparato vuelca al posarse, por lo que rescatadores y potenciales rescatados quedan expuestos, rodeados de las peligrosas guerrillas insurgentes locales. Al mando del Comandante Ledesma (Antonio Garrido, de la serie “Los protegidos“, pone el punto cómico necesario y oportuno), se organiza una operación de rescate que no está exenta de complicaciones y peligros. Muy creibles (más aun cuando uno lee que ha contado con la inestimable colaboración del ejército español) y logradas las escenas de combate y acción. Una duración de hora y media perfecta, que mantiene la tensión en todo momento (es como aquellos soldados del séptimo de caballería que quedan rodeados de sioux y no saben cuánto podrán aguantar…mi obligado símil western…). Buenas interpretaciones. Además de los citados destacaría a Jacobo Dicenta (“Camarón“) como el Sargento 1º Aguilar, típico sargento curtido en mil batallas…nunca mejor dicho; y la presencia femenina, además de Ariadna Gil, de Ingrid García Jonsson (“Toro“), la ayudante de Gil; Mariam Hernández (de la serie “Gym Tony“) y Ruth Gabriel (“Días contados“), ambas del equipo de Ledesma. Muy interesante y recomendable.

CINE: “EL FUNDADOR”.

the_founder-172341798-large“El Fundador”, no es el clásico brandy de mi tierra que triunfó hace muchos años. También trata de un triunfador. Pero en este caso de carne y hueso, Ray Kroc (Michael Keaton, “Birdman“), un comercial (típico comercial con una labia excepcional) de multibatidoras (y antes de otros cacharros…), con poco éxito de ventas. En una de esas visitas descubre un exitoso negocio de comida rápida (hamburguesas) en el sur de California, regentado por dos hermanos, Dick y Mac McDonald (Nick Offerman, de la serie “Fargo“, y John Carroll Lynch, “Gran Torino“). Asombrado por el ritmo de trabajo de este negocio, enseguida intenta engatusar a los dos hermanos para dar el gran salto hacia la gran cadena que acabó siendo McDonald. Basada en la historia real del personaje, lo más atractivo de la peli es conocer los orígenes de algo en donde casi seguro todos hemos comido alguna vez. Aparte por supuesto de la interpretación de Keaton y lo bien ambientada que está en esa mitad del siglo XX. El choque de puntos de vista de las dos partes sustenta el interés de este largo. Por un lado la ambición casi desmesurada de Kroc, y por otro el conservadurismo/casi paletismo de los hermanos. En todo caso la considero una peli más del montón, nada excepcional. Por cierto la dirige John Lee Hancock (“The Blind Side“), y también aparecen otras caras conocidas como la de la veterana Laura Dern (“Parque Jurásico“), en el papel de mujer abnegada de Kroc; Linda Cardellini (“Scooby-Doo“), como la mujer de Rollie Smith (Patrick Wilson, “Insidious“), uno de los franquiciados; o B.J.Novak (“Malditos Bastardos“), en el papel de Harry J. Sonneborn, quien hizo ver a Kroc la verdadera clave del éxito. Película curiosa.

CINE: “FENCES”.

fences-658597284-largeCon “Fences”, de Denzel Washington (“Training Day“, dirige, produce y protagoniza), culmino mi “tarea” anual de ver todas las pelis nominadas, en las categorías importantes, a los pasados Oscar (sin comentarios a la chapuza final…hay que estar más atentos… directivo de PWC…). Suele pasar con las adaptaciones de obras teatrales, como es esta (una obra de August Wilson), que las pelis se convierten en un ejercicio de intensa interpretación (merecido el Oscar de Viola Davis, “Criadas y señoras“…y no le va a la zaga Denzel), muchos diálogos, con escasas localizaciones (casi todo ocurre en el entorno de la casa familiar), y poca acción. Como siempre hago estas aclaraciones para mis seguidores sin cerebro, deseosos de ver tiros y de despelotarse de risa en su caso. Aquí os vais a encontrar un drama (dramón a veces) familiar, con connotaciones racistas (USA mitad del siglo pasado). La historia gira en torno a Troy Maxson (Washington), un currante negro en el servicio de recogida de basura de la ciudad de Pittsburgh, que sobrelleva su amargura por un infructuoso pasado deportivo (que achaca al color de su piel…), refugiándose en su rutina laboral (donde aspira a un ascenso…a pesar del color de su piel…again), en las charletas con su colega y amigo Bono (Stephen Mckinley Henderson, “Manchester by the sea“), mientras le dan a la botella, y asumiendo su papel de cabeza de familia de manera machista y autoritaria. Un carácter que provoca los enfrentamientos familiares que dan intensidad a este drama. Los sufridores principales, su mujer Rose (la magnífica Davis), y uno de sus hijos, Cory (Jovan Adepo, su primer largo). Otros personajes acompañan a los verdaderos protas de este largo. Lyons (Russell Hornsby, de la serie “Grimm“), hijo músico de un anterior matrimonio de Troy; o Gabriel (Mykelti Williamson, “Forrest Gump“), como el hermano discapacitado a cargo del propio Troy. Se la recomiendo por lo tanto a quienes les gusten los protagonistas…porque están sublimes. Si van a la versión original…se van a hartar de leer.

