CINE: “EL REGALO”.

El-regalo-pelicula-critica-resena-4“El regalo”, la podemos encuadrar en ese tipo de pelis en el que alguien se acerca de manera amable… para acabar convirtiéndose en una pesadilla (“Mujer blanca soltera busca…”, “De repente, un extraño”, etc, etc, etc). Thrillers psicológicos sobre intrusos. Y el estreno como director del actor Joel Edgerton (“Animal Kingdom”), cumple con los requisitos de este tipo de pelis. Algo de suspense, algún sustillo, escenas de ducha y vapor,…Y esta correcta obra mantiene el interés añadiendo algún giro a la historia que va aclarando un poco el panorama, provocando las filias y las fobias del espectador …no siempre hacia los mismos personajes. El propio Edgerton se mete en el papel de Gordo, quien se encuentra casualmente (o no…) con su excompañero de colegio Simon (Jason Bateman, “Cómo acabar con tu jefe”) y su esposa Robyn (Rebecca Hall, “The Town”), recién llegados de Chicago a California por un nuevo trabajo de él. Gordo empieza a frecuentar el nuevo hogar de los recién llegados. Lo que al principio parece lo normal de un ser amable que quiere agasajar a un antiguo compañero, se va enrareciendo ante la actitud del mismo, lo que va complicando la relación entre ellos…y entre la propia pareja. La cinta gira en torno al trío protagonista y va in crescendo según vamos conociendo algo más sobre ellos. Podemos ver también a Allison Tolman (serie “Fargo”) y Adam Lazarre-White (“La guerra de los mundos”) como los amables nuevos vecinos; y a Tim Griffin (“El mito de Bourne”), como el jefe de Simon. Se deja ver.

CINE: “CIEN AÑOS DE PERDON”.

Cien_a_os_de_perd_n-503722289-largeYa dije con “Palmeras en la nieve” que de vez en cuando el cine español nos sorprende con alguna producción de corte…digamos…internacional. Por no decir superproducción, que al final los presupuestos se notan. Y “Cien años de perdón”, de Daniel Calparsoro (“Combustión“) es una correcta peli de atracos (un género en sí mismo), aunque tampoco creo pase a la historia. Un grupo de atracadores perfectamente organizados, y liderados por el Uruguayo (Rodrigo de la Serna, “Diarios de motocicleta”), más nervioso y agresivo, y por el Gallego (Luis Tosar, “Celda 211″), más frío y calculador, atracan la sede de un banco en Valencia con la intención de llevarse la mayor cantidad de cajas de seguridad que puedan. Hasta ahí casi todo normal…el tema es que una de esas cajas contiene información que puede incluso afectar a las más altas jerarquías del estado. Por lo que personajes como Ferrán (Raúl Arévalo, “Primos”), jefe de gabinete de la presidenta (será un augurio…?), y Mellizo (José Coronado, “No habrá paz para los malvados”), militar encargado de limpiar situaciones complicadas, intervienen para evitar que dicho contenido trascienda y haga tambalear al gobierno. El asunto es saber hasta que punto uno u otro, atracador o autoridad, están enterados de algo…o de todo. Vamos, que la trama pretende proponer algún enredo. Bien desarrolladas las escenas de acción, la duración de poco más de hora y media, permite verla con agrado. Hecho en falta algún toque más cómico, que se pretende con uno de los atracadores, Loco (Joaquín Furriel, “Verano maldito”), el tonto de la panda, pero que se queda a medias. Otras caras completan un correcto elenco actoral: Luis Callejo (“Mi gran noche”), Miquel Fernández (“La gran familia española“), Marián Alvarez (“Lo mejor de mí”), o Patricia Vico (“Perdona si te llamo amor”), como la recién despedida directora del banco. Correcta. Sin más.

CINE: “BROOKLYN”.

