CINE: “12 VALIENTES”.

12_strong-380529658-largeSin llegar al nivel de “El único superviviente” de Peter Berg (con la que tiene muchos temas en común), “12 valientes”, de Nicolai Fuglsig (“Exfil“), es una decente producción sobre las acciones militares de los yanquis en terreno talibán. De hecho, y basándose en la novela “Soldados de Caballería” de Doug Stanton, recrea la que es considerada la primera acción de contraataque americano en Afganistán (basada en hechos reales) tras el terrible atentado de las torres gemelas. Y la peli respira eso, mucha rabia, deseo de venganza, y por supuesto es muy pro yanqui (un poco de americanada si que es…). Cuenta como a un grupo de soldados americanos mandados por el Capitán Mitch Nelson (Chris Hemsworth, “Thor“) les encargan la tarea de adentrarse en zona de Al-Qaeda, y así orientar a la fuerza aérea USA con el objetivo de realizar una serie de bombardeos selectivos e intentar diezmar las fuerzas terroristas (estos aparecen como con cara de locos sanguinarios…retrato parece ser acertado). En la misión tendrán que unirse a las fuerzas del General Dostum (Navid Negahban, “Brothers“), uno de los líderes de la Alianza del Norte, también deseoso de venganza contra sus radicales paisanos. Las complicaciones del terreno hace que uno de los pocos medios de transporte que puedan usar sean los caballos. Esto último, unido al aire de gran gesta, le hace ser una peli con toques de western (la carga del séptimo de caballería…). Alguna fantasmada se cuela, pero se acepta para el lucimiento de los jinetes. Entre los “valientes” podemos ver caras conocidas como las de Michael Shannon (“La forma del agua“), Michael Peña (“La gran estafa americana“), Trevante Rhodes (“Moonlight“), o Ben O´Toole (“Detroit“). Elsa Pataky (“Fast & Furious“), hace de mujer de su marido en la vida real…se ahorraron los ensayos. Y William Fichtner (“Armageddon“), es uno de los capos al mando. Espectaculares paisajes semidesérticos. La peli funciona como largometraje de acción (bien resueltos los enfrentamientos y con momentos tensos). Interesante.

CINE: “VENGADORES: INFINITY WAR”.

avengers_infinity_war-181539353-largeHacer una reseña sobre esta peli es muy sencillo. “Vengadores: Infinity War”, de Anthony y Joe Russo (“Capitán América: Civil War“), es una “orgía” desenfrenada de superhéroes, recomendada para los freakys del mundo Marvel (o DC…o similares), donde van a poder disfrutar en una misma peli y en casi dos horas y media (muy larga) de todos su personajes favoritos. Ahora matizo. Si no eres muy fan de este género, olvídate de ella. Si es la primera vez que ves algo del tema, entérate de lo que ha pasado en anteriores entregas para poder situarte. Si padeces de la espalda…llévate un ibuprofeno por si te quedas anquilosado en la butaca. Todo lo dicho no quita que es de una innegable producción (digital), y que visualmente es muy chula. Pero reconozco, y creo que no es la primera vez que lo digo, que yo ya estoy saturado de este tipo de pelis. Y si sigo viéndolas es por la escasez de propuestas en la cartelera, y porque admito que cuando los protas sacan el lado irónico/cómico, me provocan una sonrisa. Y tiene una sencilla trama. Los Vengadores con Iron Man (Robert Downey Jr, “Sherlock Holmes“) a la cabeza, y ayudados por otros “artistas”, desde los Guardianes de la Galaxia liderados por Star Lord (Chris Pratt, “Los siete magníficos“), hasta Spider-Man (Tom Holland,Lo imposible“), pasando por Black Panther (Chadwick Boseman, “42“) o el Doctor Extraño (Benedict Cumberbatch, “War Horse“), todos se juntarán para luchar contra el malvado Thanos (Josh Brolin, “Milk“), que pretende conseguir como sea las seis Gemas del Infinito, con lo que podrá dominar la Galaxia…y arrasar con todo. Peleas infinitas, golpes inauditos, saltos al vacío, persecuciones galácticas, algún discursito, alguna lagrimita para rellenar, paisajes desoladores,…, todo “muy potito”. Y lo dicho, además de los mencionados podréis ver a Halcón, Drax, War Machine, La Bruja Escarlata, La Viuda Negra, Loki, Gamora, Visión, Capitán América, Hulk,….vamos que no falta ni uno. Además de otras caras conocidas como la de Peter Dinklage, (serie “Juego de Tronos“), haciendo de gigante…; Benicio del Toro (“Traffic“); o el veterano William Hurt (“Dark City“). ¡Ah! Y por si no teníais bastante…quedaros a que acaben los créditos finales, que me temo esto no ha acabado.