CINE: “EL NACIMIENTO DE UNA NACION”.

the_birth_of_a_nation-428521123-largeRemato la semana pre-Oscar con una peli, “El nacimiento de una nación”, que, según he leído, se ha quedado fuera de toda nominación por problemas personales de su director (novel), guionista, productor y protagonista principal, Nate Parker (“Non-Stop“). Y eso que este año el tema racial está muy presente con largos como “Loving“, “Figuras ocultas“, “Moonlight” y “Fences” entre otras. Que por cierto, al no haber visto esta última, de Denzel Washington (la estrenan este finde y no estoy), me quedo sin hacer mi quiniela sobra las estatuillas (haré comentario a posteriori). Volviendo a “El nacimiento…”. Creo que tiene un título demasiado grandilocuente para la dimensión de la película y el hecho que cuenta. Trata el tema del esclavismo en los EEUU (algo que, sí es verdad, todavía choca…por no decir sonroja), como dice Luis Martínez, El Mundo, de manera “efectista, melodramática, visceral y, por supuesto, inmisericorde. (…) No posee, ni de lejos, la brillante y quebrada estructura narrativa de “12 años de esclavitud“”. Estoy de acuerdo en que es una peli más sobre el tema. Con los ingredientes típicos: humillaciones vergonzosas, maltrato, violaciones, latigazos, algún blanco bueno, algún que otro muy cabrón, historia de amor, campos de algodón,…La historia, basada en un hecho real, es la de Nat Turner (Parker), esclavo de Sam Turner (Armie Hammer, “El llanero solitario“), el típico amo bueno, colega de sus súbditos…hasta que le sale el lado “bwana” (que recuerdos la serie “Raices“…la de los 70…Kunta Kinte). Nat tuvo la suerte de aprender a leer de niño, por lo que con el tiempo se convirtió en predicador. Esa condición le hace necesario en otras plantaciones para poder calmar los ánimos de otros esclavos que se están rebelando. Sam se enriquece haciendo de “manager” de su pupilo. Poco a poco Nat se da cuenta que está traicionando a los suyos, por lo que de la noche a la mañana cambia radicalmente y se convierte en el líder de una revuelta con graves consecuencias (como he leído en La Razón, una especie de Espartaco…pero menos rubio que Kirk Douglas). El reparto lo completan entre otros, Jackie Earle Haley (“Watchmen“), con una mala leche importante; Penelope Ann Miller (“Poli de guardería“), como la madre de Sam; o Aja Naomi King (“Four“), como la sufridora mujer de Nat. En todo caso es una peli bien ambientada en la Virginia de 1831, con buenas interpretaciones, y que sirve para que no se nos olvide lo canalla que puede llegar a ser la humanidad. Correcta.