Brooklyn-433113704-largeCon “Brooklyn”, de John Crowley (“Boy A”), completo el visionado de todas las pelis que optaban al Oscar a Mejor Película hace solo unos días, y que sorprendentemente se llevó “Spotlight”. Sigo pensando que, dentro de que no destacaba sobremanera ninguna, se lo hubiera dado a “El renacido”. También perdió su opción a Mejor Guión adaptado (sobre una novela de Colm Tóibín), a manos de “La Gran Apuesta”. Hecha esta introducción, decir que la peli me parece el típico drama romántico que suelen poner en la sobremesa en Antena 3 los fines de semana. Un giro semiinesperado a medio metraje, dramatiza un pelín este pastelito romántico, que a veces viene edulcorado por alguna pinceladita de humor (sobre todo con el hermano pequeño del novio americano…), que se agradece. Y es que se trata de una bonita historia de amor a dos bandas en la que la absoluta protagonista, Eilis Lacey (muy bien Saoirse Ronan, “The Lovely Bones”,…a quien también le arrebataron la estatuilla…en este caso Brie Larson), es una joven irlandesa que emprende la aventura de irse a hacer las américas en busca de una vida mejor. Allí cuenta con el apoyo del Padre Flood (Jim Broadbent, “Gangs of New York”), que enseguida le encuentra trabajo en unos grandes almacenes, y cobijo en una casa de señoritas regentada por Mrs Keogh (Julie Walters, vista en la saga “Harry Potter”). Poco a poco va haciéndose con su nuevo entorno cuando una noticia desde su pueblo la hace volver. A partir de ahí tendrá que luchar contra si misma y la dicotomía que se le plantea en la vida. Lucha que también tendrá que soportar su corazón entre Tony (Emory Cohen, “Cruce de caminos”) y Jim (Domhnall Gleeson, “El renacido”). Dicho lo anterior os podéis imaginar que no es una peli recomendable para mis seguidores fieles a la acción y el tiroteo. Es una sencilla peli romántica, que emociona sin abusar de la lágrima fácil, bien ambientada y de correcta factura. Vosotros mismos.

CINE: “LA HABITACION”.

La_habitaci_n-432657938-largeMuy oportuna la peli que vi ayer previa a la entrega de los Oscars (decepcionado con la “derrota” de Sylvester…es que le tienen manía), ya que la ganadora, previsible, a la mejor actriz ha sido Brie Larson (“Las vidas de Grace”), la protagonista de “La habitación”, de Lenny Abrahamson (“Garage”), que también se ha quedado con la miel en los labios. Paréntesis: los Oscars han sido bastante predecibles, a excepción de la Mejor Peli (“Spotlight”), sinceramente, entre las más flojas de las últimas galardonadas. Pero vuelvo a “Room”, como se refiere Jake (genial Jacob Tremblay, “Los pitufos 2″, lo mejor de la peli), al espacio donde le tienen retenido junto a su madre contra su voluntad. Un espacio donde la madre ha querido crear un mundo particular para que su hijo crezca dentro de la normalidad. “Normalidad”, por llamarla de alguna manera, interrumpida solo por las visitas del malvado captor, el Viejo Nick (Sean Bridgers, “Sweet Home Alabama“). Todo cambia cuando mediante una ingeniosa maniobra (llena de tensión y suspense), consiguen liberarse de su sufrimiento. Ahora les toca lo más difícil. Enfrentarse a la cruda realidad. A un mundo de verdad. Ese giro ayuda a elevar el interés por este drama que recuerda a sucesos que de vez en cuando asoman desgraciadamente a las noticias de nuestros televisores. Admito que esa “segunda parte” es más emocionante e intensa que su reclusión. Larson está efectivamente maravillosa aportando registros de semilocura, trauma, etc, de manera muy creible. Pero como ya he indicado, el chaval es el que merece la pena. Su inocencia, su ternura, su pelo…y como describe la situación haciendo las veces de narrador. Por la pareja protagonista, merece la pena verla. Además podréis reconocer otras caras conocidas como las de Joan Allen (“El mito de Bourne“), como la madre de ella; William H. Macy  (“Fargo“), el padre; y Tom McCamus (“Possible Worlds“), la nueva pareja de Allen.

CINE: “DEADPOOL”.