CINE: “HACERSE MAYOR Y OTROS PROBLEMAS”.

hacerse_mayor_y_otros_problemas-939208909-large“Hacerse mayor y otros problemas”, de Clara Martínez-Lázaro (“Mirabilis“) es una entretenida comedia sin más (va a gustar más al género femenino…iba a decir lo del sexo débil, pero creo que ya no se puede utilizar esa expresión…). En torno a la protagonista, Emma (una guapa Silvia Alonso, “Señor, dame paciencia“), la peli nos ofrece en clave de humor las relaciones de ésta con su entorno. Ella, Emma, es una divertida e irresponsable solterona, con afición a los hombres, miedo al compromiso, cleptómana, boliza (le gusta el alpiste), fobia a tener hijos,…, vamos, que lo tiene todo para poder clasificarla entre las “complicaitas“. Pero en un momento dado no solo pierde el trabajo sino que su mejor amiga, Lola (Barbara Goenaga, “Operación Concha“), se queda embarazada y le nombra a ella madrina…una responsabilidad más que no sabe si podrá asumir, visto el percal. Su relación con otros personajes no hacen sino agigantar sus dudas. Con el marido de Lola, Gabriel (un soso Francesco Carril, “Los ilusos“), no es que se lleve muy bien. Con el nombrado padrino (Vito Sanz, recién visto en “Las leyes de la termodinámica“), hay sus tiras y afloja (algo previsible…). La nueva mejor amiga de Lola, Violetta (María Esteve, “El otro lado de la cama“), le provoca celos. Total, que lo más interesante es ver como evoluciona la prota, dentro de su inmadurez. Aparecen otras caras conocidas para darle lustre al reparto como la de Antonio Resines (“La caja 507“), Verónica Forqué (“Kika“), Javivi (“Abracadabra“), o la televisiva Usun Yoon (“Torrente 3“). Para pasar el rato sirve.

CINE: “7 DIAS EN ENTEBBE”.

entebbe-609034889-largeNo entiendo porqué se han decidido a contar otra vez este hecho real que ya ha sido llevado a la gran pantalla en otras ocasiones (“Victoria en Entebbe“,…). Por supuesto que no es la primera vez, ni mucho menos, que el cine se repite…como los famosos remakes. Incluso a veces funcionan. Esta vez creo que no (y no es un remake…es otra manera de contarlo). “7 días en Entebbe”, de José Padilha (“Tropa de élite“), es una producción correcta (bien ambientada, buenos recursos,…) pero a mí me ha faltado intensidad. Es más bien plana, con un clímax final que sí tiene algo de tensión (edulcorado con una danza metafórica que para mi concepto de cine sobra…), pero justo ese final se reduce a la mínima expresión. Aparte del hecho en sí, que en su momento tuvo trascendencia internacional, lo más destacable es cómo enfatiza las diferencias que debió haber por un lado, entre los propios secuestradores (intereses distintos), y, por otro, entre los propios dirigentes israelíes a la hora de la toma de decisiones (intervenir o negociar). En estas últimas tensiones hay hasta puyitas entre mandatarios (Isaac Rabin, Lior Ashkenazi, “Norman“, y Simón Peres, Eddie Marsan, “Filth, el sucio“). Por cierto el hecho del que hablamos es el secuestro en 1976 de un avión de AIR FRANCE, con 248 pasajeros a bordo, por parte del Frente Popular para la Liberación de Palestina, y un par de miembros de las Células Revolucionarias alemanas, Brigitte Kuhlmann (Rosamund Pike, “Perdida“) y Wilfried Böse (Daniel Brühl, “Rush“), que la verdad, no sé que coño pintaban ahí. Los secuestradores desviaron el avión y lo aterrizaron en Entebbe, Uganda, esperando que se cumpliera su petición de liberación de presos palestinos. La tensa espera, las intervenciones casi cómicas del Presidente de Uganda, Idi Amín Dada (Nonso Anozie, “La última legión“), las dudas de los propios secuestradores, etc, etc, etc, son los ingredientes de esta simplemente correcta peli, que no ha tenido muy buena acogida por la crítica. “Ofrece una reconstrucción tediosa y agarrotada (…) en la que la tensión dramática brilla por su ausencia (…) La torpeza del director José Padilha alcanza su cénit en un inexplicable montaje final (…)“, Nando Salvá, El Periódico. “Una historia real que tantas películas han contado (mejor) antes (…) Salta de un espacio a otro y el thriller se disipa; no hay ritmo, no hay tensión (…)“, Irene Crespo, Cinemanía. “Resulta muy acertado el perspectivismo múltiple, engranado con la coreografía, para potenciar el simbolismo de la tragedia inminente. Sin embargo (…) termina desarrollando un suspense alambicado y confuso. (…)“, María Caballero, Fotogramas.