CINE: “JACKIE”.

jackie-992865954-large“Jackie”, de Pablo Larraín (“El Club“), no es exactamente (ni mucho menos) un biopic (biografía “peliculada”), sobre quien fue un icono de la mujer (o de la elegancia…y de más cosas) en el siglo XX. Es más bien un retrato desgarrador e intenso (una música penetrante ayuda en esa intensidad…) de Jackie Kennedy (magistral Natalie Portman, “Cisne Negro“), en las horas inmediatamente posteriores al asesinato de su marido, John Fitzgerald Kennedy (Caspar Phillipson, “Flame y citrón“), presidente de los EEUU en la primera mitad de los años 60. Su amargura, su dolor, su llanto, sus indecisiones,…, se nos muestran en muchos casos en unos angustiosos primeros planos, en un producto hecho a la medida de su protagonista. 100% Jackie. 100% Portman (de ahí su nominación a los próximos Oscar como mejor actriz…y tiene posibilidades si no le dan todo a “La, La, Land”, con permiso de Isabelle Huppert). No es por tanto una peli fácil (pienso en mis acérrimos seguidores adictos al pim, pam, pum,…), pero tiene su punto interesante por la interpretación de su prota, y por recordar un hecho histórico que sí trascendió al ámbito yanqui (se entremezclan oportunamente escenas reales con algunas recreaciones ficticias bien realizadas). Y aunque Jackie se lleva casi todos los planos, destacaría la presencia en el reparto de otros actores como Peter Sarsgaard (“An Education“), como Bobby Kennedy, su cuñado; Greta Gerwig (“Frances Ha“), como Nancy Tuckerman, su mano derecha; Billy Cudrup (“Big Fish“), metido en el papel del periodista que hace la entrevista que sirve de hilo conductor; el recientemente fallecido John Hurt (“El hombre elefante“), como su confesor; o John Carroll Lynch (“Gran Torino“), como el presidente Johnson, el sustituto de su marido. Lo dicho, tiene su punto la peli.

CINE: “LA GRAN MURALLA”.

the_great_wall-427350792-largeMatt Damon (“Salvar al Soldado Ryan“), es el gancho para esta engañosa co-producción chino-yanqui de cine fantástico y acción: “La gran muralla”, de Zhang Yimou (“La casa de las dagas voladoras“). Con aires de superproducción (los chinos están poniendo pasta para grandes pelis), la peli tiene apariencia de videojuego en sus escenas de acción (batallas….), y es un mero producto colorista (diseño de vestuario muy visual), con estudiadas coreografías en los movimientos de tropas y demás, para el entretenimiento de potencial audiencia (jovencillos sin cerebro). Nos sitúa en la China del siglo XV, donde dos mercenarios, William (Damon) y Tovar (Pedro Pascal, de la serie “Narcos“), andan a la búsqueda de la misteriosa pólvora negra. Huyendo de tribus locales acaban atrapados en la Gran Muralla, que creían servía a los chinos para protegerse de otras naciones invasoras. Allí descubren que el enemigo es otro más misterioso y peligroso: los TaoTei…o como se diga (una especie de camaleones gigantes con gustos carnívoros…). Es como una de romanos, pero en vez de romanos hay chinos, y en vez de bárbaros hay monstruos. Así os hacéis una idea. Su correcta duración (cien minutillos aprox) y algunos gags simpáticos, hacen que no se haga muy pesada. La presencia del otrora estrella Willem Dafoe (“Platoon“), completa un reparto lleno de estrellas chinas como Tian Jing (“Acción policial“), como la dura Comandante Li Mae; Andy Lau (“Juego Sucio“), el estratega; o Hanyn Zhang (“La conquista de la Montaña del Tigre“), como el General Shao. Pues ya sabéis a qué os enfrentáis…nunca mejor dicho.

CINE: “LO QUE DE VERDAD IMPORTA”.