Deadpool-834516798-large

El catálogo de superhéroes, o similares, de Marvel (que parece interminable…), nos presenta ahora a “Deadpool”, del novato Tim Miller. Y lo más original, y de paso lo más entretenido de este nuevo personaje interpretado por Ryan Reynolds (ya hizo de casi lo mismo en “Linterna Verde”), es su carácter. Incontinencia verbal llena de sarcasmo, ironía y, en algunos casos, escatología barata. Es una mezcla, por su palabrería, entre “Iron Man” y “Torrente”. Y no es de extrañar porque se trata de un soldado reconvertido en mercenario que se dedica a dar palizas a capullos, por dinero. Cuando descubre que tiene una enfermedad incurable, decide ponerse en manos de una misteriosa organización liderada por Ajax (Ed Skrein , “Transporter Legacy”), cuyo verdadero nombre, Francis, es objeto de un cansino recurso durante todo el metraje al que no le veo la gracia. Una vez en manos de los malos, Wade Wilson, el verdadero nombre de nuestro prota, se da cuenta de que tienen otra intenciones, por lo que decide escapar, no sin antes haber sufrido las desagradables secuelas de su supuesto tratamiento curativo. Entonces decide vengarse, a la vez que quiere recuperar a su amada, Vanessa (Morena Baccarin, “Serenity”), una ex prostituta a la que tuvo que abandonar muy a su pesar. Rodada a buen ritmo, con idas y venidas en el tiempo para poner al espectador en antecedentes, buenos efectos especiales, mamporros de esos que no entiendes como son más efectivos, etc, etc,,,,cumple a la perfección con su objetivo de entretener y sacar alguna sonrisa. Podemos ver también a la fortachona Gina Carano (“Indomable”), como la secuaz de Ajax; Jed Rees (“Funeral day”), como el reclutador de enfermos terminales; T.J Miller (“Search Party”), como el dueño del garito donde se juntan los colegas de Wade; o a Brianna Hildebrand (“Prison”), como una X-Men que ayuda a Deadpool (Muy divertidas las coñitas en referencia a otros personajes Marvel). Como curiosidad, unos originales títulos de crédito iniciales. Divertida y entretenida.

CINE: “¡AVE CÉSAR!”.

A_Ave_C_sar-244048457-large“¡Ave César!”, de los hermanos Coen (“Fargo”), es una divertida comedia ambientada en la edad dorada del cine de Hollywood, donde aprovecha, de un lado, para homenajear aquellas grandes superproducciones de pelis de romanos, musicales, acuáticas a lo Esther Williams, etc, y de otro, darnos un punto de vista entre cínico y crítico, de la realidad que subyacía en ese mundo del séptimo arte. Los estudios de cine controlaban todo, hasta la vida privada de sus estrellas. Y es el papel de Josh Brolin (“Everest”), el de Eddie Mannix, el jefe de unos estudios de la meca del cine, que tiene que afrontar el secuestro de la  gran estrella Baird Whitlock (George Clooney, “Los descendientes”), apresado por un grupo de peculiares guionistas desencantados con el trato recibido por sus jefes. Pero este no es el único frente que tiene abierto. Además tiene que intermediar entre el director de cine Laurence Laurentz (Ralph Fiennes, “El paciente inglés”), cuya paciencia se agota con la inutilidad del protagonista de la peli que está rodando, Hobie Doyle (Alden Ehrenreich, “Blue Jasmine”), una estrella del cine de vaqueros…pero que cuando lo sacas de ahí…”tiene que hablar”…y eso ya es mucha tela (una crítica divertida a mi género favorito…el western). También tiene entre manos el embarazo de su estrella acuática, DeeAnna Moran (Scarlett Johansson, “Lucy”), para la que tiene que buscar una pareja por aquello de la reputación. Christopher Lambert (“Los inmortales”), aparece como el supuesto padre, y Jonah Hill (“El lobo de Wall Street”), como la solución a este entuerto. Mannix tiene que regatear como puede a dos periodistas gemelas, Thora y Thessaly Thacker (ambas interpretadas por Tilda Swinton, “El Gran Hotel Budapest”), en busca de historias morbosas y exclusivas picantes. En definitiva, una comedia que no es tronchante, pero que intercala momentos de humor inteligente con situaciones cómicas absurdas (el pañuelo de Frances McDormand, “Quemar después de leer”), todas ellas interpretadas por un elenco maravilloso, como ya hemos visto, al que habría que añadir a un Channing Tatum (“Magic Mike”), versionando a Gene Kelly…y no lo hace mal. Muy entretenida.

CINE: “LA VERDAD DUELE”.