 

CINE: “NOCHE DE JUEGOS”.

game_night-514484826-large“Noche de juegos”, de John Francis Daley y Jonathan Goldstein (“Vacation“), no va a pasar a la historia pero es una comedia que tiene los ingredientes suficientes para entretener e incluso echara algunas risas. Tiene además su punto original de parecer que se mete el los misterios del thriller con algunos giros (a veces forzados), pero no deja nunca de lado su punto cómico…a veces chorra. También tiene cosas manidas pero que funcionan (el protagonismo de un perrito al estilo “Algo pasa con Mary“). La buena selección de variopintos personajes (el lerdo, el celoso,…) le dan más chicha al introducir los “problemas” de pareja en la trama principal. Una trama que va de un grupo de amigos adictos al juego que se suelen reunir en casa de Max y Annie ( Jason Bateman, “Por la cara“, y Rachel McAdams, “Spotlight“) para jugar (en grado extremo competitivo) a cualquier tipo de juego. Los compañeros de partidas son: Ryan (Billy Magnussen, “El puente de los espías“), un guaperas encefalograma plano que suele cambiar de pareja, la última, Sarah (Sharon Horgan, “Click“), es más lista que la media; Kevin y Michelle (Lamorne Morris, “Sandy Wexler“, y Kilie Bunbury, serie “Pitch“), un matrimonio con inseguridades; o Gary (Jesse Plemons, “Black Mass“), el vecino poli algo complicado. Un día la reunión tiene lugar en casa del hermano de Max, Brooks (Kyle Chandler, “Super 8“), y el supuesto juego inocente toma una deriva que va a implicar a mafiosos, traficantes y otras complicaciones no previstas. Rodada con ritmo, cumple su objetivo.

CINE: “ISLA DE PERROS”.

isle_of_dogs-327002857-largeWes Anderson no te deja indiferente con sus películas, y al menos las que yo he visto (“Moonrise Kingdom“, “El Gran Hotel Budapest“,…), me han encantado por su originalidad, un toque entre surrealista y divertido, cada una con sus peculiaridades. Y con “Isla de perros”, vuelve al cine de animación (stop-motion), como ya hizo con “Fantastic Mr. Fox“, con una propuesta, original una vez más, que me ha encantado. Es cine de animación pero con  mucho fondo (no es cine para niños…estos también la pueden ver…los no muy pequeños). Es un ejercicio genial de humanización de los animales, más concretamente de los perros. Vuelve a mostrarnos ágiles diálogos inteligentes, algunos no tanto, todo ello en una cuidada ambientación (una estética ordenada…). La trama ocurre en Japón dentro de unos años (toque futurista), cuando el hombre poderoso de la ciudad de Megasaki, el Alcalde Kobayashi, decide que todos los perros deben ser expulsados y confinados en Isla Basura, para evitar que se propague la fiebre canina. Allí conviven todo tipo de perros que hacen todo lo posible por sobrevivir. Su vida en el vertedero se ve alterada cuando un chico japonés, Atari, aterriza en la isla en busca de su mascota Spots (con la voz de Liev Schreiber). Atari contará con la ayuda de Chief (Bryan Cranston), Rex (Edward Norton), King (Bob Balaban), Boss (Bill Murray) y Duke (Jeff Goldblum). Otro de los atractivos de la cinta es la utilización de voces de personajes conocidos, además de los ya mencionados, como Greta Gerwig, Scarlett Johansson, Tilda Swinton, Frances McDormand, Harvey Keitel, F. Murray Abraham, o la mismísima Yoko Ono. Una peli distinta (a algunos de mis fervientes seguidores les gustan más los largometrajes con personajes reales…), pero entretenida.