lo_que_de_verdad_importa-496956628-largeCon “Lo que de verdad importa”, me he encontrado con una comedia amable y entretenida, con una pinceladita fantástica, y un trasfondo dramático bien compensado (se evita el dramón…tratándose de lo que se trata…). Su director, Paco Arango (“Maktub“), vuelve a tocar el tema delicado del cáncer. Y otra vez lo hace de manera franca, amena,…, como con buen rollo. Vuelvo a decirlo, desdramatizándolo pero dejando mensaje sobre todo lo que rodea a la enfermedad (la importancia de la familia,…). De todo eso sabe mucho, ya que dedica su vida a ello a través de la Fundación Aladina (www.aladina.org) que el mismo fundó hace años (¡¡Enhorabuena!!). Dicho lo anterior, no quiero decir que la peli no tenga sus momentos emotivos (alguna lágrima caerá…), pero sobre todo es divertida y simpática. Además tiene un espléndida fotografía (Ni más ni menos que con Javier Aguirresarobe a los mandos…) y buena música (ese momento “Gimme Some Lovin“…). Puede ser algo previsible…pero eso es lo de menos. Nos cuenta como Alec (Oliver Jackson-Cohen, “El enigma del cuervo“), un desastre de tío que vive en Londres con deudas hasta arriba, recibe la propuesta de un enigmático tío suyo (el veterano Jonathan Pryce, “El mañana nunca muere“), en la que este se hará cargo de saldar todas sus deudas si acepta irse por un año a vivir a un remoto pueblo de Canadá, origen de su familia. Una vez allí, por un error de “tipografía”, los lugareños creen que Alec es una especie de curandero que ha venido a curar todos sus males. Entre los personajes con los que tendrá que lidiar, se va a encontrar con la guapa veterinaria Cecilia (Camilla Luddington, de la serie “Anatomía de Grey“); el cura del pueblo, el padre Malloy (Jorge García, de la serie “Perdidos“); o la joven Abigail (Kaitlyn Bernard, “Cadence“), cuya aparición en escena supone un chute (nunca mejor dicho) para la peli. Suelo acabar mis reseñas con un “recomendable”, “prescindible”, “ni fu ni fa”…esta vez os voy a pedir por favor que vayáis a verla. Porque vais a pasar un buen rato, y porque estaréis ayudando a los campamentos para niños con enfermedades graves (Searious Fun Children´s Network), creados por el mítico Paul Newman. El 100% de los beneficios de la peli irán destinados a ese maravilloso proyecto.

CINE: “MOONLIGHT”.

moonlight-232276883-largeMe ha pasado con “Moonlight”, de Barry Jenkins (“Medicine for Melancholy“), lo mismo que con “Manchester frente al mar“. Películas que vienen avaladas por muy buenas críticas, importantes reconocimientos/premios, nominaciones a los próximos Oscars,…, pero que a mi me han entretenido lo justo. Muchas veces aclaro que yo soy más de un cine comercial, acción, tiros, risas,…, vamos, el cine más facilón (pero que entretiene). Películas como la que me toca reseñar ahora están en las antípodas de mis gustos cinéfilos. Dramón con muchos silencios (con deciros que al prota le recuerdan que no es capaz de juntar tres palabras….callaito el chaval) que ralentizan la acción. Mis amigos a los que les gustaban las de Pajares y Esteso, que no vayan a verla. Es la historia de Chiron (Ashton Sanders, “The Retrieval“, en su época adulta), contada en tres etapas de su vida (un “Boyhood” de color…negro). De niño vive con una madre drogata (Naomie Harris, “Skyfall“, está muy bien), y su carácter apocado le hace sufrir el acoso de sus compis en el cole. Su vía de escape la encuentra en un traficante de drogas, Juan (Mahershala Ali, “Cruce de caminos“), quien le acoge cuando lo necesita junto a su novia Teresa (Janelle Monáe, “Figuras ocultas“). De adolescente sigue igual de carajote y encima empieza a descubrir su confusa sexualidad (tema latente durante todo el largo). De adulto es una especie de clon de Juan, pero arrastrando todas las movidas del pasado. Sin duda es un buen retrato de alguien afectado por tantos traumas y situaciones. Además, los inquietantes movimientos de cámara resultan interesantes. Dicho todo lo anterior, la peli es de esas duras, difíciles de digerir. No apta para la mayoría de mis seguidores “brainless”…yo incluido.