La_verdad_duele_Concussion-340233488-largeEn “La verdad duele”, de Peter Landesman (“Parkland”), la mega estrella Will Smith (“Hombres de negro”), nos muestra su registro más serio (tipo “En busca de la felicidad”), para meterse en el papel  del doctor Bennet Omalu. Un personaje real que se atrevió a enfrentarse a una de las instituciones más poderosas de los EEUU: la NFL (National Football League). Y es que este médico nigeriano (Smith se esfuerza en poner acento…), patólogo que tiene una forma muy peculiar de tratar a sus pacientes (les charla antes de hacerles la autopsia…), se topa con un caso que le llama la atención. El del jugador de fútbol americano Mike Webster (David Morse, “La Roca”, en un intenso y breve, pero magistral papel). Omalu descubre que la muerte de Webster está directamente relacionada a la práctica del duro deporte. ¿Os podéis imaginar lo que supone criticar este deporte en EE,UU? Suponéis bien al deducir, y si no os lo digo, que las conclusiones de Omalu se encontraron con una feroz oposición por parte de todos los estamentos afectados. Y es en este enfrentamiento (David contra Goliath) en el que se centra la peli durante las dos horas de metraje. Edulcoradas con una previsible historia de amor (se la meten en su casa…así cualquiera) con una enfermera, Prema (Gugu Mbatha-Raw, “El destino de Júpiter”). Esta producción, entre otros de Ridley Scott, está correctamente facturada pero quizás tenga más interés para el espectador americano por su localismo. Otras caras conocidas arropan a Smith. Así podemos ver a Alec Baldwin (“Siempre Alice”), como el Dr. Bailes, antiguo médico de equipo profesional que se pone del lado del africano. El veterano Albert Brooks (“Taxi Driver”), es el Dr. Wecht, jefe de Omalu, que ampara sus investigaciones. Eddie Marsan (“Filth, el sucio”), otro de los doctores que, al menos le escucha. Luke Wilson (“Una rubia muy legal”), está del lado de la NFL. Como Paul Reiser (de la mítica serie “Mis dos padres”), en el papel del Dr. Pellman. En definitiva, una peli correcta, sin más.

CINE: “CAROL”.

Carol-180515019-main“Carol”, de Todd Haynes (“I´m Not There”), y basada en una novela de Patricia Highsmith, viene avalada entre otras cosas por muchas candidaturas a los próximos Oscars… pero curiosamente no es candidata a mejor película. Y menos mal. Porque, reconociendo mis limitaciones e inclinaciones cinéfilas hacia un cine más de acción…se me hizo un poco pesada. Unas buenas interpretaciones de la pareja protagonista (ambas nominadas), una buena ambientación (fotografía, vestuario,…también con opciones), un toque de cine clásico y una agradable banda sonora (nominada), no han sido suficiente para que pueda recomendarla a mi club de seguidores de Arnold, Sylvester, y compañía. Es una historia de amor cuasiimposible entre Therese (Rooney Mara, “Millenium: los hombres que no amaban a las mujeres”, con cara de mosquita muerta), una dependienta de unos grandes almacenes con intereses en la fotografía, y Carol (Magnífica Cate Blanchett, “Blue Jasmine”, con esos aires de femme fatale), una dama con clase que está en medio de un divorcio complicado con su todavía marido, Harge Aird (Kyle Chandler, “Super 8″). La peli deja claro lo difícil que debía ser tener una relación homosexual en aquellos años (Nueva York años 50), cuando todavía de consideraban actitudes incluso amorales. Parece que algo hemos evolucionado. Menos mal. La tensión entre las dos protas se puede palpar, y es por esa relación, que a los amantes del cine romántico les podrá gustar. Jake Lacy (“Navidades, ¿bien o en familia”?), como Richard, el novio calzonazos de Therese, y John Magaro (“La gran apuesta”), completan el elenco, en el que de verdad solo importan las cuitas de Cate y Rooney.

CINE: “EL RENACIDO”.