CINE: “LAS LEYES DE LA TERMODINAMICA”.

las_leyes_de_la_termodinamica-948974287-largeEl planteamiento de “Las leyes de la termodinámica”, de Mateo Gil (“Proyecto Lázaro“), pretende ser original (y lo es…), pero la fórmula (nunca mejor dicho), “cómo pueden influir las leyes de la física (la termodinámica) en las emociones humanas“, acaba siendo cansina y enseguida la trama se vuelve algo farragosa con tanta teoría. Creo que se les ha ido la mano en la parte pseudo documental, para quitarle peso a la comedia romántica que hubiera funcionado mejor con menos bucles argumentales. Destacaría en todo caso el buen retrato de un celoso compulsivo, controlador y algo neurótico de manual que es el protagonista. Este, Manel (cara triste Vito Sanz, “Casi 40“…un clon de Roberto Benigni…), es un profesor de física, que, en contra de todo lo previsible, empieza a salir con una supermodelo, Elena (Berta Vázquez, “Palmeras en la nieve“), dejando a su pareja, Raquel (Irene Escolar, “La corona partida“). La relación parece idílica pero con esa manía que tiene de comparar todo con sus teorías “inteligentes”, hasta las relaciones personales, el asunto se va complicando de manera gradual. Entre medias está su amigo Pablo (Chino Darín, “En fuera de juego“), un publicista guaperas y ligón, y la última (y definitiva?) conquista de este, Eva (Vicky Luengo, “Blue Rai“). Otras caras conocidas son las de Jose María Pou (“Abracadabra“), como el Profesor Amat, y Juan Betancour (“Desalia, la película“), como Lorenzo, actor compañero de rodaje de Elena. “Película (…) de insólitos y valientes planteamiento y formato, pero desestabilizada por su propio dispositivo, llevado hasta extremos casi delirantes. (…) Como si su escrupuloso sentido del orden la hubiera acabado arrastrando hasta el caos.”, Javier Ocaña, El País. “La tesis es brillante, y su desarrollo, impecable, consecuente hasta el detalle. La única pega es que en pantalla el resultado se antoja demasiado cerebral.” Oti Rodríguez Marchante,  ABC. “El problema es que pone tanto interés en las leyes físicas que se olvida de las leyes de la comedia (…) Mucha física y poca química. (…)”, Rubén Romero, Cinemanía.

 

CINE: “LA DELGADA LINEA AMARILLA”.

la_delgada_linea_amarilla-288736136-largePor sugerencia de mi amiga Moni, ayer hice de esos ejercicios de riesgo a los que a veces me atrevo en mi hobby cinéfilo. Ir a ver una peli poco convencional, de escaso apoyo comercial, y que encima venía avalada por algún festival (las pelis que ganan conchas, osos, espigas y similares suelen ser todas muy raritas). Y para colmo llega con retraso. Es de 2015. Pues bien, la mejicana “La delgada línea amarilla”, la ópera prima de Celso García (ándale…como los grandes almacenes), tiene su punto. No es una peli para todo el mundo, pero es un maravilloso ejercicio de personajes. No es fácil (tiene sus silencios…), pero despierta emociones. Hay golpes simpáticos, tensiones, y algún giro de guión interesante en una aparente trama pausada. Porque la trama, así en breve, trata sobre cinco personas a los que les encargan pintar la línea amarilla de la carretera que une dos poblados mejicanos que distan un poco más de 200 kilómetros. Lo interesante es ir conociendo a cada uno de ellos, sus historias personales (dramáticas por lo general), la relación entre ellos. La marcha sirve para que desnuden su alma. Al frente de todos ellos Toño (Damián Alcázar, “Magallanes”), recién despedido de su trabajo como vigilante (velador) de un desgüace, y con un punto de amargura. El resto lo conforman Gabriel (Joaquín Cosío, “Quantum of Solace”), antiguo chófer de camiones; Mario (Gustavo Sánchez Parra, “Amores perros”), con un pasado oscuro; Atayde (Silverio Palacios, “Matando Cabos”), con pasado cirquense; y Pablo (Américo Hollander, “La vida después”), el joven del grupo. A todos ellos los contrata el Ingeniero (Fernando Becerril, “La leyenda del zorro”). Me entero en los créditos finales que Guillermo del Toro es uno de los productores…y no sale ningún bicho raro. Lo dicho, interesante rareza de la cartelera en formato “road movie” (más “road” que nunca), al que se le puede dedicar la hora y media aprox que dura.