CINE: “MANCHESTER FRENTE AL MAR”.

manchester_by_the_sea-889918647-largeTenía mucho interés en ver “Manchester frente al mar”, de Kenneth Lonergan (“Puedes contar conmigo“), película que viene avalada por sus seis nominaciones (incluyendo mejor peli y director) en los próximos Oscar, y los premios ya recibidos (Globo de Oro), sobre todo por su protagonista, Casey Affleck (“Adiós pequeña. adiós“). Iba preparado a enfrentarme al dramón del año (según las reseñas que había leído), y tal dramón lo tenían los personajes de la historia. No lo niego. Pero la emotividad no alcanza al espectador (al menos a mí) como era de esperar. La historia: un solitario y rarete conserje de Boston, Lee Chandler (Affleck), es avisado que su hermano mayor, Joe (Kyle Chandler, “Super 8“), ha fallecido dejándole en custodia a su hijo Patrick (Lucas Hedges, “Moonrise Kingdom“), por lo que tiene que desplazarse al pueblecito costero de Manchester by the sea, a enfrentarse a esta nueva responsabilidad. Pero no es a lo único que tiene que enfrentarse. Allí le volverán a pesar sus fantasmas del pasado, aquellos que le hicieron separarse de su mujer, Randi (Michelle Williams, “Mi semana con Marilyn“), y de la comunidad donde nació y se crió. Affleck hace un ejercicio de interpretación interesante, aunque a mí me parece que abusa del careto (y voz …en V.O.) de tristón y amargado (la verdad que con la que tiene encima no es “pa” reirse…). Para Bea (gracia por tu compañía), es más bien una actitud “frívola” (“y encima es un capullo“…). No negándole entonces ese trabajo que le ha llevado a tanto reconocimiento, yo destacaría la complicada relación con su sobrino de 16 años (el que por otra parte pone lo cómico de la peli con sus cuitas adolescentes). Dos ejemplos antagónicos de como sobrellevar sus marronazos (otro apunte de Bea). Este largo de más de dos horas combina bellas imágenes (bonita fotografía), silencios, bien entremezclados flashbacks que te van poniendo en situación (y que en mi opinión hace que vaya ganando en interés y emoción), y una extraña música que intercala algunas piezas de jazz interesantes con una provocadora música funeraria pelín cansina. Destacar también la testimonial presencia del otrora estrella Matthew Broderick (“Juegos de guerra“), como el estricto segundo marido de la madre de Patrick. Dicho lo anterior, no quiero dejar de recomendarla.

CINE: “BILLY LYNN”.

billy_lynn_s_long_halftime_walk-282559335-largeCurioso que una película del oscarizado director Ang Lee (“La vida de Pi“, “Brokeback Mountain“,…) haya tenido tan poca promoción en España y tenga una distribución tan escasa en salas de cine. Es verdad que “Billy Lynn” tampoco es para tirar cohetes (muy yanqui…), pero me ha extrañado. Trata de un grupo de soldados destinados en Irak, donde una de sus acciones de guerra fue recogida por casualidad por una cámara perdida de un reportero, lo que les convirtió en héroes, con el joven Billy Lynn (Joe Alwyn, “El sentido de un final“) como prota principal de aquel escarceo bélico. De vuelta a los EEUU en uno de sus permisos, al grupo los pasean por ahí como marionetas para mostrar al público el valor de sus soldados (propaganda al cubo…). La acción se centra en uno de esos actos promocionales que tiene lugar cuando les llevan como invitados de honor a un partido de fútbol americano en Dallas, donde serán las estrellas del show del intermedio. Hay una cierta crítica a esa manipulación de los militares en beneficio de una propaganda muchas veces exagerada. En menor medida también aparecen los conflictos personales (familiares, las dudas sobre su fidelidad al grupo,…), que complementan esta peli rodada por momentos con inquietantes primeros planos (miradas a cámara…esta se pone en lugar de la mirada del prota), y que entremezcla por medio de flashbacks el presente y lo que ocurrió en Irak. Visualmente muy conseguida (luz y sonido durante le partido…la acción de combate…), yo me quedo con el buen rollo que hay entre los compañeros de fatigas, que además aporta lo más cómico de este largometraje. En el reparto hay muchas caras conocidas como Vin Diesel (“XXX“), en un registro más comedido; Steve Martin (“Un par de seductores“), como el dueño del equipo de fútbol…también comedido; Chris Tucker (“Hora punta“), como el productor que pretende hacer una película con los héroes; Garrett Hedlund (“Invencible“), el líder del grupo; Kristen Stewart (“Café Society“), la hermana de Billy; o la guapa Makenzie Leigh (“James White“), como Faison, una cheerleader con cerebro. Sirve para pasar el rato.