El-renacido-poster

Me ha decepcionado un pelín “El renacido”, de Alejandro González Iñárritu (“Babel”), gran favorita a llevarse un puñado de Oscars en la próxima edición a celebrar en pocas semanas. No niego que es una peli interesante y muy bien hecha (esos planos secuencias espectaculares que tanto le gustan al mejicano…no tan largos como el de “Birdman”…), con preciosos paisajes, y que la angustia y el sufrimiento del protagonista (vaya paliza lleva encima el chaval…) lo puedes sentir desde la butaca. Pero el tema no es muy original (le dan por muerto a uno…no lo está…se recupera…por cierto recuperación espectacular…y busca a los que le abandonaron para vengarse…eso lo he visto con Steven Seagal por ejemplo…), y es larguita (yo le quitaría metraje y esos momentos oníricos y surrealistas de relleno…). Como dice Salvador Llopart, La Vanguardia: “”El renacido” avanza mediante escenas vivas y rotundas (la del oso espectacular…añado yo), y sólo se dispersa en los pocos momentos en que el director, a lo Malick (perezón…añado yo también...), se pone sublime….Te estremece por su fuerza y la verdad de sus potentes imágenes (también las hay exageradas…vuelvo a añadir)”. Lo que es indudable es el gran trabajo interpretativo de Leonardo DiCaprio (“Titanic”) y Tom Hardy (“Legend”), ambos nominados, aunque Hardy lo tiene chungo con Sylvester…espero. Leo se mete en el papel de Hugh Glass, un aventurero del salvaje oeste americano, al que le ataca un oso. Sus compañeros de aventura intentan salvarlo pero ante lo grave de su estado, y la presión que tienen al ser perseguidos por los indios, lo abandonan, dándolo por muerto. No descubro nada si digo que no estaba tan muerto. A partir de ahí querrá encontrar a aquellos que le traicionaron para vengarse. La peli está basada en un libro de Michael Punke, que se inspira en un personaje real, el citado Glass. También podemos reconocer entre tanto aspecto demacrado a Domhnall Gleeson (visto en la última de “Star Wars”), como el jefe del fuerte; al debutante Forrest Goodluck, como Hawk, el hijo indio de Glass; o a Will Poulter (memorable su momento “Waterfalls” en “Somos los Baker”), como uno de los jóvenes de la partida. No anda muy desencaminado Pablo Kurt, de Filmaffinity, cuando se refiere a esta peli como “un Jeremiah Johnson del siglo XXI”. A pesar de lo dicho, recomiendo verla en todo caso.

CINE: “CREED. LA LEYENDA DE ROCKY.”

creedVuelve Sylvester Stallone (“Acorralado”) a meterse en el papel más importante de su vida: el boxeador Rocky Balboa. Y si su primera aparición como tal le valió una nominación interpretativa (aparte guión, etc) a los Oscars hace casi cuarenta años (en todo este tiempo de ha dicho de todo de Sly…nunca que fuera buen actor…), esta reinterpretación del Potro Italiano le ha vuelto a valer una candidatura a Mejor Actor Secundario. Y no se si será por ternura o nostalgia, el caso es que tiene todas las papeletas para llevársela. Y se lo merece. Que además de con “Creed. La leyenda de Rocky”, de Ryan Coogler (“Fruitvale Station”), nos ha hecho pasar emocionantes horas ante la pantalla. Dice Àlex Montoya en Fotogramas 2.068: “Conserva S. Stallone la envidiable habilidad de cascar huevos con una mano, pero sorprende en su repertorio nosientolaspiernas una insólita capacidad de transmitir emociones, defendiendo su cansado personaje con solvencia y una enorme dignidad”. Totalmente de acuerdo. Y después de esta miniloa a Stallone, deciros que en “Creed” el protagonista es Adonis Johnson (Michael B. Jordan, “Las novias de mis amigos”, con cuerpo de boxeador pero cara inmaculada…hasta que se la maculan), hijo ilegítimo del mítico Apollo Creed (el papel que recreó Carl Weathers, “Acción Jackson”, en las primeras entregas de la mítica saga), que aunque no conoció a su padre ha heredado de él el gusto por pelearse…donde sea. En contra de los deseos de su madre adoptiva, Mary Anne Creed (Phylicia Rashad, “Frankie & Alice”), Donnie decide dejar su trabajo e ir a Filadelfia en busca de la única persona que le puede entrenar y hacerle conseguir su sueño de convertirse en campeón como su padre: Rocky. Este al principio está un poco reticente…pero ya se sabe. Esa cierta previsibilidad en ciertas partes de la trama no le quita emoción a la peli. Emoción que vuelve a verse también en las peleas (¿quien ganará?), otra vez bien filmadas y sin tapujos. Entrenamientos en cualquier sitio (las gallinas…), aparte gimnasios son sabor a saco, y demás ingredientes de la peli (muchos heredados), hacen retrotraerse a los orígenes de Rocky, y dejarse llevar para disfrutar. Además tiene buenos golpes, y no me refiero a los físicos. Por criticarle algo, le quitaría quince minutos de metraje a mitad de peli. El toque romántico lo pone Tessa Thompson (“Selma”), como Bianca, la novia cantante del prota. Muy recomendable.