CINE: “EL BUEN MAESTRO”.

les_grands_esprits-577881341-largeEl asunto del conflicto en las aulas se ha tratado con bastante frecuencia en la cinematografía universal. La primera referencia que me viene a la cabeza es “Mentes peligrosas“, con Michelle Pfeiffer al frente. “El buen maestro”, del novel Olivier Ayache-Vidal, no va a aportar nada nuevo a este subgénero. Ni es original, por consecuente algo previsible, ni profundiza en lo dramático de la situación, ni exagera lo cómico que pudiera desarrollarse con el tema. En definitiva, ni chicha ni limoná. Eso si, se ve con facilidad, sin alteraciones, destacando la relación entre los protagonistas, profe y alumno, notándose la falta de tablas de este último. El profe al que me refiero es François Foucault (Denis Podalydès, “Caché“), que ejerce en un instituto de mucho prestigio en la capital francesa. Por razones que no quedan muy claras (hay ligerezas y olvidos en el guión), es destinado como profesor de lengua en un colegio de los suburbios parisinos, con la presumible intención de hacer un informe sobre la realidad en la educación en zonas más deprimidas. Su radical cambio no va a ser fácil porque se va a encontrar con un alumnado bastante rebelde, y un profesorado que tampoco le va a poner las cosas fáciles. Entre sus alumnos le llama sobre todo la atención Seydou (se estrena Abdoulaye Diallo), que se duerme en clase, le lleva la contraria, etc. El típico que le va a dar dolores de cabeza si no toma medidas. “La cinta se limita a reproducir, con sencillez y buen tono, el patrón anglosajón del maestro que, de repente, descubre que las reglas, las de siempre, no sirven. (…) Todo es evidente, sí; pero oportuno. (…)”, Luis Martínez, de El Mundo. “Historia con más corazón que tripa, y desde luego entretenida, equilibrada en el drama y la comedia, útil y didáctica. (…) consigue conmover y mantener, aunque cálido, su frescor gracias al grupo de jóvenes actores (…)“, Oti Rodríguez Marchante, de ABC. Destacaría además la presencia de la novel Pauline Huruguen como Chloé, una compañera profesora con la que tiene buen feeling…no tanto con su pareja también profe; Léa Drucker (“Custodia compartida“), como su hermana Caroline; y otra debutante, Tabono Tandia, como Maya, la “novia” de Seydou. En definitiva, !!que a ver si se anima la cartelera!!.

 

CINE: “JUEGO DE LADRONES: EL ATRACO PERFECTO”.

den_of_thieves-258335369-largeHoy estoy perezoso. Lo noto cuando me pongo a escribir de una peli que tampoco es que haya despertado mis pasiones cinéfilas. Entonces soy breve, me limito a reseñar y tiro de referencias externas. Empiezo por lo último: “La acción, a cada momento más espectacular, hace irrelevante el juego de astucia delictiva. Se ve con interés pese a su duración exagerada y a un empeño inútil en dar dramatismo psicológico a los protagonistas“, Francisco Marinero, El Mundo. “Juego de ladrones: el atraco perfecto”, del debutante Christian Gudegast, es eso. Una correcta peli de atracos, de robos, o como queráis calificarla. Muy decente producción y bien solventada la acción Pero creo que se toma más de una licencia de guión (o es que hay algo que se me escapó) para que la trama fluya. Una trama que básicamente es el enfrentamiento entre una banda de ladrones superpreparados, liderados por el cara de malo Merrimen (Pablo Schreiber, “El chico de la burbuja“), y los polis de Los Angeles superguays liderados por el borrachuzo y poco ortodoxo Nick (Gerald Butler, “300“). Estos últimos quieren evitar (es su curro) que los primeros atraquen la Reserva Federal, algo que nadie ha conseguido antes. Algunos giros de guión interesantes mantienen el interés de esta larga peli. Un poco exagerado y forzado a veces el enfrentamiento al estilo “quien la tiene más larga” entre los dos cabecillas. Otras caras que se pueden ver son las de Evan Jones (“El libro de Eli“), O´Shea Jackson Jr (“Ingrid Goes West“) y 50 Cent (“Plan de escape“), por los malos, y Brian Van Holt (“Black Hawk derribado“), en el otro bando. Interesante sin más.